• Alejandro T

Los animales toman el turno noche


Fuente: The Atlantic – Autor: William Brennan - Octubre de 2018.

Prefieren comer en la oscuridad que arriesgarse a encontrarse con uno de nosotros.


Hace varios años, Kaitlyn Gaynor y sus colegas notaron un patrón intrigante. Empezó con los datos de Tanzania, donde las cámaras de detección de movimiento capturaron una tendencia: Los antílopes que antes vagaban principalmente de día ahora lo hacían más de noche. Cuando Gaynor, candidata al doctorado en la Universidad de Berkeley, y sus colegas investigadores discutieron el cambio, se dieron cuenta de que un cambio nocturno similar había ocurrido también en muchos otros mamíferos. En Mozambique, los elefantes habían empezado a viajar por las carreteras en la oscuridad, cuando estaban relativamente libres de los seres humanos, y a permanecer en el bosque durante el día; en Nepal, los tigres se desplazaban más a menudo a la luz de la luna, mientras la gente dormía; en Polonia, los jabalíes que vivían en un parque nacional dividían sus días uniformemente entre la vigilia y el sueño, mientras que los jabalíes que vivían en las ciudades estaban despiertos casi exclusivamente por la noche. Una vez que el fenómeno nocturno "estuvo en nuestro radar", me dijo Gaynor recientemente, "empezamos a verlo, realmente, en todas partes". En todas partes no es una exageración: En un artículo publicado en junio de 2018, Gaynor y sus coautores ofrecieron evidencia de cambios nocturnos en docenas de especies que entran en contacto regular con los humanos, en todos los continentes menos en la Antártida. Gaynor sospecha que estos cambios de comportamiento también traen consigo un rápido cambio evolutivo.


El estudio de lo que los científicos llaman "evolución inducida por el hombre" comenzó hace casi 20 años, cuando el ecologista marino Stephen R. Palumbi, escribiendo en la revista Science, dijo que los humanos "pueden ser la fuerza evolutiva dominante en el mundo". Por supuesto, los humanos han estado manipulando deliberadamente las plantas y los animales para sacar a relucir rasgos preferibles durante años (prueba A: beagles, mastines y chihuahuas). Pero también inducimos la evolución de maneras menos intencionadas. Por ejemplo, Chris Darimont, un científico de la conservación de la Universidad de Victoria, en la Columbia Británica, señala un simple mecanismo que él llama "matanza selectiva": Mantener a todos los salmones grandes y dejar que los pequeños se escapen a través de las redes da a los salmones más pequeños una ventaja de supervivencia, reduciendo el tamaño total de la especie.


La reorganización geográfica de las especies por parte de los humanos también ha provocado transformaciones evolutivas. Cuando los comerciantes de Europa introdujeron los caracoles de bígaro en América del Norte a fines del siglo XIX, los cangrejos ermitaños de Nueva Inglaterra rápidamente crecieron con cuerpos y garras más grandes para poder caber en los caparazones relativamente espaciosos de los caracoles.


Y miren el cambio climático: En 2014, las temperaturas inusualmente bajas en el sur de Texas, provocadas por un vórtice polar en todo el país, mataron a los lagartos anole verde que carecían de los genes de "resistencia al frío", explica Shane Campbell-Staton, el biólogo de la UCLA que documentó la muerte. La eliminación de estos lagartos reconfiguró genéticamente la población de anoles verdes de Texas, lo que Campbell-Staton sospecha que ayudará a los lagartos a soportar mejor futuras caídas de temperatura.



Los efectos darwinianos del aumento de la nocturnidad pueden ser aún más trascendentales. Los investigadores saben desde hace tiempo que los animales evitan compartir los mismos espacios físicos que los humanos, alejados de nosotros por la abrumadora amenaza que sienten por nuestra mera presencia. (De hecho, algunas evidencias indican que las actividades humanas no letales como el senderismo o el picnic inducen casi tanto terror en los animales salvajes como la caza). Gaynor cree que a medida que el comportamiento nocturno se vuelve más arraigado, pueden seguir adaptaciones más radicales: Los mamíferos que antes vivían durante el día podían adquirir rasgos adecuados para moverse en la oscuridad, como córneas más grandes, orejas más sensibles y un sentido del olfato más fuerte. Para atraer a sus parejas, los animales podrían tener que desarrollar rituales de reproducción no visuales; a medida que empiezan a depender más del sonido para comunicarse, las vías vocales podrían transformarse, cambiando los ruidos que hacen los animales.


Los cambios en una especie, señala Gaynor, probablemente darán lugar a cambios en otras. Los ciervos rojos de Argentina han aprendido a evitar a los cazadores buscando comida por la noche, reduciendo la competencia con una especie de ciervo relacionada. Las investigaciones ya muestran que, como algunos coyotes de California han tomado la noche, han comenzado a cazar más roedores nocturnos de los que solían comer menos. Y algunas especies de presas nocturnas, han escrito Gaynor y sus colegas, probablemente se volverán más activas durante el día, usando a los humanos como "escudos temporales" contra los depredadores.


Para vislumbrar cómo la evolución inducida por el hombre podría reorganizar el planeta, sólo tenemos que mirar la forma en que los depredadores del pasado forzaron a otros animales a volverse nocturnos. Durante unos 180 millones de años, mientras los tiranosaurios acechaban la Tierra y los pterodáctilos gobernaban los cielos, los pequeños mamíferos buscaban refugio en la oscuridad. Cuando los dinosaurios se extinguieron, los mamíferos recuperaron lentamente el día, hasta que una especie de simio alcanzó el dominio global, asustando a otros mamíferos para que volvieran a la noche. Por ahora.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com