• Homo consciens

Confiar en tecnología que no existe para absorber el carbono es jugar a los dados con el planeta




Fuente: Grist - Por Bobby Magill - Octubre de 2016


Eliminar las emisiones de dióxido de carbono de la atmósfera para evitar que el calentamiento global sea catastrófico puede ser un juego de tontos que equivale a un "riesgo moral por excelencia", según un artículo publicado el jueves en la revista Science.


Nadie sabe si la eliminación del carbono atmosférico -conocida como emisiones negativas- funcionará, y podría retrasar los recortes críticos de las emisiones al tiempo que dándose tácitamente licencia a la gente para contaminar, dice el artículo.


"Las tecnologías de emisiones negativas no son una póliza de seguro, sino una apuesta injusta y de alto riesgo", escriben los autores del documento, Kevin Anderson y Glen Peters. Anderson es director adjunto del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Manchester (Reino Unido), y Peters es investigador de CICERO, una organización de investigación climática de Noruega.


Los principales investigadores de las emisiones negativas temen que la fuerte oposición del documento a su trabajo sirva para socavar la investigación de un proceso que creen que podría resultar crítico para el futuro de la Tierra.


"El riesgo moral consiste en bloquear este enfoque, lo que, en mi opinión, hace este documento", afirmó Klaus Lackner, director del Centro de Emisiones Negativas de Carbono de la Universidad Estatal de Arizona.


Tanto las emisiones negativas como los recortes drásticos de la contaminación por gases de efecto invernadero son necesarios para mantener a raya el cambio climático, dijo Lackner.


"Tenemos que hacer todo lo posible para minimizar los daños", dijo. "Un ingrediente importante es tener emisiones negativas, y ponerlas en marcha tan rápido como podamos".


Las emisiones negativas son fundamentales para el acuerdo climático de París, que pretende evitar que el calentamiento global supere los 2° C, principalmente exigiendo a los países que reduzcan drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.


Los científicos consideran que las concentraciones atmosféricas de carbono no deben superar las 450 ppm para evitar que el calentamiento supere los 2° C. La Tierra, que probablemente acaba de superar de forma permanente la marca de las 400 ppm en septiembre, (Nota de Climaterra: en enero de 2021 llegó a 414 ppm) está en trayectoria de superar las 450 ppm dentro de 22 años.


La mayoría de los modelos informáticos en los que se basan los recortes de emisiones del Acuerdo de París suponen que las tecnologías de emisiones negativas eliminarán el carbono de la atmósfera a gran escala a finales de este siglo. Sin embargo, la tecnología está en pañales y nunca se ha demostrado que funcione o sea escalable. También se desconocen sus costes y peligros.


Los científicos están estudiando innumerables formas de eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera. La idea más avanzada es la llamada "bioenergía con captura y almacenamiento de carbono", o BECCS, que consiste en cultivar árboles para la producción de energía eléctrica con biomasa y luego capturar y almacenar las emisiones resultantes.


Otras estrategias consisten en plantar grandes bosques en todo el mundo o alterar la gestión del suelo para aumentar la cantidad de carbono que puede almacenar. Los científicos también están estudiando cómo eliminar directamente el dióxido de carbono del aire.


El documento dice que los modelos informáticos del Acuerdo de París hacen parecer que el coste económico de reducir las emisiones de carbono hoy es demasiado alto, por lo que los modelos trasladan la carga de reducir profundamente el carbono a una tecnología de emisiones negativas no probada a finales de este siglo.


El atractivo de utilizar la tecnología de emisiones negativas más adelante en el siglo puede dar a los responsables políticos la licencia para aplazar la reducción del carbono hoy y permitirles seguir utilizando combustibles fósiles para contaminar la atmósfera, escriben Anderson y Peters.


Los investigadores también se oponen a que se recurra a la bioenergía a gran escala con tecnología de captura de carbono, que requeriría una superficie de tierra dos veces mayor que la de la India para dedicarla exclusivamente al cultivo de árboles para bioenergía, lo que podría poner en peligro la capacidad de la tierra para cultivar alimentos y a las comunidades que dependen de ella, dijo Anderson.


Los científicos también han cuestionado que el proceso sea neutro en cuanto al carbono, según el documento.


Si la bioenergía y otras tecnologías fracasan en la creación de emisiones negativas, supondrá un importante fracaso moral, dijo Anderson.


"Existe un riesgo importante de que la BECCS y [otras tecnologías de emisiones negativas] no alcancen la escala sin precedentes asumida en muchos modelos, y si no lo hacen, las implicaciones climáticas se dejarán sentir con más fuerza en las generaciones futuras y en quienes vivan en comunidades climáticamente más vulnerables", afirmó Anderson.


La investigación sobre las emisiones negativas es legítima y debe continuar, pero la gente que busca soluciones al calentamiento global debe asumir que las emisiones negativas no funcionarán, dijo.


"No estoy de acuerdo", dijo el profesor de la Universidad de Michigan John DeCicco, que apoya el uso de las emisiones negativas como solución al cambio climático, y añadió que "el verdadero fracaso moral" es restringir las formas de pensar de los científicos para mitigar el cambio climático.


DeCicco dijo que es cierto que la búsqueda de bioenergía con captura de carbono, y posiblemente la tecnología de captura directa del aire, es especulativa y arriesgada, pero merece la pena investigarla. Los científicos deben centrarse más en buscar otras formas de crear emisiones negativas, como encontrar formas de hacer que los bosques y los suelos absorban más carbono de la atmósfera.


Lackner dijo que el documento asume incorrectamente que es fácil para los países reducir sus emisiones a casi cero de inmediato y que actuarán pronto. Son necesarias otras medidas, dijo.


"Sostengo que necesitamos absolutamente la captura de aire y todas estas tecnologías de emisiones negativas porque no hay manera práctica de que logremos cerrar el presupuesto de carbono en el tiempo disponible", dijo Lackner. "Sostengo que hemos dilatado durante 40 años este problema y nos hemos metido en una posición en la que realmente no tenemos opción de salir".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram