• Alejandro T

Pellets plásticos: el peor residuo tóxico del que probablemente nunca hayas oído hablar



Fuente: The Guardian - Autora: Karen McVeigh - 29 de Noviembre de 2021.


Miles de millones de estas diminutas bolitas de plástico están flotando en el océano, causando tanto daño como los derrames de petróleo, y sin embargo todavía no están clasificados como peligrosos


Cuando el portacontenedores X-Press Pearl se incendió y se hundió en el océano Índico en mayo, Sri Lanka temió que las 350 toneladas de fuel-oil pesado del buque se derramaran en el océano, provocando un desastre medioambiental para los prístinos arrecifes de coral y la industria pesquera del país.


Clasificado por la ONU como el "peor desastre marítimo" de Sri Lanka, el mayor impacto no lo causó el fuel-oil pesado. Tampoco lo fueron las sustancias químicas peligrosas a bordo, que incluían ácido nítrico, soda cáustica y metanol. El daño más "significativo", según la ONU, fue el derrame de 87 contenedores llenos de bolitas de plástico del tamaño de una lenteja: los “pellets” o “nurdles“.



Personal de la marina de Sri Lanka limpia una playa contaminada por 'pellets' en el mayor vertido de plástico de su historia, procedente del desastre del buque portacontenedores X-Press Pearl, en Mayo último.


Desde la catástrofe, los pellets han aparecido en miles de millones a lo largo de cientos de kilómetros de la costa del país, y se espera que lleguen a las costas del océano Índico desde Indonesia y Malasia hasta Somalia. En algunos lugares tienen hasta 2 metros de profundidad. Se han encontrado en los cuerpos de los delfines muertos y en las bocas de los peces. Se han vertido al océano unas 1.680 toneladas de pellets. Es el mayor vertido de plástico de la historia, según el informe de la ONU.


Los pellets, el término coloquial para denominar las "bolitas de plástico de preproducción", son el componente poco conocido de todos nuestros productos de plástico. Las diminutas bolitas pueden estar hechas de polietileno, polipropileno, poliestireno, cloruro de polivinilo y otros plásticos. Liberadas en el medio ambiente desde las plantas de plástico o cuando se transportan por todo el mundo como materia prima a las fábricas, se hunden o flotan, dependiendo de la densidad de las bolitas y de si están en agua dulce o salada.


Las aves marinas, los peces y otros animales salvajes suelen confundirlos con comida. En el medio ambiente, se fragmentan en nanopartículas cuyos peligros son más complejos. Son la segunda fuente de microcontaminantes en el océano, en peso, después del polvo de los neumáticos. La asombrosa cifra de 230.000 toneladas de pellets acaban en los océanos cada año.

Los neumáticos son una molestia ambiental oculta - aquí
Cóctel tóxico en el océano: gránulos de neumáticos de autos - aquí

Pellets encontrados en peces en Sri Lanka


Al igual que el petróleo crudo, los pellets son contaminantes muy persistentes, y seguirán circulando por las corrientes oceánicas y llegando a la costa durante décadas. También son "esponjas tóxicas", que atraen a su superficie toxinas químicas y otros contaminantes.


"Los gránulos en sí mismos son una mezcla de sustancias químicas: son combustibles fósiles", afirma Tom Gammage, de la Agencia de Investigación Medioambiental (EIA), un grupo de campaña internacional. "Pero actúan como esponjas tóxicas. Muchas sustancias químicas tóxicas - que en el caso de Sri Lanka ya están en el agua - son hidrofóbicas (repelen el agua), por lo que se acumulan en la superficie de los microplásticos.

Rafting de plástico: las especies invasoras que se montan en la basura del océano - aquí

"Los contaminantes pueden estar un millón de veces más concentrados en la superficie de los gránulos que en el agua", afirma. "Y sabemos por estudios de laboratorio que cuando un pez se come un pellet, algunos de esos contaminantes se desprenden".




Pellets recogidos en la playa La Pineda, Alicante, España. Las bolitas de plástico actúan como "esponjas tóxicas" que atraen a otras sustancias químicas a su superficie - Fuente Verde y azul


Según un estudio, los pellets también actúan como "balsas" para bacterias nocivas como la E. coli o incluso el cólera, transportándolas desde los desagües y las escorrentías agrícolas hasta las aguas donde la gente se baña y los lechos donde habitan los mariscos. El fenómeno de las "balsas de plástico" va en aumento.


Sin embargo, a diferencia de sustancias como el queroseno, el gasóleo y la gasolina, los nitrocelulósicos no se consideran peligrosos según el código de mercancías peligrosas de la Organización Marítima Internacional (OMI) para su manipulación y almacenamiento seguros. Y ello a pesar de que la amenaza que suponen los gránulos de plástico para el medio ambiente se conoce desde hace tres décadas, como se detalla en un informe de 1993 de la Agencia de Protección Medioambiental del Gobierno de Estados Unidos sobre cómo la industria del plástico podría reducir los vertidos.


Ahora los ambientalistas están uniendo fuerzas con el gobierno de Sri Lanka en un intento de convertir el desastre del X-Press Pearl en un catalizador para el cambio.


Cuando el comité de protección del medio ambiente marino de la OMI se reunió en Londres esta semana, la petición de Sri Lanka de que los pellets se clasifiquen como mercancías peligrosas atrajo el apoyo del público, con más de 50.000 personas firmando una petición. "No hay nada que impida que lo ocurrido en Sri Lanka vuelva a suceder", afirma Gammage.


El año pasado se produjeron al menos dos vertidos de pellets. En el Mar del Norte, un contenedor roto del carguero MV Trans Carrier perdió 10 toneladas de pellets, que llegaron a las costas de Dinamarca, Suecia y Noruega. En Sudáfrica, se produjo un vertido en agosto de 2020 tras un accidente en 2018, que afectó hasta 2.000 km de costa. Solo se recuperó el 23% de las 49 toneladas que se derramaron. En 2019, 342 contenedores de pellets de plástico se derramaron en el Mar del Norte.


Cada vez hay más conciencia sobre la enorme amenaza que suponen los diminutos pellets. El año pasado, dos manifestantes ecologistas de Estados Unidos fueron acusados, en virtud de una ley del estado de Luisiana, de "aterrorizar" a un grupo de presión de la industria del plástico cuando dejaron una caja de pellets frente a su casa como parte de una campaña para impedir que la empresa taiwanesa Formosa Plastics abriera una fábrica en Luisiana.


Los pellets procedían de otra planta de Formosa en Texas, que había vertido grandes cantidades de pellets en la bahía de Lavaca, en el Golfo de México (Formosa aceptó pagar 50 millones de dólares para resolver una demanda por supuesta violación de la Ley de Aguas Limpias). Los cargos contra los activistas, que conllevan una pena de 15 años de prisión, fueron posteriormente retirados.


Los activistas afirman que estos incidentes son evitables. "El hundimiento del X-Press Pearl -y el vertido de productos químicos y bolitas de plástico en los mares de Sri Lanka- causó un daño incalculable a la vida marina y destruyó los medios de vida locales", afirma Hemantha Withanage, director del Centro para la Justicia Medioambiental de Sri Lanka. El consumo de pescado, principal fuente de proteínas para el 40% de los habitantes de Sri Lanka, se ha reducido drásticamente, afirma. "Fue un accidente enorme y, por desgracia, no hay ninguna orientación por parte de la OMI".


Clasificar los pellets como peligrosos -como ocurre con los explosivos, los líquidos inflamables y otras sustancias nocivas para el medio ambiente- haría que estuvieran sujetos a condiciones más estrictas para su transporte. "Debieran almacenarse bajo cubierta, en envases más resistentes y con un etiquetado claro", afirma Tanya Cox, especialista en plásticos marinos de la organización benéfica de conservación Flora & Fauna International. "También estarían sujetos a protocolos de respuesta a desastres que, si se aplican en caso de emergencia, pueden evitar los peores impactos ambientales".


Sin embargo, la Secretaría de la OMI ha remitido la cuestión a su comité de contaminación, prevención y respuesta, que se reunirá el año que viene. Los activistas dijeron que era decepcionante que la propuesta de Sri Lanka no se debatiera adecuadamente. Christina Dixon, de la EIA, dijo: "La actitud de los miembros del comité fue extraordinaria y demostró un desprecio insensible por la contaminación por plásticos de los barcos como amenaza para las comunidades costeras, los ecosistemas y la seguridad alimentaria. Esto es simplemente inaceptable".


Mientras tanto, la limpieza continúa en Sri Lanka. Algunas de las 470 tortugas, 46 delfines y ocho ballenas que han llegado a la costa tenían pellets en sus cuerpos, dice Withanage. Aunque no hay pruebas de que los pallets sean los responsables, dice: "He visto algunos de los delfines y tenían partículas de plástico dentro. Hay 20.000 familias que han tenido que dejar de pescar.


"Los pescadores dicen que cuando se sumergen en el agua, los gránulos se les meten hasta en las orejas. Esto ha afectado al turismo, a todo".


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram