• Homo consciens

El mundo debe resalvajizar a gran escala para sanar la naturaleza y el clima, dice la ONU


Fuente: The Guardian - ONU - Por Patrick Greenfield - junio 2021

El "decenio de la restauración de los ecosistemas" se lanza con un llamamiento a la "imaginación" y a la acción a una escala nunca vista


El mundo debe recuperar y restaurar un área del tamaño de China para cumplir con los compromisos sobre la naturaleza y el clima, dice la ONU, y la reactivación de los ecosistemas debe ser abordada con toda la ambición de la carrera espacial.


Los esfuerzos de conservación existentes son insuficientes para evitar la pérdida generalizada de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas, ha advertido el organismo mundial en el lanzamiento de la década de la restauración de los ecosistemas, un llamamiento urgente para la reactivación a gran escala de la naturaleza en las tierras de cultivo, los bosques y otros ecosistemas.


Los gobiernos deben cumplir el compromiso de restaurar al menos 1.000 millones de hectáreas (2.470 millones de acres) de tierra para 2030 y hacer una promesa similar para los océanos, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para lanzar la década.


Los seres humanos utilizan cada año 1,6 veces los recursos que la naturaleza puede renovar de forma sostenible y, según la ONU, se está dando prioridad a los beneficios económicos a corto plazo sobre la salud del planeta. Se hace un llamamiento a todos los sectores de la sociedad para que actúen, incluidos los gobiernos, las empresas y los ciudadanos, con el fin de restaurar y recuperar las zonas urbanas, las praderas, las sabanas y las zonas marinas.


"La restauración debe verse como una inversión en infraestructuras para el bienestar de un país. Necesitamos imaginación", dijo Tim Christophersen, coordinador de la década de la restauración de ecosistemas. "Para mucha gente, creo que restaurar mil millones de hectáreas es algo abstracto. Tenemos décadas de experiencia sobre cómo podría funcionar, pero nunca a la escala de la que estamos hablando. Tenemos programas espaciales y armas nucleares: es posible".


La mitad del PIB mundial depende de la naturaleza y la degradación de los ecosistemas afecta ya a cerca del 40% de la población mundial, amenazando la salud humana, los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria, según el prólogo escrito por la directora ejecutiva del Pnuma, Inger Andersen, y el director general de la FAO, Qu Dongyu.


El informe señala que si bien la ciencia de la restauración está en sus inicios, la agrosilvicultura y otras prácticas agrícolas sostenibles ya se conocen bien y pueden ampliarse. La ONU ha dicho que trabajará con los gobiernos para destacar proyectos de restauración emblemáticos que inspiren la ambición necesaria.


"Este tipo de restauración a gran escala no se ha hecho muy a menudo. Hay algunos ejemplos en China y con la selva atlántica en Brasil, pero a la escala que ahora necesitamos, existen muy pocos ejemplos", dijo Christophersen. "Son inversiones que a veces tienen una complejidad similar a la de los grandes proyectos de infraestructuras".


Los países ya se han comprometido a restaurar 1.000 millones de hectáreas de tierras degradadas, aproximadamente la superficie de China, según un estudio de la agencia holandesa de evaluación medioambiental. Muchos de estos compromisos han sido asumidos por países del África subsahariana, América Latina, China y el sur de Asia, y relativamente pocos por las naciones occidentales, Rusia y las de Oriente Medio.


Christophersen señaló que se esperan más en los próximos años para complementar iniciativas como la Gran Muralla Verde en África, que pretende restaurar 100 millones de hectáreas de tierras degradadas para 2030 para combatir la desertificación.


Los autores del informe señalan que hay que aprender de los errores cometidos en el pasado, como la plantación de monocultivos y especies exóticas, y que los países necesitan ayuda para encontrar soluciones que se adapten a su geografía y clima.


"Aunque creamos que la ciencia no está suficientemente madura, eso no debería impedirnos actuar. Lo que se tiene como enfoque modelo en un ecosistema puede no aplicarse en otros. Así que hay muchas formas diferentes de hacerlo", dijo Corli Pretorius, subdirector del Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del Pnuma. "Depende mucho del contexto local. No se trata sólo del medio ambiente: es también para las personas, mediante la salvaguarda de los medios de vida, el acceso a la naturaleza en zonas urbanas o la mejora de la salud".


En febrero, un estudio encargado por el gobierno británico sobre el efecto de la actividad económica humana en los ecosistemas que sustentan la vida concluyó que el desarrollo había tenido un "coste devastador" para el mundo natural. Dirigido por el profesor Sir Partha Dasgupta, economista de la Universidad de Cambridge, concluyó que era necesario un cambio radical en la producción, el consumo, las finanzas y la educación.


La semana pasada, el informe de la ONU sobre el estado de las finanzas para la naturaleza concluyó que el mundo necesita cuadruplicar su inversión anual en la naturaleza si se quiere hacer frente a las crisis del clima, la biodiversidad y la degradación del suelo para mediados de siglo. El informe señala un déficit financiero de 4,1 billones de dólares (2,9 billones de libras esterlinas) que es necesario cubrir para evitar la pérdida de "servicios" de los ecosistemas naturales, como el agua potable, los alimentos y la protección contra las inundaciones.



Generación Restauración: Reimagina, recrea, restaura

Durante demasiado tiempo, hemos estado explotando y destruyendo los ecosistemas de nuestro planeta. Cada tres segundos, el mundo pierde una superficie de bosque equivalente a un campo de fútbol y, tan solo en el último siglo, hemos destruido la mitad de nuestros humedales. El 50% de nuestros arrecifes de coral ya se han perdido y para 2050, podrían desaparecer hasta el 90%, incluso si el calentamiento global se limita a un aumento de 1,5°C.


La pérdida de los ecosistemas está privando al mundo de sumideros de carbono, como los bosques y las turberas, en un momento en que la humanidad ya no puede permitírselo. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero han aumentado durante tres años consecutivos y el planeta está a un paso de un cambio climático potencialmente catastrófico.


La aparición de la COVID-19 también ha demostrado lo desastrosas que pueden ser las consecuencias de la pérdida de ecosistemas. Al reducir el área de hábitat natural para los animales, hemos creado las condiciones ideales para que los patógenos, incluidos los coronavirus, se propaguen.


Ante este gran problema, el Día Mundial del Medio Ambiente se centra en la restauración de ecosistemas con el lema "Reimagina, recrea, restaura".


Restaurar los ecosistemas significa prevenir, detener y revertir este daño, pasar de explotar la naturaleza a curarla. Para ello, y precisamente en este día, arrancará el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivo, desde la cima de las montañas hasta las profundidades del mar. Solo con ecosistemas saludables podemos mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad.

Fuente: ONU



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram