• Homo consciens

Los fabricantes de automóviles entre los principales lobbies opositores a la acción climática




El lobby en EE.UU. y Europa ha tratado de bloquear y retrasar las medidas para reducir las emisiones, muestra un estudio


Fuente: The Guardian - 10 de octubre 2019


Los fabricantes de automóviles de todo el mundo se encuentran entre los principales opositores a la acción contra la crisis climática, según un análisis exclusivo de la forma en que las grandes empresas frustran o socavan las iniciativas para reducir los gases de efecto invernadero.


La investigación para The Guardian revela que mientras la industria automotriz publica declaraciones públicas que apoyan las iniciativas climáticas, como el aumento de la electrificación, ha estado invirtiendo millones de dólares a través de los organismos de la industria en esfuerzos de lobby para desafiar los intentos de enfrentar el calentamiento global en los últimos cuatro años.


Esto a pesar de las repetidas advertencias de que el planeta está en una emergencia climática mundial.


El estudio fue realizado por InfluenceMap, un grupo de investigación independiente, como parte del proyecto de The Guardian "Contaminadores".


Las pruebas se obtuvieron evaluando el tamaño de cada empresa y las actividades de lobby. Los investigadores evaluaron decenas de miles de declaraciones, anuncios de políticas y campañas de lobby de las 250 mayores corporaciones industriales y asociaciones comerciales propiedad de inversionistas.


InfluenceMap utilizó una definición de lo que constituye lobby extraída de la Guía para la participación responsable de las empresas en la política climática, respaldada por las Naciones Unidas.


La investigación reveló que desde 2015, Fiat Chrysler, Ford, Daimler, BMW, Toyota y General Motors se encuentran entre los más fuertes opositores de las regulaciones para ayudar a los países a cumplir con el límite de calentamiento de 1.5C del acuerdo de París.


En los cuatro años transcurridos desde entonces, los grupos de presión de la industria automotriz de Estados Unidos y Europa han intentado bloquear, retrasar y frustrar las iniciativas para regular y reducir las emisiones del sector del transporte -que es responsable del 15% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero- y frenar el paso a los vehículos eléctricos, según el informe.


Edward Collins, autor de The Carbon Policy Footprint, dijo: "Las corporaciones tienen un profundo impacto en la agenda del cambio climático, no sólo a través de las emisiones físicas, sino también a través de la influencia de las agendas de políticas de cambio climático que están siendo introducidas por los gobiernos de todo el mundo.


"El sector se ha esforzado por amortiguar el aumento de las emisiones de los vehículos y las normas de ahorro de combustible. A través de su lobby, las compañías automotrices han retrasado la transición de un sector que absorbe una enorme proporción de la demanda de petróleo a nivel mundial".


The Guardian se puso en contacto con todas las empresas de automóviles mencionadas y sus respuestas se exponen a continuación. La mayoría dijo que estaban comprometidos con la reducción de emisiones y el traslado de sus flotas a modelos de emisiones más bajas, pero que la transición tenía que tener en cuenta otros factores, como las realidades del mercado, las preferencias de los clientes y el desarrollo de la infraestructura.


Ford negó que estuviera presionando para que se redujeran las normas de emisiones en los Estados Unidos. Señaló su reciente acuerdo con California para aumentar las normas de kilometraje de gas y reducir las emisiones.


InfluenceMap identificó a 33 empresas como las que más se oponen a la acción para reducir el cambio climático. Seis de ellos eran empresas automotrices, y el resto principalmente empresas petroleras y de gas, así como empresas energéticas.


Los esfuerzos de los grupos de presión se revelan a medida que los países establecen cada vez más objetivos para eliminar gradualmente las nuevas ventas de automóviles con motores de combustión interna: los Países Bajos y Noruega para 2025, Alemania, India y China para 2030, y Francia y el Reino Unido para 2040.


La influencia ejercida por las empresas automovilísticas está liderada y apoyada por grupos industriales como la Automotive Alliance, con sede en Estados Unidos, así como por la ACEA (Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles) y la VDA (Asociación Alemana de la Industria Automotriz) de Europa. Todos estos grupos cuentan en sus consejos de administración con altos cargos de las grandes empresas automotrices.


Fiat Chrysler fue clasificado como el que más se opone a las regulaciones e iniciativas sobre el cambio climático, dijo Collins. La compañía es un "jugador clave" en los esfuerzos de la industria para debilitar los estándares de los automóviles limpios de los Estados Unidos, conocidos como estándares CAFE, establecidos por Barack Obama, los cuales reducirían casi a la mitad el uso de combustible de los vehículos, a un promedio de 54 millas por galón para el año 2025.


Fiat Chrysler ha apoyado una revisión de los estándares de CAFE que está siendo considerada por el presidente, Donald Trump. Su difunto director general, Sergio Marchionne, dijo el año pasado que apoyaba plenamente los esfuerzos de la administración para revisar las normas.


General Motors y Ford también han sido lobbistas clave a través del grupo de la industria que presiona en contra de los estándares CAFE, a la vez que difunden el mensaje en público de que están comprometidos con la transformación del transporte requerida, dice el informe.


El informe reconoce que Ford recientemente suavizó su postura y acordó un compromiso en California, pero ese cambio de posición - después de un período significativo de lobby opositor - sólo tuvo un impacto marginal en su clasificación, que incluyó análisis desde el Acuerdo de París en 2015.


El acuerdo de California, dijo Collins, aún constituye "un conjunto diluido de normas".


Un portavoz de Ford dijo: "Hemos dicho en múltiples ocasiones que Ford no apoya un retroceso de los estándares federales de emisiones. Además, Ford apoya las reducciones de CO2 consistentes con el acuerdo climático de París, como hemos compartido públicamente".


El debilitamiento de las normas CAFE aumentaría las emisiones de CO2 de los EE.UU. en hasta 931 millones de toneladas métricas entre 2022 y 2035 - un fuerte aumento en el calentamiento global que asciende a las emisiones anuales del 82% de los países en el mundo en 2019, según una investigación reciente.


En Europa, la industria automovilística, a través de la ACEA y la VDA, ha presionado continuamente contra las nuevas normas de emisiones de CO2 para los nuevos vehículos en 2021, y de 2021 a 2030, en el marco del paquete de movilidad limpia de la UE.


Las emisiones medias de los automóviles producidos por los fabricantes deben ser de 95 g/km en 2021, con sanciones de 95 euros por g/km, por automóvil, para las empresas que no cumplan estos objetivos.


Sin embargo, los datos del organismo de vigilancia medioambiental de la UE, la AEMA, muestran que la industria automovilística está muy lejos del objetivo. Las emisiones de CO2 de los vehículos nuevos aumentaron en 2018 un 1,6 % hasta alcanzar los 120,4 g/km.


Este aumento coincidió con el aumento de las ventas en Europa de SUVs, que emiten más. Los SUVs representan un tercio de los coches nuevos vendidos en Europa, un aumento del 7% en 2018.


El lobby de la industria automovilística en Europa a través de la ACEA archivó con éxito una propuesta de mandato de la UE sobre la venta de coches eléctricos para el año 2025, similar a la de los que operan en California y China.


Julia Poliscanova, directora de vehículos limpios de la ONG Transport & Environment, dijo que la industria automotriz estaba tratando de sacar los últimos beneficios del motor tradicional frustrando los objetivos de reducción de emisiones y cuestionando todos los aspectos de la tecnología eléctrica, desde expresar preocupaciones aparentes sobre la asequibilidad para los consumidores hasta preguntarse si la infraestructura estará disponible a tiempo.


"La industria del automóvil siempre ha maximizado los beneficios de sus modelos y productos existentes durante todo el tiempo que ha sido posible para ganar dinero y demorar y trabajar en torno a las regulaciones", dijo.


"Conocen desde hace años -desde 2013- las normas sobre emisiones que se establecerán en 2021. Han tenido años para prepararse, pero no lo hicieron. En lugar de ello, impulsaron su mercado de SUVs, maximizaron su alcance de ventas para obtener beneficios de estos vehículos altamente contaminantes y de alto margen durante el mayor tiempo posible, y ahora se apresuran, alegando lo difícil que es cumplir con los objetivos, pero sólo tienen que culparse a sí mismos".


Unilever está clasificada como la compañía positiva más influyente, mientras que Apple y Amazon también están consideradas entre las principales empresas influyentes.


Collins dijo que la mayoría de las compañías más influyentes del mundo se mantienen detrás de las políticas necesarias para abordar la crisis climática.


Aunque hacen comentarios sobre el clima favorables para quedar bien, no se involucran de ninguna manera con las regulaciones que están siendo introducidas por los gobiernos globales para cumplir con el acuerdo de París, dice el informe.


#contaminacion #industriautomotriz #lobby

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com