top of page
  • Homo consciens

Sobre la fusión secreta y en curso de Sillicon Valley y las agencias de inteligencia de EEUU



Por CAITLIN JOHNSTONE - 2 de enero de 2022

Título original: Los gobiernos occidentales siguen atribuyéndose la autoridad para regular la expresión en línea


Dependiendo de la cámara de resonancia política desde la que se mire, la publicación de información sobre el funcionamiento interno del Twitter antes de la compra por Elon Musk, conocida como "los archivos de Twitter", puede parecer la noticia bomba del siglo, o puede parecer una completa tontería cuya importancia está siendo exagerada por la extrema derecha.


Desde mi punto de vista, los archivos de Twitter parecen revelaciones de interés periodístico que añaden nuevos detalles a la información que ya se había estado difundiendo sobre la forma en que las agencias gubernamentales se han estado inmiscuyendo en los procesos de regulación de la expresión en línea de Silicon Valley. Los expertos de derechas, por supuesto, han exagerado la importancia de las revelaciones y les han dado todo tipo de vueltas de forma poco sincera, y el propio Musk tiene claramente una agenda partidista al revelar la información de la forma en que lo ha hecho, pero en realidad no es difícil separar eso del valor de la información revelada.


Muchos liberalesye personas de izquierda han tenido dificultades para entender esta distinción (en mi opinión simple y obvia), pero ahora estamos viendo artículos en publicaciones como The Guardian y Jacobin explicando a sus respectivas audiencias que en realidad debería preocupar a cualquiera que se oponga a los gobiernos autoritarios ver cómo agencias secretas se encargan de controlar la forma en que las personas hablan entre sí en Internet.


"No nos equivoquemos: aunque algunas críticas al proyecto procedentes de la izquierda de centro tienen ciertamente mérito, eso no significa que las revelaciones no sean importantes, o que la exactitud de la información contenida en los archivos se vea de alguna manera socavada por el sesgo político de algunos de los que informan sobre ello", escribe Branko Marcetic, de Jacobin. "Los Archivos de Twitter nos dan una mirada sin precedentes detrás de la cortina en el funcionamiento del opaco régimen de censura de Twitter, y exponen con mayor detalle la fusión secreta y en curso de las empresas de redes sociales y el Estado de seguridad nacional de EE.UU.".



Los archivos de Twitter muestran una cantidad escandalosa e inaceptable de solapamiento entre la dirección de Twitter y muchas agencias gubernamentales estadounidenses -incluida la CIA- no sólo en la censura y la prohibición en la sombra (shadowbanning) de discursos no autorizados (Nota de Climaterra: y no convenientes para el poder), sino también en la inclusión en listas blancas y la amplificación de operaciones psicológicas del ejército estadounidense. Las justificaciones para ello han ido desde la lucha contra la "desinformación del Covid" a la lucha contra la "influencia extranjera" (esto último es extraño porque esos esfuerzos parecen haberse centrado principalmente en el discurso interno de Estados Unidos), pero lo que aparentemente no se ha cuestionado en ningún momento es si estas instituciones gubernamentales tienen algún derecho a intervenir en la regulación del discurso público.


Esta extraña suposición de que los gobiernos tienen que intervenir en l0 que se puede decir y no en las redes sociales se ha ido normalizando rápidamente en todo el mundo occidental. Aquí en Australia tenemos a funcionarios del gobierno balbuceando de repente sobre la necesidad de restringir la difusión de "teorías conspirativas" tras un tiroteo en el que murieron dos agentes de policía. La UE tiene su controvertida Ley de Servicios Digitales, de la que Elon Musk es, curiosamente, un entusiasta partidario a pesar de haber sido advertido públicamente de que Twitter podría ser prohibido en toda la Unión Europea si no restringe suficientemente la expresión en la plataforma.



(Musk ha continuado con las prácticas de calificar a figuras mediáticas como "medios afiliados a gobiernos" si sus discursos se asocian con gobiernos perseguidos por el imperio estadounidense (Rusia, Irán, Siria), prohibiendo a personas por cuestionar las narrativas oficiales sobre la guerra en Ucrania, y restringiendo la visibilidad de medios de comunicación estatales de los gobiernos perseguidos por el imperio mientras deja que los propagandistas occidentales campen a sus anchas. Así que, mientras algunos se lanzan a adorar como héroes al multimillonario contratista del Pentágono, yo personalmente no espero que se le corone pronto como un guerrero de la libertad de expresión).


Y lo que es importante recordar sobre los archivos de Twitter es que Twitter ha sido históricamente la plataforma que menos se ha plegado a las exigencias gubernamentales de regulación de la libertad de expresión. Todo lo que estamos aprendiendo sobre lo que ha estado ocurriendo en Twitter seguramente ha estado ocurriendo en mucha mayor medida con Google/YouTube y Meta/Facebook/Instagram.


https://twitter.com/mtaibbi/status/1606701397109796866

¿Recuerda haber votado a favor de que el gobierno se inmiscuyera en la regulación de lo que se puede decir o no en las redes sociales? No recuerdo ninguna votación de ese tipo. No recuerdo que ningún político hiciera campaña para ello ni que se pidiera permiso a ninguna parte del público. Parece como si se hubieran atribuido esa autoridad a sí mismos sin el permiso del electorado, únicamente para su propio beneficio. Es casi como si la democracia fuera una ilusión y nuestros gobernantes hicieran lo que quisieran con nosotros, incluso restringir las formas en que podemos comunicarnos entre nosotros, de forma tal que les beneficie a ellos y a sus agendas.


La libertad de expresión en línea no tiene nada que ver con el gobierno. Nada en absoluto. Los gobiernos no tienen derecho a regularla como no tienen derecho a regular lo que los adultos consienten hacer en el dormitorio, y hasta hace muy poco esto se entendía universalmente como uno de los principios fundamentales de la democracia liberal. Pero en los últimos años se las han arreglado para entrelazarse con las plataformas en línea que utilizamos para comunicarnos en todo el mundo.


Y a medida que toda esta información sale a la luz, vemos a los gestores de la narrativa imperial trabajando para manipular el debate y convertirlo en una discusión sobre qué tipo de intervenciones gubernamentales en la expresión pública son aceptables y hasta dónde deberían llegar, en lugar de si el gobierno debería regularlo. Uno de los principales trabajos de un propagandista del imperio es hacer que la gente discuta sobre cómo se deben poner en marcha las feas agendas imperiales, en lugar de si deben hacerlo.


Esto es una locura. Deja que los poderosos se impliquen en la regulación de la expresión pública y la regularán siempre a su favor. Esto debería ser obvio para todos.


La respuesta a todo esto no debería ser atenuada. La respuesta no debe ser enfangarse en disputas partidistas y distracciones de la guerra cultural. La respuesta no debe ser discutir si tal o cual actividad fue técnicamente legal o una violación de la Primera Enmienda o no. La respuesta debe ser inequívoca: "No. Esta no es tu área. Fuera. Ahora mismo".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page