• Homo consciens

Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático



Fuente: MIT- 16 de enero de 2018

  • Una nueva investigación desafía la política de la Unión Europea de que la bioenergía de la madera es neutra en carbono

  • Desplazar el carbón por la madera para la generación de energía empeorará el cambio climático dicen los investigadores del MIT, UMass Lowell y Climate Interactive


La madera se utiliza cada vez más para reemplazar el carbón como fuente de generación de electricidad en muchas regiones como la Unión Europea, donde los responsables políticos la han declarado "neutra en carbono." Sin embargo, una nueva investigación de investigadores del MIT, Climate Interactive y UMass Lowell revela que desplazar el carbón por la madera para la generación de energía puede empeorar el cambio climático durante muchas décadas o más.


En el nuevo estudio, ¿Sustituir el carbón por la madera reduce las emisiones de CO2? Análisis dinámico del ciclo de vida de la bioenergía de la madera, los investigadores -John Sterman, catedrático de gestión Jay W. Forrester de la Sloan School of Management del MIT; Juliette Rooney-Varga, directora de la Iniciativa sobre el Cambio Climático de la UMass Lowell y profesora asociada de Biología Ambiental; y Lori Siegel, doctora, modeladora principal de Climate Interactive- examinan el impacto climático de la sustitución de la generación de energía con carbón en la UE y el Reino Unido por pellets de madera procedentes de los bosques del sur de Estados Unidos. La investigación se publicará el viernes 19 de enero de 2018 en la revista académica Environmental Research Letters. El artículo puede consultarse en línea en http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/aaa512/pdf


Los investigadores descubrieron que los pellets de madera quemados en las centrales eléctricas europeas y del Reino Unido, como las instalaciones de Drax en el norte de Yorkshire -que ha cambiado parte de su capacidad de generación de energía de carbón a pellets de madera con el apoyo de las subvenciones del gobierno del Reino Unido- emiten en realidad más CO2 por kilovatio hora que el generado por el carbón. Esto se debe a que la madera es menos eficiente en el punto de combustión y tiene mayores emisiones en la cadena de procesamiento y suministro que el carbón. Su investigación demuestra que el uso de madera en lugar de carbón para la generación de energía aumenta la cantidad de CO2 en la atmósfera, empeorando el cambio climático hasta que -y sólo si- los bosques cosechados vuelvan a crecer.


A medida que el cambio climático se acentúa y los incendios forestales se expanden los incendios forestales representan una amenaza muy grande para los bosques. Durante los incendios forestales que azotaron al hemisferio norte, parte de las zonas incendiadas en EEUU afectaron bosques que se usaban para la captura de carbono.


Los bosques estadounidenses son una de las principales fuentes de las importaciones de pellets de madera de la UE, que han ido aumentando a medida que crecía la demanda. Estos bosques vuelven a crecer lentamente, por lo que se necesita mucho tiempo para pagar la "deuda de carbono" inicial contraída al quemar madera en lugar de carbón. En el caso de los bosques del centro y el este de Estados Unidos, que suministran gran parte de la madera utilizada en las centrales eléctricas del Reino Unido, el tiempo de recuperación de esta deuda de carbono oscila entre 44 y 104 años, dependiendo del tipo de bosque, y suponiendo que la tierra siga siendo un bosque. Si la tierra se urbaniza o se convierte en un uso agrícola, la deuda de carbono nunca se amortiza y crece con el tiempo, ya que la tierra cosechada emite más carbono de los suelos.


La investigación se llevó a cabo con el uso de un modelo de dinámica de sistemas, basado en el premiado simulador Climate Rapid Overview and Decision Support (C-ROADS). Lanzado en 2008, el modelo fue revisado por un comité de revisión científica externo, presidido por Sir Robert Watson, ex presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Se puede acceder a un resumen de su revisión aquí.


El profesor Sterman resume los resultados de esta manera: "Es como una inversión en la que das a tu banco 1.000 dólares hoy. Prometen devolvértelo, pero sólo en 80 años, y sólo si no quiebran antes o deciden que hay otra cosa en la que prefieren gastar tu dinero. Es mejor que te quedes con tu dinero. De la misma manera, es mejor mantener los árboles en la tierra y mantener todo ese carbono fuera de la atmósfera.


"Los investigadores también exploraron un escenario cada vez más común en el que los bosques de madera dura cosechados para la bioenergía se sustituyen por plantaciones de pino taeda de crecimiento más rápido. Sorprendentemente, la replantación con plantaciones de pino de crecimiento rápido empeora el impacto de la madera en el CO2 porque las plantaciones gestionadas no secuestran tanto carbono como los bosques naturales.


También descubrieron que el crecimiento continuado del uso de la madera, como muchos predicen, empeorará el cambio climático durante el resto de este siglo, o más. Esto se debe a que el primer impacto de la sustitución de la madera por el carbón en la generación de energía es un aumento de las emisiones de CO2. Aunque los bosques vuelvan a crecer, señala el profesor Sterman, cada año la nueva deuda de carbono derivada del aumento de la tala y la combustión supera el crecimiento, del mismo modo que pedir prestado más en una tarjeta de crédito cada mes de lo que uno es capaz de devolver aumentará constantemente lo que debe. Para los países que utilizan la bioenergía de la madera como componente de sus políticas climáticas, esto podría hacerles retroceder. De hecho, la bioenergía procedente de la madera representó el 44% de la producción de energía renovable de la UE en 2015.


"Vemos que muchos de los países, estados e incluso instituciones que lideran el tema del clima abrazan la bioenergía a partir de la madera porque creen que es 'neutral en cuanto al carbono'. Nuestro análisis muestra que estas buenas intenciones pueden estar conduciendo a resultados que son malos para el clima: emisiones netas de carbono que son peores que las del carbón durante muchas décadas y, potencialmente, durante el resto de este siglo o más", dice el Prof. Rooney-Varga.El Prof.


Sterman afirma: "Una molécula de CO2 emitida hoy tiene el mismo impacto en el clima si proviene del carbón o de la biomasa. Declarar que los biocombustibles son neutros en cuanto a emisiones de carbono, como han hecho la UE, el Reino Unido y otros países, supone erróneamente que la regeneración de los bosques se produce rápidamente y compensa totalmente las emisiones de la producción y combustión de los biocombustibles. Una forma de abordar los problemas planteados en este estudio sería contabilizar las emisiones donde se producen, por ejemplo, en una central eléctrica, y controlar y contabilizar el carbono eliminado de la atmósfera por el rebrote en la tierra cosechada".


El análisis no respalda el uso continuado del carbón, ya que es el combustible más intensivo en carbono y el que más contribuye al cambio climático. Los investigadores insisten en que la eficiencia energética, la energía solar, la energía eólica y el almacenamiento son las formas más baratas, seguras y rápidas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al tiempo que se proporcionan los bienes y servicios que la gente necesita.


El modelo en el que se basa la investigación está disponible para que los científicos y los responsables políticos diseñen sus propios escenarios para la bioenergía, realicen análisis de sensibilidad y obtengan información inmediata que muestre toda la dinámica, incluidos los impactos a corto y largo plazo.


Más sobre el tema:

Dicen que la quema de madera para generar energía es "neutra en carbono". ¿Es eso cierto? - aquí
Quemar árboles no es una solución a la crisis climática -aquí
Una planta de energía "renovable" de biomasa es el mayor emisor de CO2 del Reino Unido - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram