• Homo consciens

Zizek, el capitalimo de emergencia y la capitulación de la izquierda



Fuente: The Philosophical Salon - POR FABIO VIGHI - 24 de mayo de 2021

Fabio Vighi es profesor de Teoría Crítica e Italiano en la Universidad de Cardiff, Reino Unido. Entre sus trabajos recientes se encuentran Critical Theory and the Crisis of Contemporary Capitalism (Bloomsbury 2015, con Heiko Feldner) y Crisi di valore: Lacan, Marx e il crepuscolo della società del lavoro (Mimesis 2018).


Como admirador del trabajo de Žižek, he encontrado sus respuestas virales al Covid-19 (libros, textos cortos, entrevistas) bastante decepcionantes, y en muchos sentidos representativas de la capitulación de la izquierda a la ideología del "capitalismo de emergencia". La incapacidad de ver cómo la crisis del coronavirus funciona como una tormenta perfecta para acelerar el ascenso del capitalismo autoritario, me sugiere que la izquierda es oportunistamente complaciente o está desesperadamente en negación (o ambas cosas). La desaparición de cualquier oposición de izquierda significativa, que ya era un factor clave en el éxito de la revolución neoliberal, es ahora decisiva para el despliegue de una nueva fase de dominación capitalista basada en la demolición de la "sociedad del trabajo" y su superestructura liberal-democrática.


Siendo consciente del poder de la censura en la infoesfera actual, propiedad de las corporaciones, me apresuro a subrayar que no soy ni un negador del Covid ni un teórico de la conspiración. Lejos de socavar la narrativa relacionada con nuestra emergencia sanitaria, las teorías conspirativas, en realidad la refuerzan, ya que legitiman la puesta en la picota de cualquier forma de disidencia. Al menos esto ya debería estar claro: es demonizando todas las voces que se desvían de la agenda oficial como la ideología actual perpetúa su hegemonía. El principal problema de las teorías conspirativas es que se detienen demasiado pronto en la búsqueda del culpable. Mientras que el actual estado de emergencia es un campo de batalla para todas las formas de avaricia y corrupción humanas aborrecibles, la causa de nuestro predicamento es intrasistémica. Es decir: la madriguera orwelliana en la que estamos descendiendo está siendo cavada por el capitalismo como modo de producción anónimo que intenta escapar de su crisis estructural. No se trata de una mera guerra contra el virus, sino contra una sociedad basada en el trabajo cuya rentabilidad ha disminuido drásticamente en las últimas cuatro décadas, inflando burbujas financieras que ahora amenazan con una quiebra que podría hacer caer todo el castillo de naipes.


No debemos olvidar que la economía mundial anterior a la pandemia se asfixiaba bajo una montaña insostenible de deuda (tanto privada como pública). En otoño de 2019, la relación deuda/PIB mundial había alcanzado un máximo histórico del 322%, y las advertencias de que un desplome devastador era inminente se lanzaban a diario. La crisis del coronavirus debe enmarcarse también como una respuesta a esta situación volátil. Los gobiernos occidentales están creando ahora infraestructuras de bioseguridad cuyo objetivo es gestionar los inevitables desórdenes resultantes de la quiebra de la economía, con el reajuste financiero y la hiperinflación incluidos en el "acuerdo". Esta última es probable que desencadene una severa devaluación de los activos de la mayoría de la gente, seguida por las élites limpiando el desorden al reclamar casi todo lo que se puede poseer y controlar. Por ello, no estamos ante una simple emergencia sanitaria temporal que se disolverá en cuanto se declare el peligro. Más bien, estamos ante un instrumentum regni (instrumento de gobierno) de magnitud global que se reproducirá en cada oportunidad que se presente.



En resumen, sólo reproduciendo sus condiciones de posibilidad por medios autoritarios podrá el capitalismo evitar el colapso. Y la aceleración hacia un futuro en el que "no poseeremos nada y seremos felices" (frase del World Economic Forum que ya no se encuentra en línea) implica la reingeniería de nuestras identidades, que pasarán de estar centradas en el consumo a estar legalmente privadas de derechos. La implacable patologización de la vida sirve precisamente a este propósito: pulverizar los últimos restos de resistencia a la instalación de un nuevo régimen tiránico de acumulación. La competencia, entendida como la libre circulación del capital, se "emancipa" implacablemente del ideal (por hipócrita que sea) del bien común. No es de extrañar que la palabra clave hoy en día no sea resistencia sino resiliencia: la gente debe aprender a soportar ser aplastada. El objetivo es reproducir las antiguas relaciones sociales (propietarios de los medios de producción frente a vendedores de fuerza de trabajo) como un sistema de castas sociales. El capitalismo, en otras palabras, se está reinventando como una tecnocracia feudal totalmente digitalizada. En última instancia, el virus respiratorio funciona como un señuelo: bajo el pretexto de la bioseguridad, estamos dando nuestra aprobación a un golpe capitalista que condenará a la mayoría de nosotros a la inmiseración y la servidumbre (voluntaria).

Bienvenidos a la era del capitalismo de vigilancia -aquí

Žižek (y muchos otros pensadores de izquierda) pasan por alto este punto y creen que

1) las respuestas draconianas al Covid-19 (cierres, toques de queda, mascarillas, distanciamiento social y toda la liturgia del corona) están totalmente justificadas, incluso son liberadoras; y 2) la destrucción social causada por la pandemia hará que la emancipación global sea (casi) inevitable. De hecho, muchas mentes progresistas, incluyendo a los marxistas de viejo y nuevo cuño, apoyan plenamente al Estado capitalista y sus narrativas de salvación cada vez más insostenibles. Más de un año después del inicio oficial de la pandemia, siguen acogiendo con satisfacción las medidas que, por un lado, les tranquilizan de que el Estado goza de buena salud, y por el otro (el "radical"), se supone que autosabotean la cadena de montaje capitalista global. En mi opinión, ambos argumentos están fuera de lugar. En primer lugar, el Estado tecnocrático, ya sea liberal o conservador, rojo, azul o verde, no es más que el músculo político de la economía. El realismo capitalista tiende a imponerse hoy en día precisamente secuestrando al Estado, que ya no se emplea como un benévolo "ángel de la guarda" liberal-democrático, sino cada vez más como un despótico Leviatán (parafraseando a Hobbes, "¡temed al Leviatán, para que os proteja del miedo a la muerte violenta!"). En segundo lugar, la devastación socioeconómica causada por el Covid-19 en grandes partes del mundo está en perfecta sintonía con el apetito distópico del capitalismo de emergencia; de hecho, es una característica integral de la "racionalidad insana" del capital, que es completamente indiferente a los que son pisoteados y dejados atrás.


Cuando estalló el Covid-19, Žižek se apresuró a argumentar que la enfermedad asestaría un golpe mortal al capitalismo, "una especie de 'Técnica del Corazón Explosivo de Cinco Puntas' en el sistema capitalista global", como dijo en referencia a Kill Bill2 de Quentin Tarantino. [Sin embargo, al igual que esa técnica forma parte de la mitología de las artes marciales, la afirmación de Žižek bien puede pertenecer a la mitología del radicalismo de izquierdas en su suposición de que las contradicciones capitalistas darán lugar (tarde o temprano) a "alguna forma" de comunismo. Como escribe Žižek en Pandemia2: "Si las últimas semanas han demostrado algo, es que el capitalismo global no puede contener la crisis de Covid-19" y que, por tanto, "¡tendrá que surgir algo parecido a una nueva forma de comunismo precisamente si queremos sobrevivir!"[2].

Zizek: El coronavirus es un golpe a lo 'Kill Bill' al capitalismo - aquí
Zizek: La mayor amenaza que plantea el Covid-19 - aquí

Esta conclusión especulativa es sin duda tentadora, pero demasiado abstracta y simplista. El principal problema aquí es que el capitalismo puede contener el Covid-19, por la sencilla razón de que la crisis que desencadenó es el premisa fundamental detrás de la implementación de lo que los apologistas de la Cuarta Revolución Industrial celebran abiertamente como "el Gran Reset": una grandiosa transformación de la sociedad destinada a replicar la opresión capitalista a un nivel más alto de complejidad tecnológica, con la bioseguridad jugando el papel de guardián ideológico. En sus recientes publicaciones, Klaus Schwab, presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, ha ofrecido descripciones detalladas del darwinismo social que nos espera,[3] al que he llamado "capitalismo franciscano".


Sin embargo, Žižek sugiere que el virus es "democrático", ya que "todos estamos en el mismo barco": "Es difícil pasar por alto la suprema ironía del hecho de que lo que nos ha unido a todos y ha promovido la solidaridad global se expresa en el nivel de la vida cotidiana en estrictas órdenes de evitar contactos estrechos con otros, incluso de auto-aislarse. "[4] De nuevo, lo que Žižek subestima es hasta qué punto el virus ha proporcionado el terreno ideal no para el florecimiento de la solidaridad global y la inevitabilidad del comunismo, sino para la precipitación de un violento proceso de "destrucción creativa" (Schumpeter) destinado a instalar el apartheid socioeconómico mediante una mezcla letal de destitución, represión y propaganda. Desde el punto de vista político, no hay ninguna apertura revolucionaria en el horizonte. Vincular el estancamiento del coronavirus a la posibilidad del comunismo puede ser teóricamente astuto, pero sigue siendo idealista. Lleva a Žižek a argumentar que "el rechazo a los cierres es [...] un rechazo al cambio",[5] un argumento que se refuerza por el peor tipo de propaganda del régimen: si protestas contra los cierres, debes ser de derecha.


El punto político aquí es que ningún proceso dialéctico objetivo unifica a los "explotados y oprimidos" -o, para usar el lenguaje algo despolitizado de hoy, a los "pobres y marginados". A Žižek le gustan las inversiones dialécticas como la de Walter Benjamin: "todo fascismo es una revolución fracasada". Sin embargo, mientras esperamos una revolución como la de Godot, sólo experimentamos el fracaso y la opresión. La sabiduría especulativa es esclarecedora y, sin embargo, puede convertirse fácilmente en el refugio de las almas bellas que pasan por alto lo que está en juego a nivel político y socioeconómico. Hoy en día, el propio significado de la rebelión se está borrando de nuestro vocabulario y de nuestra memoria colectiva. Desde finales de los años 80, nos han ido convenciendo de que rebelarse es antidemocrático e incivilizado, una práctica para matones violentos (en su mayoría neofascistas) que rechazan el "diálogo". En el Reino Unido, el nuevo "proyecto de ley sobre la policía, el crimen, las sentencias y los tribunales" del gobierno pretende ahora silenciar literalmente incluso las protestas no violentas, al tiempo que turboalimentar los poderes policiales. Debería estar claro que sin formas colectivas de resistencia popular, la propia sociedad se convierte en una prisión al aire libre, si es que se nos permite salir de nuestras casas.


En este sentido, mi mayor problema con la afirmación de Žižek de que el coronavirus puede traernos el comunismo viene cuando sugiere que el comunismo es "un nombre para lo que ya está sucediendo", hasta el punto de que "está siendo promulgado por políticos como Boris Johnson";[6] o, como dijo en una reciente entrevista con Owen Jones, que es incluso perceptible en alguien como Bill Gates. La inversión dialéctica aquí ni siquiera es particularmente divertida. Aunque hay pocas dudas de que estamos asistiendo a la implosión del capitalismo, es ingenuo suponer que dicha implosión es necesariamente explosiva: aunque crea miseria para la mayoría, no engendra espontáneamente contradicciones revolucionarias. Más bien, en su fase actual, el colapso a cámara lenta de nuestra civilización sólo engendra su doble autoritario. La implosión capitalista no nos dice que necesitamos el comunismo si queremos sobrevivir. Más bien nos obliga a creer que, para sobrevivir, debemos decir sí a dosis más altas de capitalismo de emergencia ("más verde, más seguro, más justo"). En medio de la devastación provocada por el coronavirus, la codicia es la única respuesta, como nos recordó recientemente Boris Johnson en su imitación de Gordon Gekko.


En resumen, estamos viviendo un cambio tectónico en el que el capitalismo busca sobrevivir a sí mismo de la forma en que siempre lo ha hecho: autorrevolucionando. Sin duda, lo que está en juego ahora es más importante que, por ejemplo, en la época de la Primera Revolución Industrial, cuando millones de trabajadores agrícolas fueron despojados de sus tierras y convertidos en trabajadores de las fábricas. Sin embargo, el método es idéntico: se destruye un determinado "mundo" (constelación social) y se disciplina a las masas empobrecidas. Sin embargo, para que esto tenga éxito hoy en día, la ideología es más crucial que nunca.


Para muchos de izquierda occidentales, la creencia en el Covid-19 como acontecimiento cataclísmico fue siempre una opción política, especialmente a raíz de la contienda electoral entre Trump y Biden. Su razonamiento puede resumirse así: como la mayoría de los escépticos de Covid provienen de la derecha, hay que confiar en la narrativa oficial. Por cierto, el mismo "malentendido" se aplica a los de derecha que reprenden los cierres como medidas socialistas. Tal desconcierto político es típico de nuestro tiempo. Confirma que el binario izquierda/derecha se manipula cínicamente como "gestión de la percepción" dentro de una lógica de "divide y vencerás" cuyo único objetivo es acelerar una transición sistémica violenta. Sin embargo, a estas alturas, cada vez más personas sospechan lo que muchas voces autorizadas (pero sistemáticamente silenciadas) han estado diciendo desde el principio: que la crisis desatada por el coronavirus ha sido en gran medida fabricada.


Cualquiera que decida pensar por sí mismo ya debería haberse dado cuenta de que esta narrativa de emergencia (como muchas otras en el pasado y más en el futuro) es inconsistente. Si, por ejemplo, tomamos la tasa de mortalidad por infección del virus, incluso la OMS reconoce que es de alrededor del 0,23% en toda la población y del 0,05% para los menores de 70 años (la página fue sacada de la web de la OMS pero está este paper, también en la OMS). Numerosas pruebas sugieren que las "muertes por Covid" se han inflado por la introducción oportuna de nuevos protocolos médicos que instruyen a los profesionales de la medicina a certificar el Covid-19 como causa de muerte cuando simplemente se supone que ha causado o contribuido a causar la muerte, e incluso sin verificación clínica. En palabras de la OMS "siempre se aplican estas instrucciones, tanto si se pueden considerar médicamente correctas como si no". También sabemos que la transmisión asintomática es prácticamente inexistente, y que la prueba RT-PCR -principal desencadenante de las medidas de emergencia- es poco fiable desde el punto de vista del diagnóstico y propensa al mal uso, como ha confirmado su inventor (el premio Nobel Kary Mullis) y en un reciente boletín de la OMS. Además, existe una gran cantidad de pruebas documentadas (por ejemplo, véase aquí, aquí, aquí, aquí y aquí) de que los cierres o confinamientos son inefectivos y socialmente destructivos, sobre todo porque causan miles de muertes en el hogar por la retirada de la atención médica. También debemos ser conscientes de que existen enormes conflictos de intereses entre la todopoderosa industria farmacéutica, sus patrocinadores financieros (incluidos los filántropos de siempre) y las agencias médicas nacionales/supranacionales.


Sin embargo, como en toda ideología, el acceso a la evidencia no es suficiente. Más bien, el poder de lo que se promueve como "ciencia real" (tan real que prohíbe la duda y el debate) se asemeja al poder de una nueva religión, como advirtió Jacques Lacan en 1974: "La ciencia está en proceso de sustituir a la religión, y es aún más despótica, obtusa y oscurantista"[7] Y el capitalismo, por supuesto, apuesta por el poder de la "ciencia real", al igual que capitaliza la salud, que ya es fácilmente el negocio más rentable del mundo. En términos ideológicos, la principal novedad de hoy se refiere al uso disciplinario de la pareja miedo/salvación. Mientras algunos países se resisten a la ola ideológica, la mayoría de las democracias occidentales han optado por subirse a ella. El resultado es que nos estamos rindiendo a la dominación mediante el miedo y el aislamiento (y el chivatazo a nuestros vecinos) impuestos como virtud cívica. Nos estamos rindiendo a las herramientas reguladoras probadas en décadas de "estados de emergencia" creados deliberadamente para aplicar leyes especiales, la censura, la obliteración de los espacios públicos, la atomización y la militarización de la sociedad, y un Denkverboten sin precedentes: la prohibición (incluida la autocensura) del pensamiento crítico, como he argumentado aquí. En este sentido, la ideología de la pandemia se apoya en un simple e irresistible mandato moral: salvar vidas, lo que reduce la vida humana al estatus de algo que debe ser salvado independientemente de lo que se sacrifique en el proceso. Como señaló Giorgio Agamben, la figura que mejor encarna la condición de "vida desnuda" (vita nuda) en tiempos de pandemia es el "paciente asintomático", cuya condición potencialmente patógena hace que la vacunación y las pruebas permanentes sean esenciales para conservar el acceso a la sociedad.


Es interesante observar cómo se apela a la inoculación global (ideológica) para garantizar alguna forma de identidad social que pueda compensar la devastación en curso. De hecho, la crisis del coronavirus se asemeja cada vez más a una nueva religión global, organizada en una estructura litúrgica repleta de sacramentos y rituales: el distanciamiento social, el uso de una mascarilla (incluso al aire libre o mientras se conduce un coche solo), la desinfección compulsiva de las manos, la sospecha sistemática de los demás, etc. Todo esto se está consolidando en un sistema de creencias cuyo propósito es elevar la bioseguridad al papel de una nueva divinidad, mientras se cambian las reglas del juego a nuestras espaldas. Sustituyendo a la "guerra contra el terror" (criminalmente desencadenada por la propaganda sobre las armas de destrucción masiva de Irak), la "guerra contra el covid" cumple el mismo propósito ideológico mientras da una vuelta de tuerca a las poblaciones ahora indefensas entregadas al alarmismo de los medios de comunicación y al control biotecnológico, no sólo a través de los pasaportes sanitarios y la segregación de los no vacunados, sino a través de la implementación del proyecto ID2020 (Identifcación Digital) junto con el probable despliegue del crédito social y una economía de sólo renta.


El principal dilema al que se enfrenta el capitalismo hoy en día es que la nueva normalidad debe encontrar justificaciones plausibles para su carácter cada vez más represivo. Con el ocaso de la edad de oro del capitalismo de consumo, al sistema le quedan muy pocos "regalos" para la humanidad (retomando la conocida teoría de Marcel Mauss). Con la automatización tecnológica desenfrenada y la disminución de los recursos naturales, el capitalismo "sabe" que la ética del trabajo y el consumismo de masas ya no pueden funcionar como el adhesivo de la vida social, mientras que la propia "democracia" debe redefinirse radicalmente. El capitalismo también "sabe" que lo que amenaza su modo de producción ya no es la "tendencia a la caída de la ley del beneficio" de Marx, sino una caída absoluta de la masa de beneficios. Y es precisamente por eso que, hoy en día, la "guerra contra el covid" es la coartada perfecta del capital, al igual que todas esas otras emergencias que esperan en las alas.


Si no desarrollamos formas colectivas de oposición a este predicamento, pronto despertaremos no en el comunismo (¿cuál?), sino en un infierno neofeudal donde nuestros Señores nos esclavizan para protegernos, y nos protegen para esclavizarnos. Inevitablemente, a medida que la pequeña burguesía se vaporiza, los trabajadores se transforman en neosiervos como los empleados de Amazon obligados a orinar en botellas y defecar en bolsas. Para todos los demás, habrá segregación como destino. O, en el mejor de los casos, la limosna de alguna forma de Renta Básica Universal, que no es una medida socialista sino uno de los pilares del nuevo orden global que el capitalismo y sus multimillonarios pioneros del cambio nos tienen reservado desde hace tiempo.





Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram