top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Vandana Shiva: La estafa financiera del "cero neto"y del mercado de carbono


Fuente: Childrenshealth - Autor de la entrevista: Aaron Vandiver - 15 de agosto de 2023


En una entrevista con The Defender, la activista medioambiental y defensora de la soberanía alimentaria Vandana Shiva, Ph.D., dijo que el creciente movimiento "cero neto" promovido por Bill Gates y otros globalistas es una estafa que permite a los contaminadores comprar créditos en lugar de reducir las emisiones, permitiendo la apropiación de tierras y el control corporativo.


 

Bill Gates es conocido como uno de los principales defensores mundiales del "cero neto" (es decir balancear las emisiones de CO2 con la captura de CO2). El multimillonario de la tecnología afirmó que alcanzar las emisiones "netas cero" de gases de efecto invernadero para el año 2050 será "el reto más difícil que la humanidad haya asumido jamás" y "lo más asombroso que la humanidad haya hecho jamás".


Según Gates, pasar de los 52.000 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero actuales a cero emisiones netas en las próximas tres décadas significa que "tenemos que encontrar mejores formas de hacer prácticamente todo", desde "los alimentos que comemos" hasta "los edificios en los que vivimos", porque "prácticamente todas las actividades humanas producen emisiones de gases de efecto invernadero".


Pero cuando Gates se refiere a "cero neto", no quiere decir cero real, es decir, sin emisiones. Añadir la palabra "neto" a la ecuación para rehacer "prácticamente toda actividad humana" cambia sustancialmente el significado de "cero".


Y Gates ha contribuido a convencer a la mayoría de los países del mundo para que añadan esa pequeña palabra "neta", poco comprendida y aparentemente inofensiva, a sus compromisos contra el cambio climático.


Entonces, ¿qué significa exactamente cero emisiones netas para Gates y otros que comparten sus ambiciones?


La activista ecológica Vandana Shiva declaró a The Defender:


"'Cero emisiones netas', como admite Bill Gates en su libro 'Cómo evitar un desastre climático', no significa que los contaminadores dejen de contaminar. Se trata de que los contaminadores obtengan nuevos beneficios mediante la creación de nuevos mercados para falsas soluciones tecnológicas, como la geoingeniería y los alimentos falsos, y nuevas formas de apropiación de tierras a través de "compensaciones de carbono".


"El cero neto es una estafa financiera como la crisis de las hipotecas de alto riesgo de 2008, que llevó al colapso de Wall Street y de economías enteras".


Las implicaciones futuras del cero neto son de gran alcance. La presión mundial en favor del cero neto ha convertido los "créditos de carbono" en instrumentos financieros que se negocian a escala mundial, dando a las grandes empresas y a los multimillonarios una especie de "licencia para contaminar".


El "mercado del carbono" mundial ha establecido nuevas vías para que las élites económicas acaparen tierras, se beneficien de tecnologías dudosas e intenten acaparar el mercado de, literalmente, cualquier actividad que produzca carbono, abarcando potencialmente "prácticamente todas las actividades humanas", en palabras de Gates.



La historia del cero neto y su potencial de abuso


El concepto de cero neto existía principalmente en documentos e informes académicos hasta que se incorporó al Acuerdo de París de 2015, a instancias de poderosos defensores. Desde entonces, el compromiso mundial con el "cero neto" se ha disparado.


Vandana Shiva dijo recientemente a Russell Brand: "Vi cómo Bill Gates se apoderaba del sistema de la ONU en la cumbre del clima de París en 2015".


Y en otra entrevista, dijo esto sobre Gates: "Él acuñó una palabra, que yo nunca había oído antes de eso, llamada 'net zero'. Y dijo que tenemos que resolver los problemas climáticos con el cero neto".


Y cero neto "No significa que no emitamos. Él, de hecho, vuela en un jet privado por todo el mundo. Tampoco significa que dejemos de contaminar, sino que tenemos que encontrar tierras de otras personas para compensar y absorber nuestra contaminación".


Así es como se supone que funciona el cero neto. En el artículo 4 del Acuerdo de París, las partes acordaron que las fuentes de emisiones deben "equilibrarse" con la "absorción" de gases de efecto invernadero.


El artículo 6 se refiere a "resultados de mitigación transferidos internacionalmente", es decir, créditos de carbono que pueden comprarse, venderse y comercializarse a través de las fronteras internacionales.


El Acuerdo de París ha propiciado la aparición de un "mercado del carbono" mundial en el que gobiernos y agentes privados compran y venden créditos financiando actividades que reducen o evitan las emisiones de carbono, o aquellas que eliminan carbono de la atmósfera.


Los créditos de eliminación pueden obtenerse mediante métodos tecnológicos de eliminación como la "captura directa en el aire" -una tecnología aún no probada a escala- o mediante métodos terrestres como la preservación de los bosques y el secuestro de carbono en el suelo agrícola.


Los grandes emisores que obtienen créditos pueden utilizarlos para "compensar" sus emisiones, de modo que en realidad pueden seguir contaminando y no tienen que hacer ningún recorte.


Según Vandana Shiva, esta idea de alcanzar el "cero neto" a través de un mercado mundial de créditos de carbono se aleja de una concepción anterior de cómo debe abordarse el cambio climático. "Detener la contaminación que está provocando el caos climático y la desestabilización del clima es una obligación ecológica, tanto para proteger los derechos de la Tierra como organismo vivo como los derechos humanos de las vidas que estamos perdiendo a causa de las catástrofes climáticas", declaró Shiva a The Defender.


"Eso significa que debemos avanzar hacia el 'cero real' en términos de emisiones. Dado que el 0,1% es responsable de la mayor parte de la contaminación, los contaminadores deben dejar de contaminar y, como se acordó en Río en la Cumbre de la Tierra, los contaminadores deben pagar", afirmó. El "cero neto" dio la vuelta a esta lógica, otorgando a los grandes contaminadores el derecho a comprar financieramente "derechos de emisión". Así es como los créditos de carbono se convirtieron en "la solución climática favorita de Wall Street".


"El ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dirige ahora la iniciativa Net Zero de la ONU", dijo Shiva, "que está siendo descrita como 'cambiar las cañerías de todo el sistema financiero para siempre'".


Con este tipo de poder financiero detrás, el impulso mundial hacia el cero neto ha despegado desde el Acuerdo de París de 2015. En 2019, los países que cubren una sexta parte de la economía mundial habían hecho promesas de cero neto, y en 2021, las promesas de cero neto cubrían el 9% de la economía mundial.


En julio, Gates dijo que la próxima conferencia climática de la ONU - COP28, que se celebrará del 30 de noviembre al 12 de diciembre - "será una oportunidad crítica para que los líderes del mundo se reúnan y tomen medidas reales para acelerar nuestro camino hacia las emisiones netas de carbono cero."



Compensaciones de carbono "sin valor" y geoingeniería "peligrosa


Se calcula que el mercado de "créditos de carbono" podría alcanzar los 100.000 millones de dólares a mediados de siglo.


Sin embargo, los créditos de carbono han sido objeto de un mayor escrutinio en los últimos años, ya que las grandes empresas han comprado grandes cantidades de ellos en un esfuerzo de relaciones públicas para mejorar su reputación medioambiental. Los críticos llaman a esto "greenwashing".


Las investigaciones sobre las compensaciones demuestran que "la gran mayoría no son reales o están sobreacreditadas, o ambas cosas", concluyó la doctora Barbara Haya, directora del Proyecto de Comercio de Carbono de Berkeley.


"Las compensaciones de carbono forestal aprobadas por el principal certificador del mundo y utilizadas por Disney, Shell, Gucci y otras grandes empresas carecen en gran medida de valor", según una investigación dirigida por The Guardian.


No obstante, la presión para alcanzar el cero neto permitiendo a los grandes emisores obtener créditos de carbono se ha acelerado. La ley sobre cambio climático firmada por el Presidente Joe Biden, la Ley de Reducción de la Inflación, fue una "bonanza financiera para la industria de la captura de carbono", según Time, a pesar de que nunca se ha demostrado que los métodos tecnológicos de "captura de carbono" sean económicamente viables a escala.


La geoingeniería -manipulación directa del clima terrestre- es otra fuente potencial de créditos de carbono. Algunas empresas de nueva creación ya están intentando comercializar créditos de carbono por geoingeniería con diversos sistemas, como la pulverización de productos químicos en la atmósfera para reflejar la luz solar o el secuestro de carbono en las praderas marinas.


Aunque la geoingeniería se considera peligrosa y, en el mejor de los casos, prematura, la Casa Blanca publicó en junio un informe en el que recomendaba estudiar algunas formas de geoingeniería y mencionaba la posible participación futura de "actores privados".


La compra de créditos de carbono, una "fiebre del oro mundial


En contraste con los métodos tecnológicos especulativos y no probados de eliminación de carbono (Nota de Climaterra: abajo del artículo se ofrecen varios posts sobre este tema), la captura de carbono terrestre en bosques y tierras de cultivo puede secuestrar carbono a una escala significativa.


Con la carrera por adquirir los créditos de carbono disponibles para 2050, existe un enorme incentivo financiero para que los grandes actores de la economía mundial compren tierras capaces de producir créditos de carbono en una especie de "fiebre del oro" mundial. Sólo quienes posean el número limitado de créditos terrestres podrán reclamar el derecho a emitir gases de efecto invernadero.


La fiebre mundial por los créditos de carbono terrestres se predijo cuando se introdujo por primera vez el objetivo de cero emisiones netas. A algunos activistas medioambientales les preocupaba que los países menos desarrollados del Sur fueran el objetivo. Esas predicciones han resultado ser acertadas.


La nación africana de Liberia acaba de anunciar que cede cerca del 10% de sus tierras -más de 2 millones de acres de bosque- a una empresa de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) llamada Blue Carbon LLC. Esta "transferencia de derechos de contaminación", como la llaman las partes, permitirá a los EAU "cumplir sus compromisos climáticos". (EAU será la sede de la CoP28 de la ONU a finales de este año).


Blue Carbon mantiene conversaciones similares con Zambia y Tanzania. El año pasado, Níger concedió acceso a más de 4 millones de acres de tierra a una empresa estadounidense, African Agriculture Inc. La empresa planea plantar árboles y luego vender los créditos de carbono a los grandes emisores.


Los críticos llaman a este tipo de acuerdos "colonialismo del carbono" porque los sistemas de créditos de carbono basados en la tierra quitan el acceso a la tierra a la población local y se lo conceden a gobiernos extranjeros y a intereses financieros internacionales. Además, a menudo se exageran los beneficios medioambientales.


En julio, el presidente francés Emmanuel Macron viajó a Papúa Nueva Guinea para promover tanto un gran proyecto de conservación como una inversión de 10.000 millones de dólares en gas natural licuado (GNL) en el país por parte del gigante energético francés TotalEnergies. Un ejecutivo de TotalEnergies afirmó que los créditos de carbono del proyecto de conservación se utilizarían para "compensar" las emisiones del proyecto de GNL.


La fiebre por los "créditos de carbono" no se limita a los países en desarrollo, sino que se está abriendo camino en los países occidentales industrializados.


"Escocia se encuentra en la primera línea mundial del Gran Acaparamiento de Tierras Neto Cero", reza un titular sobre las empresas multinacionales y los fondos de inversión que han estado invirtiendo dinero en tierras rurales escocesas, incluidas las turberas ricas en carbono del país.


En los Países Bajos, a pesar de la feroz resistencia de los agricultores, el gobierno ha seguido adelante con sus planes de expropiar hasta 3.000 granjas para cumplir los objetivos climáticos del país. Según Vandana Shiva, los agricultores holandeses están siendo objeto de una apropiación de tierras. Quizás no por casualidad, en 2021, el banco holandés Rabobank estableció los primeros proyectos piloto del Banco de Carbono Rabo. Esto siguió a un informe de ese año de la Comisión Europea en el que se exponían estrategias rentables para la "agricultura del carbono". Según Barbara Baarsma, consejera delegada de Rabo Carbon Bank, "el potencial de mercado es enorme".


La campaña para cerrar granjas sólo puede entenderse en el contexto más amplio de este potencialmente "enorme" mercado mundial del carbono, con su voraz demanda de créditos de carbono terrestre.



Los créditos terrestres que podrían generarse con el cierre de miles de granjas neerlandesas acabarían siendo comprados por inversores, y luego acreditados a grandes contaminadores en otros lugares del mercado mundial que podrían utilizarlos para "compensar" sus emisiones continuas.


Esta dinámica puede ayudar a explicar por qué Gates compró 250.000 acres de tierras agrícolas en Estados Unidos en los últimos años, un tema sobre el que se especula mucho ya que la gente se pregunta por qué Gates se convirtió en el mayor "agricultor" de Estados Unidos. Semejante cantidad de tierra podría situarle en una posición ventajosa en el mercado mundial del carbono.


A medida que el acaparamiento de tierras por la política del "cero neto" expulsa a los pequeños y medianos productores de alimentos, personas como Gates, que han invertido mucho en empresas alimentarias de alta tecnología que pretenden ser respetuosas con el clima -productores de carne falsa, por ejemplo-, pueden hacerse con una cuota de mercado y controlar aún más el suministro de alimentos.



La alimentación es el "nuevo imperio" de Gates, según Shiva. Sus planes incluyen "controlar la tierra, controlar las semillas, destruir los alimentos reales para sustituirlos por alimentos de laboratorio y eliminar por completo a los agricultores de la agricultura", utilizando semillas patentadas y diversas tecnologías "climáticamente inteligentes".


¿Hasta dónde puede llegar el abuso de la "cero neto" en el futuro?


Más allá de los acaparamientos de tierras y los dudosos arreglos tecnológicos, el intento de las élites económicas de acaparar el mercado de los créditos de carbono tiene implicaciones adicionales para el futuro.


En un futuro en el que cada ciudadano pueda tener una asignación personal de carbono -una idea que han planteado algunos activistas, políticos e instituciones internacionales-, permitir la compraventa de créditos de carbono daría a las élites económicas una forma de comprar los futuros "derechos de consumo" de todos los demás.


Así es como Baarsma, del Rabo Carbon Bank y "colaborador de la agenda" del Foro Económico Mundial (FEM), dijo que funcionaría una asignación personal de carbono:

"Si quiero volar, compro algunos derechos de emisión de carbono a alguien que no puede permitirse volar, por ejemplo... O si alguien vive en una casa pequeña, puede vender sus derechos de emisión de carbono a alguien que vive en una casa grande. Así, los pobres pueden beneficiarse de la economía verde".


Aunque Baarsma trató de darle un giro positivo a la idea, permitir que los individuos ultra-ricos y las grandes corporaciones compren "derechos de emisión de carbono" a los pobres y a la clase media sería permitir que el 1% más rico comprara los futuros "derechos de consumo" de la gente para cualquier cosa que produzca carbono - incluyendo todo, desde la vivienda y la agricultura hasta el transporte y los viajes.


Descentralizar es la clave para acabar con el cero neto


""Cero neto "no consiste en sanar la Tierra y regenerar sus sistemas y procesos ecológicos. No se trata de dejar de contaminar. Se trata de seguir contaminando y de encontrar nuevas formas de contaminar", declaró Shiva a The Defender.


En lo que respecta a la tierra, Vandana Shiva aboga por la soberanía alimentaria: el control de los alimentos y las tierras de cultivo por parte de los agricultores y las poblaciones locales que practican métodos agrícolas tradicionales, no industriales y regenerativos.


"Tenemos que apoyar a las pequeñas explotaciones que cuidan de la tierra, de toda la vida y producen alimentos biodiversos, sanos, frescos y respetuosos con el medio ambiente para todos", afirmó.


Los pequeños agricultores que utilizan métodos ecológicos contrastan con los multimillonarios y las grandes corporaciones que utilizan el cero neto como excusa para acaparar tierras y beneficiarse de los créditos de carbono, controlando el suministro de alimentos con métodos industriales perjudiciales para el medio ambiente y la salud humana.


La clave de una respuesta auténtica, popular y ecológicamente sensata que descentralice el poder, han sugerido Shiva y otros críticos.


Hay que rechazar los planes financieros del cero neto que pretenden abordar el cambio climático, pero que en realidad permiten que el 1% más rico concentre el poder sobre las tierras de cultivo y los alimentos, se beneficie de tecnologías dudosas y ejerza un control financiero sobre las actividades humanas que producen carbono: "prácticamente todas las actividades humanas", en palabras de Gates.


Un "cambio de la globalización impulsada por las corporaciones multinacionales a la localización progresiva de nuestras economías se ha convertido en un imperativo ecológico y social", escribió Shiva, "para proteger tanto la vida de las personas como el medio ambiente".


MAS SOBRE CERO NETO - GREENWASHING

  • NO CERO: Cómo los objetivos de 'cero neto' disfrazan la inacción climática - aquí

  • ¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

  • Ciencia ficción para continuar con elsistema - aquí

  • Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - Por James Dyke - aquí

  • Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí

MAS SOBRE Vandana Shiva

  • El activismo medioambiental como caballo de Troya capitalista y "el factor Bill Gates" - aquí

  • Vandana Shiva: ¿Comida, salud y trabajo para todos o el control de la comida en manos del 1%? - aquí

  • Vandana Shiva destroza el concepto de neutralidad de carbono - aquí

  • Buscar la verdad y salvar el planeta: entrevista con Vandana Shiva - aquí

  • Vandana Shiva: Un virus, la humanidad y la Tierra - aquí

  • Vandana Shiva: Reclamar nuestra casa común - aquí

  • Vandana Shiva: Resalvajizar los alimentos, resalvajizar nuestra mente y resalvajizar la Tierra - aquí

  • Captura de carbono: 2 visiones del mundo, 2 paradigmas tecnológicos, 2 sistema económicos, 2 futuros - aquí

  • Vandana Shiva: Los alimentos artificiales son perjudiciales para la transición ecológica - aquí

MAS SOBRE COMPENSACIONES DE CARBONO

  • Las compensaciones de carbono ofrecen una fantasía de capitalismo sin crisis - aquí

  • Las compensaciones de carbono deberían ponerte nervioso - aquí

  • ¿Las compensaciones de carbono compensan el carbono? NO - aquí

  • La mayor máquina del mundo para absorber carbono se enciende en Islandia - aquí

  • La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

  • La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí

  • Las compensaciones de carbono compensan el carbono? NO - aquí

  • No podemos dejar que los mercados decidan el futuro de la eliminación del carbono de la atmósfera - aquí

  • Captura de carbono: 2 visiones del mundo, 2 paradigmas tecnológicos, 2 sistema económicos, 2 futuros - aquí


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page