• Homo consciens

Además de reducir las emisiones ¿qué otras maneras hay de enfriar el planeta?



Fuente: The Independent - Por Steven Cutts- Septiembre 2020



La crisis climática es una enorme amenaza potencial para la humanidad, y el futuro no parece muy brillante. La principal comunidad científica tiene una lista de razones creíbles por las que debemos tener miedo, y la mayoría de ellos tienen una lista de medidas que podrían ser capaces de salvarnos de la catástrofe. ¿Pero qué pasa si se equivocan? ¿Qué pasa si hacemos todo lo que los principales científicos del cambio climático aconsejan y la temperatura de la Tierra sigue aumentando? Cuando no nos queden más cartas por jugar, seguramente tendremos que buscar en otra parte.


Aparte de reducir las emisiones de CO2, ¿hay algo más que podamos hacer para enfriar las cosas?


Cuando el calor del sol golpea este planeta, no es necesariamente absorbido. La nieve recién caída refleja alrededor del 90% de la luz solar. En contraste, la superficie de una carretera moderna podría reflejar tan sólo el 4%, mientras que el césped refleja alrededor del 25%. Esto significa que si ponemos muchas carreteras de hormigón sobre la tierra que antes estaba cubierta de hierba, la cantidad de energía térmica absorbida en esa zona aumentará. Algunos científicos creen que al cambiar el acabado de la superficie de una ciudad moderna, deberíamos ser capaces de reflejar más luz solar hacia el espacio y reducir la temperatura ambiente.


Las iniciativas de techos fríos están ganando fuerza en todo el mundo...

Una idea que está ganando fuerza en América es la de disminuir la temperatura en los pueblos y ciudades. Se ha calculado que pintando los tejados de blanco en las zonas urbanas, podríamos reducir las temperaturas máximas en ese entorno en 1º-2ºC. Tan convencidos están los proponentes de esta idea, que un número de ciudades americanas están ahora animando activamente a pintar los tejados e incluso las superficies de las carreteras con pintura blanca o gris.


Alrededor del 10% de la superficie terrestre de la Tierra se utiliza como tierras de cultivo y sólo alrededor del 2% forma parte del entorno urbano. Incluso si se introdujera este tipo de política, es difícil imaginar cómo podría influir en las temperaturas globales, aunque sería posible reducir ligeramente las temperaturas dentro de una gran zona de hormigón. Por ejemplo, una ciudad. Se ha entendido desde hace tiempo que la temperatura en la ciudad de Nueva York es alrededor de 1-3C más cálida que la del campo circundante. Este efecto urbano/concreto fue reconocido en el siglo XIX pero se necesita un evento como la reciente ola de calor para que le prestemos verdadera atención.


Estimulados por esta filosofía, las iniciativas de techos fríos han ganado adeptos en lugares como Melbourne, Chicago y Los Ángeles. Los Angeles está pintando calles de blanco también. Otros científicos se sienten incómodos con esta idea. Los defensores de la filosofía de los techos fríos parecen sugerir que podemos encontrar una manera de vivir con el impacto del cambio climático en lugar de controlarlo y revertirlo.


Además, es difícil prever cómo podría responder el medio ambiente en general a tales innovaciones menores. En un estudio se reconoció que la reducción de las temperaturas locales en una zona específica podría reducir la evaporación del agua de esa región, lo que a su vez podría reducir las precipitaciones por el viento. Por otra parte, podría no hacerlo. Las complejidades de los sistemas involucrados son tan grandes que es difícil saber si algún modelo informático puede predecir con precisión el impacto de cualquier intento de alterar el clima hecho por el hombre.


Los tejados verdes pueden ayudar a reflejar la radiación del sol

Vamos a tener que cubrir un montón de tejados para obtener cualquier evidencia convincente de que los edificios blancos reducen la temperatura. A pesar de esto, las autoridades de San Francisco están fomentando activamente la construcción de tejados verdes, con jardines en las azoteas que son obligatorios en algunos edificios nuevos. Es ampliamente conocido que el césped y otras plantas reflejan mucha más radiación incidente que el hormigón gris mate que cubre la mayoría de los edificios modernos. Pero, ¿cuántos nuevos tejados tendrían que surgir para tener algún efecto perceptible en las temperaturas generales de la ciudad? Respuesta, en realidad no lo sabemos y va a ser necesario investigar mucho para averiguarlo.


Más extravagantes aún son los intentos de obstruir los rayos del sol en el espacio exterior. En 2007, el Guardian afirmó haber encontrado un documento americano filtrado que discutía abiertamente la opción de los espejos espaciales para desviar la cantidad de energía calórica que llega a la tierra desde el sol.


En todo caso, esto se ha examinado con más detalle que la iniciativa de los techos fríos. La tecnología necesaria para fabricar espejos espaciales a esta escala no está aún disponible, pero es relativamente fácil calcular cómo y dónde debería construirse un espejo espacial.


Tendrías que fabricar múltiples espejos de muchos kilómetros de ancho y ubicarlos en lugares que obstruyan los rayos solares antes de que lleguen a la Tierra. En 1989, un físico americano llamado James Early trabajaba en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore. Early propuso usar una "sombra espacial" de 2.000 Km. de diámetro y dejarla en el espacio exterior, a un millón de Km. de la Tierra.


En la práctica, tal espejo tendría que ser lo más delgado posible y probablemente se parecería al papel de aluminio. Imaginen una lámina de papel de aluminio de sólo unos pocos átomos de espesor, producida en masa en el espacio exterior utilizando nuevas técnicas, de tal manera que podría ser estirada entre un marco más sólido y extenderse a lo largo de muchos kilómetros. Puede parecer una fantasía, pero muchas de las técnicas involucradas ya están en desarrollo.


En el siglo XIX, el matemático francés Lagrange demostró que hay puntos intermedios entre la Tierra y la Luna en los que un satélite podría parecer que se queda en el espacio sin estar realmente en órbita. Estos se llaman puntos de Lagrange y Lagrange fue lo suficientemente cuidadoso como para numerarlos. James Early sugirió L1 como la ubicación óptima para un espejo espacial, aunque otros científicos han sugerido posiciones completamente diferentes.


En comparación con los espejos espaciales o incluso con la liberación de dióxido de azufre, el aclaramiento de las nubes realmente suena como una ganga


James Early y sus colaboradores calcularon que si bloqueamos sólo el 2% de la radiación incidente del sol, entonces disminuiríamos la temperatura de la Tierra lo suficiente como para contrarrestar los efectos de las emisiones de CO2. Una ventaja de este sistema es que crecería muy lentamente con secciones del espejo que se añaden cada día durante muchos años. Si algún efecto adverso comenzara a surgir, los científicos podrían detener o reducir su construcción. Sin embargo, los costos de tal sistema serían enormes. Incluso utilizando materias primas que habíamos extraído con éxito en el espacio exterior, requeriría un esfuerzo monumental y no tendríamos ninguna confianza en que funcionara hasta que estuviera terminado.


Un número de grupos de investigación incipientes están ahora estudiando la tecnología de las emisiones negativas. En más de un laboratorio de investigación están apareciendo máquinas que pueden aspirar eficazmente el dióxido de carbono de la atmósfera de la Tierra y convertirlo en otra cosa. (Se llama negativa porque la cantidad de CO2 que extraen de la atmósfera es mayor que la que inyectan).


Incluso hay gente que dice haber fabricado gasolina mezclando CO2 atmosférico con agua y algunos otros ingredientes fácilmente disponibles. Este tipo de cosas son relativamente fáciles de hacer en las páginas de un libro de química, o incluso en un tubo de ensayo, pero es mucho más difícil hacerlas funcionar a escala industrial. Desde la Guerra Aérea del Yom Kippur, ha habido gobiernos en todas partes desesperados por hacer petróleo de la atmósfera de la Tierra y nadie lo ha logrado. Incluso si logramos que suceda, los proponentes de la tecnología de emisiones negativas pueden no ser capaces de cumplir con la escala masiva que es necesaria para reducir el calentamiento global.


Pero no todo está perdido. Otro grupo de científicos con visión de futuro están observando las erupciones volcánicas. En 1991 el Monte Pinatubo entró en erupción en Filipinas. Durante este evento, casi 20 millones de toneladas de dióxido de azufre, polvo y cenizas entraron en la atmósfera de la Tierra. Este polvo circuló alrededor del planeta causando que las temperaturas bajaran en un promedio de medio grado a nivel mundial. Dado que las fuerzas de la naturaleza ya han hecho este experimento por nosotros, parece que bombear mucho polvo adicional a la atmósfera podría realmente hacer el truco, arrastrando las temperaturas globales de vuelta a algo donde podamos volver a nuestros muy apreciados coches y no tener que evacuar las ciudades más calientes alrededor del ecuador.


La ingeniería estratosférica sería más barata que la reducción de emisiones. Y obviamente ya hay planes para lanzar enormes cantidades de dióxido de azufre a la estratosfera y aumentar la reflectividad de la atmósfera de la Tierra de la misma manera que ya lo han hecho las erupciones volcánicas. Un proyecto de este tipo podría costar alrededor de 2,5 mil millones de dólares al año, una pequeña diferencia en comparación con el costo de la mayoría de las otras técnicas que se han sugerido para resolver el calentamiento global. Cuenta con el respaldo de un científico de Yale, que reconoció que tendríamos que construir una nueva flota de aviones de alta tecnología para llevar las partículas a la altitud requerida. Si se arrojara el polvo de la parte trasera de un avión de pasajeros ordinario, caería de nuevo a la Tierra en unos pocos días, pero si lo liberamos en la estratosfera (a unos 20 km de altura) podría permanecer en su posición durante unos 18 meses, aunque el polvo en sí mismo requeriría un reabastecimiento continuo.


Si la idea de convertir la atmósfera de la Tierra en un conjunto de química está empezando a molestarte, intenta echar un vistazo a otra propuesta - británica. Stephen Salter de la Universidad de Edimburgo sugirió usar el rocío de agua de mar para aumentar la reflectividad de las nubes en la atmósfera terrestre. Esta técnica (a veces conocida como aclarado de nubes) podría ser introducida por una fracción del costo de algunas otras propuestas, con una estimación que pone la factura en unos míseros 100 millones de dólares. En comparación con los espejos espaciales o incluso la liberación de dióxido de azufre, el aclarado de nubes realmente suena como una ganga. Una ventaja del aclarado de nubes es nuestra capacidad de introducirlo en etapas y luego ampliarlo gradualmente. Si empiezan a aparecer efectos secundarios adversos, podríamos simplemente apagar las máquinas.


Increíblemente algunas de estas ideas están cerca de ser probadas en la atmósfera de la Tierra, aunque a una escala relativamente modesta. Pero si se introdujeran, ¿cómo sabríamos si están funcionando? Un problema obvio con la mayoría de estos conceptos es que no intentan reducir la cantidad de CO2 en la atmósfera de la Tierra. Si los niveles de CO2 continúan aumentando, existe un riesgo significativo de que el CO2 - un gas eminentemente soluble en agua - pueda entrar en los océanos de la Tierra y comenzar a acidificar el mar. (N.T: la acidificación de los océanos ya es un hecho)


El principal desafío de todos estos cálculos es que son tan complejos que es difícil saber si alguna intervención sería eficaz para cambiar una variable de resultado importante (por ejemplo, la temperatura cuando se sale de casa). Incluso si comenzáramos a aplicar algunas de estas propuestas, ¿el cambio en la temperatura global y en el patrón meteorológico que se produce entonces sería una consecuencia de nuestra nueva política o un acontecimiento completamente aleatorio?


Recuerden que durante la última edad de hielo la capa de hielo del Polo Norte se extendió tan al sur como el moderno Londres. Más tarde, la edad de hielo terminó y las capas de hielo retrocedieron a su posición actual. Todos estos cambios ocurrieron en la completa ausencia de actividad humana en la Tierra. En la misma nota, vale la pena recordar que en la historia geológica de este planeta, ha habido varias eras de hielo.


Es una señal de la naturaleza humana que muchas de estas soluciones alternativas al calentamiento global hayan sido apagadas fuertemente. A veces, parece recordar nuestra lealtad a la iglesia cristiana primitiva y los innumerables conflictos religiosos que se derivaron de esto. Un lote de clérigos u otro reclama una visión absoluta de las sagradas escrituras e insisten en que el orden de servicio es suyo para dictar. Individuos extraños que se negaron a escuchar están públicamente atados a la hoguera.


El pensamiento del cielo azul nos ha llevado a algunos lugares extraños en este asunto, pero no hace ningún daño y no debe ser considerado como una herejía en sí mismo.


#cambioclimático #crisisclimática #geoingeniería #ciudades #techos #volcanes

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com