top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Los biocombustibles probablemente aumentan las emisiones de CO2


Fuente: Scientific American - POR PETER FAIRLEY - 13 de diciembre de 2022

Artículo parcialmente editado


Nota de Climaterra:Dentro de las "soluciones" a la crisis climática, la transición a energías alternativas a los combustibles fósiles incluye a los biocombustibles. Lamentablemente, esto implica no sólo utilizar grandes cantidades de suelo (que muchas veces implica desforestar) para llenar tanques de autos cada vez más grandes, sino poner presión al precio de los alimentos en un mundo donde casi el 10% de la población sufre hambre crónica y agravar aún más la crisis de biodiversidad dado que la agricultura industrial es una de las principales fuerzas detrás la enorme pérdida de biodiversidad que nos está llevando a una extinción masiva.


En el siguiente artículo, lo que se pone en cuestión es si realmente los biocombustibles ¡emiten menos CO2 que los combustibles fósiles!. Parece un chiste pero no lo es, y tampoco nos sorprende. Porque en todas estas falsas "soluciones" la contabilidad creativa es lo que prevalece. Partes del proceso productivo muchas veces no se tienen en cuenta, sólo se presenta lo que conviene para impulsar la "solución". Lo mismo pasa con los autos eléctricos y con los paneles solares (y seguramente la mayoría de las alternativas que se proponen).


A continuación parte de la nota de Scientific American:

 

"En principio, la sostenibilidad de los biocombustibles parece obvia. El carbono entra y sale de la atmósfera a medida que crecen los cultivos de biocarburantes y los vehículos queman el combustible que producen. Pero las afirmaciones de la industria de que los biocombustibles ofrecen un transporte más ecológico han sido vapuleadas por un incesante flujo de informes. De hecho, los biocombustibles de primera generación que lideran el mercado parecen ser poco mejores para el clima que los combustibles fósiles. Una evaluación de 2022 de la Norma de Combustibles Renovables de EE.UU. concluyó que el programa -que exige que el combustible para el transporte contenga un volumen mínimo de combustible renovable y que impulsa casi la mitad de la producción mundial de biocombustibles- probablemente ha aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero. Este resultado contraintuitivo se debe a las operaciones agrícolas con tractores diésel y fertilizantes de gas natural. Los fertilizantes liberan óxido de nitrógeno, un gas de efecto invernadero casi 300 veces más potente que el dióxido de carbono. Incluso los suelos agrícolas pueden liberar carbono almacenado, esencial para su resistencia y fertilidad.


Peor aún, el aumento de la demanda de cultivos para biocombustibles ha extendido la agricultura a tierras marginales, dañado la biodiversidad y aumentado el uso y la contaminación del agua, además de hacer subir el precio de los productos agrícolas básicos y agravar así la inseguridad alimentaria. Los autores de la evaluación de 2022 concluyen que sólo "profundos avances" en la práctica y la política harán sostenible el programa estadounidense.


Agrónomos, genetistas de cultivos y científicos especializados en el ciclo de vida de las emisiones de carbono están de acuerdo. Para que la agricultura sea más inteligente, los agricultores deben prestar mucha atención a qué cultivos funcionan mejor dónde y cómo se cultivan. Adoptar métodos de agricultura regenerativa, como la reducción del laboreo del suelo, puede retener carbono y nutrientes. También puede hacerlo la plantación de un conjunto emergente de oleaginosas de invierno que pueden cultivarse estacionalmente entre las rotaciones de cultivos alimentarios. Esto generaría unos ingresos que podrían sufragar una práctica de ahorro de suelo llamada cultivo de cobertura que pocos agricultores han adoptado hasta ahora.


"Cubrimos menos del 2% de nuestras tierras. Si se llega al 40-50%, se satisface la enorme demanda mundial de materias primas bajas en carbono", afirma Glenn Johnston, refiriéndose al proceso de cultivar para proteger y mejorar el suelo, un cultivo que, en este caso, también puede utilizarse para fabricar biocombustible. Johnston dirige los programas de regulación y sostenibilidad de la empresa agroindustrial Nuseed en su centro de investigación cerca de Sacramento (California).


A pesar de estas promesas, la nueva era de los biocombustibles sigue planteando problemas medioambientales. Los investigadores sostienen que es necesario mejorar mucho la normativa para garantizar que la industria se encamine hacia la sostenibilidad. El seguimiento del carbono es un proceso complejo lleno de trampas. Si se hace mal, las biorrefinerías podrían acabar siendo una panacea medioambiental más que muerde el polvo.


PROFUNDIZANDO

Hace una década, la transición hacia mejores biocombustibles parecía inminente. Una nueva generación de biorrefinerías a escala comercial empezaba a funcionar en Estados Unidos, Brasil y Europa. Se diseñaron para fabricar etanol a partir de materias primas fibrosas ricas en celulosa, como restos agrícolas, hierbas o árboles de crecimiento rápido que suelen prosperar en tierras agrícolas marginales y requieren un cultivo menos intensivo que el maíz o la soja. A estas alturas, se suponía que estos biocombustibles celulósicos fabricados a partir de materias primas sostenibles estarían entrando a borbotones en el mercado de los combustibles, recortando las emisiones del transporte, la fuente de CO2 de más rápido crecimiento en todo el mundo.


Sin embargo, el flujo de combustible celulósico es apenas un goteo. Los equipos de procesamiento resultaron difíciles de manejar, los precios del petróleo bajaron y los gobiernos suavizaron los mandatos destinados a forzar la entrada en el mercado de los combustibles celulósicos más caros. "Al final, todas esas instalaciones tuvieron dificultades. La mayoría producen hoy a niveles muy bajos o no producen en absoluto", afirma John Field, que estudia el potencial de mitigación climática de los sistemas bioenergéticos en el Laboratorio Nacional Oak Ridge de Tennessee.


Lo que no se detuvo fueron los generosos incentivos a los biocombustibles de origen alimentario y sus deficiencias. La directiva europea sobre energías renovables impulsó la tala y la quema de selvas tropicales en Brasil, Indonesia y otros lugares para dar paso a plantaciones de soja y palma aceitera, desplazando a las comunidades indígenas y a la fauna silvestre y liberando las enormes reservas de carbono de las selvas tropicales. Y el carbono no sólo procede de los árboles, sino que también puede liberarse del suelo a medida que éste se calienta y se seca. De hecho, el suelo contiene aproximadamente tres cuartas partes del carbono orgánico de la biosfera terrestre.


Según Ben Lilliston, Director de Estrategias Rurales y Cambio Climático del Instituto de Agricultura y Política Comercial de Minneapolis (Minnesota), los nuevos programas que vinculan los incentivos a los biocombustibles a su intensidad de carbono, como la norma de California sobre combustibles bajos en carbono, siguen sin evitar las consecuencias imprevistas que pueden derivarse de un cambio en el uso del suelo. La demanda de materias primas puede liberar carbono almacenado en bosques y suelos agrícolas en formas que los reguladores tienen dificultades para tener en cuenta. Por ejemplo, en los últimos cinco años, las biorrefinerías estadounidenses han adquirido una parte cada vez mayor de las cosechas de soja del país. Esto puede aumentar indirectamente las emisiones de carbono, ya que los productores de soja de otros países aumentan su producción para satisfacer la demanda estadounidense.


La deuda de carbono resultante podría no saldarse nunca. Según un estudio de 2020, una vez que se tienen en cuenta los impactos del uso de la tierra, la intensidad de carbono de los biocombustibles derivados del aceite de palma triplica la de los combustibles derivados del petróleo.


La agricultura para abastecer a las biorrefinerías también impone un coste de oportunidad porque, en muchos casos, restaurar la misma tierra para convertirla en bosques o pastos autóctonos ofrecería una mayor reducción neta de carbono. "El análisis típico de los biocombustibles ignora este coste: desde el punto de vista del clima, la tierra es gratis", afirma Tim Searchinger, director técnico del programa de alimentación del Centro de Investigación Política sobre Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey.


Los estudios sobre el uso de la tierra y el ciclo de vida necesarios para contabilizar plenamente la huella de carbono o el ahorro de un biocombustible son complejos y caros, y pueden arrojar resultados inconvenientes para los productores de biocombustibles. Además, no es fácil encontrar datos fiables. El carbono del suelo, por ejemplo, varía mucho en distancias cortas. Y la variabilidad en el tiempo significa que puede pasar hasta una década antes de que el muestreo detecte cambios importantes en el carbono del suelo. "Lleva mucho tiempo y es costoso hacerlo bien", afirma Rebecca Rowe, que estudia el carbono del suelo en el Centro de Ecología e Hidrología de Lancaster (Reino Unido).


Esto hace que la evaluación de la sostenibilidad de los biocombustibles sea "desalentadora", según Pedro Piris-Cabezas, Director de Transporte Internacional Sostenible del Fondo de Defensa Medioambiental, con sede en Londres. "Rápidamente se convierte en una locura", afirma. Sin embargo, Piris-Cabezas cree que existen herramientas y métodos fiables para desentrañar la complejidad, y que éstos demostrarán que algunos biocombustibles reducen las emisiones de carbono sin degradar los ecosistemas y las comunidades. Piris-Cabezas ha escrito un manual (véase go.nature.com/3s6hco2) sobre métodos de seguimiento que pueden garantizar que las alternativas a los combustibles fósiles para la aviación tienen una "alta integridad".


Sin embargo, Piris-Cabezas no confía tanto en que un análisis tan riguroso demuestre que los biocombustibles pueden producirse de forma sostenible a gran escala. Y es pesimista sobre su viabilidad económica, gracias al desafío emergente de otra clase de combustibles alternativos: los electrocombustibles, producidos mediante electricidad renovable e hidrógeno. Piris-Cabezas predice que en la próxima década, el coste de evitar una tonelada de emisiones de CO2 mediante el uso de electrocombustibles bajará a unos 70 dólares. Reducir una tonelada de carbono utilizando los biocombustibles actuales cuesta entre 300 y 400 dólares, afirma, y es probable que ese coste aumente.


El último dilema en relación con los biocombustibles es la intensificación de la competencia por una tierra finita. El Instituto de Recursos Mundiales, un grupo de expertos en sostenibilidad de Washington DC, prevé una diferencia del 56% entre las calorías alimentarias producidas en 2010 y las necesarias en 2050 (véase go.nature.com/3tknoy3). Al mismo tiempo, la mayoría de las vías de mitigación que limitan el calentamiento global en consonancia con el acuerdo climático de París requieren una reducción absoluta del uso de las tierras agrícolas. La expansión de la producción de biocombustibles, por tanto, hará subir inevitablemente los precios de los alimentos y empeorará la inseguridad alimentaria, afirma Janet Ranganathan, que estudia contabilidad y tecnología medioambientales y supervisa la investigación en el Instituto de Recursos Mundiales. Duda de que los futuros avances puedan asegurar a los biocombustibles algo más que un papel de nicho: "Las perspectivas de mejora son limitadas a menos que se elimine la necesidad de tierras dedicadas a su cultivo"."


MAS SOBRE EL TEMA BIOCOMBUSTIBLES:


  • Los biocombustibles son un riesgo para la seguridad alimentaria y para la biodiversidad - aquí

  • Nada "bio" en los biocombustibles para aviones: pueden contaminar más que el querosén - aquí 

  • Crisis alimentaria: Europa quema el equivalente a 15 millones de barras de pan por día en los coches - aquí 

  • Europa usa 19 millones de botellas de aceite de girasol y colza por día en los autos - aquí 

  • Los terribles efectos de los biocombustibles en la biodiversidad - aquí 

  • La política verde de Europa perjudica el medio ambiente de otras naciones - aquí

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page