• Homo consciens

El calentamiento global por debajo de 1,7°C "no es plausible" según un estudio


Fuente: The Conversation - 24 junio 2021

El calentamiento global por debajo de 1,7°C "no es plausible", revela nuestro estudio sobre los impulsores sociales de la descarbonización

Autores

  • Christopher Hedemann - Científico postdoctoral en futuros climáticos, Universidad de Hamburgo

  • Eduardo Gresse - Científico postdoctoral en futuros climáticos, Universidad de Hamburgo

  • Jan Petzold - Científico postdoctoral en futuros climáticos, Universidad de Hamburgo



Si se lee la literatura científica, parece haber innumerables vías y escenarios que podrían llevarnos a una profunda descarbonización global para 2050, que nos permita cumplir el objetivo de 1,5°C. "Todavía es posible", es el mensaje, "si sólo tenemos la voluntad política".


Pero ¿cuál es el alcance de nuestra voluntad política y, lo que es más importante, cuáles son las dinámicas sociales más profundas que la impulsan? ¿Es no sólo posible, sino de hecho plausible, que alcancemos una descarbonización profunda para 2050 y cumplamos el objetivo asociado de 1,5°C? Estas son algunas de las preguntas que nos planteamos en la reciente edición inaugural del informe Perspectivas del Futuro del Clima de Hamburgo, elaborado por más de 40 académicos de diversas disciplinas, como la sociología, la macroeconomía y las ciencias naturales.


Adoptamos un nuevo enfoque para el estudio de los futuros climáticos, que va más allá de los esfuerzos anteriores del IPCC, la Agencia Internacional de la Energía y otros, que evaluaron futuros meramente posibles o factibles. "Posible" describe simplemente una concordancia con las leyes naturales, mientras que "factible" significa que no hay barreras, o hay pocas, para un futuro concreto. Por ejemplo, es tecnológica y económicamente factible (y claramente posible) que usted venda su coche y se compre una bicicleta. Las bicicletas son una tecnología madura y más barata de mantener que los coches. Pero, ¿lo harás? También es factible que el 20% del Reino Unido se haga vegetariano para el año que viene. ¿Pero lo harán?


Por otro lado, plausible significa que algo tiene más que una posibilidad remota de ocurrir: tiene una probabilidad apreciable. En el contexto de los futuros climáticos, esto significa que un escenario no es simplemente factible, sino también que hay suficiente impulso social y voluntad política para hacer que ese futuro se materialice.


No existe un límite cuantitativo para la probabilidad "apreciable" o la voluntad política "suficiente". Pero nuestra evaluación no necesitaba dividir los cabellos de esta manera. Las pruebas eran abrumadoras.


Evaluación de la plausibilidad social y física

En nuestro estudio, primero nos hicimos una idea de lo que se necesita para una descarbonización profunda en 2050. Las tecnologías de emisiones negativas, como la BECCS (quema de biocombustibles para obtener energía y captura del CO₂ resultante), pueden ayudar (Nota de Climaterra: hay muchas críticas con respecto a esta tecnología). Pero estas tecnologías no pueden ser toda la solución, porque hay barreras de viabilidad para su despliegue a escala.


La descarbonización profunda requiere que reduzcamos las emisiones antropogénicas en primer lugar. De hecho, necesitamos una reducción interanual de las emisiones desde ahora hasta 2050, aproximadamente equivalente a las reducciones del 7% observadas durante la pandemia de COVID-19. Dado que las tecnologías de carbono cero pueden tardar décadas en ampliarse y optimizarse, y que nos quedamos cautivos con las tecnologías que elegimos ahora durante años, también tenemos que actuar con rapidez.


Para estudiar las dinámicas sociales necesarias para una transformación tan rápida, analizamos diez impulsores sociales de la descarbonización: La gobernanza climática de las Naciones Unidas, las iniciativas transnacionales, la regulación relacionada con el clima, las protestas y los movimientos sociales por el clima, los litigios por el clima, las respuestas de las empresas y la desinversión en combustibles fósiles, patrones de consumo, periodismo y producción de conocimiento. Estudiamos las trayectorias actuales de los impulsores, pero también las condiciones que permiten o limitan su desarrollo futuro.


Encontramos, por ejemplo, que el consumo seguirá creciendo debido a la falta de regulación y a los fuertes hábitos culturales de consumo, "verdes" o no. Si bien la forma de consumir cambió rápidamente durante la pandemia, al desplazarse por Internet, lo que consumimos y cuánto consumimos está anclado en hábitos y actitudes culturales.


Descubrimos que la desinversión -la venta de inversiones en infraestructuras de combustibles fósiles- se está produciendo en cierta medida, pero con efectos secundarios negativos inesperados, como cuando los Estados nacionales desinvierten localmente pero reinvierten en combustibles fósiles en el extranjero. Y descubrimos que los movimientos sociales tienen un efecto positivo en algunos países, pero sigue siendo incierto cómo madurará su visión política después de la pandemia, o en países clave como China, donde las protestas no suelen tener influencia en la política nacional.


Ninguno de los impulsores muestra un impulso suficiente para lograr una descarbonización profunda para 2050, y dos impulsores, los patrones de consumo y las respuestas corporativas, lo inhiben activamente. Nuestra evaluación final: aunque una descarbonización parcial es actualmente plausible, una descarbonización profunda para el año 2050 no lo es.


A continuación, combinamos nuestra evaluación de la plausibilidad social con el último conjunto de escenarios socioeconómicos de emisiones futuras y las últimas investigaciones de la ciencia física sobre la sensibilidad climática, es decir, cuánto se calentará el clima tras una cantidad determinada de emisiones de CO₂. Esta evaluación física y social conjunta considera que un calentamiento inferior a 1,7 °C y un calentamiento superior a 4,9 °C para finales de siglo no son actualmente plausibles.


Figura que muestra el calentamiento global de la superficie hasta 2100 para múltiples escenarios de emisiones


Los escenarios socioeconómicos más altos y más bajos resultan inverosímiles. Si se tiene en cuenta la incertidumbre en la respuesta física del clima (sombreado), el límite inferior resultante para el calentamiento global en superficie plausible para 2100 es de 1,7°C, y el límite superior es de 4,9°C. Perspectivas del futuro del clima en Hamburgo


¿Se acabó el juego?

Entonces, ¿es esto una prueba científica de que debemos renunciar al objetivo de 1,5°C? En absoluto. Hemos evaluado el estado actual de las pruebas del mundo físico y social, pero el futuro está abierto. Por eso nuestra perspectiva del futuro del clima está diseñada para ser una publicación anual.


La descarbonización profunda podría ser más plausible, pero este futuro también requeriría una buena dosis de tenacidad. Las reducciones rápidas de las emisiones pueden tardar mucho tiempo en reflejarse en las concentraciones de CO₂ en la atmósfera y en las tendencias de calentamiento, quizás décadas. No sólo tendremos que aplicar cambios radicales, sino que también tendremos que mantener el compromiso de llevar a cabo esos cambios, más allá del marco temporal de un ciclo electoral.


Aunque el objetivo de 1,5 °C podría ser posible, actualmente no hay motivos para ser optimistas en cuanto a su cumplimiento. Pero tal vez nuestros hallazgos proporcionen exactamente la motivación que necesitamos para lograrlo.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram