• Homo consciens

Deberíamos dejar de comprar pescado hasta que la industria deje de sacrificar delfines




Fuente: The Guardian - Por George Monbiot - Marzo 2020

Gran Bretaña y la UE son cómplices de cientos de muertes al año al negarse a imponer normas eficaces a la pesca comercial



¿Cuánta gente quiere que se mate a los delfines? Aparte del psicópata que les dispara en Florida, y de los cazadores japoneses que los matan cada año en la cala de Taiji, me atrevería a decir que ninguno. Quizá sean los animales salvajes más queridos del mundo. Sin embargo, cada día, los asesinos de delfines forman una cola ordenada, en las cajas de los supermercados de todo el mundo. Si usted compra pescado, y no hay una garantía clara y hermética, es probable que sea cómplice de algo que le repugne.


Un espeluznante informe de la semana pasada mostraba que el número de delfines en el Océano Índico ha descendido un 87% desde 1980, al ahogarse en las redes de enmalle que se colocan para pescar atún. Pero el problema no se limita a los mares lejanos ni a la pesca del atún. Una media de dos delfines o marsopas aparecen en las playas del Reino Unido cada día. Muchos de ellos muestran las rozaduras y hendiduras causadas por las redes de pesca. Es probable que los descubrimientos de delfines muertos alrededor del Golfo de Vizcaya este año superen el espantoso récord establecido en 2019, cuando se encontraron 1.100 en la costa francesa. También están apareciendo grandes cantidades en las playas de Irlanda.


Los gobiernos de la UE y del Reino Unido saben que su sistema de control de la matanza de delfines es inútil

No todos los delfines o marsopas que aparecen muertos han sido matados por la industria pesquera. Las infecciones son más frecuentes que antes, tal vez como resultado de la acumulación de productos químicos sintéticos persistentes en los tejidos de los animales y la supresión de sus sistemas inmunológicos. Pero en muchos lugares, como el Golfo de Vizcaya, Irlanda y probablemente el Canal de la Mancha, la pesca industrial parece ser la principal causa.


Es probable que los delfines encontrados en la orilla sean una pequeña proporción del total de los muertos. La mayoría de los cadáveres se hunden o van a la deriva hacia el mar. Dado que los gobiernos europeos no registran deliberadamente la matanza, sólo disponemos de estimaciones aproximadas sobre el número de delfines que mueren. Una estimación científica sugiere que alrededor de una octava parte de los delfines sacrificados pueden aparecer en las playas. Los delfines son longevos y se reproducen lentamente. En el Atlántico Norte, el delfín común sólo tiene una cría cada cuatro años. La matanza masiva no cuantificada causada por los barcos de pesca, si se permite que continúe, es probable que pronto los lleve a la extinción.


Casi toda la pesca comercial supone una amenaza para los delfines y marsopas. Pero algunas técnicas son más letales que otras. Si bien las redes de enmalle matan a un gran número de marsopas, y todos los tipos de redes de arrastre y de cerco ponen en peligro a los delfines, existe una correlación especialmente fuerte entre la muerte de delfines y dos tipos de pesca: los arrastreros en pareja que capturan lubinas y los superarrastreros que persiguen peces pequeños de media agua.


Los arrastreros en pareja (dos barcos que tiran de una red entre ellos) se mueven mucho más rápido que los arrastreros individuales. Los superarrastreros -de 100 metros o más de longitud- arrastran redes gigantescas que recogen bancos enteros y los depredadores que los cazan. Dado que estos barcos suelen perseguir especies utilizadas para fabricar los pellets con los que se alimenta a los peces de piscifactoría -como el salmón, la lubina, el fletán y los langostinos-, casi ninguna de las especies que se comercializan en la actualidad puede desvincularse con seguridad de la matanza de delfines. Los activistas de las costas de Gran Bretaña e Irlanda relacionan los picos de muerte de delfines con la aparición de los superarrastreros.


Los gobiernos de la UE y del Reino Unido están fracasando deliberadamente en detener esta masacre. Saben que su sistema de control de la matanza de delfines es inútil. Consiste en colocar observadores en alrededor del 1% de los barcos de pesca, y sólo con el consentimiento del capitán del barco. Inevitablemente, los barcos más responsables del problema suelen ser los menos vigilados. Por una cuarta parte del precio de este sistema inútil y anticuado, todos los barcos podrían estar equipados con equipos de vigilancia a distancia y CCTV. Pero se niegan a entrar en el siglo XXI.


El año pasado, el grupo de campaña Sea Shepherd se adentró en este abismo normativo y filmó a un arrastrero francés en el Golfo de Vizcaya arrastrando a un delfín muerto sobre su cubierta. ¿La respuesta oficial? El presidente del comité de pesca de Bretaña calificó la filmación de "acoso".


Ni la Comisión Europea ni el Gobierno británico, a juzgar por el actual proyecto de ley de pesca, tienen intención de poner remedio. Su negativa a controlar o regular adecuadamente la industria equivale a un encubrimiento intencionado y sistemático. Las medidas necesarias para proteger a los delfines son similares a las requeridas para permitir la recuperación de las poblaciones de peces. Deberían declararse grandes zonas cerradas a la pesca. En cambio, casi todas nuestras "zonas de conservación marina" pueden ser legalmente surcadas por los arrastreros durante todo el año. Son parques de papel sin sentido. Otras zonas deberían cerrarse en determinadas temporadas, cuando los delfines se congregan.


La política pesquera debería empezar por la protección de los delfines y otras especies vulnerables, y luego decidir dónde y cómo pueden faenar los buques pesqueros. Pero se adopta el enfoque contrario: permitir que los barcos trabajen en casi todas partes, sin vigilancia y sin apenas control, y luego preguntarse qué hacer con los delfines muertos. El poder de la industria pesquera sobre la política gubernamental sigue siendo tan poderoso y misterioso como siempre.


¿Hay alguna diferencia entre la accidental pero inevitable matanza de delfines por parte de la industria pesquera, y la deliberada masacre anual en Japón, que con razón causa tanta indignación pública? Si algo es moralmente incorrecto, ninguna cantidad de dinero puede hacerlo moralmente correcto. La matanza de delfines y de otros magníficos animales salvajes es, desde cualquier punto de vista, moralmente incorrecta.


Si estás de acuerdo, hay una respuesta sencilla. Deje de comprar pescado. Hasta que no se contenga la industria y se ponga fin a sus devastadores impactos, deberíamos retirar nuestro consentimiento. De lo contrario, nosotros también seremos los asesinos.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram