• Alejandro T

Se desperdician casi 1000 millones de toneladas de alimentos al año, según un informe de la ONU

Actualizado: sep 8




Fuente: The Guardian - Autor: Damian Carrington - Marzo 4 de 2012.


La comida que se tira en los hogares es de 74 kg por persona al año, y el problema afecta tanto a los países ricos como a los pobres


La gente desperdicia casi mil millones de toneladas de alimentos al año, según ha revelado un informe de la ONU. Se trata de la evaluación más exhaustiva realizada hasta la fecha y en ella se constata que el desperdicio duplica la mejor estimación anterior.


Según la ONU, sólo en los hogares se desechan 74 kg de alimentos por persona al año, por término medio, en todo el mundo. En el Reino Unido, que cuenta con algunos de los mejores datos, los residuos comestibles representan unas ocho comidas por hogar cada semana.


El informe de la ONU también incluye datos sobre el desperdicio de alimentos en restaurantes y tiendas, con un 17% de todos los alimentos tirados. Una parte de los alimentos se pierde también en las granjas y en las cadenas de suministro, lo que significa que, en total, un tercio de los alimentos nunca se consume.


El despilfarro perjudica los esfuerzos por ayudar a los miles de millones de personas que pasan hambre o no pueden permitirse una dieta sana, pero también perjudica al medio ambiente. El despilfarro y la pérdida de alimentos causan alrededor del 10% de las emisiones que provocan la emergencia climática, y la agricultura intensiva es una de las principales causas de la crisis de la biodiversidad y la contaminación mundial.


Si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercero con más emisiones, sólo por detrás de Estados Unidos y China. Sin embargo, los investigadores afirman que reducir el desperdicio de alimentos es una de las formas más sencillas de reducir el impacto medioambiental. "Sin embargo, este potencial ha sido lamentablemente desaprovechado", señala el informe.


El despilfarro de alimentos se consideraba un problema que afectaba sobre todo a los países ricos. Pero el informe de la ONU descubrió que los niveles de desperdicio eran sorprendentemente similares en todas las naciones, aunque los datos son escasos en los países más pobres.


Los investigadores afirman que nadie compra alimentos con la intención de tirarlos y que las pequeñas cantidades que se desechan cada día pueden parecer insignificantes. Por ello, es fundamental concienciar a los ciudadanos sobre los residuos, por ejemplo, mediante la recogida selectiva de alimentos por parte de las autoridades locales.


Los expertos señalaron que es necesario que los gobiernos y las empresas actúen, pero también es importante la acción individual, como medir las porciones de arroz y pasta, revisar el frigorífico antes de hacer la compra y aumentar las habilidades culinarias para utilizar lo que hay disponible. El mayor tiempo disponible para planificar y cocinar en los hogares durante los cierres por coronavirus en el Reino Unido parece haber reducido el desperdicio en un 20%.


"Reducir el desperdicio de alimentos reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, frenaría la destrucción de la naturaleza por la cambios en los usos de la tierra y la contaminación, aumentaría la disponibilidad de alimentos y, por tanto, reduciría el hambre y ahorraría dinero en un momento de recesión mundial", dijo Inger Andersen, directora del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), que publicó el informe. "Las empresas, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo tienen que poner de su parte".


Marcus Gover, director de Wrap, una ONG que ayudó a redactar el informe, dijo: "Estamos tan acostumbrados a desperdiciar alimentos que hemos olvidado su valor, y el coste que tiene para el mundo natural alimentar a nuestra creciente población mundial. Nos guste o no, en nuestros hogares somos la parte más importante del problema".


El informe se elaboró para apoyar los esfuerzos mundiales por cumplir el objetivo de desarrollo sostenible de la ONU de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos para 2030. Descubrió que el 11% de toda la comida vendida a los consumidores se desperdició en los hogares en 2019, mientras que los restaurantes desecharon el 5% y las tiendas de alimentos el 2%.


Se disponía de buenos datos sobre el desperdicio doméstico en países que representan el 75% de la población mundial. El desperdicio de alimentos incluye partes comestibles y no comestibles, como cáscaras y huesos. La mezcla es de aproximadamente 50:50 en algunos países de ingresos altos, pero se desconoce en otros.


"Sin embargo, aunque una parte de esos residuos no pueda ser consumida por el ser humano, hay formas preferibles desde el punto de vista medioambiental de gestionarlos, [por ejemplo] desviándolos a la alimentación animal o al compostaje", explica Clementine O'Connor, del Pnuma. "Lo que queremos transmitir es que tenemos que sacar los residuos alimentarios de los vertederos".


"El Reino Unido realmente ha tomado un papel de liderazgo en la reducción de los residuos de alimentos y es uno de los pocos países que ha logrado una gran reducción", agregó. Entre 2007 y 2018, el desperdicio de alimentos comestibles en los hogares se redujo en casi un tercio, según Wrap, aunque el desperdicio de alimentos en general todavía era del 19% en noviembre de 2020.


Carina Millstone, del grupo de campañas alimentarias Feedback, dijo que el informe de la ONU era seminal y mostraba que la acción contra el desperdicio de alimentos debe ser una alta prioridad para los gobiernos antes de la cumbre climática de Cop26 en noviembre: "Como anfitriones, el Reino Unido debe liderar el camino: puede hacerlo midiendo y abordando el desperdicio de alimentos en las granjas, e introduciendo mediciones obligatorias de desperdicio de alimentos y objetivos de reducción para las empresas."


Wrap inició el lunes una semana de acción contra el desperdicio de alimentos en el Reino Unido para concienciar sobre el problema e impulsar el cambio. Nadiya Hussain, cocinera y presentadora de televisión, es partidaria de esta iniciativa. Ella dijo: "Desde evitar comprar o preparar demasiado hasta almacenar los alimentos correctamente, en las actividades de la semana se trata de ayudar a la gente a aprovechar al máximo sus alimentos y contribuir a proteger nuestro planeta".


Martina Otto, de la Unep, dijo: "Si no se actúa sobre el despilfarro de alimentos, es una triple pérdida. No es sólo la comida que tiramos, sino también todos los recursos naturales y financieros que se utilizaron para producirla. Así que hagamos que sea una triple ganancia".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram