• Homo consciens

El valor de los bosques tropicales en la ecuación del cambio climático en cifras



Fuente: World Resources Institute - por David Gibbs David Gibbs, Nancy Harris y Frances Seymour - Octubre de 2018

Si la pérdida de la cubierta arbórea tropical continúa al ritmo actual, será casi imposible mantener el calentamiento por debajo de los 2ºC prometidos.


La protección de los bosques tropicales es esencial para alcanzar los objetivos climáticos del Acuerdo de París. Global Forest Watch Climate publicó recientemente las estimaciones de las emisiones de dióxido de carbono asociadas a los datos de pérdida de la cubierta arbórea tropical en 2017, y las cifras demuestran más de lo que ya sabíamos. Si la pérdida de la cubierta arbórea tropical continúa al ritmo actual, será casi imposible mantener el calentamiento por debajo de los dos grados centígrados prometidos.


A continuación se presentan cinco cifras que demuestran la importancia de los bosques tropicales para prevenir un mayor cambio climático, y cuánta más visibilidad necesitan en el programa mundial de mitigación del cambio climático.


  • Si la deforestación tropical fuera un país, ocuparía el tercer lugar en cuanto a emisiones equivalentes de dióxido de carbono, sólo por detrás de China y los Estados Unidos de América.



  • Las emisiones brutas anuales de dióxido de carbono procedentes de la pérdida de la cubierta arbórea en los países tropicales ascendieron a un promedio de 4,8 gigatoneladas por año entre 2015 y 2017. En otras palabras, la pérdida de cubierta arbórea tropical está causando ahora más emisiones cada año que las que producirían 85 millones de automóviles durante toda su vida útil. Y está empeorando. El promedio de emisiones anuales en los últimos tres años fue 63 por ciento más alto que en los 14 años anteriores.

Emisiones de CO2 por pérdida de bosques


  • En todas las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDCs) bajo el Acuerdo de París, los bosques representan un cuarto de todas las reducciones de emisiones planeadas para el 2030. Aunque la tasa de pérdida de la cubierta arbórea disminuyó en algunos lugares, los datos más recientes para 2017 sugieren que muchos países se están moviendo en la dirección equivocada para cumplir estos objetivos. El promedio de las emisiones desde 2015 -cuando se firmó el Acuerdo de París- hasta 2017 fue un 63 por ciento más alto que el promedio de los 14 años anteriores (3,0 gigatoneladas por año frente a 4,9 gigatoneladas por año).



No es sólo el carbono de los árboles lo que hace que los bosques sean importantes para el clima. Los bosques tienen un poder de enfriamiento local crítico - hasta la medida de más de 2 unidades de aire acondicionado por árbol.

Más allá de su papel en el presupuesto mundial de carbono, los bosques también tienen un importante papel en la regulación del clima a nivel local al dar sombra al suelo y transpirar agua. Cada 100 litros de agua que transpira un árbol (sólo una fracción de lo que muchos árboles liberan cada día) proporciona el equivalente a hacer funcionar 2 unidades centrales de aire acondicionado durante un día (el equivalente de refrigeración de 70 kilovatios-hora de electricidad).


Por otra parte, la deforestación puede aumentar la temperatura del aire local en los trópicos y las zonas templadas en un grado centígrado (1,8 grados Fahrenheit) y aumentar la variación de la temperatura diaria en casi dos grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit) en los trópicos y 2,85 grados centígrados (5,13 grados Fahrenheit) en la zona templada.


Alrededor del 8 por ciento de las emisiones mundiales proceden actualmente de la pérdida de la cubierta arbórea de los bosques tropicales, pero estos mismos bosques pueden proporcionar el 23 por ciento de la mitigación climática rentable necesaria antes de 2030. Los NDC todavía están muy lejos de la mitigación total necesaria para mantener las emisiones de 2030 en línea con un escenario de dos grados centígrados, y alrededor de 7,1 gigatoneladas de dióxido de carbono pueden ser mitigadas anualmente a través de la gestión, protección y restauración de los bosques tropicales, manglares y turberas. Esto equivale al total de las emisiones equivalentes de dióxido de carbono de Rusia, la Unión Europea y Japón combinadas en 2014. Este potencial proviene de las emisiones evitadas mediante la detención de la deforestación y la degradación, así como de la eliminación del carbono atmosférico que tiene lugar mediante el crecimiento y la restauración de los bosques.



A pesar de este potencial, la financiación relacionada con los bosques, incluso para los países con altas tasas de deforestación, representa menos del 3 por ciento de la financiación mundial para el desarrollo relacionada con la mitigación del clima. Para alcanzar los objetivos mundiales en materia de clima es fundamental que los agentes nacionales y locales por igual dupliquen la estrategia probada de reducir la deforestación para mitigar el cambio climático.


Los datos de pérdida de cubierta arbórea anual de Global Forest Watch proporcionan una aproximación imparcial para evaluar las estimaciones de deforestación tropical comunicadas a nivel nacional. GFW Climate se basa en este conjunto de datos mundiales para estimar las emisiones de carbono asociadas a la tala de biomasa en la superficie.


#bosques #forestacion #crisisclimatica #acuerdodeparis #co2

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com