• Alejandro T

Los árboles más altos podrían morir de sed durante las sequías en las selvas tropicales

Fuente: Phys.org – Autor: Universidad de Edimburgo – Noviembre de 2015.

Las sequías podrían matar a los árboles más altos de los bosques tropicales en las próximas décadas, según un estudio.


Por primera vez, los científicos han identificado el desencadenante ecológico que provoca la muerte de los árboles de las selvas tropicales durante una prolongada escasez de agua.


La reducción de las precipitaciones previstas en las próximas décadas podría causar la ruptura del sistema de transporte en los árboles que lleva el agua desde el suelo hasta las hojas, dicen los científicos.


Es probable que esto aumente significativamente la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera por la descomposición de los árboles muertos. También podría significar que las selvas tropicales en el futuro estén pobladas por árboles más pequeños, que almacenan menos carbono, dice el equipo.


Hasta ahora, no se entendía bien cómo mueren los árboles por la sequía. Investigaciones anteriores sugerían que una grave falta de agua podría haber impedido que los árboles produjeran suficientes azúcares para alimentar su metabolismo, causando que murieran de hambre.


Los resultados del estudio sobre la sequía más prolongada del mundo en la selva tropical muestran que son fallas en el sistema de transporte de agua de los árboles las que provocan su muerte, en lugar de la inanición. Los resultados sugieren que la selva amazónica no es resistente a las sequías intensas, o a las sequías de larga duración.


Durante un período de 13 años, los investigadores llevaron a cabo un trabajo de campo para evaluar el impacto de la sequía en los árboles del Amazonas. llevando a cabo un experimento de sequía a gran escala, monitorearon el crecimiento, los niveles de azúcar y el funcionamiento del sistema de transporte de agua en los árboles.


Los investigadores descubrieron que la cantidad de azúcares almacenados en los árboles que experimentaban sequía durante más de una década era similar a la de los árboles que tenían cantidades normales de agua durante el mismo período. Se observó que los árboles afectados por la sequía crecían a un ritmo normal hasta que morían, lo que indicaba que tenían suficientes azúcares para alimentar su metabolismo y que la inanición no era el factor desencadenante de la muerte.


El estudio, dirigido por la Universidad de Edimburgo, muestra que durante las sequías severas, las burbujas de aire pueden entrar en la savia de los árboles y romper las columnas de agua dentro de los tejidos que transportan el agua y los nutrientes, lo que se conoce como xilema. Los árboles más altos son los más vulnerables a este proceso que puede llevar a la muerte; los árboles más pequeños tienen más probabilidades de sobrevivir, dice el equipo.


El estudio, publicado en la revista Nature, fue financiado por el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural, el Consejo Nacional de Investigación del Brasil, la Unión Europea y el Consejo de Investigación de Australia. La labor fue dirigida conjuntamente con la Universidad Federal de Pará (Brasil) y se llevó a cabo en colaboración con la Universidad Nacional de Australia, las Universidades de Leeds y Oxford y centros de investigación de España y el Brasil.


La Dra. Lucy Rowland, de la Facultad de Geociencias de la Universidad de Edimburgo, y primera autora del estudio, dijo: "Los bosques tropicales desempeñan un papel fundamental que influye en el clima mundial y regional, y comprender la forma en que los árboles de los bosques tropicales responden a los cambios a largo plazo en su medio ambiente es esencial para mejorar las predicciones de los efectos del cambio climático".

Link al estudio en la revista Nature:

https://www.nature.com/articles/nature15539



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram