• Alejandro T

Científicos del clima, ¿qué temas les quitan el sueño?

Fuente: Deutsche Welle - Autor: Sam Baker - 6 de Abril de 2021.


Desde físicos atmosféricos hasta climatólogos urbanos, DW habló con investigadores que estudian los muchos y variados aspectos del cambio climático sobre lo que más les preocupa mientras nuestro planeta se calienta.


¿Qué es lo que más revuelve el estómago de este reportero al pensar en el cambio climático? El deshielo del permafrost. Un escenario en el que todo se derrite, liberando copiosas cantidades de CO2 y metano (contiene el doble de carbono que la atmósfera ahora mismo), y no hay vuelta atrás.


Pero, ¿qué es lo que más preocupa a quienes estudian cómo se desarrolla el cambio climático - en las capas de hielo y en las esquinas de las ciudades, en los océanos y en los campos de cultivo -, a los propios científicos del clima?


DW ha preguntado a una docena de expertos en climatología, entomología, oceanografía y, por supuesto, en investigación del permafrost, qué es lo que les quita el sueño cuando se trata del clima.


La mayor incógnita: las personas


Nana Ama Browne Klutse estudia los cambios del clima con modelos climáticos en la Universidad de Ghana. Aunque dice que los puntos de inflexión, como el deshielo del permafrost, le preocupan, también le preocupa cómo los individuos manejarán los cambios climáticos.


"¿Qué se puede hacer como individuo para evitar el impacto del cambio climático? "Necesitamos políticas gubernamentales de resiliencia, de construcción de comunidades, de resiliencia de las ciudades. Luego necesitamos esa acción global".

Los manifestantes de Viernes por el Futuro exigen a su gobierno una acción climática en Delhi, India


La climatóloga Ruth Mottram estudia las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida y el aumento del nivel del mar para el Instituto Meteorológico Danés, pero no es la ciencia lo que le preocupa.


"Me preocupa menos que haya procesos desconocidos que no entendemos, y que pueda haber alguna catástrofe imprevista en el camino", dijo. "Sabemos cuáles van a ser muchos de los impactos. Creo que lo que me quita el sueño, en un sentido metafórico, es realmente la interacción entre el sistema físico y la forma en que las sociedades humanas van a manejarlo".


Poniendo el ejemplo del nivel del mar, dice que veremos un metro de subida este siglo -en nuestra vida o en la de nuestros hijos- y tendremos que tomar decisiones difíciles sobre nuestras ciudades costeras. Pero dice que la cosa no acabará ahí.


"Creo que las sociedades humanas no han comprendido realmente lo que esto significa y que la adaptación a la subida del nivel del mar va a ser un proceso largo y vamos a estar haciéndolo durante cientos de años", dijo Mottram, sugiriendo que empecemos a pensar en términos de la vida de las ciudades (cientos de años) en lugar de sólo en la vida humana.


Proteger a los vulnerables


Vladimir Romanovsky, profesor de geofísica del Laboratorio de Permafrost de la Universidad de Alaska Fairbanks, dijo que aunque piensa en cómo lo que ocurre en el Ártico afectará al resto del mundo, sus preocupaciones son mucho más locales.


"Debemos recordar que todavía hay personas que viven en el Ártico", dijo. Alrededor de 4 millones de personas, de hecho, que tendrían que enfrentarse a las consecuencias reales del deshielo del suelo bajo sus pies y casas. "Los cambios en estos climas y entornos de tipo local o regional, impactan en estas personas y algunos de estos impactos podrían ser muy graves".


Más cerca del otro polo del planeta, Carolina Vera teme que las desigualdades existentes no hagan más que agravarse con el cambio climático.


"El cambio climático ya está afectando a los sectores más vulnerables de nuestro planeta", afirma Vera, que estudia la variabilidad del clima como investigadora principal del Consejo Nacional de Ciencia de Argentina, profesora de la Universidad de Buenos Aires y jefa de gabinete del Ministerio de Ciencia y Tecnología de Argentina. Su trabajo la ha llevado a incorporar a los estudios los conocimientos y la recopilación de datos locales, con la participación de las comunidades que equilibran los problemas de la deforestación con su necesidad de cultivar.


Cultivos de Soja en Argentina - La deforestación para dar paso a los cultivos reduce la cantidad de dióxido de carbono que el monte extrae regularmente de la atmósfera.


Calor y nuevos extremos


Tal vez no resulte sorprendente que el calentamiento global sea una de las principales preocupaciones de muchos investigadores, como Dim Coumou, que estudia el clima extremo en la Vrije Universiteit Amsterdam.


Lo que más le preocupa son los extremos de calor y humedad en los trópicos -especialmente en zonas muy pobladas como África Occidental, Pakistán e India- que harán insoportable estar al aire libre. Cuando ya no sea posible refrescarse sudando, la gente no podrá trabajar al aire libre y, por tanto, no podrá cultivar alimentos. El resultado más probable es la migración masiva.


Pero no se trata sólo de los trópicos.


Muy relacionado con el calor está el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el calentamiento del clima. La investigación de Coumou y sus colegas muestra cómo los cambios en la corriente en chorro conducirán a un clima más extremo en Europa, incluyendo inundaciones y sequías.


Este aumento de los fenómenos meteorológicos extremos es la mayor preocupación climática del científico del clima Abubakr Salih Babiker.


"Una atmósfera más cálida puede retener más agua en ella y cuando llueve, llueve con fuerza provocando inundaciones. Un océano más cálido puede dar lugar a ciclones tropicales más fuertes", dijo Babiker, que trabaja para el Centro Climático de África Oriental ICPAC en Nairobi. Explicó que los ciclones obtienen más energía del agua más caliente.


"Hemos visto pruebas de todos estos acontecimientos", dijo. "Los ciclones tropicales más fuertes que han afectado a la Península Arábiga, Somalia y Mozambique se han producido en los últimos 20 años".


Y los fenómenos meteorológicos extremos pueden traer consigo otros desastres ecológicos, como las nubes de langostas, como han comprobado Babiker y sus colegas en sus investigaciones.


La ciencia al servicio de las soluciones


Las plagas, la sequía y las inundaciones también están en la mente de Esther Ngumbi.


Entomóloga y profesora de estudios afroamericanos en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, dice que lo que la mantiene despierta por la noche es el pensamiento: "¿Cómo puede ayudar realmente mi ciencia?".


El trabajo de Ngumbi sobre los cultivos resistentes a la sequía y a las plagas está impulsado por su preocupación por los agricultores vulnerables que viven en países que carecen de redes de seguridad social, donde una temporada de devastación de las cosechas a causa de los insectos puede significar pasar hambre y no poder pagar la educación de sus hijos.


"Eso es lo que realmente me hace levantarme cada día e ir al laboratorio para entender cómo mi investigación puede contribuir a las soluciones que necesitamos", dijo.


Natasha Picone -climatóloga urbana de la Universidad Nacional del Centro de Buenos Aires- dice que también son las soluciones las que ocupan sus pensamientos.


"Con la pandemia, me di cuenta de que no estamos haciendo lo suficiente para cambiar nuestras ciudades para que sean más habitables", dijo. Sus investigaciones informan a los planificadores urbanos sobre fenómenos como el efecto isla de calor urbano, la contaminación atmosférica y las escorrentías urbanas que pueden provocar inundaciones. "Si no cambiamos el rumbo ahora, será muy difícil volver atrás".


En la mente de la oceanógrafa Renata Hanae Nagai, de la Universidad de Paraná (Brasil), pesa su sobrino de cuatro años y cómo será su vida en un mundo más cálido, pero él también le da esperanzas. Durante una reciente excursión a la playa para observar el desove de las tortugas, advirtió a los demás que las dejaran en paz.


Ella ve este mismo cuidado en sus alumnos: aprender sobre los problemas y proponer soluciones.


"Las personas son la solución", dijo. "Lo intentamos, incluso en las condiciones más duras".


Los científicos también son humanos


Levke Caesar, cuya investigación ha saltado recientemente a los titulares, dijo que lo más preocupante para ella son las personas y organizaciones que niegan el cambio climático.


"Para mí, lo que hacen es algo moralmente inaceptable: mienten", dijo la física del clima de la Universidad de Maynooth, en Irlanda, al reflexionar sobre el encuentro con este tipo de personas en charlas públicas. "Es decir, no se puede discutir con el clima".


Pero esto sólo empuja a César a comunicar mejor lo que muestra la ciencia.


Muchos científicos del clima que entrevistamos dijeron que están trabajando para comunicar mejor sus investigaciones al público.


Se preocupan por nosotros


Un hilo conductor de esta encuesta (bastante poco científica) es que mientras los legos podemos preocuparnos por lo que dice la ciencia, los científicos del clima suelen preocuparse por nosotros.


"Los científicos siempre piensan en cuáles son los resultados de sus estudios, en qué medida son importantes para, ya sabes, para la gente de siempre, para la gente normal", me dijo el científico del permafrost. Mientras investiga, Romanovsky dijo que siempre está pensando en "cómo se podría utilizar esto para hacer la vida de la gente más fácil o más predecible".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram