• Homo consciens

3.000 millones de personas podrían vivir en lugares tan calurosos como el Sáhara en 2070


Fuente: World Economic Forum - 13 de mayo de 2020 - Sean Fleming

  • Explora las últimas tendencias estratégicas, investigaciones y análisis

  • En los próximos 50 años, un tercio de la población mundial podría vivir en zonas tan calurosas como las partes más calientes del Sahara en la actualidad.

  • Los seres humanos se han adaptado a vivir en una estrecha franja de fluctuaciones ambientales y climáticas, pero el aumento de la temperatura amenaza esta situación.

  • La salud, la seguridad alimentaria y el crecimiento económico se enfrentarían a enormes desafíos fuera de los rangos de temperatura que habitamos actualmente.

En 2070, un tercio de las personas podría vivir en condiciones que están fuera de la zona de confort de la humanidad. Esta es la conclusión de un grupo de científicos de Estados Unidos, China y Europa que han analizado el aumento de las temperaturas globales y lo han comparado con las condiciones climáticas medias de los últimos 6.000 años.


Su investigación advierte que, a menos que se tomen medidas decisivas para revertir los daños causados por los gases de efecto invernadero, miles de millones de personas podrían vivir en circunstancias "inhabitables".


El rápido aumento de la temperatura relacionado con el cambio climático, combinado con el crecimiento de la población, significa que alrededor del 30% de la población mundial prevista vivirá en lugares con una temperatura media superior a los 29ºC en los próximos 50 años, según el artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. En la actualidad, menos del 1% de la superficie terrestre de la Tierra -sobre todo en las zonas más cálidas del desierto del Sahara- experimenta este clima. Pero en 2070, casi una quinta parte de la superficie terrestre del planeta alcanzará estas temperaturas, dicen los investigadores.



Figura: El cambio de temperatura previsto afectaría a la distribución geográfica de las personas.

Imagen: Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America/ Chi Xu, Timothy A. Kohler, Timothy M. Lenton, Jens-Christian Svenning, Marten Scheffer [CC 4.0].


Nicho climático

Durante más de 6.000 años, la raza humana ha aprendido a vivir dentro de una franja relativamente estrecha de fluctuaciones ambientales y climáticas. La temperatura media anual durante ese periodo ha sido de unos 13ºC. Y los cultivos, el ganado y la irrigación que son la base del sistema de producción de alimentos del planeta se desarrollaron, descubrieron y diseñaron dentro de esas limitaciones.


Los investigadores advierten que no se puede esperar que estos y otros sistemas críticos funcionen con normalidad fuera del nicho medioambiental en el que crecieron. En su artículo recientemente publicado, "Future of the human climate niche", explican: "Todas las especies tienen un nicho medioambiental y, a pesar de los avances tecnológicos, es poco probable que los humanos sean una excepción".


A medida que las temperaturas sigan subiendo, estas condiciones favorables al ser humano podrían escasear en muchas partes del mundo. Los peores efectos de este cambio los sufrirán algunas de las personas y países más pobres del mundo.


"El calentamiento global afectará a los ecosistemas, así como a la salud humana, los medios de vida, la seguridad alimentaria, el suministro de agua y el crecimiento económico de muchas maneras", advierten los investigadores.


En la actualidad, la mayoría de la población vive en zonas donde la temperatura media es de 11-15ºC. Un número menor vive en regiones con una media de unos 20-25°C. Si las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan sin control, en 2070 la persona media vivirá con temperaturas 7,5°C más altas que en la época preindustrial, predicen los autores del estudio. Esto se debe a que se espera que el crecimiento de la población sea mayor en los lugares ya calientes, y aunque el aumento de la temperatura global previsto en este escenario es de poco más de 3°C, la tierra se calentará mucho más rápido que los océanos.




Figura: Gran parte de África, Sudamérica y Australasia se enfrentarán a condiciones difíciles.

Imagen: Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America/ Chi Xu, Timothy A. Kohler, Timothy M. Lenton, Jens-Christian Svenning, Marten Scheffer [CC 4.0].


Mientras que Norteamérica, Europa y gran parte de Asia serán las menos afectadas por el cambio, gran parte de África, Sudamérica y Australasia se enfrentarán a condiciones difíciles. Algunos de los efectos de las condiciones meteorológicas extremas, como las sequías y las inundaciones, la pérdida de cosechas y el hambre, la peste y las enfermedades, podrían convertirse en la norma. Esto podría desencadenar una serie de presiones y problemas secundarios.


Un problema creciente

Se prevé que la población mundial crezca hasta alcanzar los 10.900 millones de habitantes a finales de este siglo. Según los autores, para entonces 3.500 millones de personas vivirán en zonas del mundo en las que la temperatura media anual será de unos 29°C, lo que está muy lejos de la envoltura climática del desarrollo humano.


En el Informe de Riesgos Globales 2020 del Foro Económico Mundial, "el cambio climático y las cuestiones medioambientales relacionadas" dominan las preocupaciones para nuestro mundo a largo plazo.


Según la organización benéfica Oxfam, en la última década, más de 20 millones de personas al año se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a los desastres provocados por el clima. A medida que las condiciones de vida se vuelven más hostiles y se interrumpe la producción de alimentos, aumenta la probabilidad de que se produzcan migraciones masivas, lo que supone una mayor presión sobre los países de acogida hacia los que se desplazan los migrantes y a través de ellos.


"La gente prefiere no emigrar. También hay margen para la adaptación local en parte del mundo dentro de unos límites, pero en el Sur Global esto requerirá impulsar rápidamente el desarrollo humano", afirma el profesor Marten Scheffer, de la Universidad de Wageningen, que coordinó la investigación, en un artículo para la Universidad de Exeter.


Y añade: "Este estudio subraya por qué un enfoque holístico para abordar el cambio climático que incluya la adaptación a sus impactos, la atención a los problemas sociales, la creación de gobernanza y la potenciación del desarrollo, así como vías legales compasivas para aquellos cuyos hogares se ven afectados, es crucial para garantizar un mundo en el que todos los seres humanos puedan vivir con dignidad."

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram