• Homo consciens

Entrevista con Saito Kohei: "El capital en el Antropoceno" betseller de decrecimiento en Japón



Fuente: NHK World - 28 de febrero de 2022 - Por Iwasaki Atsuko


  • Un académico japonés ha escrito un sorprendente bestseller que está impulsando a una nueva generación de lectores a considerar las ideas del filósofo alemán Karl Marx.

  • Saito Kohei dice que las ideas de Marx en sus últimos años nos hablan del tipo de sociedad que deberíamos forjar en una era post-coronaria.

  • Saito Kohei afirma que la pandemia de coronavirus ha surgido como prueba de "una paradoja" del capitalismo global. Su libro "El capital en el antropoceno" ha vendido unos 400.000 ejemplares en Japón desde su publicación en 2020.


En él, toma la advertencia de Marx sobre el capitalismo desenfrenado emitida hace 150 años, para explicar la crisis climática a la que nos enfrentamos ahora.


Saito, profesor asociado de 35 años en la Universidad de la Ciudad de Osaka, ya se había hecho un nombre como traductor de las ideas marxistas para el mundo moderno. En 2018, ganó el premio Deutscher Memorial -un galardón anual que premia los escritos nuevos e innovadores sobre el marxismo- por un libro titulado "El ecosocialismo de Karl Marx", que se basa en algunas de las notas inéditas del filósofo.


El autor, sostiene que para comprender plenamente el alcance de la crítica de Marx a la economía política, no debemos ignorar su dimensión ecológica.


NHK World entrevistó a Saito para saber más sobre cómo cree que las ideas de Marx pueden explicar el mundo moderno en el que, según él, el capitalismo ha alcanzado su límite.


Los límites del capitalismo

"Esta era, el Antropoceno, es una época geológica en la que las actividades económicas humanas están afectando a toda la Tierra, destruyendo el planeta. A través del capitalismo global, hemos logrado una sociedad próspera mediante la extracción de nuevos recursos y el fomento de la producción y el consumo masivos. Pero ahora sabemos que eso ha provocado una paradoja. Es una paradoja que ha surgido en forma de pandemia de coronavirus. La mala noticia es que la COVID-19 no es la última, ni la peor, de las crisis a las que nos enfrentamos. El cambio climático es algo aún más grave


"El capitalismo avanza a medida que los países desarrollados abren implacablemente nuevas fronteras para acceder a mano de obra barata y recursos naturales. El capitalismo, tal como lo definió Marx, es este proceso interminable de aumento de valores y riqueza".


Saito afirma que los países desarrollados han trasladado a otras regiones los costes de su crecimiento, como la contaminación, las emisiones de carbono y la destrucción del ecosistema.

La sociedad de la externalización: Vivir por encima de las posibilidades de los demás - aquí
Lessenich «Para vivir la vida que vivimos tenemos que dañar a otros» - aquí

"En esta era del Antropoceno, ya no quedan fronteras que cultivar. Ahora vemos tornados en Estados Unidos y climas extremos en Europa, como en cualquier otra parte del mundo. Incluso si vives en un país desarrollado, no hay forma de escapar a una crisis como la pandemia de coronavirus o el cambio climático.


"¿Y si el capitalismo sigue intentando expandirse sólo para mantener su sistema? Ahí es donde tenemos que aplicar un freno de emergencia", dice Saito.


La política verde de Europa perjudica el medio ambiente de otras naciones - aquí

EE.UU. y Europa están detrás de la mayoría de los daños ecológicos mundiales - aquí

Saito ha expresado abiertamente su escepticismo sobre las políticas de "nuevo trato verde" que tratan de prometer beneficios tanto económicos como medioambientales.

"El consumo de energía y recursos sigue aumentando a medida que se desarrolla la economía. Para hacer frente al cambio climático, tenemos que reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono. Pero no creo que podamos gestionar el crecimiento económico al mismo tiempo. Los que vivimos en países desarrollados debemos encontrar la forma de reducir la velocidad para conseguir economías sostenibles", afirma.


"Si producimos grandes cantidades de vehículos eléctricos, o de paneles solares, o de turbinas eólicas, tendremos que explotar recursos limitados, como el litio, que proceden principalmente de las zonas menos desarrolladas del mundo. Me preocupa que esta situación pueda dar lugar a una nueva forma de imperialismo".

Una batería de Tesla que pesa 1.000 libras requiere extraer y procesar 500.000 libras de materiales - aquí
Golpe de realidad a la transición energética: el coste material de la "tecnología limpia" - aquí

Marx y el "ecosocialismo"

Saito y otros académicos están estudiando los manuscritos inéditos de Marx escritos en sus últimos años. Las notas incluyen el estudio de Marx sobre las ciencias naturales. En concreto, muestran su gran interés por los tipos de sociedades que existían antes del surgimiento del capitalismo, incluyendo una comuna agrícola autogestionada en Rusia y una comunidad medieval en Alemania.


"En estas notas, veo que Marx intenta dibujar una visión de una sociedad después del capitalismo. Hay una idea que podría denominarse 'ecosocialismo', que da importancia a la sostenibilidad y a la igualdad social", dice. "Intento imaginar una sociedad futura volviendo a su filosofía".


Saito dice que Marx tiene una idea llamada "bienes comunes" que se refiere a cosas que son esenciales para nuestra vida diaria, como el agua, la electricidad, la educación y la atención médica. Antes del capitalismo eran gestionados por una comunidad, accesible a cualquiera y a todos.


"Ahora nos encontramos en una situación en la que el capitalismo ha mercantilizado o encerrado todo lo que hay en la tierra para obtener beneficios, haciéndolo accesible sólo para los ricos", afirma.



Karl Marx acuñó el término "bienes comunes" para referirse a las cosas esenciales para nuestra vida cotidiana que son gestionadas por la comunidad. Saito dice que ahora la mayoría se han apropiado para obtener beneficios.


Saito afirma que Marx creía que debía haber una medida para controlar y restablecer estos "bienes comunes", pero no mediante la privatización ni la nacionalización. Saito dice que cree que los ciudadanos deberían ahora compartir y gestionar estos bienes públicos del "procomún" de forma democrática, en lugar de dejarlos en manos del mercado.


"Marx también consideraba la tierra como un "común", pero le preocupaba que las fuerzas de la producción y el consumo pudieran acabar destruyendo esa condición", dice Saito.


"Basándome en su pensamiento, creo que ahora puede haber suficiente riqueza existente para las demandas de la gente para compartir. Si pudiéramos aumentar el número de estos 'bienes comunes', podríamos lograr la sociedad sostenible y equitativa con la que soñaba Marx."


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram