• Homo consciens

Por qué debemos dejar la carne y los lácteos para salvar el planeta

Actualizado: may 29



Fuente: The Guardian - Por Jonathan Safran Foer - Septiembre 2019

Traducido por Heve Otero

Los productos animales crean más emisiones de gases de efecto invernadero que todo el sector del transporte, pero no queremos enfrentarnos a esta verdad inconveniente: nuestros hábitos alimenticios son un problema. No podemos salvar el planeta a menos que reduzcamos sustancialmente nuestro consumo de carne, lácteos y huevos. Pero es un tema difícil para la mayoría, hacen que la gente se ponga a la defensiva. El autor propone empezar con algunos cambios, por ejemplo dejar de comerlos en el desayuno y en el almuerzo.


Nuestro planeta se enfrenta a una crisis. Pero incluso cuando sabemos que se está librando una guerra por nuestra supervivencia, no sentimos que sea nuestra guerra. Aunque muchas de las calamidades que acompañan al cambio climático - eventos climáticos extremos, inundaciones e incendios forestales, desplazamientos y escasez de recursos, principalmente - son vívidas, personales y sugieren un empeoramiento de la situación, no se sienten así en conjunto. La distancia entre la conciencia y el sentimiento puede hacer que sea muy difícil que incluso las personas reflexivas y comprometidas políticamente - personas que quieren actuar - actúen.


Los llamados negadores del cambio climático rechazan la conclusión a la que han llegado el 97% de los científicos del clima: el planeta se está calentando debido a las actividades humanas. Pero, ¿qué pasa con aquellos de nosotros que decimos que aceptamos la realidad del cambio climático causado por el ser humano? Puede que no pensemos que los científicos están mintiendo, pero ¿podemos creer realmente lo que nos dicen? Tal creencia seguramente nos despertaría al urgente imperativo ético que lleva aparejado, sacudiría nuestra conciencia colectiva y nos haría dispuestos a hacer pequeños sacrificios en el presente para evitar cataclismos en el futuro.


En 2018, a pesar de saber más de lo que nunca hemos sabido sobre el cambio climático, los humanos produjeron más gases de efecto invernadero de los que nunca hemos producido, a un ritmo tres veces mayor que el del crecimiento de la población. Hay explicaciones muy claras: el creciente uso de carbón en China y la India, una economía mundial fuerte, estaciones inusualmente severas que requieren picos de energía para la calefacción y la refrigeración. Pero la verdad es tan cruda como obvia: no nos importa. ¿Y ahora qué?


Por supuesto que hay algunos momentos en los que la crisis planetaria se siente de forma aguda. Ver Una verdad incómoda de Al Gore fue una revelación intelectual y emocional para mí. Cuando la pantalla se oscureció después de la imagen final, nuestra situación parecía perfectamente clara, al igual que mi responsabilidad de participar en la lucha. Y cuando los créditos de esa película se rodaron, en el momento de mayor entusiasmo para hacer lo que fuera necesario para trabajar contra el inminente apocalipsis que Gore acababa de delinear para nosotros, aparecieron en la pantalla acciones sugeridas. "¿Estás listo para cambiar tu forma de vida? La crisis climática puede ser resuelta. Así es como se empieza.


Entre las sugerencias estaban: dile a tus padres que no arruinen el mundo en el que vivirás; si eres padre, únete a tus hijos para salvar el mundo en el que vivirán; cambia a fuentes de energía renovables; planta árboles, muchos árboles; aumenta los estándares de ahorro de combustible; exige menos emisiones de los automóviles.


Hay una ausencia flagrante en la lista de Gore, y su invisibilidad se repite en "Una Incómoda Secuela": La Verdad al Poder, de 2017, con una minúscula excepción. Es imposible explicar esta omisión como accidental sin acusar también a Gore de una especie de ignorancia radical. En términos de la escala del error, sería equivalente a que un médico prescribiera ejercicio físico a un paciente que se está recuperando de un ataque al corazón sin decirle también que tiene que dejar de fumar, reducir su estrés y dejar de comer hamburguesas y patatas fritas dos veces al día.


Entonces, ¿por qué Gore deliberadamente elegiría dejar este tema en particular fuera? Casi con seguridad por miedo a que fuera controversial y que apagara el entusiasmo que tanto le había costado encender. También ha estado en gran parte ausente de los sitios web de las principales organizaciones de defensa del medio ambiente - aunque esto parece estar cambiando ahora. No se menciona en el célebre libro "Dire Predictions", escrito por los científicos climáticos Michael E Mann y Lee R Kump. Tras pronosticar desastres climáticos existenciales, los autores recomiendan que sustituyamos los tendederos por secadoras eléctricas y que nos desplacemos en bicicleta. Entre sus sugerencias, no hay ninguna referencia al proceso cotidiano que es, según el director de investigación del Proyecto Drawdown -una grupo de casi 200 científicos ambientales y líderes de pensamiento dedicados a identificar soluciones para abordar el cambio climático- "la contribución más importante que cada individuo puede hacer para revertir el calentamiento global”.


En los últimos dos años, he comido carne varias veces. Normalmente hamburguesas. ¿Cómo podría argumentar a favor de un cambio radical mientras comía carne para estar más cómodo?


Lo que pienso es que no podemos salvar el planeta a menos que reduzcamos significativamente nuestro consumo de productos animales. Esta no es mi opinión, ni la de nadie. Es lo dicho por la “inconveniente” ciencia. La agricultura animal produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todo el sector del transporte (todos los aviones, coches y trenes), y es la principal fuente de emisiones de metano y óxido nitroso (que son 86 y 310 veces más potentes que el CO2, respectivamente). Nuestro hábito cárnico es la principal causa de deforestación, que libera carbono cuando se queman los árboles (los bosques contienen más carbono que todas las reservas explotables de combustibles fósiles), y también disminuye la capacidad del planeta para absorber carbono. Según un informe reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, incluso si hiciéramos todo lo necesario para salvar el planeta, será imposible cumplir los objetivos del Acuerdo sobre el Clima de París si no reducimos drásticamente nuestro consumo de productos animales.


¿Por qué se evita este tema? Las conversaciones sobre la carne, los lácteos y los huevos hacen que la gente se ponga a la defensiva. Hacen que la gente se moleste. Es mucho más fácil vilipendiar a la industria de los combustibles fósiles y a sus grupos de presión, que sin duda merecen nuestro vilipendio, que examinar nuestros propios hábitos alimenticios. Nadie que no sea vegetariano está ansioso por serlo, y el fanatismo de los vegetarianos puede ser un desvío más. Pero no tenemos esperanza de enfrentar el cambio climático si no podemos hablar honestamente sobre lo que lo está causando, así como nuestro potencial para cambiar en respuesta a esto


Es difícil hablar de nuestra necesidad de comer menos productos animales tanto por tema como por el sacrificio que implica. A la mayoría de la gente le gusta el sabor de la carne, los lácteos y los huevos. La mayoría de la gente ha comido productos animales en casi todas las comidas desde que eran niños, y es difícil cambiar los hábitos de toda la vida, incluso cuando no están cargados de placer e identidad. Esos son desafíos significativos, no sólo dignos de ser reconocidos, sino necesarios de reconocer. Cambiar la forma en que comemos es simple en comparación con convertir la red eléctrica mundial, o superar la influencia de los poderosos grupos de presión para aprobar una legislación sobre el impuesto sobre el carbono, o ratificar un importante tratado internacional sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no es simple.


Ciertamente no he encontrado que sea fácil. A los 30 años, pasé tres años investigando la agricultura industrial y escribí un libro de rechazo llamado "Comer animales". Luego pasé casi dos años dando cientos de charlas, conferencias y entrevistas sobre el tema, argumentando que la carne proveniente de granjas industriales no debería ser consumida. Por lo tanto, sería mucho más fácil para mí no mencionar que en los períodos difíciles de los últimos dos años - mientras pasaba por algunas experiencias personales dolorosas, mientras viajaba por el país para promover una novela cuando me sentía en el peor momento para la autopromoción - comí carne varias veces. Normalmente hamburguesas. A menudo en los aeropuertos. Es decir, carne de precisamente el tipo de granjas contra las que me opuse con más fuerza. Y mi razón para hacerlo hace mi hipocresía aún más patética: me dieron consuelo. Me imagino que esta confesión provocó algunos comentarios irónicos y acusaciones vertiginosas de fraude. Escribí extensamente, y con pasión, sobre cómo la agricultura industrial tortura a los animales y destruye el medio ambiente. ¿Cómo podría argumentar a favor de un cambio radical, cómo podría criar a mis hijos como vegetarianos, mientras comía carne para sentirme mejor de ánimo?


Desearía haber encontrado consuelo en otra parte, pero soy quien soy. Aunque mi compromiso con el vegetarianismo, impulsado por el tema del bienestar animal, se ha profundizado gracias a una plena conciencia del costo ambiental de la carne, rara vez ha pasado un día en que no la haya anhelado. A veces me he preguntado si mi fortalecimiento del rechazo intelectual de la misma ha alimentado un mayor deseo de consumirla.

Confrontar mi hipocresía me ha recordado lo difícil que es incluso tratar de vivir mis valores. Saber que será difícil ayuda a que los esfuerzos sean posibles. Esfuerzos, no esfuerzo. No puedo imaginar un futuro en el que decida volver a ser un consumidor de carne, pero no puedo imaginar un futuro en el que no quiera comer carne. Comer conscientemente será una de las luchas que durará y definirá mi vida.


Las generaciones futuras casi seguro que mirarán hacia atrás y se preguntarán por qué en la Tierra - por qué en la Tierra - elegimos nuestro suicidio?


No nos limitamos a alimentar nuestras barrigas, y no modificamos nuestros apetitos en respuesta a los principios. Comemos para satisfacer los antojos primitivos, para forjar y expresarnos, para realizar la comunidad. Comemos con la boca y el estómago, pero también con la mente y el corazón. Todas mis diferentes identidades - padre, hijo, americano, neoyorquino, progresista, judío, escritor, ambientalista, viajero, hedonista - están presentes cuando como, y también mi historia. Cuando decidí convertirme en vegetariano, a los nueve años, mi motivación era simple: no hacer daño a los animales. Con el paso de los años, mis motivaciones cambiaron - porque la información disponible cambió, pero más importante, porque mi vida cambió. Como me imagino que es el caso de la mayoría de la gente, el envejecimiento ha hecho proliferar mis identidades. El tiempo suaviza los binarios éticos y fomenta una mayor apreciación de lo que podría llamarse el desorden de la vida.


Hay un lugar en el que se cruzan los asuntos personales y el asunto de ser uno de los siete mil millones de terrícolas. Y quizás, por primera vez en la historia, la expresión "el tiempo de uno" tiene poco sentido. El cambio climático no es un rompecabezas en la mesa de café, al que se puede volver cuando el horario lo permite y el sentimiento inspira. Es una casa en llamas. Cuanto más tiempo dejemos de cuidarla, más difícil será cuidarla, y debido a los bucles de retroalimentación positiva -el hielo blanco se derrite en agua oscura que absorbe más calor; el permafrost en descongelación libera enormes cantidades de metano- muy pronto llegaremos a un punto de inflexión de "cambio climático galopante", en el que no podremos salvarnos, por mucho esfuerzo que hagamos.


No podemos darnos el lujo de vivir en nuestro tiempo. No podemos vivir nuestras vidas como si fueran sólo nuestras. De una manera que no era cierto para nuestros antepasados, las vidas que vivimos crearán un futuro que no se puede deshacer. La palabra "crisis" deriva del griego krisis, que significa "decisión".


Las generaciones futuras casi seguro que mirarán hacia atrás y se preguntarán por qué en la Tierra, por qué en la Tierra, elegimos nuestro suicidio. Tal vez podríamos alegar que la decisión no era nuestra: por mucho que nos importara, no había nada que pudiéramos hacer. No sabíamos lo suficiente en ese momento. Siendo meros individuos, no teníamos los medios para promulgar un cambio consecuente. No dirigíamos las compañías petroleras. No hacíamos la política del gobierno. La capacidad de salvarnos a nosotros mismos, y salvarlos a ellos, no estaba en nuestras manos. Pero eso sería una mentira.


Nuestra atención se ha fijado en los combustibles fósiles, lo que nos ha dado una imagen incompleta de la crisis planetaria y nos ha llevado a sentir que estamos lanzando piedras a un Goliat lejos de nuestro alcance. Incluso si no son lo suficientemente persuasivas por sí mismas para cambiar nuestro comportamiento, los hechos pueden cambiar nuestra mente, y ahí es donde tenemos que empezar. Sabemos que tenemos que hacer algo, pero "tenemos que hacer algo" suele ser una expresión de incapacitación, o al menos de incertidumbre. Sin identificar lo que tenemos que hacer, no podemos decidir hacerlo.


El cambio climático es una crisis que siempre se abordará simultáneamente, juntos y solos. Las cuatro cosas de mayor impacto que un individuo puede hacer para enfrentar la crisis planetaria son: tener menos hijos, vivir sin coches, evitar los viajes en avión y llevar una dieta basada en plantas. La mayoría de las personas no están en el proceso de decidir si tener un bebé. Pocos conductores pueden simplemente decidir dejar de usar sus coches. Una parte considerable de los viajes en avión es inevitable. Pero todos comerán una comida relativamente pronto y podrán participar inmediatamente en la reversión del cambio climático. Además, de esas cuatro acciones de alto impacto, sólo la alimentación a base de plantas aborda inmediatamente el metano y el óxido nitroso, los gases de efecto invernadero más urgentes.


Algunos sostienen que la alimentación a base de plantas es elitista. Están mal informados, o toman a sabiendas la salida de emergencia favorita de las personas privilegiadas y bien pensadas que no quieren cambiar lo que comen. Es cierto que una dieta tradicional saludable es más cara que una no saludable - unos 550 dólares más cara en el transcurso de un año. Y todo el mundo debería, como un derecho, tener acceso a alimentos saludables a precios asequibles. Pero una dieta vegetariana saludable es, en promedio, unos 750 dólares menos costosa por año que una dieta saludable basada en la carne. En otras palabras, es alrededor de 200 dólares más barato por año comer una dieta vegetariana saludable que una dieta tradicional no saludable. Sin mencionar el dinero ahorrado por la prevención de la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardíacas y el cáncer, todas ellas asociadas al consumo de productos animales. El 9% de los estadounidenses que ganan menos de 30.000 dólares al año se identifican como vegetarianos, mientras que sólo el 4% de los que ganan más de 75.000 dólares lo son. Las personas de color son desproporcionadamente vegetarianas. No es elitista sugerir que es mejor una dieta más barata, más sana y más sostenible desde el punto de vista ambiental. Pero, ¿qué es lo que me parece elitista? Cuando alguien usa la existencia de personas sin acceso a comida sana como una excusa para no cambiar, en lugar de como una motivación para ayudar a esas personas.


Diferentes estudios sugieren diferentes cambios en la dieta en respuesta al cambio climático, pero el punto de partida es bastante claro. La evaluación más exhaustiva del impacto ambiental de la industria ganadera se publicó en Nature en octubre de 2018. Tras analizar los sistemas de producción de alimentos de todos los países del mundo, los autores llegaron a la conclusión de que, si bien las personas subnutridas que viven en la pobreza en todo el mundo podrían en realidad comer un poco más de carne y productos lácteos, el ciudadano mundial medio necesita cambiar a una dieta basada en plantas para evitar daños ambientales catastróficos e irreversibles. El ciudadano medio de los Estados Unidos y el Reino Unido debe consumir un 90% menos de carne de vacuno y un 60% menos de productos lácteos.


Para prevenir un daño ambiental catastrófico, el ciudadano medio de EE.UU. y el Reino Unido debe consumir un 90% menos de carne de vacuno y un 60% menos de lácteos



Si no se come ningún producto animal para el desayuno o el almuerzo se acercaría a lograr ese porcentaje. Puede que no sea precisamente las reducciones que se piden, pero está en el camino correcto y fácil de recordar.


Sería tanto falso como contraproducente pretender que comer sólo alimentos de origen vegetal antes de la cena no requerirá ningún ajuste. Pero apuesto a que si la mayoría de la gente piensa en sus comidas favoritas de los últimos años - las comidas que les proporcionaron el mayor placer culinario y social, que significó el más cultural o religioso - prácticamente todas ellas serían cenas.


Y tenemos que reconocer que el cambio es inevitable. Podemos elegir hacer cambios, o podemos estar sujetos a otros cambios - migración masiva de refugiados climáticos, enfermedades, conflictos armados, una calidad de vida muy disminuida - pero no hay futuro sin cambios. El lujo de elegir qué cambios preferimos tiene una fecha de caducidad.


Hacer lo que hay que hacer implica invención (como crear hamburguesas vegetarianas que no se distinguen de las hamburguesas de carne de vacuno), y legislación (como ajustar los subsidios agrícolas y responsabilizar a la ganadería de su destrucción ambiental), y defensa de abajo hacia arriba (como los estudiantes universitarios que exigen que sus cafeterías no sirvan productos animales antes de la cena), y defensa de arriba hacia abajo (como las celebridades que difunden el mensaje de que no podemos salvar el planeta sin cambiar la forma en que comemos).


El énfasis en la responsabilidad individual no tiene por qué distraer de la responsabilidad corporativa y federal. Necesitamos absolutamente un cambio estructural - necesitamos un cambio global que se aleje de los combustibles fósiles y se acerque a la energía renovable. Necesitamos hacer cumplir algo parecido a un impuesto sobre el carbono, exigir etiquetas de impacto ambiental para los productos, sustituir el plástico por soluciones sostenibles y construir ciudades transitables. Debemos poner fin a los subsidios a la industria de la agricultura industrial y hacerla responsable de la destrucción ambiental en la que incurre. Tenemos que abordar éticamente la relación de Occidente con el Sur global. Podríamos incluso necesitar una revolución política. Estos cambios requerirán cambios que los individuos por sí solos no pueden realizar. Pero dejando de lado el hecho de que las revoluciones colectivas están compuestas por individuos, dirigidas por individuos y reforzadas por miles de revoluciones individuales, no tendríamos ninguna posibilidad de alcanzar nuestro objetivo de limitar la destrucción del medio ambiente si los individuos no toman la decisión muy individual de vivir de manera diferente.


Cada vez que decimos "crisis", también estamos diciendo "decisión". La palabra "decisión" deriva del latín decidere, que significa "cortar". Toda decisión requiere la pérdida, no sólo de lo que podríamos haber hecho de otra manera, sino del mundo al que nuestra acción alternativa habría contribuido. A menudo esa pérdida se siente demasiado pequeña para ser percibida; a veces se siente demasiado grande para ser soportada. Normalmente, no pensamos en nuestras decisiones en esos términos. Vivimos en una cultura de adquisición sin precedentes históricos. Nos sentimos impulsados a definirnos por lo que tenemos posesiones, dólares, opiniones y gustos. Pero nos descubrimos a nosotros mismos por lo que liberamos.


El cambio climático es la mayor crisis a la que se ha enfrentado la humanidad, y es una crisis que siempre se abordará simultáneamente, juntos y solos. No podemos seguir comiendo los tipos de comidas que hemos conocido y también mantener el planeta que hemos conocido. Debemos dejar de lado algunos hábitos alimenticios o dejar de lado el planeta. Es así de sencillo, y así de difícil.


#dieta #carne #lacteos #co2 #cambioclimatico #crisisclimatica #veganismo #vegetarianismo

Jonathan Safran Foer escribió el libro We are the Weather, saving the planet begins at breakfast

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com