• Homo consciens

El activismo de los empleados funciona, incluso cuando no lo hace...



Fuente: Bloomberg, Por Kate Mackenzie

Movimientos que una vez parecieron inútiles han producido grandes resultados a lo largo del tiempo gracias al "contagio conductual", también conocido como presión de grupo.


Uno de los campos más interesantes de la ciencia climática en la actualidad es el de los estudios de atribución: investigar hasta qué punto se puede culpar al cambio climático de aumentar las probabilidades de condiciones meteorológicas específicas, como las olas de calor y la sequía.


Sin embargo, hay otro tema de atribución climática que es potencialmente más importante: comprender qué hace que los individuos, las empresas y los gobiernos cambien sus políticas sobre el clima a favor de las reducciones de emisiones más drásticas que el mundo necesita. Ese es un importante telón de fondo para el anuncio que hizo la semana pasada el fundador de Amazon.com Inc., Jeff Bezos, de que daría 10.000 millones de dólares a investigadores y activistas del clima.


Amazon y Bezos han sido históricamente fuertes en el discurso pero débiles en la ejecución en lo que respecta a la mitigación del cambio climático. A pesar de anunciar un objetivo a largo plazo de alimentar todos sus centros de datos con energía 100% renovable en 2014, está muy por detrás de sus pares del sector tecnológico en este frente. En la medida en que eso está cambiando, mucho no se puede atribuir a activistas externos, a la ambición de los ejecutivos, o incluso a la presión de los accionistas, sino a los empleados.


A finales de 2018, un grupo de empleados, en su mayoría, de ingenieros de software, comenzó a organizar una resolución de los accionistas sobre cuestiones climáticas para llevarla a la asamblea general anual de Amazon en mayo del año siguiente. Muchos de ellos tenían capital propio, lo que los calificaba como accionistas. Dos empresas de asesoría externas recomendaron la medida, dándole un impulso adicional de credibilidad. Al final, la resolución fue votada por los inversores que poseían el 30,9% de las acciones de la compañía, un resultado decente considerando que el propio Bezos posee el 11% y la dirección de la compañía se opuso a la resolución, pero sin el 50% requerido.


Los empleados no se rindieron. Cuando Bezos anunció nuevos objetivos para el uso de energía renovable y la reducción de las emisiones en septiembre, un día antes de que algunos planearan unirse a la huelga climática global que atrajo a más de 1 millón de participantes en todo el mundo, parecía ser en respuesta a sus esfuerzos.


Han tenido menos éxito en algunos otros objetivos, en particular en el impulso de detener el suministro de servicios de nubes por parte de Amazon a las industrias del petróleo y el gas. Pero la medida en que han empujado a uno de los ejecutivos más poderosos del mundo hacia el cambio ha sido impresionante.


¿Podría repetirse este logro en otras industrias? El sector de la tecnología es probablemente el único susceptible de tales intervenciones: Los empleos en estadística y en tecnología de la información son algunos de los segmentos de más rápido crecimiento de la fuerza laboral de cuello blanco de EE.UU., por lo que los empleadores son especialmente cautelosos de alejar al personal.


La banca de inversión es igualmente generosa en términos de compensación y también proporciona un servicio crucial para las industrias con uso intensivo de carbono: las finanzas. Aun así, con los recortes de puestos de trabajo en los últimos trimestres, que ascienden a decenas de miles, y un ritmo mucho más lento de crecimiento del empleo previsto, es probable que los empleados se sientan mucho menos seguros. La cultura de los servicios financieros tampoco es famosa por alentar a los empleados a que se expresen, especialmente en ámbitos en los que podría interferir con la obtención de negocios de clientes importantes.


Sin embargo, esa cultura está lejos de ser inexpugnable. Las finanzas prosperan haciendo predicciones persuasivas sobre el futuro, y los argumentos a favor de una acción agresiva para prevenir el cambio climático se fortalecen día a día. Ese es el caso especialmente cuando los principales sectores contaminantes están luchando por hacer dinero. Con el sector del carbón de los Estados Unidos afectado por repetidas olas de bancarrota y el negocio del petróleo de esquisto que persiste en no cubrir sus costos de capital, el ataque a los combustibles fósiles está ocurriendo cada vez más por motivos puramente económicos.


También está lo que el economista Robert Frank, en una reciente columna para el Washington Post, describió como "contagio por comportamiento", es decir, presión de grupo. Algunos de estos compromisos individuales sobre el clima -como los recientes de Bezos, o Larry Fink de BlackRock Inc., o Bernard Looney de BP Plc- pueden carecer del nivel de detalle o ambición que satisfaría a los activistas, pero sirven para elevar la prominencia del tema en las mentes de otras empresas y alentarlas a hacer y cumplir compromisos más ambiciosos propios.


Muchas personas -incluida yo misma- pensaban que las campañas de desinversión en combustibles fósiles que se iniciaron en 2012 y 2013 eran ingenuas y que en realidad nunca moverían la aguja en lo que respecta a la reducción de los costos de capital. Sin embargo, pocos años después, está claro que las empresas de carbón están luchando por conseguir financiación. Parte de esto se debe sin duda a la economía de las fuentes alternativas de energía, más que a cualquier campaña o imperativo moral, pero hay más que eso. Muchos profesionales de la inversión me han dicho a lo largo de los años que las campañas de desinversión atrajeron la atención de los más altos ejecutivos, lo que a su vez condujo a un examen más serio de las pérdidas que podrían sufrir las inversiones en combustibles fósiles a medida que los mercados optaran por alternativas de menor emisión. Una vez que se habían evaluado esos "riesgos de transición", era difícil ignorarlos.


Por ello, los empleados deberían considerar la posibilidad de seguir el ejemplo del grupo Amazon. Si nuestro mundo va a realizar los enormes cambios en nuestros sistemas energéticos y agrícolas necesarios para limitar el calentamiento de la Tierra, va a necesitar presión no sólo de los accionistas, los activistas y los reguladores, sino de todas las partes. Con más y más empresas que se están despertando a la necesidad de hacer más en los años venideros, aquellos que hablan pueden encontrarse con que están empujando una puerta abierta.


#activismo #amazon #finanzas #desinversion #cambioclimatico #crisisecologica

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com