©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

El "efecto Greta" impulsa el crecimiento de la compensaciones de carbono




Las ONGs informan de que se cuadruplicaron las inversiones en proyectos de reducción de carbono en los países en desarrollo


Fuente: The Guardian

La creciente preocupación por la crisis climática y el "efecto Greta Thunberg" están provocando un enorme aumento en el número de personas y empresas que deciden compensar sus emisiones invirtiendo en proyectos de reducción de carbono en los países en desarrollo.


La compensación de carbono, significa calcular las emisiones de una determinada actividad (por ejemplo un viaje en avión) y luego comprar los "créditos" equivalentes en proyectos que evitan o eliminan las emisiones de una cantidad equivalente de gases de efecto invernadero en otros lugares. La compensación de carbono ha sido polémica, ya que algunos críticos dicen que permite a los grandes contaminadores y a los individuos comprar créditos de carbono a cambio de una conciencia limpia mientras continúan volando, conduciendo y usando combustibles fósiles.


De todas maneras es un indicio a un incipiente cambio de conciencia. Las ONG y las organizaciones involucradas en la compensación de carbono han visto que la inversión de las personas que quieren tratar de mitigar sus huellas de carbono se ha cuadruplicado.


Las agencias que trabajan con grandes corporaciones también han visto un aumento en la inversión en compensación de carbono durante los últimos 18 meses. ClimateCare, una empresa que ofrece programas para ayudar a las organizaciones a compensar las emisiones de carbono, ha visto aumentar la cantidad de compensaciones de carbono de unos 2 millones de toneladas a 20 millones de toneladas en ese tiempo, según su director ejecutivo, Edward Hanrahan.


Las organizaciones más pequeñas también han informado de incrementos. Caroline Pomeroy, directora de la ONG Climate Stewards, que compensa las emisiones de los individuos y las pequeñas empresas, dijo que los ingresos procedentes de los individuos han aumentado en un 156% año tras año, y que ha habido un aumento del 80% en los ingresos de las empresas y las organizaciones benéficas de compensación.


Pero en los últimos 10 años, se han creado mercados globales de carbono y energía renovable altamente regulados y las empresas y ONG participantes están teóricamente sujetas a las normas internacionales por verificadores independientes.


La organización Gold Standard fue creada por el grupo medioambiental WWF y otras ONG para garantizar la integridad de los proyectos que reducen las emisiones de carbono y para garantizar que contribuyen al desarrollo sostenible. Sarah Leugers, su directora de comunicaciones, dijo: "Todo el mundo debería tratar de reducir sus emisiones lo más posible primero, pero para la mayoría de nosotros es imposible en este momento reducirlas a cero, por lo que tomar la responsabilidad y financiar la reducción de emisiones en otro lugar del mundo es una forma de acelerar el camino hacia una economía con bajas emisiones de carbono".


Hanrahan dijo que las grandes corporaciones estaban siendo presionadas a ser responsables no sólo de sus emisiones, sino también por las de del uso de sus productos ("emisiones de alcance 3" ) , por una combinación de presión por los consumidores y los gobiernos.


Climate Stewards financia un proyecto en Nepal que se financia mediante la compra de compensaciones de carbono, donde se han construido 240 cocinas de bajo consumo para comunidades remotas. Cada estufa ahorra 6,5 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año por hogar y las estufas duran aproximadamente 10 años.


Gold Standard, por su parte, ha reportado que se cuadriplicaron las compensaciones de los individuos y pequeñas empresas en  su plataforma.


El precio de una tonelada de CO2 no se fija globalmente, y varía entre los proveedores de compensaciones en el mercado voluntario. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos evaluó en 2015 que por cada tonelada de CO2 emitida a la atmósfera, sacrificamos entre 11 y 212 dólares en degradación ambiental e impactos sociales negativos.


David Hughes, presidente de Climate Stewards, dijo: "Este año, el negocio de la compensación de carbono ha despegado. "Estamos viendo el efecto Greta, el impacto de la Rebelión contra la Extinción, el impacto de las palabras de David Attenborough, las huelgas de las escuelas, todo esto junto."


Pero Hanrahan dijo que mientras que la mitigación voluntaria de carbono y las acciones individuales son loables, ClimateCare es clara en su llamado por la fijación obligatoria de precios del carbono y mitigación obligatoria para las grandes corporaciones e industrias como la aviación.


Casos de ejemplo:

Volar hacia y desde Malasia para visitar a su familia cada año estaba causando una creciente preocupación a Shanon Shah, un escritor independiente de Londres. A través de su pareja, un sacerdote anglicano, conoció a los Climate Stewards, y comenzó a ver una forma de compensar su huella de carbono.


"Pero entonces pensé, no es suficiente compensar los vuelos que voy a tomar en el futuro. Me senté y traté de recordar todos los vuelos que había tomado en mi vida.Y poco a poco me fui dando cuenta de todo lo que había volado en el pasado. Cada pocas semanas, cuando recibía un cheque de pago, compensaba algunos de los vuelos anteriores que había realizado en un período en particular. En el transcurso de seis o siete meses, logré compensar todos los vuelos que recuerdo haber realizado. Eran unos 35 vuelos".


Shah continúa su misión de reducir y mitigar sus propias emisiones. "De ahora en adelante, cada vez que reservo un vuelo lo compenso." Pero Shah cree que la propia industria de la aviación tiene que ser responsable de sus emisiones. Las emisiones de la aviación internacional no están incluidas en los inventarios nacionales de sus emisiones, y en virtud del Protocolo de Kioto -algo que cada vez se presiona más para que cambie- la aviación no está sujeta al IVA ni al impuesto sobre el combustible.


"Se ha excluido de todos estos protocolos ambientales, y debería haber más presión para que sus emisiones sean tenidas en cuenta", dijo Shah. "Pero mientras tanto, creo que esto es algo que puedo hacer como individuo."


En Stoke-on-Trent, Daniel Charlesworth, de 24 años, que trabaja para la policía, ha tomado una decisión similar. Ha decidido compensar todos sus viajes en coche.


"He estado investigando los coches eléctricos durante meses, pero mi coche es bastante nuevo y no puedo permitirme un coche eléctrico", dijo. "Así que he comenzado a compensar mis viajes cada mes y a establecer un débito directo, creo que asciende a unas 7 libras esterlinas al mes.


"Sé que aunque haya miles y miles de personas como yo haciendo lo mismo, no va a haber una gran diferencia, pero siento que tengo la responsabilidad personal de ser responsable de mis emisiones. Y si lo que estoy haciendo lleva a otros a hacerlo también, puede ayudar a impulsar el cambio".


#emisiones #compensaciondecarbono #activismo #huellaecologica #greta

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram