• Homo consciens

La aterradora política de la geoingeniería


Edvard Munch, El Grito

Fuente: United Nations University - Por Clive Hamilton Universidad Nacional de Australia

2010-09-13


En agosto de 1883, el pintor Edvard Munch fue testigo de una inusual puesta de sol de color rojo sangre sobre Oslo. Conmovido, escribió en su diario que "sintió un gran grito interminable que atravesaba la naturaleza". El incidente le inspiró para crear su obra más famosa, El grito.


La puesta de sol que vio aquella tarde se produjo tras la erupción del Krakatoa en la costa de Java. La explosión, una de las más violentas de la historia, envió una enorme columna de ceniza a la estratosfera, tiñendo de rojo las puestas de sol en todo el mundo. Los gases emitidos también provocaron un enfriamiento de la Tierra de más de un grado y alteraron los patrones climáticos durante varios años.


El efecto de enfriamiento de las grandes erupciones volcánicas se conoce desde hace tiempo. El dióxido de azufre arrojado a la atmósfera superior forma una neblina que reduce la cantidad de radiación solar que llega a la Tierra. Se calcula que la erupción del Monte Pinatubo en Filipinas en 1991 -la mayor desde el Krakatoa- enfrió la Tierra en unos 0,5°C durante un año o más.


Ahora, una poderosa coalición de fuerzas se está agrupando silenciosamente en torno a la idea de transformar la atmósfera de la Tierra mediante la simulación de erupciones volcánicas para contrarrestar los efectos de calentamiento de la contaminación por carbono. La ingeniería del sistema climático del planeta está atrayendo la atención de científicos, sociedades científicas, capitalistas de riesgo y grupos de reflexión conservadores. A pesar de la enormidad de lo que se propone -nada menos que tomar el control del sistema climático de la Tierra- el público ha sido excluido casi por completo de la planificación.


La Royal Society define la geoingeniería como "la manipulación deliberada a gran escala del medio ambiente planetario para contrarrestar el cambio climático antropogénico" y divide los métodos en dos tipos: la eliminación del dióxido de carbono de la atmósfera y la gestión de la radiación solar para reducir el calor que entra o reflejar más.


"Algunas de las ideas propuestas para bloquear el calor del Sol serían descabelladas incluso en una novela de ciencia ficción"

Se han propuesto técnicas que van de lo intrigante a lo descabellado para eliminar el carbono de la atmósfera, como fertilizar los océanos con limaduras de hierro para promover el crecimiento de diminutas plantas marinas que absorben el dióxido de carbono, instalar en el océano un gran número de embudos flotantes que extraen agua fría rica en nutrientes de las profundidades para fomentar la proliferación de algas que chupan el dióxido de carbono del aire, y construir miles de "árboles de sodio" que extraen el dióxido de carbono directamente del aire y lo convierten en bicarbonato de sodio.


Algunas de las ideas propuestas para bloquear el calor del Sol serían descabelladas incluso en una novela de ciencia ficción. Una de ellas es enviar miles de millones de discos reflectantes a un punto del espacio conocido como L1 y situado entre la Tierra y el Sol. Otra es lanzar cientos de naves especiales no tripuladas que surquen los océanos enviando penachos de vapor de agua que aumenten la nubosidad. O bien, convertir los bosques de color oscuro en praderas de color claro que reflejen más luz solar.


Aumento de la atenuación

Pero la opción que se toma más en serio es totalmente más grande en su concepción y escala. Propone nada menos que la transformación de la composición química de la atmósfera terrestre para que el ser humano pueda regular la temperatura del planeta a su antojo. Al igual que las erupciones volcánicas, se trata de inyectar gas de dióxido de azufre en la estratosfera para cubrir la Tierra con pequeñas partículas que reflejen la radiación solar.


Se han propuesto varios planes, siendo el más prometedor la adaptación de aviones de alto vuelo equipados con tanques y boquillas adicionales para rociar los productos químicos. Una flota de aviones 747 podría hacer el trabajo. Para conseguir el efecto deseado, necesitaríamos el equivalente a una erupción del Monte Pinatubo cada tres o cuatro años. Las emisiones de la erupción en abril del "Monte impronunciable" de Islandia fueron menos de una centésima parte de las del Pinatubo, así que para manipular el clima necesitaríamos el equivalente a una de esas cada semana, cada año, durante décadas.


Los científicos más prudentes reconocen que intentar regular el clima de la Tierra potenciando el oscurecimiento global está plagado de peligros. Lo más preocupante es que los océanos están absorbiendo alrededor de un tercio del dióxido de carbono extra bombeado a la atmósfera por los seres humanos, lo que está aumentando su acidez, disolviendo los corales e inhibiendo la formación de conchas de los organismos marinos. Bajar el interruptor de la luz podría reducir la radiación solar entrante, pero no haría nada para frenar la acidificación de los océanos. El sistema climático es enormemente complicado y manipularlo podría ser como introducir sapos de caña para controlar los escarabajos de la caña de azúcar.


Riesgos morales

Aunque las ideas de la ingeniería climática existen desde hace al menos veinte años, hasta hace poco la comunidad científica ha desaconsejado el debate público. Los ecologistas y los gobiernos también se han mostrado reacios a hablar de ello. La razón es sencilla: aparte de sus desconocidos efectos secundarios, la geoingeniería debilitaría la voluntad de reducir las emisiones de carbono.


Desde el punto de vista económico, es un sustituto muy atractivo porque se estima que su coste es "trivial" comparado con el de la reducción de la contaminación por carbono. Mientras que a la comunidad internacional le ha resultado difícil ponerse de acuerdo sobre medidas colectivas contundentes para reducir las emisiones de carbono, la ingeniería climática es barata, de eficacia inmediata y, lo que es más importante, está al alcance de una sola nación.


Entre los posibles contendientes para una intervención unilateral, un experto nombra a China, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, India, Japón y Australia. ¿Podrían ponerse de acuerdo? Es como si siete personas vivieran juntas en una casa con calefacción central, cada una con su propio termostato y cada una con una temperatura ideal diferente. China se verá muy afectada por el calentamiento, pero Rusia podría preferir que el globo estuviera un par de grados más caliente.


"Hasta la fecha, los gobiernos han rehuido la geoingeniería por miedo a ser acusados de querer eludir sus responsabilidades con soluciones de ciencia ficción"

Si no hay un acuerdo internacional, una nación impaciente que sufra los efectos de la alteración del clima puede decidir actuar sola. No es descartable que en tres décadas el clima de la Tierra sea determinado por un puñado de funcionarios del Partido Comunista en Pekín. O que el gobierno de una Australia paralizada por la sequía permanente, el colapso de la agricultura y los feroces incendios forestales se arriesgue a la ira del mundo al embarcarse en un proyecto de control climático.


Hasta la fecha, los gobiernos han rehuido la geoingeniería por miedo a ser acusados de querer eludir sus responsabilidades con soluciones de ciencia ficción. El tema no se menciona en el informe Stern y sólo recibe una página en el informe Garnaut de Australia (véase la sección 2.4.2). Como muestra de su continua sensibilidad política, cuando en abril de 2009 se informó de que el nuevo asesor científico del presidente Obama, John Holdren, había dicho que la geoingeniería se está discutiendo enérgicamente como una opción de emergencia en la Casa Blanca, inmediatamente sintió la necesidad de emitir una "aclaración" afirmando que sólo estaba expresando sus opiniones personales.


Holdren es una de las mentes más agudas del sector y no se plantearía lo que ahora se conoce como "Plan B" -la ingeniería del planeta para evitar un calentamiento catastrófico- a menos que estuviera bastante seguro de que el Plan A fracasaría.


Juguetear con el regulador de intensidad puede resultar una solución política casi irresistible para los gobiernos. Se quitan de encima a los poderosos grupos de presión, dan luz verde a la quema de más carbón, evitan la necesidad de subir los impuestos sobre la gasolina, permiten un crecimiento desenfrenado y no suponen una amenaza para el estilo de vida de los consumidores.


En resumen, en comparación con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la geoingeniería libra a todo el mundo del problema. Ningún gobierno está todavía dispuesto a dar su apoyo oficial a la geoingeniería. Sin embargo, la presión va en aumento y no puede estar lejos el día en que el gobierno de una nación importante como Estados Unidos, Rusia o China apoye públicamente el Plan B. Entonces se abrirán las compuertas.


Incluso ahora, bajo el radar, Rusia ya ha empezado a hacer pruebas. Yuri Izrael, un científico ruso que es a la vez un escéptico del calentamiento global y un alto asesor del Primer Ministro Putin, ha probado los efectos de la pulverización de aerosoles desde un helicóptero sobre la radiación solar que llega al suelo. Ahora planea un ensayo a gran escala.


Strangelove y su hijo

Dos de los primeros y más agresivos defensores de la ingeniería planetaria fueron Edward Teller y Lowell Wood. Teller, fallecido en 2003, fue el cofundador y director del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, cerca de San Francisco, descrito por el autor estadounidense Jeff Goodell como "el corazón oscuro de la investigación armamentística". A menudo se describe a Teller como el "padre de la bomba de hidrógeno" y fue la inspiración para el Dr. Strangelove, el científico loco en silla de ruedas propenso a los saludos nazis en la película de Stanley Kubrick de 1964 con ese nombre.


Lowell Wood fue reclutado por Teller para el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore y se convirtió en su protegido. Durante décadas, Wood fue uno de los principales "armadores" del Pentágono, lo que le llevó a ser bautizado por los críticos como el "Dr. Maldad". Dirigió el grupo encargado de desarrollar el malogrado escudo antimisiles de la Guerra de las Galaxias de Ronald Reagan, que incluía planes para un conjunto de láseres de rayos X en órbita alimentados por reactores nucleares.


Desde 1998, Wood y Teller promueven la pulverización de aerosoles en la estratosfera como una forma sencilla y barata de contrarrestar el calentamiento global. Reflejando la opinión dominante de los años 50, creen que es el deber de la humanidad ejercer la supremacía sobre la naturaleza. Tal vez por esta razón se les ha asociado durante mucho tiempo con grupos de reflexión conservadores que niegan la existencia del calentamiento global inducido por el hombre. Ambos han estado asociados a la Hoover Institution, un centro de escepticismo climático financiado en parte por ExxonMobil, y Wood figura como experto del George C. Marshall Institute, un think tank de Washington que se convirtió en uno de los principales centros de negación del clima en la década de 1990.


Resulta extraño que la geoingeniería sea promovida con entusiasmo por una serie de think tanks de derechas que participan activamente en el negacionismo climático. El American Enterprise Institute, un influyente think tank también financiado en parte por ExxonMobil que ofreció 10.000 dólares a académicos por artículos que desacreditaran los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, ha lanzado un proyecto de alto perfil para promover la geoingeniería.


Por supuesto, la geoingeniería protege a sus partidarios y a los financieros de las industrias fósiles porque puede ser un sustituto de las reducciones de carbono y justificar el retraso. Pero una explicación más profunda reside en sus creencias sobre la relación de los humanos con el mundo natural.


Perseguir la reducción es admitir que la sociedad industrial ha perjudicado a la naturaleza, mientras que la ingeniería del clima de la Tierra sería la confirmación de nuestro dominio sobre ella, la prueba final de que, sean cuales sean los pequeños errores cometidos en el camino, el ingenio humano y la fe en nuestras propias capacidades siempre triunfarán. La geoingeniería promete convertir el fracaso en triunfo.


Lowell Wood cree que la ingeniería climática es inevitable; es cuestión de tiempo que las "élites políticas" se den cuenta de su baratura y eficacia. En una declaración que podría servir como epitafio de la Tierra, declaró: "Hemos diseñado todos los demás entornos en los que vivimos, ¿por qué no el planeta?".


"Perseguir la reducción es admitir que la sociedad industrial ha perjudicado a la naturaleza, mientras que la ingeniería del clima de la Tierra sería la confirmación de nuestro dominio sobre ella: la prueba final de que, sean cuales sean los pequeños errores cometidos en el camino, el ingenio humano y la fe en nuestras propias capacidades siempre triunfarán."

Wood desprecia la capacidad de los líderes mundiales para reducir las emisiones (lo que denomina "la supresión burocrática del CO2") y su capacidad para llegar a un consenso sobre el ensayo de la geoingeniería. Predice que la necesidad superará la resistencia popular a la idea de manipular la atmósfera.


Ante esta resistencia, Wood especula con la posibilidad de conseguir financiación privada de un multimillonario para un experimento. "Hasta donde puedo determinar, no hay ninguna ley que prohíba hacer algo así". Wood tiene razón: no hay ninguna ley que impida a un particular intentar tomar el control del clima de la Tierra.


Regulación del clima

Este es el núcleo de la presión para desarrollar las herramientas de manipulación climática. En la actualidad, el debate sobre la ingeniería climática está confinado en gran medida a un grupo de científicos, algunos de los cuales quieren mantener al público en la oscuridad y evitar la regulación de sus actividades. En su libro How To Cool the Planet, Goodell describe una serie de tres cenas privadas a principios de 2009 que reunieron a los principales actores. Convocadas por dos de los principales defensores, Ken Caldeira de la Universidad de Stanford y David Keith de la Universidad de Calgary, fueron "un punto de inflexión en la evolución de la geoingeniería como herramienta política".


En marzo de este año (2010) se celebró en Asilomar (California) una reunión privada de destacados ingenieros climáticos con el objetivo de elaborar unas directrices que regulasen la investigación y las pruebas. Los invitados querían un código de conducta voluntario que evitara la regulación por parte de los gobiernos y la comunidad internacional para que los expertos pudieran trabajar sin obstáculos en su tarea de entender cómo controlar el sistema climático de la Tierra.


David Keith sostiene que un tratado internacional puede ser innecesario porque el uso de la gestión de la radiación solar podría regularse mediante "normas" no escritas. Y ello a pesar de que reconoce que la amenaza de una acción unilateral es muy real; cualquiera de una docena de países podría iniciarla en pocos años. De hecho, un individuo rico podría transformar la atmósfera y, con la suficiente determinación, provocar una edad de hielo.


Tal vez el individuo adinerado que tiene en mente es Bill Gates, que ha estado financiando de forma encubierta la investigación en geoingeniería durante tres años con el asesoramiento de Keith y Caldeira. Ahora supervisan el fondo de investigación de Gates, que ha gastado unos 4,5 millones de dólares hasta la fecha, incluida la financiación de las tres cenas privadas. Keith no quiso revelar en qué se gasta el dinero, restándole importancia como "una pequeña agencia de financiación privada". (Obsérvese que los proyectos apoyados por el fondo de Gates se revelaban en este link, pero que fue removido). Así es: el hombre más rico del mundo tiene una pequeña agencia de financiación privada dedicada a investigar formas de manipular el sistema climático de la Tierra. ¿Alguien quiere una teoría conspirativa?


Gates también es inversor en una empresa llamada Intellectual Ventures que promueve un proyecto llamado "StratoShield", que bombearía dióxido de azufre a la atmósfera superior a través de una manguera de 30 kilómetros sostenida en el aire por dirigibles en forma de V. Intellectual Ventures está dirigida por Nathan Myhrvold, antiguo director de tecnología de Microsoft, y cuenta con Lowell Wood entre sus asociados.


Gates no es el único multimillonario que quiere salvar el planeta. Richard Branson (dueño, entre otras cosas, de una aerolínea) ha creado su propia "sala de guerra" para luchar contra el calentamiento global. Los batallones que quiere movilizar en "el camino de la victoria" son empresarios de éxito -como él- y sus armas son "soluciones al cambio climático impulsadas por el mercado", incluida la geoingeniería.


"Un individuo rico podría transformar la atmósfera y, con la suficiente determinación, provocar una edad de hielo."

La Sala de Guerra del Carbono -donde las citas inspiradoras de Branson se mezclan con las de otros titanes como Churchill, Roosevelt y Einstein- representa el tipo de locura de hombre rico común entre los empresarios modernos con complejo de Mesías.


La página web Carbon War Room (Sala de guerra al carbono) promocionaba un documento del que es coautor Lee Lane, del American Enterprise Institute, y que ha sido publicado por el centro dirigido por el "ecologista escéptico" Bjorn Lomborg. En él se argumenta que los beneficios de la geoingeniería superan ampliamente los costes y se muestra cómo establecer una temperatura óptima para la Tierra durante los próximos doscientos años.


A los autores les preocupa que las objeciones éticas de los grupos de defensa del medio ambiente puedan bloquear el despliegue de la gestión de la radiación solar, antes de señalar con alivio que "en realidad, las economías importantes siguen estando en gran medida fuera de la influencia de los grupos de defensa del medio ambiente". Esperan que el despliegue de la gestión de la radiación solar sea liderado por naciones con grupos de presión ambiental débiles, lo que por supuesto significa dictaduras.


Sueño de cielo azul

Unas puestas de sol más vívidas, como las que vio Edvard Munch en 1883, serían una de las consecuencias de la utilización de aerosoles de sulfato para manipular el clima; pero un efecto más inquietante de una mayor atenuación sería el blanqueamiento permanente de los cielos diurnos. Un cielo desteñido se convertiría en la norma.


Si las naciones del mundo recurren a la ingeniería climática, y al hacerlo alivian la presión para reducir las emisiones de carbono, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera seguiría aumentando y también el calentamiento latente que habría que suprimir. Entonces sería imposible suspender las inyecciones de azufre en la estratosfera, incluso durante uno o dos años, sin que se produjera un salto inmediato de la temperatura.


Se calcula que, si quienquiera que controle el sistema decidiera detenerlo, el retroceso de los gases de efecto invernadero podría hacer que el calentamiento repuntara a un ritmo entre 10 y 20 veces más rápido que en el pasado reciente, un fenómeno al que se alude, aparentemente sin ironía, como el "problema de la terminación".


Una vez que empecemos a manipular la atmósfera podríamos quedar atrapados, dependiendo para siempre de un programa de inyecciones de azufre en la estratosfera. En ese caso, los seres humanos no volverían a ver un cielo azul.



AUTOR

Clive Hamilton

Profesor de Ética Pública Charles Sturt

Universidad Nacional de Australia

Clive Hamilton es profesor de ética pública en el Centro de Filosofía Aplicada y Ética Pública de la Universidad Nacional de Australia. Ha ocupado puestos académicos de visita en la Universidad de Yale, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Oxford. El profesor Hamilton ha publicado sobre una amplia gama de temas, pero es más conocido por sus libros, algunos de los cuales han sido éxitos de ventas. Su último libro, titulado Requiem for a Species: Por qué nos resistimos a la verdad sobre el cambio climático, fue publicado por Earthscan y Allen & Unwin en 2010. Su nuevo libro, Earthmasters: The dawn of the age of climate engineering, fue publicado por Yale University Press y Allen & Unwin en febrero de 2013.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram