• Alejandro T

Por efecto del cambio climático, el camuflage de la liebres de montaña falla

Actualizado: ene 16



En la foto: a la izquierda la liebre con su pelaje de verano que se mimetiza con el medio. A la derecha, la liebre con su pelaje de invierno preparado evolutivamente para mimetizarse con la nieve que no está.


Fuente: The Guardian - Patrick Barkham - 16 de diciembre de 2020.

Las liebres de montaña en Escocia se encuentran en peligro ya que sus blancos abrigos de invierno ya no las camuflan en las Tierras Altas Escocesas sin nieve. Esto las hace más vulnerables a los depredadores.


Cuando la nieve comienza a caer, las liebres de montaña se funden en el paisaje al desprender su oscuro pelaje y se transforman en un brillante - pero camuflado - blanco.


Pero las liebres de montaña en Escocia no logran adaptarse al aumento dramático de días sin nieve, con su pelaje blanco en las laderas oscuras de las montañas dejándolas muy visibles para los potenciales depredadores.


Algunas especies de alta latitud han demostrado adaptar sus tiempos de muda al rápido cambio climático.


Sin embargo, un estudio sobre las liebres de montaña en Escocia ha revelado que no cambian en absoluto sus tiempos de muda, por lo que carecen de un camuflaje apropiado en un promedio de 35 días más cada año, en comparación con 65 años atrás.


Los registros históricos de las mudas de las liebres de montaña en el decenio de 1950 se compararon con la observación de liebres en sitios escoceses comparables en 2015 y 2016 por un equipo de científicos de América del Norte y Escocia.


Dirigidos por la Dra. Marketa Zimova de la Universidad de Michigan, los investigadores también analizaron más de seis décadas de datos meteorológicos que revelaban una drástica disminución de los "días de nieve" en un período similar para el estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B.


Encontraron que había una disminución promedio de 37,14 días de cobertura de nieve anual entre 1960 y 2016 en sus sitios de estudio de las Tierras Altas. En 2016, el promedio de las nieves de principios de otoño se produjo cuatro días más tarde, mientras que las nieves de finales de primavera fueron en promedio una semana antes que en la década de 1960.


En el caso de las especies que se encuentran en entornos nevados y que cambian de coloración para evitar los depredadores, como el zorro ártico o la perdiz nival, se ha descubierto que el cambio de la duración del día es el principal impulsor de la muda.


Pero otros estudios han encontrado que los animales pueden adaptar sus mudas para seguir el ritmo del cambio climático porque si no permanecen camuflados son vulnerables a la depredación. En América del Norte, la supervivencia semanal de las liebres de raqueta de nieve disminuyó entre un 7 y un 14% cuando los animales fueron desparejados contra su fondo. El aumento de las tasas de depredación también se produjo entre las liebres de montaña mal camufladas en Noruega.


Pero a pesar de la fuerte presión evolutiva sobre los animales para que se adapten a condiciones sin nieve, los científicos no encontraron tal adaptación entre las liebres de montaña de Escocia.


En la década de 1950, las liebres adquirieron su pelaje de invierno a finales de octubre y mudaron de nuevo en la primavera, a mediados de marzo. Continuaron mudando al mismo tiempo hasta la década de 2010.


Según los científicos, el hecho de que las liebres no adapten sus mudas cuando otros animales en diferentes entornos lo hacen podría deberse a la falta de presión de los depredadores naturales en Escocia, a la falta de diversidad genética entre las poblaciones de liebres de montaña o a la rapidez de los cambios climáticos.


Scott Newey del Instituto James Hutton, coautor del estudio, dijo: "El hecho de que las liebres de montaña no se adapten a la muda es realmente bastante sorprendente. Podría ser porque la población de liebres de montaña no tiene la diversidad dentro del acervo genético para adaptarse y hacer cambios, o podría ser que el cambio en la capa de nieve es demasiado rápido.


"La tercera hipótesis es que los estudios se llevaron a cabo en áreas donde se practica el tiro al urogallo, y el tiro al urogallo se asocia con el control de depredadores, en particular zorros y cuervos, que están legalmente controlados".


Dado que la industria de la caza de urogallos ha suprimido las poblaciones de depredadores naturales, incluidos los gatos monteses y las águilas reales, durante más de un siglo, es posible que no haya una presión evolutiva urgente sobre las liebres de montaña para que adapten su coloración a las condiciones circundantes, ya que las liebres que no se ajustan a su entorno consiguen sobrevivir.


Pero el estudio advierte que si los depredadores regresan - con la reducción de la caza del urogallo, por ejemplo - las liebres de montaña podrían ser vulnerables a las disminuciones de población porque no han adaptado sus tiempos de muda para permanecer camufladas.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram