• Homo consciens

Cumbres mundiales sobre el clima. ¿Cooperación o evasión?



Fuente: National Observer -

Por Chris Hatch y Barry Saxifrage | Análisis | 12 de diciembre de 2019

Nota del traductor: El artículo fue editado dado que hacía mención a la COP 25


¿Has oído de las cumbres mundial sobre el clima?. Si te preguntas en qué consisten estas negociaciones internacionales y si han hecho algún progreso, has llegado al lugar adecuado.


Todos los años, los países del mundo se reúnen y tratan de averiguar qué hacer ante la aceleración de la emergencia climática. En la jerga de las Naciones Unidas, se llama "Conferencia de las Partes", por lo que la oirás describir como "COP".


COP26

Este es el vigésimo sexto año de estas reuniones, por lo que la reunión que se llevará a cabo en Glasgow se llama COP26. Los gobiernos llevan reuniéndose sobre el cambio climático desde la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992. En Río, los países negociaron un tratado sobre el clima, llamado Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Entró en vigor dos años después. Y desde entonces, los 197 países que forman parte del tratado se reúnen una vez al año.


Cada año se reúnen y cada año la emergencia climática ha empeorado.


En 2015, crearon el Acuerdo de París con el objetivo de mantener "el aumento de la temperatura global en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados... y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura aún más a 1,5 grados centígrados".


Suena prometedor, pero las acciones requeridas son voluntarias y el acuerdo no tiene dientes. Cada país establece un objetivo de contaminación y se compromete a actualizarlo cada cinco años. Si todos los países cumplieran los objetivos que se han fijado hasta ahora, las temperaturas aumentarían hasta 4 grados. Y casi ninguno de ellos está en vías de cumplir sus objetivos actuales.


Como saben, el cambio climático está causado principalmente por la quema de combustibles fósiles: petróleo, gas y carbón. Los combustibles fósiles crean contaminación climática cuando se queman, y el mayor problema es el dióxido de carbono (CO2). El aumento de la cantidad de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera crea una manta cada vez más gruesa alrededor de la tierra que permite que el calor del sol entre, pero que cada vez salga menos. Es como subir las ventanillas del coche en un día caluroso.


Dado que los gobiernos se reúnen de nuevo en estos momentos, parece un buen momento para sumergirse en la historia de los COPs en comparación con la cantidad de CO2 vertida a la atmósfera.


COPs vs CO2

"Sea lo que sea que nuestros líderes mundiales estén 'haciendo' para reducir las emisiones, lo están haciendo mal" - Greta Thunberg



CO2 emitido a nuestra atmósfera

Como se puede ver en este primer gráfico, los líderes mundiales siguen reuniéndose sobre el cambio climático, pero también permiten que se quemen más y más combustibles fósiles. La contaminación climática no sólo está aumentando, sino que se está acelerando.


A pesar de que los gobiernos llevan años fijando objetivos, prometiendo construir energías limpias, prometiendo eliminar los combustibles fósiles y ser más eficientes energéticamente, la contaminación climática sigue aumentando.



El clima es un caos. Los océanos son un 30% más ácidos


En este segundo gráfico, hemos añadido una línea roja que muestra la cantidad de CO2 de los combustibles fósiles que se está acumulando en nuestra atmósfera. Esto muestra la rapidez con la que el manto de CO2 que atrapa el calor se está engrosando alrededor de nuestro planeta.


Lo que notarás enseguida es que hay una gran diferencia entre las dos líneas: la línea del CO2 que emitimos y la línea del CO2 que se acumula. Así de duro está trabajando la madre naturaleza para salvarnos de nosotros mismos.


Aproximadamente un tercio de nuestra contaminación climática es absorbida por bacterias, algas y plantas en la tierra.


Otra cuarta parte se disuelve en el agua, provocando la acidificación de los océanos. En la actualidad, estamos vertiendo en los océanos alrededor de una tonelada de CO2 por persona cada año, lo que supone un total de nueve mil millones de toneladas al año. Hasta ahora, los cientos de miles de millones de toneladas de CO2 de nuestros combustibles fósiles que se han disuelto en el océano ya han aumentado la acidez del agua del mar en un 30%. Esto está causando un daño generalizado a especies que van desde los corales hasta las ostras. La naturaleza tardará miles de años en eliminar el CO2 que estamos vertiendo en ella en tan sólo unas décadas.


Como era de esperar, en base al aumento de la contaminación climática, el ritmo de la acidificación de los océanos también se está acelerando.


Aceleración en la dirección equivocada

En este tercer gráfico, hemos añadido líneas de puntos que muestran las líneas de tendencia de la contaminación climática en cada década. La contaminación no sólo aumenta mientras los gobiernos saltan de una cumbre mundial sobre el clima a la siguiente, sino que aumenta a un ritmo acelerado.


Se han producido grandes cambios en la política mundial desde la Cumbre de la Tierra de Río. China se ha convertido en el mayor contaminador climático del mundo a medida que el país crecía su economía y reducía la pobreza. El ascenso económico de las "naciones en vías de desarrollo" es parte de la historia del aumento de la contaminación. Pero no es toda la historia. Canadá, por ejemplo, es ahora el noveno país más contaminante del mundo. Y hemos crecido hasta ser el quinto productor mundial de petróleo y gas. Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo. Algunos países industrializados, como el Reino Unido, han reducido considerablemente su contaminación climática. Pero la mayoría de los países ricos siguen estando muy lejos.


El "cambio" climático: un eufemismo de 2 millas de grosor

El aumento actual de CO2 es mucho, mucho más alto que los cambios que llevaron a nuestro planeta desde la última edad de hielo hasta su clima actual. Resulta aleccionador recordar que sólo unos pocos grados centígrados marcaron la diferencia entre el Canadá actual y un Canadá enterrado bajo una enorme capa de hielo. El hielo tenía tres kilómetros de espesor en la región de Montreal, y un kilómetro y medio en Vancouver. Había tanta agua encerrada en el hielo que el nivel global del mar era 125 metros más bajo.



En este último gráfico, mostramos el cambio anual de CO2 en lugar del cambio acumulativo mostrado en rojo en los gráficos anteriores. Hemos incluido la línea del deshielo para contextualizar porque los científicos dicen que "... un "eructo" gigante de dióxido de carbono (CO2)... ayudó a desencadenar el final de la última edad de hielo, hace unos 17.000 años".


Si eso fue un "gigantesco" eructo, ¿cómo llamarías a las tendencias que estamos viendo ahora? Todos esos negociadores del clima deberían detenerse y considerar que, "... la tasa de crecimiento del CO2 durante la última década es de 100 a 200 veces más rápida que la que experimentó la Tierra durante la transición de la última Edad de Hielo... Un verdadero shock para la atmósfera".


Así pues, tal vez no deba escandalizarnos que la Organización Meteorológica Mundial acabe de advertir que la temperatura del planeta está aumentando más rápidamente de lo que la mayoría de los científicos habían previsto. La temperatura media del mundo podría subir hasta 5ºC a finales de siglo.


Eso es casi el triple del límite exterior de seguridad definido por los científicos del mundo y consagrado en el Acuerdo de París. Y, como hemos señalado antes, ningún país industrializado está en vías de cumplir el Acuerdo de París.


Unos pocos grados pueden parecer poco. Pero recordemos esas enormes y kilométricas capas de hielo. La NASA lo describe de esta manera: "A medida que la Tierra salía de las eras de hielo en el último millón de años, la temperatura global aumentó un total de 4 a 7 grados centígrados en unos 5.000 años. Sólo en el último siglo, la temperatura ha subido... aproximadamente diez veces más rápido que el ritmo medio de calentamiento de la recuperación de la edad de hielo".


No es de extrañar que nuestros hijos se manifiesten en las calles.


Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram