• Homo consciens

Aviones privados, mansiones y superyates: la enorme huella de carbono de los multimillonarios


Fuente: The Conversation - Por Richard Wilk y Beatriz Barros


Elon Musk, de Tesla, y Jeff Bezos, de Amazon, llevan todo el año compitiendo por el puesto de persona más rica del mundo, después de que la riqueza del primero se disparara en 160.000 millones de dólares en 2020, situándose brevemente en el primer puesto.


Musk no es el único que ha visto un aumento significativo de su riqueza durante un año de pandemia, recesión y muerte. En total, los multimillonarios del mundo vieron aumentar su riqueza en más de 1,9 billones de dólares en 2020, según Forbes.


Son cifras astronómicas, y es difícil entenderlas sin un poco de contexto. Como antropólogos que estudian la energía y la cultura del consumo, hemos querido examinar cómo toda esa riqueza se traduce en consumo y en la consiguiente huella de carbono.


Caminando en los zapatos de un multimillonario

Descubrimos que la huella de carbono de los multimillonarios puede ser miles de veces mayor que la del estadounidense medio.


Los ricos poseen yates, aviones y múltiples mansiones, todo lo cual contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por ejemplo, un superyate con tripulación permanente, helipuerto, submarinos y piscinas emite unas 7.020 toneladas de CO2 al año, según nuestros cálculos, lo que lo convierte en el peor activo con diferencia desde el punto de vista medioambiental. El transporte y los bienes inmuebles constituyen la mayor parte de la huella de carbono de la mayoría de las personas, por lo que nos centramos en calcular esas categorías para cada multimillonario.


Para elegir una muestra de multimillonarios, empezamos con la lista Forbes 2020 de 2.095 multimillonarios. Una muestra aleatoria o representativa de las huellas de carbono de los multimillonarios es imposible porque la mayoría de los ricos rehúyen la publicidad, así que tuvimos que centrarnos en aquellos cuyo consumo es de dominio público. Esto excluyó a la mayoría de los superricos de Asia y Oriente Medio.



Hemos rastreado 82 bases de datos de registros públicos para documentar las casas, vehículos, aviones y yates de los multimillonarios. Tras una búsqueda exhaustiva, empezamos con 20 multimillonarios conocidos cuyas posesiones pudimos averiguar, intentando incluir cierta diversidad de género y geografía. Hemos sometido nuestro trabajo a una revisión por pares, pero tenemos previsto seguir ampliando nuestra lista.


A continuación, utilizamos una amplia gama de fuentes, como la Administración de Información Energética de Estados Unidos y la Huella de Carbono, para estimar las emisiones anuales de CO2 de cada casa, avión, vehículo y yate. En algunos casos tuvimos que estimar el tamaño de las casas a partir de imágenes o fotos por satélite y el uso de aviones y yates privados buscando en la prensa popular y recurriendo a otros estudios. Nuestros resultados se basan en el análisis del uso típico de cada activo, teniendo en cuenta su tamaño y todo lo que pudimos averiguar.


No intentamos calcular las emisiones de "carbono incorporado" de cada activo -es decir, cuánto CO2 se quema a lo largo de la cadena de suministro para fabricar el producto- ni las emisiones producidas por su familia, empleados domésticos o séquito. Tampoco incluimos las emisiones de las empresas de las que son propietarios en parte o en su totalidad, porque eso habría añadido otro grado significativo de complejidad. Por ejemplo, no calculamos las emisiones de Tesla o Amazon al calcular las huellas de Musk o Bezos.


En otras palabras, todas estas son estimaciones probablemente conservadoras de cuánto emiten.


Tu huella de carbono

Para tener una idea de la perspectiva, comencemos con la huella de carbono de una persona promedio.


Los residentes de Estados Unidos, incluidos los multimillonarios, emitieron unas 15 toneladas de CO2 por persona en 2018. La huella media mundial es menor, con apenas unas 5 toneladas por persona.


En cambio, las 20 personas de nuestra muestra aportaron una media de unas 8.190 toneladas de CO2 en 2018. Pero algunos produjeron muchos más gases de efecto invernadero que otros.


Emisiones de los multimillonarios

Algunos de los mayores contaminantes tienen relativamente poca riqueza, mientras que los dos más ricos -Elon Musk y Jeff Bezos- tienen una huella de carbono relativamente pequeña. Los yates constituyen la mayor parte de las emisiones de quienes tienen uno. Las mansiones y otras viviendas representan una parte muy pequeña de sus huellas de carbono. Los valores están en términos de toneladas de CO2 equivalente.


En azul: viviendas - Amarillo: yates - Rojo otros medios de transporte (aviones, helicópteros, autos)



Figura: Los 10 países con las menores emisiones per capita.

A la cabeza del índice se encuentra Burundi, que con sólo 0,027 toneladas tiene las emisiones per cápita más bajas de todos los países. La cifra es tan baja que, de hecho, a menudo se redondea a cero. En comparación, la media alemana, estadounidense y saudí genera la misma cantidad de CO2 que 359, 583 y 719 burundeses respectivamente.


El multimillonario de la jet-set

Roman Abramovich, que hizo la mayor parte de su fortuna de 19.000 millones de dólares comerciando con petróleo y gas, fue el mayor contaminador de nuestra lista. Fuera de Rusia, es probablemente más conocido como el propietario del Chelsea Football Club de Londres, que acapara los titulares.



Abramovich recorre el Mediterráneo en su superyate, llamado Eclipse, que con 162,5 metros de proa a popa es el segundo más grande del mundo, rivalizando con algunos cruceros. También recorre el mundo en un Boeing 767 diseñado a medida, que cuenta con un comedor de 30 plazas. Hace viajes más cortos en su jet Gulfstream G650, en uno de sus dos helicópteros o en el submarino de su yate.


Mantiene casas en muchos países, incluyendo una mansión en los jardines de Kensington Park en Londres, un castillo en Cap D'Antibes en Francia y una finca de 28 hectáreas en St. Barts que una vez perteneció a David Rockefeller. En 2018 abandonó el Reino Unido y se instaló en Israel, donde adquirió la doble nacionalidad y compró una casa en 2020 por 64,5 millones de dólares.


Calculamos que fue responsable de al menos 33.859 toneladas métricas de emisiones de CO2 en 2018, más de dos tercios de ellas procedentes de su yate, que siempre está listo para ser utilizado en un momento dado durante todo el año.


Mansiones masivas y jets privados

Bill Gates, actualmente la cuarta persona más rica del mundo con 124.000 millones de dólares, es un contaminador "modesto" -para los estándares de los multimillonarios- y es el típico de los que quizá no tengan un yate gigante pero lo compensan con jets privados.


En la década de 1990, Gates construyó Xanadú -que lleva el nombre de la inmensa finca ficticia de "Ciudadano Kane", de Orson Welles- con un coste de 127 millones de dólares en Medina, Washington. La gigantesca casa tiene 6.131 metros cuadrados, con un garaje para 23 coches, un cine para 20 personas y 24 baños. También posee al menos otras cinco viviendas en el sur de California, las islas San Juan en el estado de Washington, North Salem (Nueva York) y la ciudad de Nueva York, así como una granja de caballos, cuatro jets privados, un hidroavión y "una colección" de helicópteros.


Calculamos que su huella anual es de 7.493 toneladas métricas de carbono, en su mayoría procedentes de muchos vuelos.


El director general de tecnología con mentalidad ecológica

Elon Musk, nacido en Sudáfrica y director general de Tesla Motors y SpaceX, tiene una huella de carbono sorprendentemente baja a pesar de ser la segunda persona más rica del mundo, con 177.000 millones de dólares.


No posee un superyate y dice que ni siquiera se toma vacaciones.


Calculamos una huella de carbono relativamente modesta para él en 2018, gracias a sus ocho casas y un jet privado. Este año, su huella de carbono sería aún menor porque en 2020 vendió todas sus casas y prometió desprenderse del resto de sus posesiones mundanas.


Aunque su huella de carbono personal sigue siendo cientos de veces superior a la de una persona media, demuestra que los superricos pueden elegir y reducir su impacto ambiental si así lo desean.


Su huella estimada a partir de los activos que examinamos fue de 2.084 toneladas en 2018.


El valor de nombrar y avergonzar

El objetivo de nuestra investigación en curso es hacer que la gente piense en la carga medioambiental de la riqueza.


Aunque muchas investigaciones han demostrado que los países ricos y las personas ricas producen mucho más que su parte de emisiones de gases de efecto invernadero, estos estudios pueden parecer abstractos y académicos, lo que hace más difícil cambiar este comportamiento.


Creemos que "avergonzar" -a falta de una palabra mejor- a los superricos por sus hábitos de gasto intensivo de energía puede tener un impacto importante, revelando que son modelos de consumo excesivo que la gente no debería emular.


Los periódicos, las ciudades y los residentes locales tuvieron un impacto durante las sequías de California de 2014 y 2015 al "avergonzar" a las celebridades y a otras personas que derrochaban agua, visto en sus céspedes continuamente verdes. Y los suecos inventaron un nuevo término - "flygskam" o vergüenza voladora- para concienciar sobre el impacto climático de los viajes en avión.


Los expertos en clima afirman que para tener alguna esperanza de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, los países deben reducir sus emisiones a la mitad para 2030 y eliminarlas para 2050.


Pedir a los estadounidenses de a pie que adopten un estilo de vida menos intensivo en carbono para lograr este objetivo puede resultar exasperante e ineficaz cuando harían falta unos 550 años de su vida para igualar la huella de carbono del multimillonario medio de nuestra lista.



Figura: la linea violeta es la que marca un gasto equitativo de carbono de 2.1tn equivalentes de CO2 que es compatible con un presupuesto de carbono para no exceder 1.5ºC de temperatura. Actualmente como puede observarse, el 1% más rico emite 74 tn anuales, el 10% más rico 23 tn, el 40% de ingresos medianos aproximadamente 6 tn y el 50% más pobre 0.7 tn.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram