• Alejandro T

Debido al cambio climático, los bosques de Brasil emiten más carbono del que absorben


Fuente: abcNews – Autor: Julia Jacobo - 19 de diciembre de 2020.


Los árboles están experimentando una "mortalidad inducida por el clima", según el estudio.


Los bosques tropicales de Brasil han comenzado a liberar más carbono del que absorben a medida que el clima más cálido mata más árboles, dijeron los investigadores.


Los bosques juegan un papel importante en la lucha contra el clima por su capacidad de absorber el dióxido de carbono de la atmósfera, pero los bosques estacionales secos y cálidos del sudeste de Brasil han estado absorbiendo progresivamente menos carbono y liberando más recientemente, y han pasado "de ser un sumidero de carbono a ser una fuente de carbono" en 2013, según un estudio publicado en Science.


El inicio de la temporada de lluvias llega para el bosque en Aimpores en Brasil.


La región ha experimentado una reducción del 2,6% en la cantidad de carbono que absorbe al año y simultáneamente un aumento del 3,4% en las pérdidas de carbono, según el estudio. Los investigadores estudiaron 33 años de datos de la región. Encontraron que los bosques más secos y cálidos están experimentando el mayor aumento en las emisiones de dióxido de carbono, ya que las temperaturas más altas matan más árboles.


Estudios anteriores sobre los bosques tropicales del Amazonas han demostrado que el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera puede impulsar el crecimiento de las plantas y, como resultado, el almacenamiento de carbono, pero los datos muestran que los bosques tropicales con estación seca no experimentan resultados similares, dijeron los investigadores.


Hasta 2013, Brasil fue la mayor fuente de emisiones de carbono debido a la gran deforestación, y los bosques tropicales con estación seca son especialmente sensibles a los cambios en el clima debido a las sequías periódicas que ya enfrentan de forma natural, según el estudio.


Un grupo de tamarinos león dorados (Leontopithecus rosalia) ocupan un grupo de árboles en el Bosque Atlántico, en Río de Janeiro, Brasil.


Los autores concluyeron que las políticas de conservación de los sitios forestales brasileños más secos y cálidos, así como la acción política para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero son necesarias para prevenir mayores daños a los bosques tropicales.


Fuente: Phys.org - por Bob Yirka , Phys.org - Diciembre 2020

El problema no es insoluble: incluso con un planeta en proceso de calentamiento, sería posible que la región volviera a ser un sumidero de carbono si se hicieran cambios en la ordenación de la tierra.


Un equipo de investigadores afiliados a varias instituciones del Brasil ha descubierto que algunos bosques no amazónicos del Brasil ya han empezado a pasar de ser sumideros de carbono a fuentes de carbono. En su artículo publicado en la revista Science Advances, el grupo describe su estudio de 33 años de duración sobre los bosques caducifolios, semicaducifolios y perennes del estado brasileño de Minas Gerais.


Como señalan los investigadores, durante varios años los científicos del clima han estado prediciendo que parte de la superficie forestal del Brasil pasaría pronto de ser un sumidero de carbono a ser una fuente de carbono, incluidas las selvas tropicales. Han observado que a medida que las temperaturas en la zona han aumentado y que los seres humanos han seguido quemando los bosques, la cantidad de carbono liberado por los bosques en algunas partes del mundo, como Minas Gerais, comenzaría a liberar más carbono del que estaba siendo secuestrado por el crecimiento natural de los árboles. Para averiguar si este podría ser el caso de 32 bosques de Minas Gerais, situados en el sudeste de Brasil, los investigadores comenzaron a medir el secuestro y la emisión de dióxido de carbono en 1987. Continuaron monitoreando y midiendo la región hasta el año 2020.


Al examinar sus datos, los investigadores descubrieron que los bosques de la región estudiada (que cubrían 33 hectáreas de tierra) estaban secuestrando aproximadamente un 2,6% menos de carbono por año en 2020 que en 1987. Y durante ese mismo período de tiempo, la zona liberó aproximadamente un 3,4% más de dióxido de carbono. Al observar las cantidades totales que se están secuestrando en comparación con las emitidas, encontraron que la región ahora emite más dióxido de carbono a la atmósfera de lo que está secuestrado, cambiando de un sumidero de carbono a una fuente de carbono. Los datos también mostraron que la región experimentó un punto de inflexión en 2013.


Los investigadores sugieren que el problema no es insoluble: incluso con un planeta en proceso de calentamiento, sería posible que la región volviera a ser un sumidero de carbono si se hicieran cambios en la ordenación de la tierra. Sugieren que el gobierno brasileño prohíba la quema de bosques y promueva la plantación de bosques. También señalan que los esfuerzos para revertir el calentamiento global mediante la reducción de las emisiones globales también podrían ayudar. Señalan asimismo que si no se introducen cambios, es probable que más zonas forestales del Brasil (y de otras partes del mundo) pasen de ser sumideros de carbono a fuentes de carbono, incluidas las selvas tropicales de la cuenca del río Amazonas.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram