• Homo consciens

Las promesas de carbono cero neto deben ser significativas para evitar el desastre climático




Fuente Nature - Editorial - Marzo 2021

Cada vez son más los países que se comprometen a alcanzar la neutralidad de carbono. Ahora deben mostrar cómo piensan hacerlo.



El gobierno del Presidente de EE.UU., Joe Biden, ha fijado el año 2050 como fecha límite para emisiones netas de gases de efecto invernadero. Anteriormente, China declaró el año 2060 como su propia fecha de cero emisiones netas. En la India, al igual que en el resto del mundo, también se está debatiendo. En total, unos 124 países de los 202 estudiados en un informe publicado la semana pasada han hecho promesas de cero emisiones antes de la cumbre mundial sobre el clima que se celebrará en noviembre en Glasgow (Reino Unido) (véase go.nature.com/2puuzmh). Las actividades previas a la cumbre de las Naciones Unidas incluyen una campaña de "carrera hacia el cero" para conseguir que el resto de los países se sumen para entonces.


Pero, ¿qué significa realmente el cero neto? En un informe especial de 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático dijo que los países deben llevar las emisiones de dióxido de carbono a "cero neto" para 2050 para mantener el calentamiento global dentro de 1,5 °C de los niveles preindustriales. Pero más allá de eso, hay menos acuerdo sobre a qué sustancias se aplica el cero neto. Esto crea una gran ambigüedad, y los países y organizaciones están definiendo la frase según sus propios criterios. Acordar una definición es importante para la rendición de cuentas pero, sobre todo, sin ella, el objetivo del acuerdo climático de París de 2015 de limitar el calentamiento a entre 1,5 °C y 2 °C para mediados de siglo podría no alcanzarse.


Joeri Rogelj, del Imperial College de Londres, y sus colegas han demostrado claramente cómo las diferentes definiciones y vías para llegar a cero neto pueden tener resultados drásticamente diferentes (J. Rogelj et al. Nature 591, 365-368; 2021). Por ejemplo, reducir las emisiones de CO2 detiene el calentamiento, pero el CO2 que ya existe en la atmósfera permanecerá durante cientos de años. Al mismo tiempo, la reducción de otros gases de efecto invernadero podría afectar al calentamiento más rápidamente. Pero eliminar estos otros gases es más complejo que reducir el carbono.


Los investigadores también advierten que las cantidades relativas de estas reducciones de emisiones también afectarán a los ritmos generales de disminución de los gases. En algunos escenarios, las temperaturas podrían no empezar a descender, incluso con la reducción de emisiones. El equipo pide, con razón, que se aclaren tres aspectos de la política: el alcance de las reducciones de emisiones, su adecuación y equidad, y las medidas concretas para alcanzar el objetivo de cero. Un objetivo para 2050 o 2060 carece de sentido sin hitos intermedios.


El acuerdo climático de París se aplica a todas las emisiones de gases de efecto invernadero, pero los países participantes no han decidido cómo se van a reducir las emisiones ni cómo se van a medir las reducciones. Llegar a un acuerdo sobre ambas cosas será prioritario para la cumbre de Glasgow, pero el vacío de información durante los seis años transcurridos ha creado un espacio para múltiples interpretaciones y opciones. Así, mientras que el compromiso de la Unión Europea se refiere a todos esos gases, el plan de China se centra sólo en las emisiones de CO2 y no incluye el metano ni el óxido nitroso. Y el plan de EE.UU. aún no ha especificado qué gases cubre.


Las empresas que se comprometen a alcanzar el nivel cero son igualmente flexibles en sus definiciones. Para algunas, cero neto significa eliminar los gases de efecto invernadero de todos sus procesos, incluida la adopción de medidas para compensar las emisiones históricas. Pero otras, como los bancos de inversión y las empresas de combustibles fósiles, seguirán invirtiendo en combustibles fósiles mientras prometen políticas de cero emisiones en otras áreas de sus negocios. Y esto está atrayendo, con razón, críticas, sobre todo por parte del inspirador movimiento de huelgas climáticas en las escuelas, Fridays for Future.


Riesgos de la compensación

La palabra "neto" sigue siendo objeto de controversia, ya que el cero neto es el equilibrio entre las emisiones producidas y las eliminadas. Según las normas anteriores de reducción de emisiones que expiraron en 2020 (en el marco del protocolo climático de Kioto de 1997), los países de altas emisiones podían compensar sus emisiones con la ayuda de los países de bajas emisiones. Podían, por ejemplo, comprar y vender carbono como una mercancía en las numerosas bolsas de comercio de carbono que se han creado en todo el mundo. El comercio de carbono permite a los países que emiten mucho reducir sus emisiones netas sin reducir realmente la cantidad total de carbono que emiten a la atmósfera. Estos países también pueden reclamar créditos de carbono si financian energías limpias o plantan árboles en países con bajas emisiones.


Pero si los grandes emisores recurren cada vez más a estas medidas, el mundo podría alcanzar el cero neto sólo en el sentido técnico. El objetivo de París de mantener el calentamiento bajo control tiene menos posibilidades de alcanzarse si estos países no reducen radicalmente sus propias emisiones. El riesgo es que el mundo se caliente y que una mayor carga -por ejemplo, la aceleración de las medidas de adaptación al clima- recaiga entonces sobre los países vulnerables al clima. Esta es una perspectiva real, y es una de las razones por las que los países más vulnerables al cambio climático, especialmente los del sur global, están preocupados por el creciente uso de compensaciones para alcanzar el nivel cero neto.


Aunque todos los esfuerzos de descarbonización tienen algún valor, lo mínimo que debe ocurrir es que haya una mayor transparencia en la forma en que los países están logrando sus ambiciones de cero neto, porque eso permitirá a los investigadores calcular con mayor precisión lo que significan estas promesas para lograr el objetivo del acuerdo de París. Lo que el planeta necesita desesperadamente son normas acordadas y un mecanismo de seguimiento fiable, que esta revista ya ha defendido en otros ámbitos de la política climática, como la financiación de proyectos de mitigación y adaptación al clima (véase Nature 589, 7; 2021).


No es difícil comprometerse a alcanzar el objetivo de cero emisiones, sobre todo cuando las naciones y organizaciones implicadas pueden establecer ellas mismas los parámetros de ese compromiso. Pero una promesa que no incluya reducciones significativas -en contraposición a más compensaciones- aumenta el riesgo de que el cambio climático catastrófico sea inevitable.


Nature 592, 8 (2021)




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram