• Homo consciens

Actualización de la advertencia de los científicos del mundo sobre una emergencia climática


Fuente: The Guardian - Katharine Gammon - 28 julio 2021

Un grupo dirigido por William J. Ripple y Christopher Wolf, ambos de la Universidad Estatal de Oregón, actualizan su llamativo informe de 2019 "World Scientists' Warning of a Climate Emergency" (Los cientificos del mundo" Advertencia de Emergencia Climática"). Las noticias no son buenas.


Las emisiones de carbono, la acidificación de los océanos y la tala del Amazonas se precipitan hacia nuevos récords.


Un nuevo estudio de seguimiento de las constantes vitales del planeta ha revelado que muchos de los indicadores clave de la crisis climática mundial están empeorando y se acercan, o superan, los puntos de inflexión clave a medida que la Tierra se calienta.


En general, el estudio descubrió que unos 16 de los 31 signos vitales planetarios rastreados, incluyendo las concentraciones de gases de efecto invernadero, el contenido de calor de los océanos y la masa de hielo, establecieron nuevos y preocupantes récords.


"Cada vez hay más pruebas de que nos estamos acercando o ya hemos superado los puntos de inflexión asociados a partes importantes del sistema de la Tierra", afirmó en un comunicado William Ripple, ecólogo de la Universidad Estatal de Oregón y coautor de la nueva investigación.


"Las constantes vitales planetarias actualizadas que presentamos reflejan en gran medida las consecuencias de seguir actuando como hasta ahora", dijo Ripple, y añadió que "una de las principales lecciones de Covid-19 es que ni siquiera una disminución colosal del transporte y el consumo es suficiente y que, en cambio, se necesitan cambios transformacionales en el sistema".


Aunque la pandemia paralizó las economías y cambió la forma de pensar de la gente sobre el trabajo, la escuela y los viajes, no hizo mucho por reducir las emisiones globales de carbono. El uso de combustibles fósiles disminuyó ligeramente en 2020, pero los autores de un informe publicado en la revista BioScience afirman que el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso "han establecido nuevos récords de concentraciones atmosféricas en lo que va de año, tanto en 2020 como en 2021".


En abril de 2021, la concentración de dióxido de carbono alcanzó las 416 partes por millón, la mayor concentración media mensual mundial jamás registrada. Los cinco años más calurosos de los que se tiene constancia han ocurrido todos desde 2015, y 2020 fue el segundo año más caluroso de la historia.


El estudio también reveló que el ganado rumiante, una importante fuente de gases que calientan el planeta, cuenta ahora con más de 4.000 millones de ejemplares, y su masa total es mayor que la de todos los seres humanos y animales salvajes juntos. La tasa de pérdida de bosques en la Amazonía brasileña aumentó tanto en 2019 como en 2020, alcanzando un máximo de 12 años de 1,11 millones de hectáreas deforestadas en 2020.


La acidificación de los océanos está cerca de un récord histórico, y cuando se combina con las temperaturas más cálidas del océano, amenaza los arrecifes de coral de los que dependen más de 500 millones de personas para obtener alimentos, dólares para el turismo y protección contra las mareas de tempestad.


Sin embargo, hay algunos puntos positivos en el estudio, como el hecho de que las subvenciones a los combustibles fósiles hayan alcanzado un mínimo histórico y que la desinversión en combustibles fósiles haya alcanzado un máximo histórico.


Para cambiar el curso de la emergencia climática, los autores escriben que deben producirse profundos cambios. Dicen que el mundo necesita desarrollar un precio global para el carbono que esté vinculado a un fondo socialmente justo para financiar las políticas de mitigación y adaptación al clima en el mundo en desarrollo.


Los autores también subrayan la necesidad de una eliminación progresiva y eventual prohibición de los combustibles fósiles, y el desarrollo de reservas climáticas estratégicas mundiales para proteger y restaurar los sumideros naturales de carbono y la biodiversidad. La educación sobre el clima también debería formar parte de los programas escolares de todo el mundo, afirman.


"Las políticas para paliar la crisis climática o cualquiera de las otras transgresiones de los límites planetarios amenazados no deben centrarse en el alivio de los síntomas, sino en abordar su causa fundamental: la sobreexplotación de la Tierra", dice el informe. Sólo si se aborda esta cuestión fundamental, escriben los autores, se podrá "garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la civilización humana y dar a las generaciones futuras la oportunidad de prosperar".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram