• Homo consciens

Revivir las brasas de la vida



Por Baptiste Morizot - 22/07/2019

El filósofo francés explora un ejemplo de palanca de acción ecológica, una alternativa para reavivar las brasas de la vida.


El lunes 6 de mayo de 2019, el IPBES publicó su informe sobre el estado de la biodiversidad. "La naturaleza y sus contribuciones a la vida de las personas se están degradando en todo el mundo". La habitabilidad de nuestro mundo está en crisis. Pero prevalece una sensación de impotencia: ¿cómo podemos crear una correa de transmisión entre nuestras manos y el mundo? Necesitamos ideas con las manos, y buenas ideas para las manos disponibles.


Así que todo el punto se resume a tratar de inventar palancas. La palanca es el primer mecanismo que se ha inventado. Su función es hacer dos cosas que a priori no son conmensurables: una mano en un lado y una enorme roca en el otro. La palanca es el único dispositivo que puede conectar por un lado a un ser humano (tú, yo, irrisorios), por otro la gran aventura de lo vivo en la Tierra.


Aquí quiero explorar un ejemplo de una palanca de acción ecológica a gran escala. Responde precisamente al drama de la desaparición de especies y la fragilidad de los ecosistemas, inducida por la fragmentación de los ambientes, la sobreexplotación y la caza excesiva. Responde en la medida en que puede, por el momento microscópica, pero ya efectiva a su propia escala, y que sólo espera a que crezcamos. Es la idea concreta de la protección radical de las zonas de libre desarrollo mediante el instrumento jurídico y económico de la adquisición de tierras.


Esta es la iniciativa "Vercors Vie Sauvage", liderada por ASPAS: el proyecto de compra de un bosque de 500 hectáreas en las Gargantas de Lyonne. ¿Para hacer qué con él? Dejarlo en paz. Devolverlo a las hayas, abetos, ciervos, ardillas, águilas, pollos, líquenes... Dejarlo evolucionar libremente, es decir, dejar que el medio ambiente se desarrolle según sus leyes íntimas, sin tocarlo. Dejemos que la evolución y las dinámicas ecológicas hagan su terco y sereno trabajo de resistencia, vivificación, creación de formas de vida. Un bosque que evoluciona libremente hace lo que hace la vida: lucha espontáneamente contra el calentamiento global limitando el efecto invernadero. Almacena carbono, tanto más cuanto más viejos y venerables son sus árboles. Trabaja para purificar el agua y el aire, para formar el suelo, para reducir la erosión, para desarrollar una rica biodiversidad, resistente, capaz de soportar los golpes del mal tiempo que viene.


La idea es diabólicamente simple. Su fuerza radica en su original forma de vincular tres conceptos: la libre evolución (como estilo de gestión ambiental), la adquisición de tierras por una asociación sin fines de lucro de interés general (como medio de perpetuar la protección) y la financiación participativa (como forma de movilizar a los ciudadanos para que contribuyan juntos a la propiedad).



Una política de lo vivo a la escala de los siglos

Pero, ¿por qué bosques en libre evolución? Como individuos humanos, nuestra longevidad es irrisoria comparada con la de un árbol, de un bosque antiguo. Sin embargo, la gran vida de los ecosistemas, de los pulmones verdes de los bosques, de los ciclos del carbono, es la condición de la pequeña vida de los individuos. El desafío de una palanca de acción ecológica es proteger la Gran Vida. Pero para proteger algo, estamos condenados a ver el mundo desde el punto de vista de lo que queremos proteger. Proteger realmente algo es proteger su punto de vista.


La especificidad de esta Gran Vida es que vive a la escala de los siglos. Es necesario proteger en la medida de los siglos. Esta es la loca ambición de estos centros de libre evolución adquirida a través del control de la tierra: hacer surgir los antiguos bosques del mañana.


Mientras que nuestras bombillas están diseñadas para durar seis meses, mientras que nuestras políticas están diseñadas para durar unos pocos años, ¿por qué no imaginar una política para los seres vivos que pensara a la escala de los siglos?


¿Pero cómo podemos proteger en estas escalas de tiempo? ¿Qué hace que nuestras instituciones sean tan duraderas? Lo curioso de este caso es que la forma más fiable de eternidad conocida en el Occidente liberal es la propiedad privada...


Es a ella a las que estas iniciativas quieren asirse y dirigir legalmente: si ella permite la explotación, ¿por qué no permitiría la protección? Añádase a esto una campaña de recaudación de fondos de los ciudadanos a través de una plataforma participativa en línea (HelloAsso, enlace aquí: www.aspas-nature.org/vercors), donde cada uno puede contribuir a su medida a la adquisición colectiva, y se tiene el proyecto "Vercors Vie Sauvage": adquisición asociativa de tierras de un hogar de vida silvestre destinado a la libre evolución.


El concepto es paradójico: transferir a varios, en una movilización ciudadana por donación, el derecho exclusivo de la propiedad privada, no para el disfrute personal, sino para una restitución radical a otras formas de vida.


Pero cuidado: se trata de desactivar los riesgos que conlleva la propiedad. No se trata de apropiarse de las tierras agrícolas. Tampoco se trata de "privatizar" estos bosques. Al contrario: la tierra de la futura reserva de Vercors Vie sauvage era apenas ayer una zona de caza privada, cerrada a todos por cercas eléctricas intransitables. Una vez comprado por el ASPAS, todas las vallas serán retiradas, y todos tendrán derecho a entrar libremente, para sumergirse en una vida rica. Toda una antigua finca de caza, una vez dedicada al placer de la muerte, es liberada aquí para servir a las alegrías de la vida, las vidas de los demás y las nuestras a cambio.


Así que no se trata de poner "la naturaleza bajo una campana", la función es la contraria: se trata de crear una fuente de vida silvestre protegida para que pueda fluir con vida vigorosa a su alrededor, en los territorios explotados. Porque de ella puede salir toda la vida no humana: el polen de los árboles, las semillas en los cultivos de las aves, los ciervos, las abejas salvajes que aseguran la polinización de la horticultura, las aves del campo que se están extinguiendo en otros lugares. Todas estas criaturas vivientes pueden prosperar aquí, para ir y repoblar el mundo dañado, restaurando una biodiversidad más completa, más resistente y más rica. Por lo tanto, es un beneficio compartido, ofrecido e inexpugnable que produce la reserva. Un bien común, común a los seres humanos y otros seres vivos, especialmente en este período de grave crisis de la biodiversidad.


Por lo tanto, no se trata de una iniciativa de la naturaleza en detrimento de los humanos, ni tampoco de una acción en beneficio de la naturaleza en la medida en que sea útil para los humanos: es una forma de actuar en beneficio de la inseparable comunidad de los vivos, de la que los humanos son miembros.


Algunos pueden decir: "Otro lugar donde los ecologistas van a prohibir todo! ». La respuesta objetiva a esta acusación es que aquí, en este pequeño hogar de libre evolución, tienes derecho a hacer cualquier cosa, excepto explotar, matar y dañar la integridad del lugar. Si lees esto y sigues pensando que no tienes derecho a hacer nada, probablemente revela más sobre ti que sobre el proyecto de reservas.


La nueva guerra del fuego

¿Pero es este tipo de acción realmente creíble en vista de la intensidad de la crisis actual en el mundo viviente, si no son más que parcelas? ¿Es este tipo de acción un buen ejemplo de influencia para las acciones ecológicas a gran escala? Si el mundo viviente fuera sobre todo una catedral en llamas, como oímos en la época del incendio de Notre-Dame, la guerra ya estaría perdida. Pero esta metáfora es filosóficamente errónea: no hace justicia a la verdadera naturaleza de los seres vivos. Los vivos no son una catedral en ruinas, es un fuego que se apaga. Lo vivo es el fuego mismo. Un fuego germinativo. La biosfera bien puede ser reducida, empobrecida, debilitada, sólo se necesitan unas pocas brasas y un levantamiento de las limitaciones para que los seres vivos abunden, se extiendan, se multipliquen en todas las direcciones. Sobre todo, los seres vivos son prodigiosos si se les dan las condiciones para expresarse. Pero para esto, debemos acariciar las últimas brasas. El problema ahora es: sobre todo, ¿cómo defender estas brasas de los vivos? En todas partes a nuestro alrededor, en nuestros jardines, en nuestras ciudades, en los bosques, montañas y campos. Defenderlos contra todos los usos insoportables del mundo viviente.


Esta es nuestra nueva "guerra de fuego". Como en la vieja historia, no habrá salvación de la tribu sin un compromiso colectivo con las brasas de la vida.


Esto es lo que inicia un proyecto de reserva como Vercors Vie Sauvage. Protegemos y revivimos las brasas de la vida. Es un radiante hogar de vida. Un "hogar", precisamente, porque ahí es donde todo puede empezar de nuevo. Para mantener las posibilidades abiertas, para que este mundo arruinado pueda volver a arder con vida. Los humanos no sólo somos poderes de muerte. Somos lo viviente que se defiende.


#nuevoparadigma #vida #crisisecologica #alternativas #seresvivos #soluciones

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com