©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Vientos de cambio: vuelve el comercio internacional a vela



TRANSPORTE JUSTO: Los empresarios que están eliminando los combustibles fósiles de los océanos.


Fuente: The Guardian por Nicola Cutcher - Oct 2019


Se despliegan a través de los mares como un gigantesco ballet de decenas de miles de embarcaciones que transportan las mercaderías que se ha convertido en indispensables para nuestro estilo de vida: coches, electrodomésticos y gas y granos, madera y tecnología.


Pero el transporte marítimo -una vasta industria que mueve billones de dólares de bienes cada año- se enfrenta a un problema ambiental. Los barcos usan el petróleo más contaminante, conocido como búnker; un producto de desecho del proceso de refinería, el crudo del crudo. Es tan espeso que se puede caminar sobre el a temperatura ambiente.


Como resultado, el transporte marítimo es un importante contaminador, responsable de alrededor del 2,5% de las emisiones mundiales de carbono. No es de extrañar que los innovadores empiecen a preguntarse si hay otra manera.


"Alrededor del 90% de todo lo que consumimos [en Gran Bretaña] pasa algún tiempo en el mar, por lo que necesitamos urgentemente hacer que el transporte de mercancías sea más sostenible", dice Will Templeman, un científico medioambiental convertido en empresario.


El momento eureka de Templeman llegó durante una visita al supermercado cuando estaba debatiéndose por los kilómetros recorridos por la comida de su carrito. Se preguntó si será posible transportar cosas como el café y el chocolate con cero emisiones. Entonces recordó que así era como viajaban las mercancías. En barco de vela.


Una rápida búsqueda reveló que una empresa holandesa estaba haciendo exactamente eso.


Los propietarios de Fairtransport inspirados en volver al transporte a vela al presenciar el smog causado por los barcos comerciales, restauraron dos barcos: un dragaminas de 70 años de antigüedad rebautizado como "Tres Hombres" y un ketch de madera llamado "Nordlys" que data de 1873.


Templeman se propuso para tripulación de los "Tres Hombres", navegando de las Azores a los Países Bajos. Soñaba con botar su propio barco, pero se dio cuenta de que el primer paso era aprovechar al máximo los veleros que ya estaban en servicio.



Se estableció como corredor y junto con su socio comercial, Will Adeney, se dedicó a la búsqueda de productos para vender. Encontraron aceite de oliva en Portugal y se las arreglaron para que lo enviaran a Devon a bordo de los Nordlys. Más tarde se abastecieron de granos de café en Colombia y los enviaron a Europa en los Tres Hombres. Su negocio, Shipped by Sail, nació.


Se unió a una creciente red de corredores y marineros apasionados por el transporte de mercancías por energía eólica. El siguiente paso: aumentar la demanda de este tipo de transporte.


"Los consumidores ya entienden de productos orgánicos y de comercio justo, y el siguiente paso es el transporte justo", dice Cornelius Bockermann, quien fundó Timbercoast, una empresa alemana de transporte a vela que ha restaurado una goleta de 1920 y que ahora está reacondicionando una segunda.


El transporte limpio es el eslabón perdido, ya que muchas de las llamadas mercancías sostenibles o éticas se transportan actualmente en buques que contaminan el aire y el mar. El ejemplo perfecto de esto es la carne a base de plantas, enviada a todo el mundo desde California.


La pareja británica Marcus y Freya Pomeroy-Rowden construyeron su barco, el Grayhound, como réplica de un lugger del siglo XVIII, y transportan carga entre el Reino Unido y Francia, llevando la cerveza West Country a Bretaña y el vino francés a Cornualles. Proveen a pequeñas empresas a lo largo del camino, por ejemplo, proveyendo vinos a Dibble & Grub en la isla de Sicilia. La pareja disfruta del estilo de vida de pasar meses en el mar, ganándose la vida, al mismo tiempo que marcan la diferencia.


Marcus dice que están devolviendo el comercio a la escala humana. "Estamos tomando productos de calidad y transportándolos directamente a un distribuidor. Podemos entender y explicar toda la cadena de nuestros productos, desde la fabricación hasta la mesa".


En Francia, TransOceanic Wind Transport ha desarrollado un sistema de etiquetado con un número de viaje, que permite al cliente ver cómo llegaron los productos.


La corredora Alex Geldenhuys lanzó New Dawn Traders en el Reino Unido hace unos seis años y todavía está desarrollando su modelo de "cooperativa de viajes", que reúne a agricultores, barcos y compradores.


Geldenhuys se ha inspirado en las comunidades locales de alimentos y en los esquemas de cajas de verduras y quiere extender ese movimiento al extranjero, construyendo relaciones con agricultores lejanos para llevar productos éticamente producidos y de alta calidad al Reino Unido con una huella de carbono cercana a cero. Está buscando "aliados portuarios" para promover la idea en las comunidades costeras, animando a los clientes a hacer pedidos por adelantado de productos de los barcos y convirtiendo los eventos de recogida en los muelles en celebraciones de todo el proceso.


Hace unas semanas, una goleta francesa, De Gallant, llegó a Bristol cargada de productos procedentes de Portugal; era la primera vez en muchos años que un gran barco llegaba transportando carga a la ciudad. Fue un momento emotivo para Geldenhuys y el clímax de años de trabajo: "Fue hermoso ver cómo navegaba bajo el puente colgante", dice. Los lugareños celebraban alrededor del barco, degustando aceite de oliva, almendras y vinos.


Geldenhuys reconoce que actualmente sólo puede abastecer a sus clientes dos veces al año. "Los restaurantes y otros negocios necesitan un suministro regular para ser confiables. Así que estamos almacenando mercancías." señala Templeman. El aceite de oliva en De Gallant fue transportado en una furgoneta eléctrica a un restaurante en Bristol.


El mayor desafío para la carga a vela es la escala. En la actualidad sólo hay unos pocos buques pequeños en funcionamiento. La mayoría de las empresas consideran que ha llegado el momento de la expansión y tienen planes para construir buques más grandes. Uno de los fundadores de Fairtransport, Jorne Langelaan, ha creado una nueva empresa llamada EcoClipper para facilitar el transporte marítimo libre de emisiones en todo el mundo. Está planeando más veleros que hagan más rutas con más frecuencia.



En Costa Rica, la canadiense Danielle Doggett está construyendo un velero llamado Ceiba, que parece destinado a convertirse en el más grande del mundo. El proyecto utiliza árboles tropicales que han caído en las tormentas y se plantan más árboles a medida que avanza la construcción.


Ceiba podrá transportar 250 toneladas de carga (Tres Hombres y De Gallant llevan 35 toneladas), lo que equivale a unos 10 contenedores. Sin embargo, sigue siendo mucho más pequeño que los históricos veleros, como el Cutty Sark, y más aún comparado con los más grandes y modernos portacontenedores, que pueden transportar a más de 20.000 personas.


La industria naviera sabe que el cambio está en el horizonte. A partir del año próximo, las nuevas regulaciones limitarán aún más las emisiones de óxido de azufre de los buques. La Organización Marítima Internacional ha anunciado su ambición de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. La compañía naviera más grande del mundo, Maersk, ha ido más allá y se ha comprometido a ser carbono neutral para 2050.


Templeman reconoce que las empresas más grandes quieren que sus flotas sean más eficientes energéticamente, pero señala: "Venimos de la dirección opuesta y ahora mismo ofrecemos transporte marítimo libre de emisiones, y nos preguntamos qué podría haber sido del transporte marítimo a vela con otros 100 años de desarrollo".


Añade Marcus Pomeroy-Rowden: "Estamos levanando una bandera para decir que el mundo no puede seguir así. También estamos mostrando que se puede hacer de una manera diferente".


Bockermann subraya que el transporte marítimo industrial sólo es barato porque externaliza los costes medioambientales. "Lo que normalmente se paga a una compañía naviera no tiene en cuenta los daños al medio ambiente, la contaminación o la salud. Nuestros costos son comparativamente altos, pero si tuvieras que pagar por el daño del transporte convencional, entonces no pareceríamos caros".


Geldenhuys añade: "Puede que no seamos la solución a cómo se envía todo en el mundo, pero podemos hacer que la gente piense en lo que está comprando y en cómo está llegando hasta aquí. Es fácil sentirse abrumado e indefenso. Pero todos podemos hacer algo. No necesitamos una solución para todo, necesitamos mil soluciones que puedan existir simultáneamente".



#soluciones #comercio #barcosvela

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram