• Homo consciens

Algunos dicen que podemos salir de la crisis climática con geoingeniería. NO les crea



Fuente: The Guardian - Abril 2021 - Por Ray Pierrehumbert y Michael Mann

¿Qué podría ir mal con esta idea? Pues muchas cosas




Al llegar el Día de la Tierra, se renueva la esperanza en la batalla por evitar un cambio climático catastrófico. Bajo el mandato del recién elegido presidente Joe Biden, Estados Unidos ha reafirmado su liderazgo mundial en este desafío definitorio de nuestro tiempo, reuniendo a los líderes mundiales en Washington esta semana para impulsar el esfuerzo mundial para reducir las emisiones de carbono en la próxima década.


Justo cuando el mundo, por fin, se está poniendo las pilas, ha aparecido en el horizonte una ominosa nube que oscurece el sol y que amenaza con desbaratar estos incipientes esfuerzos. Esa nube adopta la forma de tecnologías que sus defensores denominan -de forma algo engañosa- "geoingeniería solar".


La llamada "geoingeniería solar" no modifica el sol en sí mismo. En su lugar, reduce la luz solar entrante por otros medios, como la colocación de sustancias químicas en la atmósfera que reflejan la luz solar hacia el espacio. Se trata de un síntoma del calentamiento global, en lugar de la causa principal, que es el aumento de la carga de dióxido de carbono en la atmósfera provocado por el ser humano.


Si bien es cierto que la reducción de la luz solar puede provocar un enfriamiento (lo sabemos por erupciones volcánicas masivas pero episódicas como la del Pinatubo en 1991), actúa sobre una parte del sistema climático muy diferente a la del dióxido de carbono. Y los esfuerzos por compensar el calentamiento provocado por el dióxido de carbono con la reducción de la luz solar darían lugar a un clima muy diferente, tal vez uno que no se ha visto antes en la historia de la Tierra, con cambios masivos en la circulación atmosférica y en los patrones de precipitación y un posible empeoramiento de las sequías.



¿Qué podría salir mal? El libro de Elizabeth Kolbert Under a White Sky (Bajo un cielo blanco) documenta un caso tras otro en el que intervenciones ambientales supuestamente benignas han tenido consecuencias imprevistas que han requerido una capa tras otra de intervenciones tecnológicas adicionales para evitar el desastre. Cuando los impactos son locales, como en la lucha de Australia para hacer frente a las consecuencias de la introducción deliberada del sapo de caña, la propagación de la catástrofe puede ser contenida (hasta ahora, al menos). Pero, ¿qué ocurre cuando las consecuencias imprevistas afectan a todo el planeta?


Luego está el desajuste de las escalas temporales. El efecto de calentamiento del dióxido de carbono persiste durante 10.000 años o más, a falta de tecnologías no probadas para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera. Por el contrario, las partículas reductoras del sol en cuestión se eliminan en un año o menos, lo que significa que si se llega a depender de la geoingeniería para sobrevivir, hay que mantenerla esencialmente para siempre. Piensa en ello como en la metadona climática.


Y si alguna vez nos vemos obligados a dejarla, sufrimos un peligroso síndrome de abstinencia: un catastrófico "shock de terminación" en el que un siglo de calentamiento global reprimido aparece en una década. Algunos defensores insisten en que siempre podemos parar si no nos gusta el resultado. Pues sí, podemos parar. De la misma forma que si te mantienen vivo con un respirador sin esperanza de cura, puedes apagarlo - y sufrir las consecuencias.


Los evangelistas de la geoingeniería en Harvard han presionado para que se considere este tipo de tecnología; a medida que ha crecido el pánico por la crisis climática, también se ha extendido el apoyo a los peligrosos planes de geoingeniería mucho más allá de Cambridge, Massachusetts. Y los límites entre la investigación teórica básica (que vale la pena -los experimentos con modelos climáticos, por ejemplo, han revelado los peligros potenciales), por un lado, y las pruebas de campo y la implementación, por otro, se han ido difuminando.


La geoingeniería solar ha sido citada en el Plan de Acción Climática Demócrata. Maria Zuber, del MIT, copresidenta entrante del Consejo Presidencial de Asesores en Ciencia y Tecnología (PCAST) de Biden, es partidaria de ampliar el programa federal de investigación en geoingeniería. Y ahora ha caído el otro zapato: el Consejo Nacional de Investigación de EE.UU. ha publicado recientemente un informe que va mucho más allá de las recomendaciones muy cautelosas y tentativas para continuar la investigación en el informe del NRC de 2015 del que uno de nosotros (Pierrehumbert) fue coautor.


El nuevo informe aboga por un programa de financiación masiva de 200 millones de dólares para cinco años. El creciente apoyo se basa en un error fundamental, recogido en la justificación del informe de la NRC: que probablemente no lograremos la descarbonización necesaria de nuestra economía a tiempo para evitar daños climáticos masivos, por lo que esta tecnología podría ser necesaria.


Este "Plan B" es la peor justificación posible para desarrollar la tecnología de geoingeniería solar. Está cargada de riesgo moral, ya que proporciona una excusa para que los intereses de los combustibles fósiles y sus defensores sigan actuando como siempre. ¿Por qué reducir la contaminación por carbono si hay una solución barata? En The New Climate War, uno de nosotros (Mann) sostiene que la defensa de la geoingeniería es, de hecho, una de las principales tácticas de retraso utilizadas por los contaminadores.


Si el mundo no logra alcanzar las emisiones netas de dióxido de carbono, entonces las emisiones de cada año se sumarán a la reserva de dióxido de carbono atmosférico, lo que requerirá un aumento cada vez mayor de cualquier arreglo tecnológico y un incremento cada vez mayor del daño provocado por el shock de terminación. Y mientras tanto, otros efectos peligrosos de la contaminación por carbono acumulada, como la acidificación de los océanos, siguen empeorando con el tiempo.


Si el mundo se descarboniza finalmente, pero sólo después de bombear tanto dióxido de carbono que hace que el mundo sea letalmente caliente, entonces el despliegue de la disminución del sol como una táctica de supervivencia pone al mundo en un estado precario, uno en el que las generaciones actuales y futuras vivirían en el temor perpetuo de la muerte repentina por el shock de terminación. La triste realidad es que no existe un plan B viable para la crisis climática; la rápida descarbonización es nuestro único camino seguro.


Los defensores de la comunidad científica, en su mayoría, sólo recomiendan ahora la investigación, no la implantación. Pero la investigación no resolverá ninguna de las grandes incógnitas. Y no hará desaparecer ninguno de los grandes problemas conocidos: el compromiso milenario y el shock de terminación. La investigación que va más allá de los experimentos básicos de modelización del clima, por ejemplo la que implica pruebas de campo y ensayos, probablemente sólo servirá para impulsar el desarrollo de tecnologías de ingeniería que hagan más probable su despliegue. El grupo de Harvard, de hecho, ha proporcionado toda una hoja de ruta para el despliegue, incluyendo el trabajo en diseños de aviones para contaminar deliberadamente la estratosfera. Esto no puede ser considerado como una mera "investigación".


En general, los defensores son claros al afirmar que la reducción de la luz solar no es un sustituto de la descarbonización, pero son ingenuos en su creencia profesada de que el desarrollo de las tecnologías puede hacerse sin riesgo para el impulso de soluciones reales a la crisis climática.


En su propio libro reciente, Bill Gates (Nota de Climaterra: uno de los grandes financistas de la geoingeniería) insiste en que las energías renovables son inadecuadas para descarbonizar nuestra economía en la actualidad. Las investigaciones revisadas por expertos sugieren que se equivoca. Pero al mostrarse tan desanimado con las energías renovables, acaba abogando por la estrategia mucho más arriesgada de la geoingeniería, una estrategia que desviará los recursos necesarios de las soluciones seguras de energía limpia.


Se dice que los tiempos desesperados exigen medidas desesperadas. Pero todavía hay un camino seguro para abordar la crisis climática, siempre que evitemos los desvíos imprudentes y los callejones sin salida.


Ray Pierrehumbert, FRS, es el profesor Halley de física en la Universidad de Oxford. Fue uno de los autores del informe del NRC de 2015 sobre la intervención en el clima

Michael E Mann es distinguido profesor de ciencias atmosféricas en la Universidad Estatal de Pensilvania. Es autor de The New Climate War: The Fight to Take Back Our Planet



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram