• Homo consciens

El óxido nitroso de los fertilizantes más dañinos para el clima que el CO2



Fuente: Reuters - Por Matthew Green - Octubre 2020 - The National Observer - Por Darrin Qualman - CBC.ca

Como gas de efecto invernadero, el N2O puede permanecer en la atmósfera durante décadas, y es mucho más potente que el CO2 para atrapar el calor.


El creciente uso de fertilizantes a base de nitrógeno está aumentando las emisiones globales de óxido nitroso, un gas de efecto invernadero menos conocido, complicando los esfuerzos para limitar el cambio climático, informaron el miércoles los científicos en un estudio.


La mayor parte de la atención en la reducción de las emisiones de gases que producen el calentamiento global se ha centrado en el más abundante, el dióxido de carbono, y uno de los más potentes, el metano, con la industria de los combustibles fósiles bajo la presión de reducir drásticamente ambos.


Pero el óxido nitroso (N20), también conocido como "gas de la risa" o simplemente "nitroso", ha recibido menos atención como agente de calentamiento de larga duración.


"Hay mucha menos atención política sobre el óxido nitroso, y no tantas opciones de mitigación, por lo que las emisiones siguen aumentando", dijo a Reuters el coautor del estudio Glen Peters, un científico del clima del Centro CICERO para la Investigación Climática Internacional, con sede en Oslo, "Esto hace que el cumplimiento de los objetivos climáticos sea aún más difícil".


Para el estudio de cinco años, publicado en la revista Nature, los científicos de 48 instituciones de todo el mundo midieron y calcularon las emisiones de N2O tanto naturales como causadas por el hombre desde 1980 hasta 2016.


Descubrieron que las emisiones de N20 procedentes de la agricultura aumentaron anualmente un 1,4% de media durante esos 36 años. La agricultura es responsable de más de la mitad de las emisiones de N20 causadas por el hombre.


Fuente: Glen Peters


Había 270 partes por billón de este gas en la atmósfera en 1750, según el estudio, y había aumentado a 331 partes por billón en 2018. El aumento más rápido fue en las últimas cinco décadas.


Fuente: Glen Peters

Figura: Fuentes antropogénicas:

* Agricultura: Fertilizantes y estiércol (50%, ↑1.4%/año)

* Otro: Combustibles fósiles, industria, aguas residuales, quema de biomasa (25%, ↑0.9%/año)

* Indirecto: Transporte a los ecosistemas por tierra, agua y aire (15%, ↑1%/año)

* Retroalimentación: 10%, creciente pero alta variabilidad

Traducir Tweet


El equipo internacional de autores dice que, en la trayectoria actual, el óxido nitroso adicional podría empujar la temperatura mundial a 3° C por encima de la media preindustrial para 2100, lo que supera con creces el objetivo de 1,5 C o 2 C establecido por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).


"Actualmente, las emisiones están en camino de causar un aumento de la temperatura mundial por encima de los 3°C para finales de este siglo", dijo Hanqin Tian, co-autor principal del estudio y director del Centro Internacional para la Investigación del Clima y el Cambio Global de la Escuela de Ciencias Forestales y de la Vida Silvestre de la Universidad de Auburn, en Alabama.


Fuente: Glen Peters

Figura: Las emisiones mundiales van en la dirección equivocada, y es probable que sean mucho más altas que las estimaciones utilizadas en el análisis de escenarios.

Incluso la mitigación profunda (1,5°C, 2°C) sólo tiene reducciones modestas en N₂O, pero el mayor esfuerzo en N₂O conduce a temperaturas generales más bajas (o menos trabajo en CO₂).


La mayor parte procedía del Asia oriental, Europa, el Asia meridional y América del Norte. Sin embargo, las tasas de crecimiento más elevadas se registraron en las economías emergentes como el Brasil, la India y China.


Fuente: Glen Peters

Figura: Las emisiones antropogénicas por persona varían un factor de cinco entre las regiones.

Por lo general, los países ricos tienen emisiones per cápita más elevadas, pero éstas serían aún mayores si se incluyeran las emisiones procedentes de la producción de alimentos importados (no consideradas en nuestro análisis).


Si bien los fertilizantes de nitrógeno han sido cruciales para aumentar la productividad de los cultivos y mejorar la seguridad alimentaria en todo el mundo, también pueden causar problemas ambientales. El nitrógeno de la escorrentía agrícola puede alimentar las floraciones de algas que crean zonas muertas en las costas. Y en la estratosfera, el N2O puede descomponerse para formar otras moléculas que destruyen la capa de ozono que protege al planeta de la radiación ultravioleta.


Como contaminante climático, el N2O puede permanecer en la atmósfera durante décadas, y es mucho más eficiente que el CO2 para atrapar el calor.


Un uso más eficiente de los fertilizantes podría ayudar a reducir las emisiones, escribieron los autores. También instaron a los esfuerzos para frenar la deforestación, que puede aumentar la cantidad de N20 producido por las bacterias del suelo.




Incluimos propuestas para salir de ese modelo de agricultura industrial de un artículo del especialista canadiense Darrin Qualman


En un artículo en el diario The National Observer traducido aquí- del 8 de julio de 2020 escribió como conclusiones:

Para que las explotaciones agrícolas que producen nuestros alimentos puedan resistir los efectos del cambio climático, reducir las emisiones que alteran el clima de esas explotaciones y apoyar unos ingresos agrícolas adecuados, debemos aplicar rápidamente varias reformas de política:


1. Los gobiernos deben reorientar sus políticas agrícolas, alejándose de los sistemas agrícolas y alimentarios de máxima exportación, máxima producción, máximo insumo y máxima emisión, y orientándolos hacia la sostenibilidad y la capacidad de recuperación. La reducción de la excesiva dependencia de los agricultores de los fertilizantes, productos químicos y otros insumos que utilizan mucho petróleo puede reducir las emisiones y aumentar los ingresos netos.


2. El fertilizante de nitrógeno es la mayor fuente de emisiones agrícolas. El fertilizante de nitrógeno es único entre los procesos y materiales humanos en el sentido de que es una fuente importante de los tres principales gases de efecto invernadero: el dióxido de carbono (en la producción), el óxido nitroso (en el uso) y el metano (de su materia prima de gas natural). Los agricultores canadienses han duplicado el tonelaje de nitrógeno desde 1993; como resultado, las emisiones han aumentado. Debemos aplanar esas curvas y doblarlas hacia abajo si queremos que los agricultores contribuyan a los esfuerzos por mantener los aumentos de temperatura por debajo de niveles catastróficos. Los gobiernos deben contratar y capacitar a un gran número de agrónomos de extensión independientes para que ayuden a los agricultores a encontrar alternativas de producción sostenibles a los fertilizantes de alta emisión y otros insumos. Los gobiernos también deben crear granjas de demostración en las que se puedan perfeccionar y exhibir enfoques productivos, de apoyo a los ingresos y con bajas emisiones.


3. Debemos diversificar los enfoques de la producción de alimentos. Es probable que la agricultura en gran escala continúe en la mayor parte de las tierras agrícolas del Canadá, pero debemos aumentar la superficie cultivada con métodos orgánicos, holísticos, regenerativos y agroecológicos de bajos insumos. Además, las políticas gubernamentales deben apoyar y alentar a todos los agricultores a trasladar todas las granjas, grandes y pequeñas, hacia modelos de producción compatibles con el clima y con bajas emisiones.

4. La salud del suelo es clave. Los suelos ricos en materia orgánica y carbono son más fértiles, contienen más agua y son una parte fundamental de la adaptación al cambio climático y la capacidad de recuperación. La investigación y la educación financiadas por el gobierno, junto con los incentivos dentro de los programas de apoyo a la agricultura, pueden apoyar y acelerar las prácticas de construcción del suelo por parte de los agricultores.


5. Los sistemas ganaderos deben transformarse de manera que maximicen los beneficios (construcción del suelo, apoyo a los ecosistemas de pastizales y funcionamiento como partes integradas de granjas mixtas y biodiversas) y, al mismo tiempo, minimicen las emisiones.


8. Hay que solucionar el problema de los ingresos agrícolas. Los ingresos agrícolas netos obtenidos en los mercados (sin contar los pagos financiados por los contribuyentes) no están muy por encima de cero (16 dólares por acre, en promedio, en 2019). La deuda agrícola está en camino de alcanzar los 170.000 millones de dólares en esta década. La deuda masiva y los ingresos inadecuados hacen que los agricultores sean hipervulnerables a los impactos climáticos, como las inundaciones, las sequías y las tormentas violentas.


9. Es fundamental cambiar la estructura del sector agroalimentario para poder aumentar el número de agricultores que administran la tierra, crear carreras deseables en todo el sistema alimentario y revitalizar las comunidades rurales. Las políticas actuales han hecho que dos tercios de los jóvenes agricultores sean expulsados de la tierra en una generación. Invertir esas tendencias debe ser una de las principales prioridades de los gobiernos al renovar todos los aspectos de las políticas agrícolas. Necesitamos jóvenes agricultores, nuevos agricultores y más agricultores.


10. El gobierno federal debe liderar la ayuda a los agricultores para que reduzcan las emisiones de los edificios, la maquinaria y los combustibles. Los gobiernos deben acelerar la producción de energía renovable en las granjas; el desarrollo de camiones, tractores y otros equipos agrícolas con baterías de baja emisión; y la modernización de los edificios agrícolas para ahorrar energía.


11. Las políticas agrícolas del Canadá deben reconstruirse sobre una nueva base de soberanía alimentaria: Sistemas alimentarios locales y regionales conformados democráticamente por las necesidades de los productores, los consumidores y las comunidades, y centrados en la sostenibilidad, la capacidad de recuperación, la justicia y el suministro fiable de alimentos ricos y saludables para todos.


Como todos los sistemas humanos, la agricultura debe ser reestructurada y transformada si queremos prosperar durante el siglo XXI.

#nitrógenos #emisiones #fertilizantes #agriculturaindustrial #agroecologia #calentamientoglobal #crisisclimatica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com