• Homo consciens

No podemos dejar que los mercados decidan el futuro de la eliminación del carbono de la atmósfera



Fuente: Phys - por Wim Carton, Inge-Merete Hougaard, Kirstine Lund Christiansen, The Conversation - Noviembre 2021

  • Wim Carton - Profesor Asociado de Ecología Política, Universidad de Lund

  • Inge-Merete Hougaard - Becaria postdoctoral de Ecología Política, Universidad de Lund

  • Kirstine Lund Christiansen- Becaria de doctorado en Ecología Política, Universidad de Copenhague


Las promesas de emisiones netas por parte de países y empresas están por todas partes en este momento. La mayoría de estas promesas se basan en la eliminación masiva de carbono, pero los detalles sobre cómo se llevará a cabo siguen estando ausentes. El acuerdo de la COP26 sugiere que los mercados desempeñarán un papel fundamental, pero este enfoque plantea problemas importantes.

La eliminación de carbono, también conocida como "emisiones negativas", es el proceso de eliminar grandes cantidades de CO₂ de la atmósfera. La versión más popular consiste en plantar árboles, pero también hay otros métodos. Entre ellos, la combinación de centrales de bioenergía con la captura y el almacenamiento de carbono, o una tecnología llamada captura directa en el aire. Ambas sólo existen en la actualidad a pequeña escala. (Nota de Climaterra: ABAJO DEL ARTÍCULO SE ENUMERAN TODOS LOS PROBLEMAS QUE TIENEN ESTAS TECNOLOGÍAS)


Muchos activistas y científicos consideran que la eliminación de carbono a gran escala es una quimera inalcanzable y una gran distracción de la reducción de emisiones a corto plazo. Otros sostienen que la posibilidad de alcanzar objetivos climáticos ambiciosos sólo mediante la reducción de emisiones se ha cerrado y que sería irresponsable o incluso injusto descartar por completo la eliminación de carbono. (Nota de Climaterra: Según el IPCC, mantenerse por debajo de los 2 °C de calentamiento global -en consonancia con el objetivo mínimo fijado por el acuerdo de París de 2015- implica una suposición heroica de que succionaremos 730.000 millones de toneladas métricas de carbono de la atmósfera este siglo. Esta estupenda cantidad equivale a unas veinte veces el total de las emisiones anuales actuales de todo el uso de combustibles fósiles (emitimos 36.000 millones al año).Tal suposición está más cerca de la ciencia ficción que de cualquier análisis riguroso digno de un modelo en el que nuestra civilización está basando todo su futuro. Sin embargo, a pesar de que el IPCC parece dispuesto a modelar el destino de la humanidad en una quimera, ninguno de sus escenarios (y aquí) explora lo que es posible a partir de una reducción anual gradual del PIB mundial. La comunidad del IPCC consideró que tal escenario era demasiado inverosímil para ser considerado.)


Independientemente de la posición que se adopte en este debate, una cosa está cada vez más clara: no podemos dejar que los mercados decidan si hay que eliminar el carbono de la atmósfera y cómo hacerlo. Sin embargo, eso es exactamente lo que está ocurriendo. Con todos, desde las grandes petroleras europeas hasta las grandes empresas tecnológicas, que buscan inversiones, el programa de eliminación de carbono se está convirtiendo rápidamente en una función de la demanda del mercado.


Ya estamos viendo un crecimiento espectacular de las compensaciones de carbono basadas en los bosques, a pesar de que el carbono almacenado en los árboles no puede compensar las emisiones continuas de los combustibles fósiles. Mientras tanto, empresas como Microsoft están adoptando un enfoque más a largo plazo, invirtiendo en la captura directa de aire y en una variedad de otras nuevas tecnologías.

El nuevo mecanismo de mercado que los países acordaron en la COP26 promete ampliar esta tendencia. Sus defensores esperan que provoque un verdadero auge de las compensaciones de carbono, en las que las absorciones desempeñarán probablemente un papel cada vez más importante. Aunque no sería la primera vez que unas esperanzas tan elevadas acaban desinflándose, muchas empresas ven claramente la perspectiva de los créditos de eliminación (baratos) como una alternativa atractiva a la reducción directa de las emisiones.


A la luz del régimen de mercado favorable a las empresas que ha dominado la política climática durante décadas, no es de extrañar que la gobernanza de la eliminación de carbono se mueva en esta dirección. Pero este enfoque cierra una conversación sobre algunas cuestiones cruciales: si se va a utilizar la eliminación de carbono a gran escala, entonces ¿qué emisiones y de quién debe compensarse, y cómo deben tomarse esas decisiones?


¿De quién son las emisiones "inevitables"?

En los modelos científicos, una de las principales características de la eliminación de carbono es su capacidad para "anular" las emisiones continuas de gases de efecto invernadero, creando un equilibrio neutro desde el punto de vista climático entre las emisiones y las eliminaciones (de ahí el "neto" en neto cero). Esto permite que algunas actividades intensivas en carbono continúen sin dejar de cumplir los objetivos climáticos.


Este acto de equilibrio es necesario, según el argumento, porque algunas emisiones son particularmente difíciles (o antieconómicas) de eliminar, al menos en las próximas décadas. Los ejemplos que se mencionan habitualmente son las emisiones de la producción de acero y cemento, la agricultura, el transporte marítimo y la aviación. Aunque esto pueda parecer razonable, no existen normas o criterios vinculantes para decidir qué emisiones pertenecen a esta categoría "difícil de eliminar" o "residual". A pesar de los esfuerzos de las ONG y de los agentes privados por definir normas voluntarias, son los propios países y empresas los que actualmente definen qué emisiones son difíciles de eliminar y, por tanto, con qué grado de eliminación deben contar.


Evidentemente, esto crea oportunidades para el greenwashing, y las promesas corporativas de cero emisiones ya ofrecen innumerables ejemplos en este sentido. Pero hay una preocupación adicional: la demanda de las empresas que buscan una compensación por lo que consideran emisiones "necesarias" corre el riesgo de sobrepasar la cantidad máxima realista de eliminación de carbono, y quita oportunidades a quienes tienen una necesidad más legítima de seguir emitiendo a corto plazo.

Cómo distinguir entre una política climática real y una de greenwashing - aquí
¿Cuándo "cero" no significa "cero"? Cuando se trata de greenwashing, por supuesto - aquí

Es importante recordar que la capacidad realista de eliminación de carbono es limitada. Cuantas más eliminaciones se realicen por parte de los países y las empresas, más energía, tierra y recursos necesitarán. Para minimizar los resultados indeseables para las personas y los ecosistemas, es crucial limitar la necesidad de eliminación de carbono.


Asignación del presupuesto de emisiones residuales

Lo que está en juego, por tanto, es el uso y la asignación de la limitada capacidad de eliminación de carbono (se podría llamar "presupuesto de emisiones residuales"). Esto plantea la siguiente pregunta: ¿las emisiones de quién merecen ser compensadas? ¿Qué tipo de actividades o grupos de personas tienen un derecho legítimo sobre las emisiones residuales?


Dejar estas decisiones en manos del mercado es renunciar a la idea de que la eliminación de las emisiones de carbono debe realizarse de forma justa y responsable. Significa esencialmente que los que tienen más poder adquisitivo pueden apropiarse de la mayor parte del presupuesto de emisiones residuales, para compensar las actividades intensivas en carbono de su propia elección.


Un modelo de asignación más justo reconocería, en cambio, que algunos países tienen más capacidad, y responsabilidad, para reducir rápidamente las emisiones que otros, y permitiría a los países en desarrollo utilizar la mayor parte del presupuesto de emisiones residuales. En este modelo, los países ricos y las empresas seguirían soportando la carga de la eliminación de carbono, pero no podrían contabilizarla para sus propios objetivos de mitigación.


En la actualidad, el mercado de la eliminación de carbono es un "todo vale", y permitir que esto continúe conducirá probablemente a una carrera hacia el fondo y a la proliferación de proyectos de baja calidad. La historia de los mercados de carbono está plagada de ejemplos de especulación, acaparamiento de tierras, violación de los derechos humanos y proyectos que no aportan beneficios globales de mitigación. Estas son claras señales de advertencia para cualquiera que profese los méritos de un mercado de eliminación de carbono.


Incluir o no la eliminación de carbono en los esfuerzos de mitigación, la cantidad y la forma de asignar esa asignación limitada entre los diferentes actores, son cuestiones políticas importantes sobre las que deben decidir las instituciones democráticas, no los mercados o el capital privado. Si los gobiernos se toman en serio la justicia y la integridad del medio ambiente, deben intensificar urgentemente la regulación de la eliminación de carbono. Como mínimo, los gobiernos deben acordar un presupuesto de emisiones residuales limitado y unos criterios vinculantes y acordes con la justicia climática sobre los tipos de emisiones que la eliminación de carbono puede compensar, y sobre cómo debe hacerse.



Para ver los problemas con estas tecnologías ver aquí:

La COP26 fue un fracaso por basarse en la ficción de que la tecnología resolverá el cambio climático - aquí

Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - aquí

  • Problemas con la plantación de árboles

El cero neto, la reforestación y la alimentación mundial, informe de Oxfam - aquí

Los cultivos de carbono negativo pueden suponer la escasez de agua para 4.500 millones de personas - aquí

  • Problemas con la biomasa

Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático - aquí

  • Problemas con las energías renovables

Los costes ocultos de la energía solar fotovoltaica - aquí

Por qué usar metales raros para limpiar el planeta es una solución de muy alto precio - aquí

La presión sobre el agua, un aspecto olvidado de la transición energética - aquí

La "nueva economía energética": Un ejercicio de pensamiento mágico - aquí

  • La captura de carbono

Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí

La realidad de las promesas de las tecnologías de captura de carbono - aquí

La nueva tecnología de captura de CO₂ no es la solución mágica contra el cambio climático - aquí



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram