• Homo consciens

¿Cómo devolver la vida silvestre a la ciudad?


Halcón Pellegrino en las ciudades

Fuente: BBC - Por Martha Henriques - enero de 2019

Muchas ciudades son lugares desafiantes para la vida silvestre, llenas de gente, ruido y contaminación. Pero basta con pequeños cambios para tentar a muchas especies a vivir en la jungla de cemento.


Unos proyectos de rewilding urbano están tentando a la naturaleza a volver a nuestras ciudades, desde la creación de praderas para mariposas urbanas hasta la construcción de improbables hogares para aves rapaces mortales.


El centro del ajetreado West End londinense no parece el lugar más adecuado para una de las aves más raras del Reino Unido. Se calcula que sólo hay entre 20 y 40 parejas reproductoras de colirrojo tizón en el país. Pero en los últimos años, sin haber sido introducida artificialmente en la zona, esta rara ave ha empezado a hacerse un hueco en esta concurrida zona del centro de Londres.


El colirrojo tizón no es la única especie silvestre inesperada que empieza a vivir en paisajes llamativamente urbanos. Polillas, mariposas, pájaros carpinteros e incluso murciélagos serotinos, más comunes en los pastos rurales, también han aumentado en esta parte de Londres.


Es una tendencia que cobra fuerza en todo el mundo. En Nueva York, los halcones peregrinos, antes casi extintos en EE.UU., pueden verse ahora con regularidad lanzándose a velocidades vertiginosas desde los rascacielos de la ciudad.


Estos cambios son el resultado de los crecientes esfuerzos por transformar las densas zonas urbanas, que han dejado de ser puntos muertos para la vida silvestre, en hogares atractivos y viables para la naturaleza junto a los habitantes de la ciudad. Una nueva iniciativa intenta incluso que las oficinas mantengan colmenas.


No es necesario rediseñar por completo el trazado de una ciudad para conseguirlo, afirma Emily Woodason, arquitecta paisajista senior de la empresa de diseño y planificación Arup. A veces basta con crear focos de vegetación a intervalos suficientemente regulares para tentar a la fauna y la flora a volver a una zona. El proyecto Wild West End, en el que participan seis de los mayores terratenientes de Londres, pretende crear 100 metros cuadrados de espacio verde cada 100 metros.


"Es un objetivo ambicioso", dice Woodason. "En última instancia, el objetivo es crear un corredor verde entre los parques de Londres".


Además de planificar más zonas verdes, muchos de los propietarios de terrenos están optando por reequipar los edificios existentes con muros o tejados verdes. De momento, parece que funciona. Desde que se realizó una evaluación básica de la vida silvestre hace dos años, varias especies inesperadas han vuelto a la zona, entre ellas el colirrojo tizón.


"Uno de los tipos de espacios creados podría incluir montones de rocas y troncos, que son excelentes para atraer diferentes insectos y permiten una colonización más natural de las especies con el tiempo", dice Woodason. "Esas condiciones son perfectas para este tipo de aves".


Nos damos cuenta de que la planificación, el desarrollo, la arquitectura y el diseño industrial son cómplices de la desaparición de otras especies del planeta - Mitchell Joachim

Atraer a las especies raras a las ciudades no es sólo algo "agradable", aunque hace que la vida urbana sea más variada e interesante. Algunas de las especies que vuelven a ser tentadas por este tipo de programas son aquellas de las que dependemos en gran medida para la seguridad alimentaria, como los polinizadores como las abejas y las mariposas. Sus poblaciones están cayendo en picado en todo el mundo.


"Nos damos cuenta de que la planificación, el desarrollo, la arquitectura y el diseño industrial son cómplices de la desaparición de otras especies del planeta", afirma Mitchell Joachim, director y cofundador de Terreform, un estudio de planificación y arquitectura ecológica. "Me apasiona absolutamente intentar restaurar estos hábitats en las ciudades, e inculcarlo en la forma de planificar nuestros edificios".


A veces eso significa planificar una gigantesca pradera vertical transparente de ocho plantas en las paredes de un edificio de oficinas en Manhattan. Las mariposas monarca son nativas de Norteamérica, pero están desapareciendo rápidamente desde la década de 1980 debido a la destrucción generalizada del algodoncillo, una planta que las monarcas utilizan para reproducirse. "El algodoncillo es una especie muy invasora, a los humanos no les gusta: puede provocar sarpullidos o apoderarse de su hermoso césped americano", dice Mitchell.


La construcción de un espacio para las monarcas en el edificio formaría parte de un esfuerzo por frenar su precipitado declive.


"Es un santuario para las mariposas monarca, para criarlas, con viveros para las orugas y zonas para las crisálidas y las mariposas adultas", dice Joachim. "Viven allí durante unas semanas y luego son liberadas".


Para tener un impacto real en las poblaciones de mariposas monarca, hará falta más que un santuario. Lo más importante es restaurar el hábitat natural de la mariposa -dentro de la ciudad y fuera de ella a lo largo de su ruta migratoria hacia México-, en particular proporcionando más algodoncillo.


En las ciudades, un jardín en la azotea es el lugar obvio para empezar a permitir que crezca el algodoncillo. Uno de estos jardines de azotea está planeado para situarse en la parte superior del edificio de las mariposas, con lo que los insectos son recibidos cuando se liberan al aire libre. Pero esto es algo a lo que puede contribuir todo aquel que posea o alquile una propiedad, no sólo los propietarios de grandes edificios emblemáticos. Para marcar la diferencia a largo plazo, la gente tiene que mirar más allá del estado de su césped y dejar el algodoncillo intacto.


Un lugar en el que prosperaron los halcones peregrinos resultó ser bastante inesperado

A veces, la vida silvestre vuelve a una ciudad no porque la gente le dedique un espacio, sino porque se elimina algo tóxico para ella. El pesticida DDT, originalmente considerado un producto químico maravilloso, se utilizó ampliamente en la agricultura a partir de los años cuarenta. No fue hasta décadas después cuando se descubrió que era muy tóxico para muchas especies, incluidas las humanas, y la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) de EE.UU. lo prohibió en 1972.


Entre las más afectadas estaban las aves de presa, porque la toxina se acumulaba en la cadena alimentaria. La población estadounidense de halcones peregrinos, el ave de presa más rápida del mundo, quedó diezmada y en 1970 las aves estaban al borde de la extinción.


Un grupo de científicos creó una iniciativa de conservación que llamaron Fondo del Halcón Peregrino, para intentar criar halcones peregrinos en cautividad hasta que pudieran ser liberados en la naturaleza. Un lugar en el que los halcones peregrinos prosperaron resultó ser bastante inesperado.


"Empezaron a experimentar con la liberación de halcones peregrinos en las ciudades", dice Erin Katzner, directora de compromiso global del Fondo Peregrino. "No sólo funcionó, sino que funcionó muy bien".


Los rascacielos ofrecían un hábitat al que las aves estaban bien adaptadas: en lo alto, con caídas vertiginosas, con lugares para anidar lejos de posibles depredadores como mapaches o zorros. Los científicos colaboraron con los propietarios de los edificios para crear cornisas en las que pudieran anidar las aves. Las palomas y las aves migratorias les proporcionaron abundante alimento. Al disminuir la contaminación de la cadena alimentaria con DDT, las poblaciones de halcones peregrinos en las ciudades se dispararon.


"Ahora se pueden encontrar en casi todas las ciudades de Estados Unidos, incluidas varias parejas en Manhattan", dice Katzner. "Puedes ir al centro de Nueva York y ver halcones peregrinos volando entre los rascacielos".


El objetivo no es sólo construir compromisos verdes en las zonas urbanas existentes, sino cambiar el aspecto del desarrollo en la ciudad.

Incluso en el caso de las aves liberadas en el campo, ahora hay muchos relatos de que se dirigen a las ciudades por su propia voluntad, porque se han convertido en un buen hábitat. Además de entusiasmar a los observadores de aves, las rapaces urbanas contribuyen a reducir la población de roedores en las ciudades.


Las iniciativas de reverdecimiento urbano suelen tener múltiples niveles de beneficio: los espacios más verdes hacen más feliz a la gente, pero también ayudan a resolver los problemas de drenaje del agua y a prevenir las inundaciones, además de proporcionar un hogar para los polinizadores y otros animales. Pero quizá uno de sus rasgos más valiosos sea hacer que la gente se sienta más conectada con la naturaleza y sea más consciente de nuestra relación con el medio ambiente.


El objetivo no es sólo incorporar compromisos verdes a las zonas urbanas existentes, sino cambiar el aspecto del desarrollo en la ciudad. Hasta hace unos años, la urbanización significaba convertir las zonas verdes en grises con el hormigón, el asfalto y el cristal de los edificios e infraestructuras tradicionales. Esta transformación, como es lógico, ha acabado siendo perjudicial para nuestro bienestar mental, nuestra salud física, el medio ambiente, los ecosistemas y la vida silvestre.


Rewilding o resalvajizar es una forma de invertir ese proceso: dar prioridad a las plantas y los animales y allanar el camino para los beneficios que se derivan para nuestra salud, nuestro bienestar y el entorno urbano.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram