• Homo consciens

Cómo distinguir entre una política climática real y una de lavado verde


Quema de madera para producir energía considerada política climática por la UE

Fuente: The Guardian - Por Damian Carrington - mayo 2021

Adiós a los negacionistas del clima, hola -y perdonen que sea tan directo- a los mentirosos del clima.


Los impactos de la emergencia climática son ahora tan obvios que sólo los verdaderamente ilusos siguen negándolos. En cambio, estamos en un punto en el que todo el mundo está de acuerdo en que hay que hacer algo, pero muchos sólo hacen promesas vagas y distantes de una acción ineficaz. El resultado es que actualmente vamos camino de una reducción del 0,5% de las emisiones mundiales con respecto a los niveles de 2010 para 2030, cuando se necesita un descenso del 45% para evitar una catástrofe climática.


¿Cómo se puede detectar el "greenwash" o lavado verde? Una buena regla de oro es saber si la propuesta reduce realmente las emisiones, en una cantidad significativa, y pronto, y si el proponente está empeorando de hecho la emergencia climática en otro lugar.


A menos que las acciones de los gobiernos y las empresas reduzcan las emisiones aquí y ahora, es necesario una dosis de escepticismo

Empecemos por arriba, con los gobiernos del mundo, que han establecido más objetivos que una competición de tiro con arco. El líder mundial es el Reino Unido, que recientemente prometió una reducción de las emisiones del 78% para 2035. Los objetivos son un primer paso necesario, pero necesitan de la acción para ser cumplidos y de la respuesta instantánea y universal: "¡Muéstrame las políticas!"


El problema es que algunas de las políticas actuales del Reino Unido están aumentando las emisiones, no reduciéndolas: la construcción masiva de carreteras, el abandono del programa de eficiencia energética en los hogares y la reducción de los incentivos para los coches eléctricos, las nuevas prospecciones de petróleo y gas, el fracaso a la hora de detener la expansión de los aeropuertos y el bloqueo de una nueva mina de carbón (en su lugar, el gobierno ordenó tardíamente una investigación pública).


Pero no sólo el gobierno de Boris Johnson dice una cosa y hace otra. Todos hablan con dureza sobre el clima, pero China está construyendo una gran central eléctrica de carbón a la semana, Japón sigue siendo uno de los mayores financiadores de plantas de carbón en el extranjero y Noruega está desarrollando nuevos y gigantescos yacimientos de petróleo y gas.


El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dice que el cambio climático es una "amenaza existencial", pero las emisiones del país han aumentado desde el acuerdo de París de 2015, gracias a su explotación de arenas bituminosas. Ah, y muchos países siguen subvencionando los combustibles fósiles (y aquí), que es como comprar más cigarrillos cuando se intenta dejar de fumar.


Los bosques del mundo están sufriendo por el mismo doble discurso. Indonesia, la República Democrática del Congo, Perú y Colombia se comprometieron en 2014 a poner fin a la deforestación para 2030. Sin embargo, en las promesas oficiales de reducción de carbono presentadas a la ONU desde entonces, ninguno ha confirmado ese compromiso.


Las empresas son, en todo caso, mejores mentirosas que los gobiernos, y los gigantes de los combustibles fósiles son maestros. Muchos siguen explorando nuevas reservas, cuando ya tenemos más de las que se pueden quemar con seguridad.


Chevron pregona la captura de las emisiones de CO2 (N. de Climaterra: tecnología aún no existente a la escala necesaria) y su almacenamiento bajo tierra como una solución que, por supuesto, permite seguir quemando sus productos. Pero sus planes de captura y almacenamiento de carbono cubren menos del 1% de sus emisiones de carbono de 2019. ExxonMobil quiere que el dinero público le ayude con su proyecto de captura de carbono para almacenar 50 millones de toneladas de CO2 para 2030. Eso es sólo el 8% de las emisiones de 2020 que provocaron sus productos.


Otra solución tecnológica promovida es el hidrógeno, en teoría un combustible limpio cuando se genera con energías renovables. Pero sus defensores más entusiastas son las empresas de combustibles fósiles. Entre los miembros del Consejo Mundial del Hidrógeno se encuentran Saudi Aramco, BP y Total, mientras que el grupo de hidrógeno del Parlamento del Reino Unido está financiado por Shell y por empresas de redes de gas y de fabricación de calderas.


¿Por qué? Porque el hidrógeno es una forma de que las compañías petroleras avancen hacia la energía verde sin renunciar a los combustibles fósiles. Pierre-Etienne Franc, cosecretario del Consejo del Hidrógeno hasta 2020, explicó: "Es una forma de evitar tener activos varados del actual sistema basado en los combustibles fósiles".


La calefacción de los hogares produce actualmente el 14% de las emisiones de carbono del Reino Unido, por lo que encontrar una alternativa ecológica es un reto importante. Pero el hidrógeno es una "solución muy pobre", según un experto en energías limpias, Michael Liebreich, y sólo debería considerarse para la industria pesada, y tal vez para la aviación y el transporte marítimo, sectores en los que utilizar la electricidad directamente o a través de baterías es casi imposible.


SSE es uno de los mayores proveedores de electricidad del Reino Unido y un "socio importante" de la crucial cumbre climática de la ONU, Cop26, de la que el Reino Unido es anfitrión. También es la única empresa que está construyendo actualmente una nueva central eléctrica de gas en el Reino Unido. También está Drax, que recibe enormes subvenciones por quemar madera en su central eléctrica. Insiste en que es respetuosa con el clima, pero muchos científicos y ecologistas no están de acuerdo.


Drax propone añadir en el futuro capacidad de captura de carbono a su central eléctrica de leña, sugiriendo que esto significaría la eliminación de CO2 de la atmósfera, a través de los árboles y las plantas. Pero para que funcione a la escala global que algunos prevén, este enfoque requeriría entre 400 y 1200 millones de hectáreas de tierra, entre el 25% y el 80% de las tierras de cultivo que actualmente alimentan al mundo. El WWF y otras ONG abandonaron recientemente a la Comisión Europea tras la "desastrosa" decisión del bloque de etiquetar la bioenergía como sostenible.


A continuación, los grandes bancos: su financiación de los combustibles fósiles fue mayor en 2020 que en 2016 o 2017, tras el acuerdo climático de París. A la cabeza está JPMorgan Chase, a pesar de haber lanzado una "estrategia de financiación alineada con París" y de "aspirar a financiar y facilitar" 1.000 millones de dólares en iniciativas verdes para 2030.


Barclays y BNP Paribas se convirtieron el mes pasado en miembros fundadores de la Alianza Bancaria Net-Zero, respaldada por la ONU, pero ambos figuran entre los 10 principales financiadores de combustibles fósiles desde 2015. BlackRock, el mayor inversor del mundo y una empresa que afirma que el cambio climático es una "amenaza global", su fondo "Carbon Transition Readiness" incluye a Chevron, ExxonMobil y otros gigantes de los combustibles fósiles.


Ahora hablemos de las compensaciones de carbono, que muchas empresas ofrecen como forma de reclamar la neutralidad climática en el futuro. Ya debería sonar una campana de alarma cuando el escéptico del cambio climático Nigel Farage se mete en el negocio de las compensaciones.


Las compensaciones suenan bien en teoría, pero con demasiada frecuencia son una contabilidad fantasiosa. La plantación de árboles es una idea popular, pero incluso si todos los nuevos árboles posibles en el planeta echaran raíces y empezaran a absorber carbono, seguirían siendo abrumados por las emisiones de los combustibles fósiles.


Shell está muy interesada en las compensaciones - 120 millones de toneladas para 2030 - mientras que el objetivo de Nestlé de compensar 13 millones de toneladas de CO2 al año con "soluciones basadas en la naturaleza" requeriría 4,4 millones de hectáreas de tierra al año, según la ONG Grain, más o menos el tamaño de Dinamarca. Aun así, KitKats será neutro en carbono en 2025, según la empresa, así que está bien.


Incluso el enviado de las Naciones Unidas para la financiación del clima y ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha tropezado recientemente con las compensaciones. Afirmó que la empresa de inversiones que vicepreside era "neta cero" a pesar de invertir en combustibles fósiles porque la empresa también invertía en energías renovables. Algunos lo calificaron de "truco contable". Yo lo llamo un montón de basura.


Las empresas de aviación también son las principales proveedoras de mentiras ecológicas. Ryanair se jactaba antes de la pandemia de que su CO2 por pasajero-kilómetro era el más bajo de Europa, olvidando mencionar que su crecimiento en pasajeros significaba que sus emisiones totales estaban aumentando.


La ciudad de Londres es uno de los muchos aeropuertos que afirman ser neutrales en cuanto a emisiones de carbono, sin incluir los vuelos reales. Y el propietario de British Airways acaba de comprometerse a alimentar el 10% de sus vuelos con combustible de aviación sostenible para 2030, fecha en la que el mundo debe reducir las emisiones a la mitad. Mientras tanto, el Reino Unido se dispone a recortar las tasas de los vuelos domésticos, lo que contrasta con Francia, que prohíbe los vuelos cortos internos.


Quizás el peor infractor del transporte sea el sector marítimo. En noviembre de 2020, la Organización Marítima Internacional, que dice "contribuir a la lucha mundial contra el cambio climático", selló un acuerdo que permite aumentar las emisiones hasta 2030.


Podría hablar a continuación de las gigantescas empresas cárnicas -como la que promete poner fin a su deforestación, pero no hasta dentro de 14 años- o de las industrias del motor o de la tecnología, pero creo que ya se han hecho una idea.


Entonces, ¿qué hacer con todo esto? No creas que no hay una verdadera acción climática: las energías renovables y los coches eléctricos se están acelerando rápidamente. Y los compromisos de las empresas pueden ser a veces impresionantes, como el de Burger King, que se compromete a utilizar menos carne y más plantas en las hamburguesas que sirve.


Pero hasta que todas las decisiones de los gobiernos y las empresas no pasen la prueba de la mentira -realmente reducen el carbono-, nos estaremos engañando si pensamos que estamos tratando la crisis climática como la emergencia que es.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram