top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Ninguna de las principales industrias sería rentable si pagara por el capital natural que usa



Fuente: Grist - Por David Roberts - 17 de abril de 2013

Un estudio del 2013 revela que las mayores industrias del mundo consumen anualmente 7,3 billones de dólares de capital natural gratuito. Y es la única razón por la que obtienen beneficios.



La noción de "externalidades" se ha hecho familiar en los círculos ecologistas. Se refiere a los costes impuestos por las empresas que no son pagados por ellas. Por ejemplo, los procesos industriales pueden liberar contaminantes en el aire que aumentan los costes para la salud pública, pero es el público, y no las empresas contaminantes, quien paga la factura. De este modo, las empresas privatizan los beneficios y hacen públicos los costes.


Aunque la idea es increíblemente útil, sobre todo para integrar las preocupaciones ecológicas en la economía, siempre he tenido mis reservas al respecto. A los ecologistas de hoy en día les encanta hablar en el lenguaje de la economía - les hace parecer serios - pero me preocupa que envolver esta noción en un término técnico incruento tienda a tener un efecto narcotizante. Me recuerda al incrementalismo: un par de impuestos por aquí, una regulación por allá, y el monstruo industrial puede seguir funcionando. Sin embargo, si nos tomamos en serio la idea, no sólo como un fenómeno contable sino como una descripción profunda de las prácticas humanas actuales, sus implicaciones son positivamente revolucionarias.


Para ver a qué me refiero, vea un informe realizado por la consultora medioambiental Trucost en nombre del programa The Economics of Ecosystems and Biodiversity (TEEB) patrocinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. TEEB [Nota del editor: TEEB se conoce ahora como Natural Capital Coalition] pidió a Trucost que calculara el "capital natural no valorado" total consumido por los principales sectores industriales del mundo. ("Capital natural" se refiere a materiales y servicios ecológicos como, por ejemplo, agua limpia o una atmósfera estable; "sin precio" significa que las empresas no pagan por consumirlos).


Es una tarea ingente; obviamente, hacerla requería una metodología específica que incorporaba una serie de supuestos. (Pero es un importante indicador de la verdad sobre las externalidades.)


He aquí el desglose de los costes:


La mayor parte de los costes del capital natural no valorados proceden de las emisiones de gases de efecto invernadero (38%), seguidas del uso del agua (25%), el uso del suelo (24%), la contaminación atmosférica (7%), la contaminación del suelo y el agua (5%) y los residuos (1%).


¿Cuánto nos está costando? Los resultados de Trucost son bastante sorprendentes.


En primer lugar, el capital natural total no valorado consumido por los más de 1.000 "sectores regionales de producción primaria y transformación primaria" asciende a 7,3 billones de dólares anuales, el 13% del PIB mundial de 2009. (Un "sector-región" es una industria concreta de una región determinada: por ejemplo, el cultivo de trigo en Asia Oriental).


En segundo lugar, y sin sorprender a nadie, el carbón es el mayor problema de la raza humana. Trucost ha elaborado una clasificación tanto de los principales impactos ambientales como de los principales culpables industriales.


He aquí los cinco mayores impactos ambientales en cada región del mundo:

Figura:

1 - Impacto: gases de efecto invernadero - Generación de electricidad con carbón en el este de Asia

2 - Impacto: uso de la tierra - Ganadería y agricultura en Sudamérica.

3 - Impacto: gases de efecto invernadero - fabricación de acero y hierro en Asia del este.

4 - Impacto: Agua - Cultivo del trigo - Sur de Asia

5 - Impacto: gases de efecto invernadero - Generación de electricidad con carbón en América del norte.


¿El mayor coste medioambiental? Los gases de efecto invernadero procedentes de la combustión de carbón en China. ¿El quinto? Los gases de efecto invernadero procedentes de la combustión de carbón en Norteamérica.


He aquí los cinco principales sectores industriales clasificados por el total de daños ecológicos causados:

Figura:

1 - Generación de electricidad a carbon

2 - Ganadería y agricultura

3 - Generación de electricidad a carbón

4 - Producción de trigo

5 - Producción de arroz


Otra vez el carbón. Esta vez el carbón norteamericano ocupa el tercer puesto. (Nota de Climaterra: con la guerra en Ucrania, el carbón alimenta a Alemania, la locomotora económica de Europa.)



El tercer gran hallazgo de Trucost es el golpe de gracia. De los 20 principales sectores regionales clasificados por su impacto ambiental, ninguno sería rentable si se integraran plenamente los costes ambientales. Reflexionemos un momento: Ninguno de los principales sectores industriales del mundo sería rentable si pagara todos sus costes. Cero.


Eso equivale a un sistema industrial global construido sobre la prestidigitación. Como dice Paul Hawken, robamos el futuro, lo vendemos en el presente y lo llamamos PIB.


Esto nos remite a lo que decía al principio. La noción de "externalidades" es tan técnica, un término tan de economistas. Hay algunos efectos secundarios desafortunados, así que basta con mover algunas cifras de la columna A a la columna B, ¿no?


Pero el informe del PNUMA deja claro que lo que ocurre hoy es algo más que unos cuantos descuidos contables aquí y allá. La distancia entre los sistemas industriales actuales y los verdaderamente sostenibles -sistemas que no gastan el capital natural almacenado, sino que se integran en los flujos actuales de energía y materiales- no es de grado, sino de tipo. Lo que se necesita no es sólo una mejor contabilidad, sino un nuevo sistema industrial global, una nueva forma de garantizar el bienestar humano, y rápido. Eso significa una revolución.


 

Nota de Climaterra: En el informe mencionado, cuando se analiza el impacto ambiental como porcentaje de los beneficios, la agricultura y la ganadería encabezan la lista como los más dañinos, y le sigue la producción del trigo. Bastante más lejos en cuanto a impacto se encuentra la producción de cemento, carbón, fabricación de hierro y acero, la minería, los materiales plásticos, fabricación de comida procesada. En este sentido, y más allá de los supuestos que se hayan tenido en cuenta, hay dos cuestiones a resaltar; 1- lo perjudicial que resulta la agricultura industrial a base de químicos y monocultivos, completamente concentrada en unas pocas compañias y, el peligro de ciertas políticas climáticas que no cuestionan este modelo, sino que lo profundizan con la promoción de alimentos sintéticos o a base de plantas. (y aquí)

2 - no deja de llamar la atención que sean las funciones de alimentar a la población tanto más perjudiciales que otras como la manufactura, la minería y los plásticos.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page