• Homo consciens

La crisis climática no puede resolverse con trucos de contabilidad del carbono




Fuente: The Guardian - Por Simon Lewis - febrero 2021

Se avecina una catástrofe si se permite que las grandes finanzas jueguen con los mercados de compensación de emisiones de carbono para conseguir emisiones "netas".


Se está produciendo un cambio asombroso a nivel mundial: 127 países han declarado que a mediados de siglo sus emisiones totales de dióxido de carbono serán nulas. Esto incluye a la UE, Estados Unidos y el Reino Unido para 2050, y a China para 2060. Las empresas se apuntan con entusiasmo a objetivos similares de "cero neto". Por fin la comunidad internacional parece haber aceptado el hecho científico de que tenemos que dejar de añadir gases de efecto invernadero a la atmósfera para estabilizar nuestro clima. ¿Nos atrevemos a esperar que la crisis climática se pueda controlar?


Tal vez, pero siguen existiendo grandes problemas. Los compromisos a largo plazo no se han traducido en acciones suficientes a corto plazo. El mundo va camino de que las emisiones sean sólo un 0,5% inferiores a los niveles de 2010 en 2030, frente al 45% necesario en el camino hacia el cero neto en 2050. Las cruciales conversaciones sobre el clima que se celebrarán en noviembre en Glasgow (Cop26) tendrán que abordar esta cuestión. Pero está surgiendo un problema más insidioso. El cero neto implica cada vez más una contabilidad del carbono muy cuestionable. Como resultado, la nueva política que gira en torno a los objetivos de cero neto se está convirtiendo rápidamente en una mezcla confusa y peligrosa de pragmatismo, autoengaño y engaño ecológico.


La ciencia del cero neto es sencilla: todos los sectores de todos los países del mundo deben tener una media de cero emisiones. Sabemos cómo hacerlo en el caso de la electricidad, los coches, los edificios e incluso gran parte de la industria pesada. Pero en algunos ámbitos, como el transporte aéreo y algunas emisiones agrícolas, no hay perspectivas de llegar a cero emisiones en un futuro próximo. En el caso de estas emisiones residuales, los gases de efecto invernadero tendrán que ser eliminados de la atmósfera al mismo ritmo que se añaden, de modo que, por término medio, haya cero emisiones netas.


Para que esto funcione es necesario eliminar el carbono, también conocido como "emisiones negativas". Esto puede ser de baja tecnología, como la restauración de los bosques, ya que esto saca el carbono de la atmósfera y lo almacena en los árboles. O puede ser de alta tecnología, como el uso de productos químicos para extraer el dióxido de carbono de la atmósfera y luego bombearlo a las profundidades del subsuelo en un almacenamiento geológico seguro. En teoría, todo esto está muy bien, ya que pragmáticamente es necesario eliminar algo de carbono para equilibrar las emisiones difíciles de reducir: pero las emisiones negativas y la compensación por sí solas no son una ruta hacia el cero neto.


En la práctica, al creer en las promesas de estos métodos, nos engañamos con demasiada frecuencia, de tres maneras principales. La primera es una dependencia excesiva y poco realista de la eliminación de carbono para mantener el statu quo. Shell ha publicado recientemente su plan neto cero, que en realidad proyecta una alta producción de petróleo y gas hasta 2050 y más allá, que voilá, se eliminan mágicamente con emisiones negativas. Lo más grave es que hay muy poca tierra para plantar suficientes árboles para contrarrestar las emisiones actuales, y todavía no existen métodos de alta tecnología a gran escala.


El segundo engaño consiste en compensar las trayectorias de emisiones ficticias en lugar de eliminar el carbono de la atmósfera. Mark Carney, ex gobernador del Banco de Inglaterra y asesor climático de Boris Johnson, describió recientemente su cartera de 600.000 millones de dólares de Brookfield Asset Management como "neutra en carbono", a pesar de invertir en combustibles fósiles. Carney dijo: "La razón por la que somos netos es que tenemos este enorme negocio de renovables". Continuó afirmando que las energías renovables evitan las emisiones de carbono que se habrían producido de otro modo, por lo que "compensan" sus inversiones en combustibles fósiles. Esto no es cero neto. Es un truco contable. Emitir carbono al mismo tiempo que se construye capacidad solar no equivale a cero emisiones en general. La compensación debe utilizarse para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera con el fin de contrarrestar las emisiones difíciles de eliminar, y no limitarse a facilitar el mantenimiento de la situación actual.


El tercer engaño se debe a que no se obtiene lo que se cree que se está pagando en el mercado global de carbono autorregulado. El concepto comercial de compensación de carbono se basa en la "adicionalidad", es decir, que el dinero pagado reduce las emisiones o captura el carbono que de otro modo no se habría producido. Un informe reciente en el que asesoré mostró que el mercado de compensaciones está inundado de antiguos créditos de carbono heredados en los que se incumple esa premisa, ya que hay unos 600 millones de toneladas de estos créditos de baja calidad medioambiental disponibles para comprar, seis veces el tamaño actual del mercado voluntario de carbono. Estos antiguos créditos proceden de proyectos que ya se han llevado a cabo, lo que significa que la compra de créditos adicionales no aporta ningún beneficio climático adicional. El gigante energético Total compró recientemente estos créditos casi sin valor.


¿Qué hay que hacer? Las emisiones negativas y las compensaciones han llegado para quedarse. De forma limitada, son necesarios para estabilizar el clima, ya que son la única forma de abordar las emisiones más difíciles de eliminar. Es necesario debatir urgentemente sobre lo que constituye una "emisión residual" que requiere compensación. En términos prácticos, hacer que la contabilidad del carbono sea digna de confianza requerirá una regulación verdaderamente independiente que se base en la ciencia. Es la única manera de contener a los malos actores y liberar el capital de los buenos. Resolver estos engaños sobre el carbono debería ser uno de los principales resultados de la cumbre climática de Glasgow Cop26.


Si estos engaños se mantienen, se avecina un desastre. Las grandes finanzas, lideradas por Carney, están planeando ampliar masivamente los mercados de carbono. Es concebible que los nuevos productos financieros basados en el carbono puedan estar en auge, con poco impacto en las emisiones. Al igual que en la crisis de las hipotecas de alto riesgo, pocos entenderán lo que han comprado, y otra crisis global podría arrasar el mundo, agravando las crisis económicas y climáticas y causando un sufrimiento masivo, al darnos cuenta de nuevo de que la Tierra no nos debe nada. La naturaleza no hace rescates.


Simon Lewis es profesor de ciencias del cambio global en el University College de Londres y en la Universidad de Leeds, y autor, junto con Mark Maslin, de The Human Planet: How We Created the Anthropocene

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram