• Homo consciens

La acción mundial está "muy lejos" de lo necesario para evitar el caos climático






Fuente: Climaterra en base a News Scientist - y New York Times - Febrero 2021

Los nuevos compromisos climáticos presentados a las Naciones Unidas reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero en menos de un 1%, según anunció el organismo mundial.



El consenso científico global es claro: las emisiones de gases que calientan el planeta deben reducirse a casi la mitad para 2030 si el mundo quiere tener una buena oportunidad de evitar las peores catástrofes climáticas.



La respuesta política mundial ha sido hasta ahora decepcionante.


Los nuevos objetivos climáticos presentados por los países a las Naciones Unidas reducirían las emisiones en menos de un 1%, según el último recuento, hecho público el viernes por el organismo mundial.


Un análisis de la ONU de los planes de 74 países, que representan casi un tercio de las emisiones mundiales, concluyó que reducirían las emisiones de esas naciones en un 0,5% para 2030, en comparación con los niveles de 2010. Sin embargo, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha afirmado que las emisiones mundiales deben reducirse en un 45% para 2030 para tener la posibilidad de mantenerse por debajo de 1,5ºC.



Con estos compromisos las emisiones se mantendrían estables en lugar de reducirse a la mitad como es necesario. La brecha entre lo que se necesita y lo que se está prometiendo hacer es enorme. Todos los países tienen que volver atrás y ver si pueden hacer más", afirma Niklas Höhne, de la organización sin ánimo de lucro Climate Action Tracker.


"Los órdenes de magnitud son completamente erróneos. Hasta ahora es un cambio súper pequeño. Si seguimos por este camino, creo que 1,5°C ya no es alcanzable para 2030", afirma.


Las cifras ofrecen una comprobación de la realidad de las muchas promesas que llegan desde las capitales del mundo y las salas de juntas de las empresas de que los líderes se están tomando en serio el cambio climático.


El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, calificó el informe de "alerta roja".


Con las actuales compromisos nos dirigimos a unos 3ºC, temperaturas que pueden provocar el desencadenamiento de puntos de inflexión (o retroalimentaciones positivas, es decir que el planeta empieza a calentarse sin acción humana) que pondrían en riesgo a la misma civilización humana.


Menos de la mitad de los países presentaron nuevos objetivos a las Naciones Unidas.

Todavía falta Estados Unidos, que ha producido más emisiones de gases de efecto invernadero que ningún otro país en la historia. Se reincorporó al Acuerdo de París la semana pasada, después de que el anterior presidente, Donald J. Trump, se retirara. Todavía tiene que presentar sus objetivos para 2030 y está presionado por los defensores del clima para que reduzca las emisiones al menos en un 50% respecto a los niveles de 2005.




Asimismo, China, que actualmente produce la mayor parte de las emisiones, aún no ha presentado a las Naciones Unidas nuevos objetivos para 2030. Su presidente, Xi Jinping, dijo en diciembre que China produciría más electricidad a partir de fuentes renovables (25%), cultivaría más bosques (6.000 millones de metros cúbicos) y reduciría su intensidad de carbono en más de un 65%, lo que significa que a medida que la economía china crezca, sus emisiones de carbono lo harán a un ritmo más lento que antes.



El Presidente chino ha dicho que China será neutra en carbono para 2060, lo que significa que eliminará de la atmósfera las emisiones de carbono que calientan el planeta, en una cantidad igual a la que todavía produce en ese momento.


El gobierno de Biden ha dicho que aspira a tener cero emisiones netas para 2050, pero aún no ha detallado cómo lo logrará.


Todas las miradas están puestas en una cumbre internacional sobre el clima que la Casa Blanca acogerá el 22 de abril. Se espera que Estados Unidos anuncie para entonces sus objetivos climáticos para 2030, y es posible que China también haga su propio anuncio.


La diplomacia culmina con la próxima ronda de conversaciones de las Naciones Unidas sobre el clima, que se celebrará en Glasgow en noviembre.


Algunos de los mayores países emisores -como Australia, Brasil y Rusia- presentaron nuevos planes para 2030 sin aumentar sus ambiciones. México rebajó sus objetivos climáticos, lo que el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales describió como una señal de que "México se está retirando de su anterior liderazgo en materia de clima y energía limpia".


En cambio, 36 países -entre ellos Gran Bretaña, Argentina, Chile, Kenia, Nepal y los 27 países de la Unión Europea- aumentaron sus objetivos climáticos.


Otro motivo de optimismo es la oleada de objetivos de emisiones netas cero de mediados de siglo anunciada por algunos países, entre ellos Corea del Sur y China, que puede impulsar también objetivos más ambiciosos a corto plazo. "La oleada de objetivos de energía neta cero cambia las reglas del juego, porque hace que todo el mundo cambie de opinión", afirma Höhne. En octubre se publicará otro informe de la ONU, antes de la cumbre climática COP26 que se celebrará en Glasgow (Reino Unido) un mes después.


El Acuerdo de París está diseñado de tal manera que las Naciones Unidas no pueden dictar ni hacer cumplir los objetivos climáticos de ningún país, o lo que se llama contribuciones determinadas a nivel nacional o compromisos nacionales. Se espera que cada país establezca los suyos propios, presente informes periódicos al mundo sobre sus progresos y fije nuevos objetivos cada cinco años. La presión diplomática pretende persuadir a cada país para que sea más ambicioso.


El objetivo final es limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados centígrados respecto a los niveles de 1990. Los científicos han afirmado en estudios exhaustivos que cualquier calentamiento que vaya más allá de ese límite podría provocar un aumento de los incendios forestales y las sequías, una mayor inseguridad alimentaria y del agua, y la inundación de ciudades costeras e islas pequeñas.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram