• Homo consciens

Los científicos identifican el punto de inflexión de temperatura de los bosques tropicales



Fuente: INSTITUTO SMITHSONIAN DE INVESTIGACIONES TROPICALES - Mayo 2020

Un estudio publicado en Science por 225 investigadores que trabajan con datos de 590 sitios forestales de todo el mundo, concluye que, en altas temperaturas, los bosques tropicales liberan mucho más carbono a la atmósfera.


Todos los seres vivos tienen puntos de inflexión: puntos de no retorno, más allá de los cuales no pueden prosperar. Un nuevo informe de Science muestra que las temperaturas máximas diarias por encima de 32,2 grados centígrados hacen que los bosques tropicales pierdan el carbono almacenado más rápidamente. Para evitar este escape de carbono a la atmósfera, los autores, entre los que se encuentran tres científicos afiliados al Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) de Panamá, recomiendan medidas inmediatas para conservar los bosques tropicales y estabilizar el clima.


El dióxido de carbono es un importante gas de efecto invernadero que se libera al quemar combustibles fósiles. Es absorbido por los árboles a medida que crecen y almacenado como madera. Cuando los árboles se calientan y secan demasiado, pueden cerrar los poros de sus hojas para ahorrar agua, pero eso también les impide absorber más carbono. Y cuando los árboles mueren, liberan el carbono almacenado de nuevo a la atmósfera.


Los bosques tropicales contienen alrededor del 40% de todo el carbono almacenado por las plantas terrestres. Para este estudio, los investigadores midieron la capacidad de los bosques tropicales en diferentes sitios para almacenar carbono.


"Los bosques tropicales crecen a través de una amplia gama de condiciones climáticas", dijo Stuart Davies, director del Smithsonian's Forest Global Earth Observatories (ForestGEO), una red mundial de 70 sitios de estudio de los bosques en 27 países. "Examinando los bosques de los trópicos, podemos evaluar su resistencia y respuestas a los cambios en las temperaturas globales. Muchos otros estudios exploraron cómo responden los bosques individuales a las fluctuaciones climáticas a corto plazo. Este estudio adopta un enfoque novedoso al explorar las repercusiones de las condiciones térmicas que experimentan actualmente todos los bosques tropicales".


Comparando el almacenamiento de carbono en los árboles en casi 600 lugares de todo el mundo que forman parte de varias iniciativas diferentes de vigilancia de los bosques: RAINFOR, AfriTRON, T-FORCES y ForestGEO, el enorme equipo de investigación dirigido por Martin Sullivan de la Universidad de Leeds y la Universidad Metropolitana de Manchester encontró grandes diferencias en la cantidad de carbono almacenado por los bosques tropicales en América del Sur, África, Asia y Australia. Los bosques sudamericanos almacenan menos carbono que los bosques del Viejo Mundo, tal vez debido a las diferencias evolutivas en las especies de árboles que crecen allí.


También encontraron que los dos factores más importantes que predicen cuánto carbono pierden los bosques son la temperatura máxima diaria y la cantidad de precipitaciones durante las épocas más secas del año.


A medida que las temperaturas alcanzan los 32,2°C, el carbono se libera mucho más rápido. Los árboles pueden hacer frente a los aumentos de la temperatura mínima nocturna (un fenómeno de calentamiento global observado en algunos lugares), pero no a los aumentos de la temperatura máxima diurna.


Predicen que los bosques de América del Sur serán los más afectados por el calentamiento global porque allí las temperaturas ya son más altas que en otros continentes y las proyecciones de calentamiento futuro también son más altas para esta región. El aumento del carbono en la atmósfera podría contrarrestar parte de esta pérdida, pero también exacerbaría el calentamiento.


Los bosques pueden adaptarse al calentamiento de las temperaturas, pero lleva tiempo. Las especies de árboles que no pueden soportar el calor mueren y son reemplazadas gradualmente por especies más tolerantes al calor. Pero eso puede llevar varias generaciones de humanos.


"Este estudio destaca la importancia de proteger los bosques tropicales y estabilizar el clima de la Tierra", dijo Jefferson Hall, coautor y director del Proyecto Agua Salud del Smithsonian en Panamá. "Una herramienta importante será encontrar formas novedosas de restaurar la tierra degradada, como la plantación de especies de árboles que ayuden a hacer que los bosques tropicales sean más resistentes a las realidades del siglo XXI".


El proyecto Agua Salud pregunta cómo se pueden utilizar las especies de árboles nativos adaptados a una zona para gestionar el agua, almacenar carbono y promover la conservación de la biodiversidad en un punto crítico en el que América del Norte y del Sur se conectan.


También se señala que uno de los primeros sitios de estudio de bosques tropicales permanentes del mundo, ubicado en la estación de investigación del STRI en la isla de Barro Colorado en Panamá, no se está vigilando actualmente por primera vez en 40 años como consecuencia de la pandemia de COVID-19, lo que da a los científicos menos control sobre cualquier efecto del cambio climático que pueda estar en juego.


Steve Paton, director del programa de monitoreo físico del STRI, señala que en 2019 hubo 32 días con temperaturas máximas de más de 32 grados centígrados en una estación meteorológica en el dosel del bosque de la isla, y un primer vistazo a sus datos indica que estos días excepcionalmente calurosos son cada vez más comunes.


#bosquestropicales #selvas #puntodeinflexion #cambioclimatico #crisisclimatica #temperatura

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com