• Homo consciens

Después de las langostas, devastadoras inundaciones en el este de África



Fuente: Al Jazeera - ONU - Mayo 2020

Las fuertes lluvias son el resultado de la humedad vertida en la región por los vientos que llegan del Océano Índico por el calentamiento global. Las inundaciones se producen cuando nubes de langostas están causando estragos en toda África oriental, donde millones de personas luchan por obtener alimentos y cuando se necesita distanciamiento social por el coronavirus.

Las lluvias torrenciales han desencadenado inundaciones y deslizamientos de tierra devastadores en toda África oriental en las últimas semanas, lo que agrava una situación ya de por sí difícil en la que los países de la región luchan contra la pandemia de coronavirus. La destrucción causada por las fuertes lluvias ha matado a cientos de personas en Kenya, Uganda, Somalia, Rwanda y Etiopía y también ha obligado a cientos de miles de personas a abandonar sus hogares. Esta semana, funcionarios de Kenya y Rwanda dijeron que casi 200 y 65 personas habían muerto en ambos países, respectivamente, debido a que las aguas de las inundaciones y los aludes de lodo destruyeron casas, arrastraron puentes y pusieron a prueba la infraestructura crítica. El sábado, Kenia y Uganda sufrieron cortes de electricidad en todo el país, dejando a decenas de millones de personas sin electricidad. Los expertos en salud están preocupados por las consecuencias de las inundaciones en la respuesta de los países a la pandemia de coronavirus. "Esto está agravando la respuesta de COVID-19", dijo el Secretario Administrativo Principal del Ministerio de Salud de Kenia, Rashid Aman. "Los desplazados se han visto obligados a congregarse en campamentos improvisados con el riesgo de agruparse exponiéndolos a la posibilidad de contraer el virus". Las inundaciones también arrasaron recientemente la mayor parte de un pequeño pueblo entero de Somalia y arrasaron carreteras, puentes y un hospital en Uganda. Las fuertes lluvias inundaron las zonas en torno a la montaña Rwenzori, en el oeste de Uganda, después de que el río Nyamwamba se desbordara, obligando a la gente a buscar refugio en las escuelas cercanas y destruyendo carreteras y puentes, según los funcionarios. "Lo que complica el asunto es que esta es la era de COVID. Se espera que la gente mantenga la distancia social, pero ¿cómo se mantiene la distancia en una situación así?" Julius Mucunguzi, portavoz de la oficina del primer ministro, fue citado por la Agencia de Noticias Reuters. Uno de los hospitales de la zona, Kilembe, también fue arrasado a pesar de estar construido en un banco elevado y reforzado con sacos de arena. "Hay salas que fueron completamente arrasadas. La morgue fue arrasada. No sabrías que hubo una vez una morgue allí. Las drogas y las farmacias fueron arrasadas", dijo Mucunguzi. La región somalí, en Etiopía oriental, también se ha visto muy afectada por las inundaciones, con más de 100.000 personas desplazadas, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas. Mientras tanto, un número no especificado de personas murieron en la región semiautónoma de Puntland en Somalia cuando las inundaciones repentinas arrasaron la mayoría de los edificios en la ciudad de Qardho, dijeron los funcionarios. Las fuertes lluvias son el resultado de la humedad vertida en la región por los vientos que llegan del Océano Índico, donde las temperaturas han aumentado en los últimos meses, dijo Chris Shisanya, profesor de climatología de la Universidad Kenyatta en la capital de Kenia, Nairobi. "Esto es un arrastre de lo que tuvimos el año pasado", dijo, refiriéndose a las inundaciones y deslizamientos de tierra en la región. Las inundaciones se producen cuando las nubes de langostas están causando estragos en toda África oriental, donde millones de personas luchan por obtener alimentos. Miles de millones de langostas del desierto ya se han abierto camino a través de Etiopía, Somalia, Kenya, Djibouti, Eritrea, Tanzanía, el Sudán y Uganda. Su reproducción ha sido estimulada por una de las temporadas de lluvias más húmedas de la región en cuatro décadas.


Más de 200 mil somalíes se han tenido que desplazar por cuestiones climáticas, conflictos internos y de seguridad alimentaria


Las graves inundaciones, los conflictos, la asfixia económica, la inminente plaga de langostas del desierto y una potencial propagación del COVID-19 amenazan la seguridad y bienestar de los 2,6 millones de personas desplazadas internas en Somalia.


Llamamiento de la ONU

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, teme que estas múltiples emergencias, que se relacionan y agravan entre sí, tendrán consecuencias devastadoras a menos que haya una respuesta coordinada y firme por parte de la comunidad internacional, las autoridades somalíes nacionales y locales, y los actores humanitarios para dar respuesta a las enormes necesidades humanitarias.


Desde el comienzo del año, más de 220.000 somalíes se han visto forzados a desplazarse en el interior del país, incluidas 137.000 personas a causa de los conflictos. Los desastres naturales y relacionados con el clima, como las sequías y la consecuente escasez de los medios de vida, así como las inundaciones, se suman a las causas, interrelacionadas y complejas, que fuerzan los desplazamientos.


En las regiones del sur y del centro de Somalia, las inundaciones repentinas y el comienzo de los desbordamientos de los ríos causados por la temporada de lluvias Gu ya han obligado a desplazarse a cerca de 90.000 personas, aunque se prevén nuevos desplazamientos. Esta situación está agravando las importantes necesidades humanitarias preexistentes de las personas desplazadas internas y de las comunidades de acogida. Si la tendencia actual se mantiene, se estima que las lluvias de este año podrían constituir una amenaza tan catastrófica como lo fueron las lluvias Deyr a finales de 2019, que forzaron a más de 400.000 personas a abandonar sus hogares. La llegada de enjambres de langostas del desierto, el insecto migratorio más devastador del mundo, amenaza con diezmar las cosechas y causar una escasez generalizada de alimentos tras las lluvias Gu.


Las inundaciones han comenzado apenas cuatro meses después de que las fuertes lluvias de Deyr (octubre-diciembre) inundaran partes de Somalia, afectando a más de medio millón de personas; y mientras el país trabaja para contener el virus COVID-19, que está aumentando exponencialmente y ya ha infectado a varios centenares de personas. El país también está trabajando para contener una infestación de langosta del desierto.


ACNUR urge a la comunidad internacional a que de un paso al frente en materia de financiación para las agencias humanitarias y el gobierno de Somalia en estos momentos de crisis. Ayer, en el marco de una petición más amplia de la ONU, ACNUR solicitó al sector privado y a los donantes individuales a contribuir con 745 millones de dólares estadounidenses a la solicitud de fondos por el COVID-19 para proteger y asistir a las poblaciones desplazadas en todo el mundo.


#langostas #inundaciones #injusticiaclimatica #cambioclimatico #crisisclimatica #calentamientoglobal #africa #migraciones

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com