• Homo consciens

Los hábitos alimenticios del occidental medio provocan la pérdida de cuatro árboles por año



Fuente: The Guardian - Marzo 2021

Una investigación relaciona el consumo de alimentos como el café y el chocolate con la deforestación mundial


El consumidor occidental medio de café, chocolate, carne vacuna, aceite de palma y otros productos básicos es responsable de la tala de cuatro árboles cada año, muchos de ellos en bosques tropicales ricos en fauna, según ha calculado una investigación.


La destrucción de los bosques es una de las principales causas tanto de la crisis climática como de la disminución de las poblaciones de fauna silvestre, ya que los ecosistemas naturales son arrasados para la agricultura. El estudio es el primero que vincula completamente los mapas de alta resolución de la deforestación mundial con la amplia gama de productos básicos importados por cada país del mundo.


La investigación pone al descubierto los vínculos directos entre los consumidores y la pérdida de bosques en todo el planeta. Los científicos descubrieron que el consumo de chocolate en el Reino Unido y Alemania es un importante factor de deforestación en Costa de Marfil y Ghana, mientras que la demanda de carne de vacuno y soja en Estados Unidos, la Unión Europea y China provoca la destrucción de los bosques en Brasil.


Los consumidores de café de Estados Unidos, Alemania e Italia son una causa importante de la deforestación en el centro de Vietnam, según la investigación, mientras que la demanda de madera de China, Corea del Sur y Japón provoca la pérdida de árboles en el norte de Vietnam.


Como país rico y poblado, EE.UU. tiene una huella de deforestación especialmente grande, ya que es el principal importador de una gran variedad de productos básicos de países tropicales, como frutas y frutos secos de Guatemala, caucho de Liberia y madera de Camboya. China es la mayor responsable de la deforestación en Malasia, a causa de las importaciones de aceite de palma y otros productos agrícolas.


El consumo en los países del G7 supone una pérdida media de cuatro árboles al año por persona, según la investigación; Estados Unidos está por encima de la media, con una pérdida de cinco árboles per cápita. En cinco países del G7 -Reino Unido, Japón, Alemania, Francia e Italia- más del 90% de su huella de deforestación se produjo en países extranjeros, y la mitad de ella en naciones tropicales.



El Dr. Nguyen Hoang, del Instituto de Investigación para la Humanidad y la Naturaleza, en Kioto (Japón), dirigió la investigación y dijo que los mapas detallados podrían ayudar a orientar las acciones para detener la deforestación.


Y añadió: "Los responsables políticos y las empresas pueden hacerse una idea de qué cadenas de suministro están causando la deforestación. Si lo saben, pueden centrarse en esas cadenas de suministro para encontrar los problemas específicos y las soluciones".


El Dr. Chris West, de la Universidad de York (Reino Unido), que no formó parte del equipo de investigación, dijo: "El consumo puede tener grandes efectos en el extranjero, dada nuestra dependencia de las cadenas de suministro internacionales. Aunque la política gubernamental suele centrarse en los problemas nacionales, lo cierto es que si no abordamos también esta huella internacional seguiremos provocando impactos ambientales devastadores a nivel mundial".


"Esto no puede ser abordado por naciones individuales y tampoco es sólo un problema occidental", dijo. "El aumento de la huella de deforestación de China es especialmente llamativo y habla de la necesidad de una acción multilateral".


La investigación, publicada en la revista Nature Ecology and Evolution, combinó datos de alta resolución sobre la pérdida de bosques y sus impulsores con una base de datos global de relaciones comerciales internacionales entre 15.000 sectores industriales desde 2001 hasta 2015. Esto permitió a los investigadores cuantificar la huella de deforestación de cada país en función del consumo de su población.


Los científicos de la investigación dijeron: "A pesar del creciente reconocimiento de la gravedad de la deforestación en los países en desarrollo, las huellas de deforestación [en las naciones ricas] han permanecido prácticamente sin cambios [desde el año 2000]". China, India y los países del G7 han aumentado la cubierta forestal en sus propios países, pero también han aumentado sus huellas de deforestación fuera de sus fronteras.


Una de las limitaciones del estudio, reconocida por los investigadores, es que la falta de datos impidió relacionar claramente el consumo con zonas específicas dentro de los países. "Necesitamos un análisis a escala más fina en el que esto sea posible", dijo West.


El proyecto Trase en el que trabaja sí permite establecer vínculos más estrechos para algunos paisajes y, lo que es más importante, identificar a los actores implicados en la deforestación. Los datos tampoco permiten separar los bosques naturales de los cultivados, que son importantes en países como Canadá.


Paul Morozzo, responsable de la campaña de Greenpeace Reino Unido, declaró: "El informe arroja luz sobre el consumo excesivo y muestra que las decisiones individuales -para reducir la carne y los lácteos, por ejemplo- son importantes. Pero las empresas no son honestas. No asumen la responsabilidad del impacto medioambiental de sus productos y esto tiene que cambiar".


Invertir la pérdida de bosques debería ser una prioridad para la próxima cumbre del G7, que se celebrará en el Reino Unido, añadió.


La idea de que los consumidores occidentales pueden plantar cuatro árboles para compensar su huella de deforestación es, por desgracia, errónea, dijo West. "La tala de una selva tropical no puede compensarse con la plantación de un pino".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram