©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Los grandes fondos empiezan a irse de inversiones en combustibles fósiles

Algunos ajustes a las políticas gubernamentales pueden hacer que la demanda de petróleo se reduzca a la mitad para el 2050. Esto afectará las inversiones.





Por Kelly Gilblom

7 de agosto de 2019


Después de años de reuniones y resoluciones de accionistas, algunos fondos están empezando a desinvertir de las empresas relacionadas con el carbón y petróleo.


A principios de este año, uno de los delegados de Legal & General Investment Management -LGIM- Meryam Omi se sentó con miembros de la junta directiva y gerentes de Exxon Mobil Corp. para discutir cómo el gigante petrolero podría abordar el cambio climático. LGIM, que administra alrededor de 1,3 billones de dólares, es uno de los 20 principales accionistas de Exxon. La delegación de Exxon escuchó, pero no aceptó las sugerencias. Al mismo tiempo, Exxon persuadió a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos para que bloqueara una resolución de los accionistas que empujaba al gigante petrolero a hacer más frente a los riesgos climáticos.


Así que, en junio, LGIM, con sede en Londres, anunció que se había deshecho de cerca de 300 millones de dólares de sus acciones de Exxon y que usaría su participación restante para votar en contra de la renovación del nombramiento del Presidente y Director General de Exxon, Darren Woods.


A medida que los riesgos del cambio climático se han hecho más pronunciados, también han crecido los esfuerzos de las principales empresas de inversión para empujar a las empresas en direcciones más ecológicas. Intentaron hablar. Luego comenzaron a respaldar las resoluciones de los accionistas. Ahora, LGIM está a la vanguardia de una táctica más agresiva y controvertida: la desinversión. "No se puede tener la misma conversación durante 15 años sin resultados", explica Omi. (Exxon respondió al anuncio de LGIM diciendo que publica una cuenta anual de las emisiones de sus operaciones y que está en camino de cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de metano.)


El impulso está cobrando fuerza, dice Mark Lewis, que dirige la investigación sobre inversiones en cambio climático para BNP Paribas Asset Management, con sede en París. Lo compara con la campaña de desinversión que obligó a las empresas que participaban en la era del apartheid en Sudáfrica a cambiar de rumbo, e invoca el espíritu de Gandhi: "Nos han ignorado y se han reído de nosotros. Creo que ahora están luchando contra nosotros. Así que la próxima ganamos".


Pero sabe que no será fácil. En marzo, mientras ayudaba al equipo de prensa de BNP Paribas a dar los últimos toques a un anuncio de que sus fondos gestionados saldrían el de casi 1.000 millones de euros (1.100 millones de dólares) saldrían de las inversiones en carbón ya el año que viene, pensó que la noticia podría causar unas cuantas "ondas" y no mucho más. Pero de hecho, Lewis fue bombardeado con emails y llamadas, no todas educadas. "Me sorprendió lo grande que fue la reacción", dice.


La demanda de carbón térmico, el tipo utilizado para generar electricidad, está disminuyendo en gran parte del mundo a medida que los gobiernos tratan de reducir las emisiones de dióxido de carbono. Algunos gestores de activos están decidiendo que es arriesgado para sus clientes y para el planeta seguir inyectando capital en empresas con estrategias de negocio insostenibles desde el punto de vista medioambiental. Este año, casi todas las principales compañías petroleras públicas se enfrentaron a la resolución de al menos un accionista sobre el cambio climático. Esas propuestas obtuvieron un apoyo sin precedentes. (Michael R. Bloomberg, fundador y propietario mayoritario de Bloomberg LP, lanzó en junio un esfuerzo para eliminar gradualmente todas las centrales eléctricas de carbón de EE.UU. para el año 2030).


La mayoría de los fondos de inversión prefieren el compromiso a la desinversión, y los fondos diseñados para hacer un seguimiento de los índices no tienen otra opción. Climate-Action 100+, un grupo de administradores de dinero que supervisa más de 33 billones de dólares, trabaja para influir en los mayores emisores corporativos de gases de efecto invernadero. Hasta ahora, la organización ha persuadido a Royal Dutch Shell Plc para que establezca objetivos climáticos a corto plazo y publique un informe sobre su lobby con los gobiernos. Los miembros apoyaron una resolución de los accionistas que pedía a British Petroleum Plc -BP- que detallara cómo cada nueva inversión de capital se alinea con el Acuerdo de París adoptado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 2015. Esa resolución, apoyada por la dirección de BP, obtuvo la aprobación del 99% de los accionistas en mayo. La compañía minera Glencore Plc ha acordado limitar la producción de carbón.


Los miembros de Climate Action 100+ "utilizan este compromiso para tomar sus decisiones de voto e inversión", dice Stephanie Maier, Directora de Inversión responsable de HSBC Global Asset Management, que también preside el comité directivo de Climate Action 100+. "Para ciertos inversores, esto puede incluir la desinversión, pero sólo cuando todas las otras opciones hayan fallado."


Los activistas del clima dicen que el despertar del dinero del mundo a los peligros del calentamiento global es demasiado poco y demasiado tarde. Pero para algunas personas dentro de las finanzas, la velocidad del cambio es difícil de creer. En LGIM, Nick Stansbury dice que recuerda el día en que en diciembre de 2016 fue convocado a una reunión con unos 25 de sus compañeros gestores de cartera. Se les dijo que la comprensión de las implicaciones del cambio climático iba a convertirse en una prioridad.


Stansbury dice que ya tenía profundas dudas sobre el futuro del mercado petrolero. El valor de las compañías petroleras depende de que los inversores crean que la demanda de crudo siempre crecerá. Durante 100 años, esa creencia se ha justificado. Pero si las fuentes de energía renovable ganan cuota de mercado y la demanda de crudo flaquea, el mercado se volvería loco, dice. Eso podría desencadenar una enorme recalificación de las principales compañías petroleras, de las cuales LGIM posee más de 12.000 millones de dólares en acciones. "Fue un momento de iluminación", dice.


Pasó un año analizando diferentes partes del mercado energético para tratar de sacar algunas conclusiones. Pero sabía que sus clientes querían más. En un avión de Oslo a Londres a principios de 2018, mirando un trozo de papel en blanco, reflexionó sobre cómo construir un modelo financiero integral. Necesitaría datos (muchos), un equipo de analistas y meses para trabajar en ello. Consiguió lo que necesitaba. Cuando el modelo corrió por primera vez en octubre, tardó horas en comprenderlo.


Los resultados confirmaron sus temores: Pequeños ajustes a las políticas gubernamentales podrían hacer que la demanda de petróleo se reduzca a la mitad o casi al doble para el año 2050. El mercado de crudo podría volverse excepcionalmente volátil, y los inversores probablemente comenzarían a huir en los próximos cinco años. El modelo ayudó a LGIM a clasificar a las empresas en mayor riesgo para el cambio climático. "La incertidumbre en torno al nivel de crecimiento de la demanda crea una inestabilidad masiva en la forma en que funcionan los mercados petroleros, y eso tiene todo tipo de implicaciones para los inversores", dice Stansbury.


Omi de LGIM dice que este tipo de análisis riguroso ha persuadido a las grandes empresas, típicamente resistentes al cambio, a comenzar a hacer serios cambios estratégicos. Cuando LGIM vendió algunas acciones de compañías petroleras el año pasado, dice, algunos de los gestores de fondos protestaron: "¡Éstas son acciones realmente buenas! Ella le contestó: "Sé que pueden ser buenas inversiones para ti, pero estas son las razones. Esto tiene sentido para nuestros clientes".


Gilblom cubre compañías petroleras europeas para Bloomberg News en Londres.

Traducción de Bloomberg


#combustiblesfosiles #fondosdeinversion #finanzas #desinversion #exxon #shell #BP #cambioclimatico

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram