• Homo consciens

Calores récords son cada vez más probables, según un estudio climático



Fuente: The Guardian - Por Damian Carrington -26 julio 2021

Un estudio prevé más olas de calor, incluso peores que las registradas recientemente en el noroeste de América.



"Según un estudio, las olas de calor que baten récords, incluso peores que la que afectó recientemente al noroeste de Estados Unidos, serán mucho más probables en el futuro. El estudio es una nueva y cruda advertencia sobre el rápido aumento de los riesgos que la emergencia climática supone para la vida.


Los impactantes extremos de temperatura sufridos en el noroeste del Pacífico y en Australia 2019-2020 es "exactamente de lo que estamos hablando", dijeron los científicos. Pero afirmaron que el mundo aún no ha visto nada parecido a los peores impactos posibles, incluso bajo el calentamiento global que ya se ha producido.


La investigación concluyó que las regiones más pobladas de América del Norte, Europa y China son las que tienen más probabilidades de sufrir los extremos que baten récords. Una ola de calor ilustrativa producida por los modelos informáticos utilizados en el estudio mostraba que algunas localidades del centro-norte de América tenían temperaturas 18°C superiores a la media.


Según los científicos, es fundamental prepararse para estos extremos sin precedentes, ya que podrían causar miles de muertes prematuras, y las medidas de adaptación adoptadas hasta la fecha se han basado a menudo en los registros de calor anteriores.


Los científicos ya saben que olas de calor como las que se ven hoy en día serán más comunes a medida que se desarrolle la crisis climática. Pero las olas de calor suelen analizarse comparándolas con el pasado, lo que significa que la gran mayoría son sólo marginalmente más calientes que antes. Esto puede dar una falsa sensación de aumento gradual de las temperaturas récord.


El nuevo estudio de modelización informática examinó por primera vez los márgenes más altos por los que podrían batirse los récords de olas de calor de una semana en el futuro.


El estudio concluye que las olas de calor que superen los récords anteriores en aproximadamente 5ºC serán de dos a siete veces más probables en las próximas tres décadas y de 3 a 21 veces más probables entre 2051 y 2080, a menos que se reduzcan inmediatamente las emisiones de carbono. Estas olas de calor extremas son prácticamente imposibles sin un calentamiento global.


La vulnerabilidad de América del Norte, Europa y China es sorprendente, dijo Erich Fischer, de la ETH de Zúrich (Suiza), que dirigió la investigación. "Aquí vemos los mayores saltos en los eventos que baten récords. Esto es realmente preocupante", añadió.


"En muchos lugares no se ha visto, ni de lejos, nada parecido a lo que puede suceder, incluso en las condiciones actuales, porque fijarse sólo en los registros del pasado es realmente peligroso".


El estudio también demostró que los eventos que rompen récords podrían llegar en ráfagas bruscas, en lugar de volverse gradualmente más frecuentes. "Esto es realmente preocupante", dijo Fischer: "Planificar olas de calor que se vuelvan 0,1°C más intensas cada dos o tres años seguiría siendo muy preocupante, pero sería mucho más fácil de preparar".


El profesor Michael Mann, de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.) y que no ha participado en la nueva investigación, afirmó: "Este estudio subraya algo que ha sido evidente en los extremos climáticos récord que hemos visto este verano: el cambio climático peligroso está aquí, y ahora es simplemente una cuestión de lo peligroso que estamos dispuestos a dejar que sea". La propia investigación de Mann, publicada en mayo, mostraba una posible duplicación del estrés térmico en Estados Unidos para el año 2100.


Pero dijo: "En todo caso, este último estudio, y el nuestro, están subestimando el potencial de los extremos de calor mortales en el futuro, en ausencia de una acción climática significativa". Esto se debe a que los modelos climáticos actuales no captan la naturaleza lenta y muy persistente de los fenómenos meteorológicos extremos observados en la ola de calor del noroeste del Pacífico y en las recientes inundaciones de Alemania.


La nueva investigación, publicada en la revista Nature Climate Change, concluye: "Los fenómenos extremos que baten récords son [actualmente] muy raros, pero su probabilidad prevista aumenta rápidamente en las próximas tres décadas".


El estudio concluyó que la tasa de calentamiento global (o la velocidad con que se produce el calentamiento) era fundamental para aumentar el riesgo, y no simplemente la temperatura global alcanzada. Esto indica que es necesario reducir drásticamente las emisiones lo antes posible, en lugar de seguir emitiendo y ser absorbidas de nuevo por la atmósfera más adelante (como son los escenarios de 1.5 y 2°C).


Los científicos utilizaron un escenario en el que las emisiones de carbono no se reducen, lo que algunos expertos han argumentado que es poco realista, dado que se están tomando algunas medidas climáticas. Sin embargo, las emisiones mundiales aún no han disminuido, a excepción de la caída causada por la pandemia de coronavirus, y los investigadores sostienen que el escenario sigue siendo pertinente hasta que las emisiones de CO2 disminuyan de forma constante.


Los investigadores señalan que los raros eventos que rompieron récords en el pasado tuvieron enormes impactos, como la ola de calor rusa de 2010, que mató a 55.000 personas y arrasó con 15.000 millones de dólares en cultivos, y la ola de calor europea de 2003, que provocó 70.000 muertes prematuras.


"Con los récords de temperatura que se han batido en Norteamérica y las devastadoras inundaciones en Europa y China sólo en el último mes, está claro que el cambio climático está afectando al planeta", afirma Vikki Thompson, de la Universidad de Bristol (Reino Unido). "La necesidad de entender lo que podría ocurrir en el futuro es vital para permitirnos adaptarnos".


"La buena noticia es que podemos evitar el peor caso que muestra este estudio", dijo. Según el estudio, si las emisiones comienzan a reducirse inmediatamente y con rapidez, el riesgo de que se produzcan fenómenos extremos que batan récords se reduce en un 80%. "Ante la inminencia de la Cop26, debemos esperar que los responsables políticos utilicen pruebas como ésta para demostrar la necesidad de reducir las emisiones globales", dijo Thompson.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram