• Homo consciens

Después del virus

Fuente: Schumacher College - Por Stephan Harding - mayo de 2020 ¿A dónde vamos después del virus? el autor e investigador Stephan Harding, ve dos caminos: hacia una profundización del totalitarismo o hacia una compasión basada en nuestra amor y comprensión gaiana.


¿A dónde vamos después del virus? ¿Qué hay en el otro lado? Lo primero que hay que decir, basándome en mi comprensión científica, es que probablemente no habrá un "después del virus", ya que, al igual que los virus del resfriado y la gripe, parece probable que el Covid-19 se quede por un tiempo bastante largo. Entonces, ¿cómo vamos a vivir con el virus después de que hayamos conseguido algún tipo de control sobre él y hayamos superado los peores efectos de esta pandemia? Charles Eisenstein ha escrito un profundo análisis de estas preguntas en su reciente ensayo "La Coronación", que es una lectura esencial. Identifica dos vías principales divergentes que podríamos caracterizar como totalitarismo o compasión. Ya sabemos lo que es el totalitarismo. Piense en los ejemplos obvios: Hitler, Stalin, Mao, y en nuestro propio tiempo, afortunadamente por el momento menos peligroso pero definitivamente en el mismo camino: Trump, Oban, Erdogan, Bolsonaro y otros. El peligro es que el virus les dará a estas personas excusas para controlar cada uno de nuestros movimientos y escuchar cada una de nuestras palabras. No me malinterprete. El actual bloqueo y las tácticas de distanciamiento social están funcionando bien contra el virus y debemos mantenernos rígidamente respetándolas tanto tiempo como la ciencia lo sugiera. Pero no queremos distanciarnos socialmente y aislarnos cuando no lo necesitemos, y tampoco queremos que nos rastreen cuando no sea necesario. Pero una vez que las prácticas de vigilancia como las impuestas por el gobierno chino (y en Occidente por gente como Google) se hayan establecido por un tiempo para lograr estos fines, ¿nos acostumbraremos a ellas, tomándolas como la nueva normalidad? Probablemente, y los totalitarios así lo esperan. ¿Nos conducirán a una nueva tiranía en la que la tecnología se utilice para mantenernos temerosos, aislados y brutalizados, lejos unos de otros y de la naturaleza? Ese infierno sería su paraíso. Como vimos, la alternativa es la compasión, ¿a qué se parece eso? Bueno, quizás la forma más fácil y moderna de expresarla es que es "gaiana". De nuevo esta palabra -'Gaia'- la antigua diosa griega, Madre de Todo, que se metió en la bola de la Tierra cuando el tiempo comenzó a transformarla en una deslumbrante joya de vida y significado. Gaia como Madre Tierra denota algo que nuestra cultura en su conjunto ha odiado y destruido durante unos 2.000 años. Gaia es la palabra que representa a los hippies excéntricos, la tierra de la fantasía y el pensamiento dudoso. Equivocado. Gaia es la palabra más sagrada y saludable que tenemos ahora mismo porque la cura de nuestros males es redescubrir lo sagrado como terrenal y saludable, y Gaia es una gran contribuyente a este nuevo sagrado. Soy un científico, y no me avergüenzo de hablar en favor de esta Gaia esencialmente poética, aunque mi educación científica me ha hecho sentir que esta forma de pensar es inferior, y sin culpar a mis excelentes maestros - todos somos en gran medida ciegos a Gaia debido a los puntos de vista anti-gaianos de nuestra cultura. Así que el camino de la compasión requiere que redescubramos a Gaia. ¿Qué implica esto, esta compasión gaiana? Primero debes aprender a escuchar los cantos de los pájaros, que tienen la mágica habilidad de volver a despertar la maravilla. Así que, para ser compasivos debemos tener un sentido de maravilla frente a la naturaleza, frente a Gaia. Debemos aprender a escuchar profundamente el sonido del viento en sus ramas, el torrente del agua en sus ríos, y el estruendo de las olas en sus costas. Debemos aprender a pensar poéticamente frente a Gaia, porque por mucho que ame la ciencia, es la poesía lo que más le gusta. ¿Puedes practicar eso? Tienes que practicarlo, porque la compasión aumenta con la práctica. Deberías intentarlo. Tu corazón empieza a abrirse, tu cabeza empieza a despejarse y simplemente empiezas a sentirte feliz, estando dentro de la profunda grandeza arremolinada de nuestro hermoso planeta a la deriva en el espacio en una misión para aumentar la compasión y la sabiduría. Es un buen camino a seguir, y si lo hiciéramos, viviríamos en comunidades localizadas a pequeña escala, profundamente incrustadas en la naturaleza salvaje o libre, cada una viviendo simplemente con artefactos hechos en su mayoría con materiales locales por la propia gente. He visto tales lugares en la cultura tibetana. Te abren el alma a Gaia. Habría comercio e intercambio cultural entre las comunidades a una escala modesta, con una mezcla de viajes lentos pero también rápidos. De esa manera sería fácil apagar un potencial virus pandémico una vez que haya surgido en cualquiera de las comunidades. Habría alta tecnología, pero cada electrón sería visto como una mota de lo sagrado convertido en energía. Así que toda nuestra tecnología sería tratada con el mayor respeto y habríamos implementado circuitos cerrados de reciclaje para todos sus átomos y moléculas. Todo el mundo tendría acceso a buena comida, agua, atención médica gratuita y probablemente algún tipo de apoyo básico de la comunidad mundial en general. Diferentes comunidades de todo el mundo estarían en estrecho contacto entre sí a través de Internet, aboliendo el nacionalismo y el parroquialismo para siempre. Todos ayudarían a cultivar alimentos para sí mismos y para su comunidad en huertos de estilo permacultural que cultivan alimentos nutritivos y son un refugio para la biodiversidad. Y, quizás lo más importante, el principal objetivo de la vida de todos sería descubrir y desarrollar nuestra propia espiritualidad de la naturaleza, nuestra propia ecosofía (sabiduría ecológica) como diría mi querido amigo y maestro Arne Naess. En una sociedad así, las cosas mejorarían muy rápidamente porque todos trabajarían para hacer del mundo que les rodea un paraíso gaiano. Entonces, ¿qué es más probable que suceda dado el actual estado psicológico global de la humanidad, la tiranía o la compasión? Tristemente, no puedo ver que lo segundo ocurra pronto. Pero debemos trabajar por ello dentro de nosotros mismos y en el mundo en general. El mundo es un desastre, y hemos sido enviados aquí para ayudar a limpiarlo. La visión de Gaia como un gran planeta viviente (demostrado como un organismo autorregulado por mi amigo y maestro, James Lovelock) puede ayudarnos - pero sólo funcionará si Gaia es más que una idea intelectual. Tiene que implicar un cambio interior radical, una transformación de la conciencia para que todos puedan ver, oír, saborear, sentir y adorar a Gaia con su maravilloso manto de biodiversidad en tierra y en sus océanos repletos de todo tipo de vida. El primer camino - la tiranía - es actualmente el más fuerte y habrá un poderoso tirón hacia él ahora debido al virus. Debemos resistirlo con todo nuestro corazón y toda nuestra compasión porque es ciego a Gaia. Para ello, debemos seguir reflexionando sobre el significado de nuestra vida en Gaia, seguir encontrando respuestas más ricas y una energía más profunda para contribuir en todo lo que podamos mientras nos mantenemos felices y seguros. Para dirigirnos hacia la compasión tenemos que dedicarnos a convertirnos en "Gaia-sabios". Pasar tiempo en la naturaleza escuchando profundamente el canto de los pájaros, es una buena manera de empezar.

Stephan Harding- tiene un doctorado en ecología de la Universidad de Oxford y es investigador de Ecología Profunda en el Schumacher College, Dartington, Reino Unido. Es autor de Animate Earth: Ciencia, Intuición y Gaia, y editor de Grow Small Think Beautiful: Ideas para un Planeta Sostenible del Schumacher College. Actualmente está encerrado con su familia en el Schumacher College, Dartington, Inglaterra.


#coronavirus #gaia #crisissistemica #tirania #capitalismodevigilancia #totalitarismo #compasion #conciencia #nuevoparadigma

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com