• Homo consciens

Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico



Fuente: Norwegian University of Science and Technology - Por Nancy Bazilchuk - 2016 - en base a "Environmental Impact Assessment of Household Consumption"


Según un estudio publicado en el Journal of Industrial Ecology, no lograremos grandes reducciones en nuestro impacto ambiental tomando duchas más cortas o apagando las luces. El verdadero problema ambiental, según un nuevo análisis, se encuentra en las cosas que compramos.


Huella ambiental

La fábrica del mundo - China - superó a los Estados Unidos como el mayor emisor de gases de efecto invernadero en la Tierra en 2007. Pero si se considera que casi todos los productos que China produce, desde iPhones hasta camisetas, se exportan al resto del mundo, la imagen se ve muy diferente.



"Si se observa la huella (ambiental) basada en el consumo per cápita de China, es pequeña", dice Diana Ivanova, candidata a doctorado en el Programa de Ecología Industrial de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología. "Producen muchos productos pero los exportan. Es diferente si pones la responsabilidad de esos impactos en el consumidor, en vez de en el productor".


Eso es exactamente lo que hicieron Ivanova y sus colegas cuando analizaron el impacto ambiental desde la perspectiva del consumidor en 43 países diferentes y 5 regiones del del mundo. Su análisis, publicado recientemente en el Journal of Industrial Ecology, demostró que los consumidores son responsables de más del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta y de hasta el 80% del uso del agua en el mundo.


"A todos nos gusta echarle la culpa a alguien más, al gobierno o a las empresas", dice Ivanova. "Pero entre el 60 y el 80% de los impactos en el planeta provienen del consumo doméstico. Si cambiamos nuestros hábitos de consumo, esto tendría un efecto drástico en nuestra huella ambiental también".


Así es como se comparan los diferentes países en lo que se refiere a las huellas de carbono, tierra, material y agua. Fuente: Ivanova y otros. Evaluación del impacto ambiental del consumo de los hogares. Journal of Industrial Ecology. Los 43 países representan el 89% del producto interno bruto mundial y entre el 80 y el 90% del flujo comercial en Europa, medido en valor.



El análisis permitió a Ivanova y a sus colegas ver que los consumidores son directamente responsables del 20% de todos los impactos de carbono, que se producen cuando las personas conducen sus automóviles y calientan sus hogares.


Pero aún más sorprendente es que cuatro quintas partes de los impactos que pueden atribuirse a los consumidores no son impactos directos, como el combustible que quemamos cuando conducimos nuestros automóviles, sino que son lo que se denomina impactos secundarios, o los efectos ambientales de la producción real de los bienes y productos que compramos.


Un buen ejemplo de esto, dice Ivanova, es el uso del agua.


Vacas, no duchas

Cuando se piensa en reducir el uso individual del agua, se puede pensar en usar el lavavajillas muy eficientemente, o tomar duchas más cortas.


Esas no son malas ideas por sí mismas, pero si miras más profundamente, como hicieron los investigadores de la Norwegian University of Science and Technology - NTNU, encontrarás que gran parte del uso del agua en el planeta se engulle produciendo las cosas que compras.


Considere la carne vacuna. Producir carne requiere mucha agua porque las vacas comen granos que necesitan agua para crecer. Pero debido a que las vacas son relativamente ineficientes para convertir los granos en la carne que comemos, se necesita un promedio de 15.415 litros de agua para producir un kilo de carne.


Los productos lácteos requieren cantidades igualmente grandes de agua para su producción.


Cuando un grupo de investigadores holandeses observó la diferencia entre la producción de un litro de leche de soja con granos de soja cultivados en Bélgica y la producción de un litro de leche de vaca, descubrió que se necesitaban 297 litros de agua para producir la leche de soja (el 62% de la cual provenía del cultivo de soja) en comparación con la media mundial de 1050 litros de agua para producir un litro de leche de vaca.


Los alimentos procesados, como la pizza congelada que compró para la cena de anoche, también son desproporcionadamente altos en el consumo de agua, dijo Ivanova. La elaboración de alimentos procesados requiere energía, materiales y agua para cultivar las materias primas, enviarlas al procesador, producir los alimentos procesados y luego envasar el producto final.


Esto es particularmente malo cuando se trata del chocolate, que es uno de los productos que más agua consumen que podemos comprar. Se necesitan unos impactantes 17.000 litros para producir un kilo de chocolate.



Países más ricos, mayores impactos

Los investigadores también examinaron los impactos ambientales per cápita, país por país.


Si bien la información es a veces sorprendente -Luxemburgo tiene una huella de carbono per cápita que es casi la misma que la de los Estados Unidos- en su mayoría sigue un patrón predecible. Cuanto más rico es un país, más consumen sus habitantes. Cuanto más consume un individuo, mayor es el impacto de esa persona en el planeta.


Si bien la información es a veces sorprendente -Luxemburgo tiene una huella de carbono per cápita que es casi la misma que la de los Estados Unidos- en su mayoría sigue un patrón predecible. Cuanto más rico es un país, más consumen sus habitantes. Cuanto más consume un individuo, mayor es el impacto de esa persona en el planeta.


Pero las diferencias entre los países individuales son extremadamente altas, dijo Ivanova.


"Los países con mayor consumo tienen un impacto ambiental 5,5 veces mayor que el promedio mundial", dijo.


Estados Unidos es el país con peores resultados en lo que respecta a las emisiones de gases de efecto invernadero per cápita, con una huella de carbono per cápita de 18,6 toneladas de CO2 equivalente, la unidad utilizada por los investigadores para expresar la suma de los impactos de los diferentes gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso y el hexafluoruro de azufre.


A los EE.UU. les siguieron de cerca Luxemburgo, con 18,5 toneladas de CO2 equivalente, y Australia, con 17,7 toneladas de CO2 equivalente. En comparación, la huella de carbono per cápita de China fue de sólo 1,8 toneladas de CO2 equivalente. Noruega, con 10,3 toneladas de CO2 equivalente per cápita, fue tres veces el promedio mundial de 3,4 toneladas de CO2 equivalente per cápita.


Los resultados de los países también reflejan los efectos de la fuente de combustible de la que los países dependen para la energía eléctrica. La prevalencia de la energía nuclear o hidroeléctrica en países como Suecia, Francia, Japón y Noruega significa que estos países tienen una menor huella de carbono que los países con ingresos similares pero con más combustibles fósiles en su combinación energética.


Por esta razón, dice Ivanova, una parte importante de los impactos en los hogares de Suecia y Francia proceden de las importaciones (65% y 51% respectivamente), porque los productos que se importan se producen en su mayor parte con combustibles fósiles.


Una enorme base de datos permite hacer comparaciones

Los investigadores se basaron en una base de datos extremadamente grande y detallada que la Norwegian University of Science and Technology - NTNU desarrolló en asociación con colegas de los Países Bajos, Austria, Alemania, la República Checa y Dinamarca llamada EXIOBASE.


La base de datos describe la economía mundial de 43 países, cinco regiones del mundo y 200 sectores de productos, lo que permite a los investigadores hacer preguntas sobre cómo los diferentes productos o países afectan al medio ambiente.


También pudieron preguntar cómo un consumidor medio de cada uno de los países o regiones afecta al medio ambiente, medido por las emisiones de gases de efecto invernadero (toneladas de CO2 equivalente), el uso del agua (en metros cúbicos), el uso de la tierra (en 1000 metros cuadrados) y el uso de materiales (en toneladas).


Los 43 países representan el 89% del producto interno bruto mundial y entre el 80 y el 90% del flujo comercial en Europa, medido en valor.




No hay sorpresas: toma el autobús, come vegetariano o vegano

La ventaja de identificar los efectos de las elecciones de los consumidores individuales sobre las diferentes medidas ambientales es que permite determinar con precisión dónde pueden los consumidores de los diferentes países reducir sus impactos.


"Los hogares tienen un grado relativamente grande de control sobre su consumo, pero a menudo carecen de información precisa y procesable sobre cómo mejorar su propio desempeño ambiental", escribieron los investigadores en el artículo de la revista en el que informaban de sus resultados.


Con el tiempo, el objetivo es poder utilizar esta información para orientar la política, dijo Ivanova. El esfuerzo es parte del proyecto GLAMURS, un esfuerzo financiado por la UE diseñado para promover estilos de vida más ecológicos y un consumo ambientalmente responsable en Europa.


Mientras tanto, dos maneras fáciles de reducir el impacto ambiental son dejar de comer carne y reducir las compras, dijo.


Actualmente, los consumidores de la UE gastan el 13% del total de su presupuesto doméstico en productos manufacturados. Si el consumidor medio de la UE deja de gastar dinero en estos productos manufacturados para pagar por servicios en su lugar, esto reduciría cerca del 12% de la actual huella de carbono de los hogares de la UE, dijo Ivanova.


"Cualquier actividad en la que tengamos la opción de comprar un producto o utilizar un servicio, el servicio tendrá un impacto mucho menor", dijo.


Referencia:

"Environmental Impact Assessment of Household Consumption"

Diana Ivanova, Konstantin Stadler, Kjartan Steen-Olsen, Richard Wood, Gibran Vita, Arnold Tukker y Edgar G. Hertwich. 2015. Environmental Impact Assessment of Household Consumption (Evaluación del impacto ambiental del consumo de los hogares). Journal of Industrial Ecology. DOI: 10.1111/jiec.12371


http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jiec.12371/ab


#huellaecologica #consumismo #paisesricos #carne #agua #transporte

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com