©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Metano y clima: 10 cosas que tenés que saber



Posteado en Septiembre de 2018 por Darrin Qualman


El gráfico muestra las concentraciones de metano en la atmósfera de la Tierra durante los últimos 10.000+ años: 8000 a.C. a 2018 d.C. Las unidades son partes por billón (ppb). El año 1800 está marcado con un círculo.



Fíjense en la curva siniestra. Como resultado del aumento de las emisiones causadas por el ser humano, los niveles actuales de metano en la atmósfera son dos veces y media más altos que en 1800. Después de miles de años de concentraciones relativamente estables, hemos llevado la línea de tendencia a casi vertical.


Aquí hay 10 cosas que usted debe saber sobre el metano y el clima:


1. El metano (CH4) es uno de los tres principales gases de efecto invernadero, junto con el dióxido de carbono (CO2) y el óxido nitroso (N2O).


2. El metano es responsable de aproximadamente el 20% del calentamiento, mientras que el dióxido de carbono es responsable de aproximadamente el 70%, y el óxido nitroso del 10% restante.


3. El metano es un poderoso gas de efecto invernadero (GEI). Si tomamos la misma cantidad, es 28 veces más eficaz para atrapar el calor que el dióxido de carbono (si se compara con un horizonte de tiempo de 100 años, y 84 veces más eficaz para atrapar el calor si se compara con un horizonte de 20 años). Aunque los humanos emiten más dióxido de carbono que el metano, cada tonelada de este último atrapa más calor.


4. La producción de combustibles fósiles es la mayor fuente de producción de metano. El gas natural está compuesto en gran medida de metano (alrededor del 90%). Cuando las compañías de energía perforan pozos, "fracturan" pozos y bombean gas natural a través de vastas redes de distribución, parte de ese metano escapa. (Sólo en los Estados Unidos hay 500.000 pozos de gas natural, más de 3 millones de kilómetros de tuberías y millones de válvulas, accesorios y compresores; véanse los informes aquí y aquí). La producción de petróleo y carbón también libera metano, a menudo venteado a la atmósfera por las minas de carbón y los pozos de petróleo. La producción de combustibles fósiles es responsable de aproximadamente el 19% de las emisiones totales de metano (causadas por el hombre y naturales). (Un excelente artículo de Saunois et al. es la fuente de este porcentaje y de muchos otros datos en esta entrada del blog.) En Canadá, las políticas para reducir las emisiones de metano del sector energético en un 40 por ciento se introducirán gradualmente en los próximos siete años, pero la aplicación de esas políticas se ha retrasado repetidamente.


5. Demasiadas fugas hacen que la electricidad producida con gas natural sea tan dañina para el clima como la electricidad del carbón. Un informe encontró que para que el gas natural tenga emisiones totales más bajas que el carbón, la tasa de fuga tendría que estar por debajo del 3,2%. Un estudio reciente estima que las fugas en los EE.UU. son del 2,3%. Las tasas de fugas en Rusia, que suministra gran parte del gas a la UE, son aún más altas. Hasta que no reduzcamos los índices de fuga, la ventaja de cerrar las centrales eléctricas de carbón y sustituirlas por la generación de gas natural seguirá siendo mucho más modesta de lo que a menudo se afirma.


6. El ganado es la siguiente fuente más importante de metano. El ganado vacuno, ovino y otros animales que pastan en la hierba emiten metano de sus estómagos a través de sus bocas. Este metano es producido por las bacterias simbióticas que viven en las vísceras de estos "rumiantes" y les permite digerir la hierba y el heno. Además, el estiércol almacenado en forma líquida también emite metano. El ganado y el estiércol son responsables de aproximadamente el 18% de las emisiones totales de metano.


7. La agricultura del arrozal, la descomposición de la materia orgánica en los vertederos y la quema de biomasa también contribuyen a las emisiones de metano. En general, las emisiones causadas por el hombre representan alrededor del 60% del total. Y las fuentes naturales (humedales, pantanos, rumiantes salvajes, etc.) aportan el 40% restante.


8. Hay mucha incertidumbre sobre las emisiones. La producción de combustibles fósiles y el ganado pueden ser responsables de cantidades mayores de las que se reconocen generalmente. El aumento de las concentraciones atmosféricas está documentado con precisión, pero no se conoce con precisión el equilibrio relativo entre las fuentes y los sumideros ni la contribución relativa de cada una de ellas.


9. Hay mucho metano potencial ahí fuera, y nos arriesgamos a liberarlo. La mayor parte del aumento de las emisiones en los últimos siglos ha provenido de los sistemas humanos (combustibles fósiles, ganadería, producción de arroz y vertederos). Las emisiones de los sistemas naturales (pantanos y humedales, etc.) no han aumentado tanto. Pero eso puede cambiar. Si las acciones humanas continúan causando el calentamiento del planeta, las emisiones naturales de metano aumentarán a medida que el permafrost se descongele. (El permafrost contiene grandes cantidades de materia orgánica, y cuando esa materia se descongela y descompone en condiciones húmedas, los microorganismos pueden convertirla en metano.) Cualquier liberación de metano causará más calentamiento, lo que puede descongelar más permafrost y liberar más metano, lo que causará más calentamiento, una retroalimentación positiva.


Además, los océanos, o más específicamente sus plataformas continentales, contienen grandes cantidades de metano en forma de "hidratos de metano" o estructuras de hielo de "clatratos" que mantienen el metano estable mientras la temperatura permanece lo suficientemente fría. Pero si se calientan los océanos costeros, parte de ese metano podría comenzar a burbujear a la superficie. Y hay enormes cantidades de metano en esos hidratos, el equivalente a más de 1.000 años de emisiones causadas por el hombre. Nos arriesgamos a desencadenar la "bomba de metano" (ó aqui en español), un escenario de calentamiento desbocado que podría elevar la temperatura global en muchos grados y dañar catastróficamente la biosfera y la civilización humana.


Es cierto que es poco probable que se cumpla el escenario de la bomba de metano. Mientras que algunos científicos están extremadamente preocupados, un número mayor lo minimiza o lo descarta. Sin embargo, una retroalimentación positiva desbocada que involucra al metano representa un riesgo de baja probabilidad pero de impacto masivo; nuestras acciones diarias están creando un pequeño riesgo de destruir toda la civilización y la mayor parte de la vida en la Tierra.


10. Podemos reducir fácilmente las concentraciones de metano en la atmósfera y el consiguiente calentamiento; esta es la buena noticia. El metano no es como el CO2, que permanece en la atmósfera durante siglos. No, el metano es un gas de "corta vida". En promedio, permanece en la atmósfera durante menos de diez años. Muchos procesos naturales trabajan para eliminarlo del aire. En la actualidad, las fuentes humanas y naturales emiten alrededor de 558 millones de toneladas de metano al año, y los procesos naturales en la atmósfera y los suelos eliminan todos menos 10 millones de toneladas. A pesar de nuestro enorme aumento en la producción de metano, las fuentes y los sumideros no están tan desequilibrados. Por lo tanto, si dejamos de aumentar nuestras emisiones, las concentraciones atmosféricas podrían empezar a disminuir. Podríamos ver disminuciones significativas en sólo unas décadas. Este no es el caso del CO2, que permanecerá en la atmósfera durante siglos. Pero con el metano, tenemos una oportunidad real de reducir los niveles atmosféricos y, al hacerlo, moderar el calentamiento y frenar el cambio climático.


Una serie de políticas centradas en la minimización de las emisiones del sector de los combustibles fósiles (prohibiendo el venteo y minimizando las fugas de las perforaciones y fracturas y de las tuberías) podría reducir la tasa de creación de metano por debajo de la tasa de eliminación y provocar una disminución de los niveles atmosféricos. Un enfoque más racional de la producción de carne (incluida la reducción del consumo excesivo en América del Norte y otros lugares) podría reducir aún más las emisiones. Esta es una noticia muy prometedora. La reducción del metano representa algo fácil de alcanzar cuando se trata de moderar el cambio climático.


El problema del metano es el problema climático en el microcosmos. Hay algunos pasos relativamente simples y asequibles que podemos tomar ahora y que marcarán una diferencia positiva. Pero, si no actuamos con rapidez, agresividad y eficacia, corremos el riesgo de desencadenar toda una serie de efectos que llevarán rápidamente nuestro clima al caos y privarán a los seres humanos de la posibilidad de limitar el calentamiento a niveles manejables. Podemos actuar para crear buenas noticias hoy, o podemos sufrir un mundo de malas noticias mañana.


Artículo traducido de www.darrinqualman.com


#metano #fracking #combustiblesfosiles #calentamientoglobal #artico #cambioclimático

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram