©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Zizek: El coronavirus es un golpe a lo 'Kill Bill' al capitalismo





.....y podría llevar a la reinvención del comunismo.

Fuente: RT - Por Slavoj Zizek - Febero 2020



La actual propagación de la epidemia de coronavirus también ha desencadenado vastas epidemias de virus ideológicos que estaban latentes en nuestras sociedades: noticias falsas, teorías de conspiración paranoicas, explosiones de racismo.


La necesidad médica bien fundamentada de las cuarentenas encontró un eco en la presión ideológica para establecer fronteras claras y poner en cuarentena a los enemigos que representan una amenaza para nuestra identidad.


Pero tal vez otro virus ideológico, mucho más beneficioso, se extienda y nos infecte: el virus de pensar en una sociedad alternativa, una sociedad más allá del Estado-nación, una sociedad que se actualiza en las formas de solidaridad y cooperación mundial.


Hoy en día se suele especular con que el coronavirus puede conducir a la caída del régimen comunista en China, del mismo modo que (como admitió el propio Gorbachov) la catástrofe de Chernóbil fue el acontecimiento que desencadenó el fin del comunismo soviético. Pero aquí hay una paradoja: el coronavirus también nos obligará a reinventar el comunismo basado en la confianza en el pueblo y en la ciencia.


En la escena final de "Kill Bill 2" de Quentin Tarantino, Beatrix desactiva al malvado Bill y le golpea con la "Técnica del Corazón Explotador de la Palma de Cinco Puntos", el golpe más mortal de todas las artes marciales. El movimiento consiste en una combinación de cinco golpes con la punta de los dedos a cinco puntos de presión diferentes en el cuerpo del objetivo. Después de que el objetivo se aleja y da cinco pasos, su corazón explota en su cuerpo y cae al suelo.


Este ataque es parte de la mitología de las artes marciales y no es posible en el combate real mano a mano. Pero, volviendo a la película, después de que Beatrix lo hace, Bill tranquilamente hace las paces con ella, da cinco pasos y muere...


Lo que hace este ataque tan fascinante es el tiempo entre el golpe y el momento de la muerte: Puedo tener una conversación agradable mientras me siento con calma, pero todo este tiempo soy consciente de que en el momento en que empiece a caminar, mi corazón explotará y caeré muerto.


¿No es similar la idea de los que especulan sobre cómo la epidemia de coronavirus podría llevar a la caída del régimen comunista en China? Como una especie de "Técnica de Corazón Explotado de Cinco Puntos de la Palma" social sobre el régimen comunista del país, las autoridades pueden sentarse, observar y pasar por los movimientos de cuarentena, pero cualquier cambio real en el orden social (como confiar en el pueblo) resultará en su caída.


Mi modesta opinión es mucho más radical: la epidemia de coronavirus es una especie de ataque de la "Técnica del Corazón Explosivo de Cinco Puntos de la Palma" al sistema capitalista mundial, una señal de que no podemos seguir como hasta ahora, de que se necesita un cambio radical.


Lamentablemente, necesitamos una catástrofe...

Hace años, Fredric Jameson llamó la atención sobre el potencial utópico en las películas sobre una catástrofe cósmica (un asteroide que amenaza la vida en la Tierra, o un virus que mata a la humanidad). Una amenaza mundial de este tipo da lugar a la solidaridad mundial, nuestras pequeñas diferencias se vuelven insignificantes, todos trabajamos juntos para encontrar una solución, y aquí estamos hoy, en la vida real. No se trata de disfrutar sádicamente de un sufrimiento generalizado en la medida en que ayude a nuestra causa; al contrario, se trata de reflexionar sobre un triste hecho de que necesitamos una catástrofe que nos haga capaces de replantearnos los rasgos básicos de la sociedad en la que vivimos.


El primer modelo vago de tal coordinación global es la Organización Mundial de la Salud, de la que no recibimos la habitual perogrullada burocrática sino advertencias precisas proclamadas sin pánico. A estas organizaciones se les debería dar más poder ejecutivo.


Bernie Sanders es burlado por los escépticos por su defensa de la atención médica universal en los EE.UU. - ¿la lección de la epidemia del coronavirus no es que se necesita aún más, que deberíamos empezar a crear algún tipo de red de atención médica GLOBAL?


Un día después de que el Viceministro de Salud de Irán, Iraj Harirchi, apareciera en una conferencia de prensa para restar importancia a la propagación del coronavirus y afirmar que las cuarentenas masivas no son necesarias, hizo una breve declaración admitiendo que ha contraído el coronavirus y se ha aislado (ya durante su primera aparición en televisión había mostrado signos de fiebre y debilidad). Harirchi añadió: "Este virus es democrático, y no distingue entre pobres y ricos o entre un estadista y un ciudadano común".


En esto, tenía razón, estamos todos en el mismo barco. Es difícil pasar por alto la suprema ironía del hecho de que lo que nos unió a todos y nos empujó a la solidaridad global se expresa a nivel de la vida cotidiana en órdenes estrictas de evitar los contactos cercanos con los demás, incluso de auto-aislarnos.


Y no estamos tratando sólo con amenazas virales - otras catástrofes se avecinan en el horizonte o ya están ocurriendo: sequías, olas de calor, tormentas masivas, etc. En todos estos casos, la respuesta no es el pánico sino el trabajo duro y urgente para establecer algún tipo de coordinación global eficiente.


¿Sólo estaremos seguros en la realidad virtual?

La primera ilusión que hay que disipar es la formulada por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, durante su reciente visita a la India, en la que dijo que la epidemia retrocedería rápidamente y que sólo hay que esperar al pico y entonces la vida volverá a la normalidad.


Contra estas esperanzas demasiado fáciles, lo primero que hay que aceptar es que la amenaza está aquí para quedarse. Incluso si esta ola retrocede, reaparecerá en nuevas formas, tal vez incluso más peligrosas.


Por esta razón, podemos esperar que las epidemias virales afecten a nuestras interacciones más elementales con otras personas y objetos a nuestro alrededor, incluyendo nuestros propios cuerpos - evitar tocar cosas que puedan estar (invisiblemente) sucias, no tocar ganchos, no sentarse en los asientos de los inodoros o en los bancos públicos, evitar abrazar a las personas o estrechar sus manos. Incluso podríamos ser más cuidadosos con los gestos espontáneos: no te toques la nariz ni te frotes los ojos.


Así que no sólo el estado y otras agencias nos controlarán, también debemos aprender a controlarnos y a disciplinarnos. Tal vez sólo la realidad virtual se considere segura, y moverse libremente en un espacio abierto estará restringido a las islas propiedad de los ultra-ricos.


Pero incluso aquí, a nivel de la realidad virtual e Internet, debemos recordar que, en las últimas décadas, los términos "virus" y "viral" se utilizaron principalmente para designar los virus digitales que estaban infectando nuestro espacio web y de los que no éramos conscientes, al menos hasta que se desató su poder destructivo (digamos, de destruir nuestros datos o nuestro disco duro). Lo que vemos ahora es un retorno masivo al significado literal original del término: las infecciones virales trabajan mano a mano en ambas dimensiones, la real y la virtual.


El retorno del animismo capitalista

Otro fenómeno extraño que podemos observar es el regreso triunfante del animismo capitalista, de tratar los fenómenos sociales como los mercados o el capital financiero como entidades vivas. Si uno lee nuestros grandes medios de comunicación, la impresión que se tiene es que lo que realmente debería preocuparnos no son los miles que ya murieron (y miles más que morirán) sino el hecho de que "los mercados se están poniendo nerviosos". El coronavirus está perturbando cada vez más el buen funcionamiento del mercado mundial y, como hemos oído, el crecimiento puede disminuir en un dos o tres por ciento.


¿No indica todo esto claramente la necesidad urgente de una reorganización de la economía mundial que ya no estará a merced de los mecanismos del mercado? No estamos hablando aquí de un comunismo a la vieja usanza, por supuesto, sino de una especie de organización mundial que puede controlar y regular la economía, así como limitar la soberanía de los Estados nacionales cuando sea necesario. Los países pudieron hacerlo en el pasado con el telón de fondo de la guerra, y todos nosotros nos acercamos ahora efectivamente a un estado de guerra médica.


Además, no debemos tener miedo de notar algunos efectos secundarios potencialmente beneficiosos de la epidemia. Uno de los símbolos de la epidemia son los pasajeros atrapados (en cuarentena) en los grandes cruceros, buena suerte a la obscenidad de esos barcos, me siento tentado a decir. (Sólo debemos tener cuidado de que los viajes a islas solitarias u otros centros turísticos exclusivos no vuelvan a ser un privilegio de unos pocos ricos, como lo fueron hace décadas con los vuelos). La producción de automóviles también se ve seriamente afectada por el coronavirus, lo que no es tan malo, ya que puede obligarnos a pensar en alternativas a nuestra obsesión por los vehículos individuales. La lista continúa.


En un reciente discurso, el Primer Ministro húngaro Viktor Orban dijo: "No existe tal cosa como un liberal. Un liberal no es más que un comunista con un diploma."


¿Y si lo contrario es cierto? ¿Si designamos como "liberales" a todos los que se preocupan por nuestras libertades, y como "comunistas" a los que son conscientes de que sólo podemos salvar esas libertades con cambios radicales ya que el capitalismo global se acerca a una crisis? Entonces deberíamos decir que, hoy en día, los que todavía se reconocen como comunistas son liberales con un diploma - liberales que estudiaron seriamente por qué nuestros valores liberales están amenazados y se dieron cuenta de que sólo un cambio radical puede salvarlos.



En un nuevo editorial en RT, Zizek aclaró algunas cuestiones:

Lo que quiero decir con el comunismo

Cuando sugerí que la epidemia de coronavirus podría dar un nuevo impulso al comunismo, mi afirmación fue, como era de esperar, ridiculizada. Aunque parece que el fuerte enfoque de la crisis por parte del Estado chino funcionó - al menos funcionó mucho mejor que lo que sucede ahora en Italia, la vieja lógica autoritaria de los comunistas en el poder también demostró claramente sus limitaciones. Una de ellas fue que el miedo a dar malas noticias a los que están en el poder (y al público) supera los resultados reales - esta fue aparentemente la razón por la que se informó que los primeros que compartieron información sobre un nuevo virus fueron arrestados, y hay informes de que algo similar está sucediendo ahora.


"La presión para que China vuelva a trabajar después del cierre del coronavirus está resucitando una vieja tentación: manipular los datos para que muestren a los altos funcionarios lo que quieren ver", informa Bloomberg. "Este fenómeno se está produciendo en la provincia de Zhejiang, un centro industrial de la costa este, en forma de consumo de electricidad. Al menos tres ciudades allí han dado a las fábricas locales objetivos para el consumo de energía porque están usando los datos para mostrar un resurgimiento en la producción, según las personas familiarizadas con el asunto. Eso ha llevado a algunos negocios a utilizar maquinaria incluso cuando sus plantas permanecen vacías, dijo la gente."


También podemos adivinar lo que seguirá cuando los que están en el poder noten este engaño: los gerentes locales serán acusados de sabotaje y severamente castigados, reproduciendo así el círculo vicioso de desconfianza... Se necesitaría un Julian Assange chino aquí para exponer al público este lado oculto de cómo China está enfrentando la epidemia. Asi que si este no es el comunismo que tengo en mente, que quiero decir con comunismo? Para conseguirlo, basta con leer las declaraciones públicas de la OMS - aquí hay una reciente:


El jefe de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo la semana pasada que aunque las autoridades de salud pública de todo el mundo tienen la capacidad de combatir con éxito la propagación del virus, a la organización le preocupa que en algunos países el nivel de compromiso político no se corresponda con el nivel de amenaza. "Esto no es un simulacro. No es el momento de rendirse. Este no es el momento de las excusas. Este es un momento para sacar todos los obstáculos. Los países han estado planeando escenarios como este durante décadas. Ahora es el momento de actuar según esos planes", dijo Tedros. "Esta epidemia puede ser empujada hacia atrás, pero sólo con un enfoque colectivo, coordinado e integral que involucre a toda la maquinaria del gobierno".


Cabría añadir que ese enfoque global debería ir mucho más allá de la maquinaria de los gobiernos individuales: debería abarcar la movilización local de personas fuera del control estatal, así como una coordinación y colaboración internacional sólida y eficiente.


Si se hospitalizan miles de personas por problemas respiratorios, se necesitará un número mucho mayor de máquinas respiratorias, y para conseguirlas, el Estado debería intervenir directamente de la misma manera que interviene en condiciones de guerra cuando se necesitan miles de armas, y debería contar con la cooperación de otros Estados. Como en una campaña militar, la información debe ser compartida y los planes totalmente coordinados - ESTO es todo lo que quiero decir con "comunismo" necesario hoy en día, o, como dijo Will Hutton: "Ahora, una forma de globalización no regulada y de libre mercado con su propensión a las crisis y pandemias está ciertamente muriendo. Pero está naciendo otra forma que reconoce la interdependencia y la primacía de la acción colectiva basada en la evidencia".


Es necesaria la coordinación y la colaboración a nivel mundial

Lo que todavía predomina es la postura de "cada país para sí mismo": "Existen prohibiciones nacionales a las exportaciones de productos clave como los suministros médicos, y los países recurren a su propio análisis de la crisis en medio de una escasez localizada y de enfoques aleatorios y primitivos de contención", escribió Will Hutton en The Guardian.


La epidemia de coronavirus no sólo señala el límite de la globalización de los mercados, sino también el límite aún más fatal del populismo nacionalista que insiste en la plena soberanía de los Estados: se acabó lo de 'América (o quien sea) primero', ya que América sólo puede salvarse mediante la coordinación y la colaboración mundial.


No soy utópico, no apelo a una solidaridad idealizada entre las personas; por el contrario, la crisis actual demuestra claramente cómo la solidaridad y la cooperación mundiales redundan en beneficio de la supervivencia de todos y cada uno de nosotros, cómo es la única cosa egoísta racional que se puede hacer. Y no se trata sólo de un coronavirus: La propia China sufrió una gigantesca gripe porcina hace meses, y ahora se ve amenazada por la perspectiva de una invasión de langostas. Además, como Owen Jones señaló, la crisis climática mata a mucha más gente en todo el mundo que el coronavirus, pero no hay pánico por esto.


Desde un punto de vista vitalista cínico, uno estaría tentado de ver el coronavirus como una infección beneficiosa que permite a la humanidad deshacerse de los viejos, débiles y enfermos, como arrancar la mala hierba medio podrida, y así contribuir a la salud mundial.


El amplio enfoque comunista que defiendo es la única manera de dejar atrás un punto de vista vitalista tan primitivo. En los debates en curso ya se aprecian signos de restricción de la solidaridad incondicional, como en la siguiente nota sobre el papel de los "tres sabios" si la epidemia toma un rumbo más catastrófico en el Reino Unido: "A los pacientes del NHS se les podría negar la atención para salvar sus vidas durante un grave brote de coronavirus en Gran Bretaña si las unidades de cuidados intensivos están luchando para hacer frente, han advertido los médicos de alto nivel. Bajo el protocolo de los llamados 'tres sabios', tres consultores senior en cada hospital se verían obligados a tomar decisiones sobre el racionamiento de los cuidados como ventiladores y camas, en caso de que los hospitales se vean abrumados con pacientes".


¿En qué criterios se basarán los "tres sabios"? ¿Sacrificar a los más débiles y a los más viejos? ¿Y esta situación no abrirá espacio para una inmensa corrupción? ¿No indican tales procedimientos que nos estamos preparando para promulgar la lógica más brutal de la supervivencia del más fuerte? Así que, de nuevo, la elección final es: esto o algún tipo de comunismo reinventado.


Slavoj Zizek es un filósofo cultural. Es investigador principal del Instituto de Sociología y Filosofía de la Universidad de Ljubljana, Profesor Distinguido Mundial de Alemán en la Universidad de Nueva York y director internacional del Instituto Birkbeck de Humanidades de la Universidad de Londres.


#zizek #coranavirus #capitalismo #comunismo #sistemaglobal #coordinacionglobal #estadonacion

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram