• Homo consciens

¿Pasaremos del crecimiento al colapso?



Por Tim Garreth - 2018

Profesor Ciencias Atmosféricas - Universidad de Utah


¿Cómo se desarrollará el futuro? La alarma por el grave agotamiento de los recursos y el deterioro del medio ambiente es cada vez mayor. Los economistas y los científicos del medio ambiente trabajan para desarrollar sofisticadas herramientas políticas destinadas a evitar lo peor manteniendo el crecimiento económico.


¿Podemos realmente salir de la posibilidad de un colapso a gran escala simplemente aplicando una dosis suficientemente potente de voluntad política y económica?


Sería maravilloso pensar que sí. Sin embargo, tenemos que reconocer que hay límites físicos a lo que es posible. El mundo humano forma parte del universo natural tanto como cualquier otra cosa, y si aceptamos fácilmente que los complejos movimientos del clima marchan según las leyes físicas, puede ser poco razonable imaginar que la sociedad sea una excepción.


Por supuesto, para muchos de nosotros, tratar a las personas como sistemas físicos puede parecer un poco desagradable, de alguna manera una renuncia de la esencia de lo que significa ser humano. Si realmente queremos triunfar frente a los profundos desafíos de la sociedad, seguramente podremos hacerlo.


¿Pero cómo? Para tener una idea de los límites físicos, es útil observar cómo funcionan los sistemas físicos. Un concepto útil es el de "motor térmico" termodinámico, en el que la energía disponible impulsa movimientos cíclicos que permiten hacer "trabajo" para mover otra cosa mientras se desprende calor residual. Este proceso es tan conocido como la combustión de gasolina en un coche para impulsar sus pistones y hacer que avance.


Lo que es menos conocido es cómo esta idea básica de la física puede extenderse a los sistemas vivos. También se puede considerar que los organismos actúan como motores térmicos, aunque con un giro egoísta. Al igual que un coche, toman energía de su entorno para impulsarse. A diferencia de un coche, extraen materias primas y, si las condiciones son adecuadas, utilizan esta materia para aumentar su tamaño, lo que les permite consumir más energía en el futuro.


Así, por ejemplo, las personas utilizan la energía de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono, junto con la materia del oxígeno, el agua, las vitaminas y los minerales, para mantener sus movimientos diarios y sus procesos metabólicos. A su vez, desprenden calor y materia de desecho, incluyendo agua y dióxido de carbono. Cuando conseguimos consumir más de nuestras necesidades metabólicas diarias, tendemos a aumentar de tamaño, y normalmente acabamos teniendo más apetito.


Los grupos de organismos son capaces de llevar este ciclo de autorrefuerzo un paso más allá. Una leona gasta energía en cazar gacelas para poder alimentarse a sí misma y a su manada. Con suficiente comida extra, su fertilidad le permite reproducirse y mantener cachorros, aumentando así la población de depredadores de la manada.


La economía global no es más que una extensión natural de estas ideas, lo que podemos llamar un "superorganismo". Colectivamente, nos ponemos en marcha para conseguir cosas más grandes extrayendo energía y recursos materiales de nuestro entorno con el fin de mantener los frutos acumulados de nuestros trabajos anteriores y utilizar cualquier remanente para perpetuar el crecimiento de nuestra población y nuestras cosas colectivas.


Supongamos por un momento que se nos ofrece la oportunidad de mirar desde lejos nuestra creciente civilización. Podríamos ver, por ejemplo, el ir y venir de las personas y sus vehículos mientras se desplazan por la tierra, el mar y el aire. Mirando aún más de cerca, podríamos medir las actividades de los cerebros humanos y notar que, como parte de un todo mayor, estos cerebros utilizan alguna combinación de experiencias pasadas y nueva información para hacer estimaciones de valor económico y social, adquiridas a través de búsquedas en Google, reuniones sociales, viajes y comercio. Nos daríamos cuenta de que todas estas actividades, sean del tipo que sean, requieren un consumo continuo de alimentos y combustible.


Estas observaciones podrían permitirnos establecer una conexión entre el valor económico y la energía. El análisis cuantitativo revela que, en un año determinado, la acumulación histórica de la producción económica mundial pasada -llamémosla "valor neto" de la civilización- ha tenido una relación fija con la tasa actual de consumo energético mundial, más o menos un par de puntos porcentuales. En cada año entre 1970 y 2015, cada mil dólares estadounidenses adicionales de 2005 de valor neto que hemos añadido colectivamente a la civilización a través del PIB global ajustado a la inflación ha requerido 7,1 vatios adicionales de capacidad de producción de energía continua.


Esta "constante" matemática vincula a la sociedad con la física y ofrece una pieza crítica para resolver el rompecabezas humano: la riqueza económica es inseparable del consumo de energía; cualquier disminución de la capacidad de recuperar la energía necesaria para mantener la colmena estable de la civilización debe conducir a un colapso correspondiente del valor económico global.


Si por cualquier razón no conseguimos alimentarnos adecuadamente, podemos esperar que los movimientos cíclicos de nuestras máquinas y de nosotros mismos se detengan lentamente. Nuestro interés por las criptomonedas o el precio de subasta de un Modigliani será sustituido por necesidades más primarias. Y en el extremo lógico, con la ausencia de alimentos, nos marchitaremos y moriremos, con todas nuestras percepciones de valor económico enterradas junto con nosotros.


Muchos economistas han señalado que el PIB mundial ha aumentado comparativamente más rápido que el consumo de energía. De forma optimista, sostienen que estamos asistiendo a una "disociación" constante de la economía de sus necesidades medioambientales básicas.


Lamentablemente, esta comparación es profundamente engañosa: El PIB representa la producción acumulada de valor durante un periodo arbitrario de sólo un año; mientras tanto, la energía es necesaria para mantener las actividades de una civilización que se ha ido construyendo a lo largo de toda la historia, durante todos los años. Los sistemas tienen inercia; los grandes sistemas, especialmente: el consumo energético actual está mucho más ligado al mantenimiento de los frutos de siglos de esfuerzo colectivo que a los caprichos nacionales de un solo año anterior. No podemos borrar el pasado; siempre está con nosotros.


Dicho esto, el PIB ajustado a la inflación proporciona una medida útil del ritmo de crecimiento. El crecimiento requiere materias primas, cosas que podemos tocar y con las que podemos hacer cosas. Y todo lo que hemos construido anteriormente, incluso nuestros cerebros y cuerpos, se desmorona constantemente. Mantener el crecimiento significa extraer y transformar la madera, el cobre, el hierro y los cultivos con la suficiente rapidez como para superar esta descomposición. Sólo cuando la balanza se inclina a nuestro favor es posible que la civilización se dedique a engordar, por así decirlo.


Hasta ahora, la civilización global lo ha hecho asombrosamente bien. Últimamente, el valor neto total y el consumo de energía, el tamaño de la civilización, se ha expandido hasta un 2,3% cada año y el PIB algo más rápido. Desde el final de la última edad de hielo con la innovación de la agricultura, hemos crecido colectivamente a pasos agigantados, pasando de poblaciones globales de millones a miles de millones, y de una pobreza comparativa a una riqueza total extraordinaria. En lo que podríamos llamar La Gran Compresión, se necesitaron 10.000 años para aprender a alcanzar los 200 cuatrillones de BTU de consumo energético anual en la década de 1970; duplicamos esa tasa sólo 30 años después.


Nuestras hazañas de innovación nos han permitido lograr no sólo un crecimiento exponencial -por ejemplo, un crecimiento a una tasa fija del 1% anual- sino la increíble hazaña matemática del crecimiento superexponencial: una tasa de crecimiento que ha aumentado con el tiempo. La humanidad ha ido descubriendo y explotando recursos de combustible cada vez más nuevos y ricos -desde la madera hasta el carbón, pasando por el petróleo- y materias primas cada vez más exóticas -desde la madera hasta el cobre, pasando por el niobio-, cada una de las cuales ha contribuido a amplificar el ritmo de expansión en el bufé terrestre.


Desgraciadamente, nos hemos vuelto consumistas hasta el punto de que nuestro futuro empieza a competir con el pasado inmutable. Cuanto más crecemos, más energía y materias primas necesitamos simplemente para mantenernos, lo que nos está obligando a agotar nuestra despensa de recursos más rápido que nunca.


En las dos décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, hubo un periodo extraordinario de rápidos descubrimientos de gas y petróleo que crearon una época de crecimiento superexponencial. Más recientemente, las nuevas tecnologías de extracción y los descubrimientos de reservas de combustibles fósiles apenas han seguido el ritmo de la demanda creada anteriormente. El crecimiento del PIB se está estancando y los individuos, las profesiones y las naciones compiten cada vez más por su parte.


Inevitablemente, llegará un punto en el que colectivamente no podamos acceder a los recursos suficientes para continuar la expansión existente, cuando el sistema económico actual se vuelva insostenible. Tal vez la pregunta que deberíamos hacernos no es si la civilización está finalmente en problemas, sino si nos hundiremos gradualmente o nos estrellaremos como una ola en la playa.


Ya estamos viendo los impactos negativos del crecimiento pasado con la aceleración del cambio climático y la degradación del medio ambiente. Sus impactos serán especialmente pronunciados cuando el agotamiento de los recursos haga difícil la autorreparación. En los sistemas biológicos y físicos, cuando el crecimiento se estanca, aparece la fragilidad. Tras una crisis, incluso pequeña, los tiempos de recuperación son lentos y se tiende a un colapso a mayor escala.


Por supuesto, predecir el futuro es difícil. Pero siempre habrá límites físicos básicos sobre lo que puede y no puede suceder. Podemos afirmar con seguridad que si la civilización mantiene las tasas actuales de crecimiento económico durante los próximos 30 años, dentro de una sola generación tendremos que duplicar nuestra tasa actual de consumo de energía, extrayendo tanta energía total del medio ambiente como lo hemos hecho desde los comienzos de la revolución industrial.


¿Podemos realmente hacerlo? Podríamos esperar que sí, que sigamos encontrando la energía y las materias primas en nuestro planeta finito para lograr esta extraordinaria hazaña, pero sólo con la contrapartida de que mantener la "salud económica" ahora significa más consecuencias potencialmente catastróficas del cambio climático global más adelante. Si no se produce un cambio metabólico extraordinariamente rápido para abandonar los combustibles basados en el carbono, nos enfrentamos a un aumento de la temperatura de entre 4 °C y 9 °C en la vida de los que han nacido hoy.


Las civilizaciones más pequeñas ya han pasado por el colapso. Mirar a la historia puede proporcionar lecciones sobre las acciones necesarias para evitar lo peor de lo que está por venir.





Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram