• Homo consciens

Prueban un arriesgado plan de geoingeniería planetaria en Australia



Fuente: ETCgroup - Mayo 2020

El experimento desafía la moratoria de la ONU de 193 países


CIUDAD DE MÉXICO, CIUDAD DE DAVAO, MONTREAL, 11 de mayo - En un movimiento impactante, un pequeño grupo de geoingenieros australianos han desafiado una moratoria internacional sobre el despliegue de tecnologías de geoingeniería. Para lograr esto, el proyecto rebautizó una arriesgada tecnología de geoingeniería - en este caso, nubes brillantes para reflejar la energía solar de vuelta al espacio - como un plan para salvar la Gran Barrera de Coral.


El experimento, dirigido por investigadores de la Universidad de Southern Cross en Nueva Gales del Sur, afirmaba ser un intento de reducir las temperaturas locales del océano y frenar el blanqueo de los arrecifes de coral. Aunque de pequeña escala, sus acciones sentaron un peligroso precedente para el despliegue de tecnologías de geoingeniería solar, que podrían tener efectos profundamente dañinos e impredecibles sobre el clima.


A primera vista, no parece gran cosa: unos pocos tecnólogos en un barco frente a la costa oriental de Australia, probando un ventilador que sopla niebla de agua de mar en el cielo. Sin embargo, probar la tecnología de la geoingeniería como esta es parte de un empuje global para implementar la modificación tecnológica del clima. El líder del proyecto Daniel Harrison ha estado promoviendo esquemas de geoingeniería durante casi una década. El experimento ha sido financiado por fuentes gubernamentales, y se han programado más ensayos, también con financiación pública.


"La "camarilla de geoingeniería" que está tratando de impulsar estas peligrosas tecnologías ha estado tratando de realizar pruebas al aire libre de geoingeniería solar durante años, y ahora lo hicieron - durante una pandemia", dijo Silvia Ribeiro, Directora del Grupo ETC para América Latina. "Lo que dicen sobre la ayuda a los arrecifes de coral no se ha probado en absoluto y los datos que pueden reunir con este experimento son mínimos, pero la historia que cuentan es que hay una solución técnica para el cambio climático que podría permitir a las empresas de combustibles fósiles seguir extrayendo e incluso crear nuevas oportunidades para que se beneficien".


La técnica probada en Australia se llama Iluminación de Nubes Marinas (MCB). Se basa en la idea de que la niebla de agua de mar rociada en las nubes aumentará la cantidad de luz que reflejan de vuelta al espacio. Si se despliega a escala masiva, la técnica reduciría en teoría la temperatura, pero también podría tener muchos efectos negativos a nivel local, regional y mundial.


Las técnicas de geoingeniería solar, también conocidas como Gestión de la Radiación Solar (SRM), podrían causar sequías y otras alteraciones climáticas en otras regiones del mundo si se despliegan a gran escala. Los estudios de modelización muestran que, por ejemplo, si la MCB se desplegara en California, donde se está llevando a cabo otro proyecto de prueba, podría causar sequías en el Amazonas. Esta es, entre otras razones, la razón por la que 193 países que son parte del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) acordaron, en 2010, una moratoria en la geoingeniería


"Este experimento al aire libre contraviene la moratoria de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad en materia de geoingeniería", dijo el Co-Director Ejecutivo del Grupo ETC, Neth Daño. "Australia, como parte del CDB, tiene la obligación de adherirse y asegurar la aplicación en su territorio. Es imprudente que cualquier gobierno ignore los riesgos potenciales de la gestión de la radiación solar e ignore las deliberaciones en curso en las Naciones Unidas sobre la necesidad de una gobernanza multilateral antes de llevar a cabo experimentos en el mundo real".


La geoingeniería no se menciona en el comunicado de prensa oficial de la Universidad de Southern Cross, y la mayor parte de la cobertura tampoco menciona la geoingeniería o el intento de enfriar el planeta. Sin embargo, el líder del equipo Daniel Harrison describe sus temas de investigación como "ecoingeniería y geoingeniería". Durante la mayor parte de una década, Harrison ha investigado varias técnicas de geoingeniería. En 2012, Oil and Gas Daily citó el artículo de Harrison sobre una estimación de cuánto carbono podría secuestrarse utilizando la fertilización con hierro del océano (una técnica totalmente distinta del aclarado de nubes, que tiene por objeto alterar el medio ambiente marino).


En su libro After Geoengineering, la defensora de la geoingeniería Holly Jean Buck señala que "la asociación con la geoingeniería dificultó la construcción y el ensayo" de equipos para la investigación de la nubes marinas. Buck cita a un líder del Proyecto de Iluminación de Nubes Marinas con sede en California diciendo que los financiadores del proyecto.


Australia no parece tener la misma sensibilidad para financiar las investigaciones de geoingeniería. Según el Instituto de Ciencias Marinas de Sydney, las pruebas fueron financiadas por los gobiernos de Queensland y de Australia como parte del "Desafío de impulsar la abundancia de corales", y está previsto que las futuras pruebas de MCB se financien a través de la misma iniciativa.


"En Australia, los geoingenieros han encontrado una manera de conseguir financiación y aprobación para sus proyectos", dijo Neth Daño - "afirmando que podrían salvar la Gran Barrera de Coral, y ocultando el objetivo final de las tecnologías que están desarrollando".


Acerca del aclarado de nubes marinas y la geoingeniería

El calentamiento de los mares es sólo una de las varias causas del blanqueo de los corales. La acidificación de los océanos, la mala calidad del agua debido a la escorrentía de sedimentos, la contaminación procedente de la agricultura, la acuicultura, el desarrollo costero y la industria son factores de la destrucción de los corales que este experimento no tiene en cuenta. La geoingeniería solar no hace nada para abordar el gran problema de la acidificación del océano, que se debe a que los océanos absorben el exceso de CO2 de la atmósfera.


"Al proporcionar una coartada técnica a la industria de los combustibles fósiles para continuar con las emisiones de CO2, la geoingeniería exacerbaría, si acaso, la acidificación, y por lo tanto la destrucción de los arrecifes de coral a nivel mundial", dijo Ribeiro. "Para abordar realmente el problema, necesitamos reducciones drásticas de las emisiones de CO2, no soluciones técnicas que distraigan".


El Iluminado de Nubes Marinas es una de varias propuestas de geoingeniería solar. Los esquemas de geoingeniería solar buscan reflejar la luz solar de vuelta al espacio para contrarrestar los efectos de atrapar el calor de los altos niveles de CO2 en la atmósfera. La ingeniería solar está asociada con una profunda incertidumbre y riesgo, incluyendo una mayor alteración del clima global, efectos de retroalimentación desconocidos, e inundaciones y sequías en el sur global. A los críticos les preocupa que pueda ser utilizada como arma por países poderosos y ser usada para promover agendas geopolíticas.


Las empresas de combustibles fósiles han financiado durante décadas la investigación de la geoingeniería solar. Más recientemente, el Fondo para la Investigación Innovadora del Clima y la Energía (FICER), respaldado por Bill Gates, ha estado financiando investigaciones de geoingeniería solar, incluyendo el Proyecto de Iluminación de Nubes Marinas con sede en California. Esa iniciativa puede tener vínculos con el grupo australiano, pero aún no ha realizado pruebas al aire libre por sí misma.


Moratoria internacional y oposición

La geoingeniería se ha enfrentado durante mucho tiempo a una fuerte oposición basada en el hecho de que no aborda las causas fundamentales de la crisis climática y, de hecho, proporciona una excusa para que los gobiernos con altas emisiones eviten enfrentarse a la poderosa y destructiva industria de los combustibles fósiles y sus crecientes emisiones de CO2.


Una moratoria internacional de las Naciones Unidas establece que "no se deben llevar a cabo actividades de geoingeniería" hasta que se pueda establecer "un control global, transparente y efectivo y mecanismos de regulación para la geoingeniería, de acuerdo con el enfoque de precaución". La decisión, aprobada por el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) en 2010, permite excepciones para "experimentos en pequeña escala", con varias condiciones, entre ellas que se lleven a cabo en "entornos controlados", lo que no fue el caso de Australia.


195 organizaciones internacionales y nacionales de la sociedad civil y de movimientos de 45 países de todo el mundo han firmado el manifiesto "Manos fuera de la Madre Tierra" (HOME), en el que se exige específicamente que se ponga fin a los experimentos unilaterales como el asunto del aclaramiento de las nubes en Australia.


#geoingenieria #australia #corales #blanqueamiento #billgates #onu

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com